THE BEACH BOYS. Capítulo 14 (1970). Lágrimas y Girasoles. “Sunflower”

A pesar de la relativa mejoría en ventas que supuso “20/20”, Nick Grillo era incapaz de encontrar una discográfica que quisiera al grupo…, o al menos no por lo que el grupo quería cobrar. El ritmo de vida de la banda era absolutamente descontrolado. Especialmente errático era el comportamiento, durante esta época, de Mike Love quien ocasiona varios escándalos públicos (desnudos en TV y carreras kamikazes por la ciudad incluidos) que le llevan a ingresar por tiempo limitado en un centro especializado donde se le diagnosticó una crisis por agotamiento nervioso…”la sangre de los Wilson me contaminó”, dijo.

La vida de Dennis no estaba mucho más ordenada. Una (o varias) chicas al día, juerga tras otra, alcohol a raudales y… cocaína… Dennis no solo compartía talento con su hermano mayor, las rayas de polvo blanco sobre el piano también unían a los mayores de los Wilson

Mientras, en casa de Brian teníamos nueva inquilina. Wendy Wilson nació el 16 de noviembre de 1969. Como en el caso de su hija mayor, Carnie, Brian no se sentía capaz de cuidarla. Esta sus miedos era mucho más acusados…”hay muchas cosas raras dentro de mí…, no puedo hacerlo Marilyn”. Wendy no trajo la paz a Brian, pero todo podía empeorar. Un día después, el 17 de noviembre, conoció la noticia: Murry –su padre- había vendido todas sus canciones (tenía los derechos de publicación a través de Sea of Tunes) a A&M records por una cifra ridícula, 700.000 dólares. ”Los Beach Boys están acabados, tus canciones ya no valen nada, es mejor venderlas ahora que aún podemos sacar algo”… El valor actual de catálogo de los Beach Boys es superior a los 30.000.000 de dólares…

Fue la gota que colmó el vaso. Brian se rompió. La música era lo único que lo mantenía en pié, y ahora ni siquiera sus canciones eran suyas. Esa noche llamó a algunos de los músicos de la Wrecking Crew, sus colaboradores de confianza durante la época dorada, y les regalos todos sus discos de oro. ”¡¡No son mis canciones, ya no son mías!!” Sin música, sólo le quedaban las drogas: marihuana, speed, cocaína, heroína…, cualquier cosa valía para dejar de escuchar esas voces que, desde hacía algún tiempo, sólo tenían un mensaje: ”vas a morir… y vas a tener unan muerte horrible”.

Con el grupo tocando suelo, Nick Grillo consigue finalmente un acuerdo con Reprise, del grupo Warner Brothers, tras ser rechazados por la mayoría de la industria. El fichaje fue una apuesta personal de Mo Ostin, presidente de la compañía y gran admirador de Brian quien, en contra de la opinión del resto de directivos, aceptó pagar al grupo un adelanto de 250.000 dólares. La compañía tenía la esperanza y el interés oculto de poder editar el gran tesoro: SMiLE. El día en el que firmaron el nuevo contrato que les devolvía a la Industria, Brian no estaba allí, prefirió quedarse a ejercer de dependiente es su tienda de comida sana.

En febrero de 1969, los Beach Boys entregan a Reprise su primer trabajo: un single con “Add some music to your day” como canción titular y “Sussie Cincinatti” en la cara B.

Add some music to your day” (enlace), compuesta por Brian y con letra de Mike, del propio Brian y su amigo Joe Knott, es un lánguido medio tiempo que, aunque valioso musicalmente, resulta demasiado azucarado tanto a nivel lírico como melódico. Con todo, tiene pasajes muy disfrutables.  La cara B, “Sussie Cincinatti” (enlace) con Al en la voz principal, es un muy buen rock que nos devuelve a las sonoridades de mediados de los 60. El single fracasa en listas americanas (nº63) y triunfa en Inglaterra (nº6), para variar…

Nada había cambiado, para pesar de la nueva compañía, sus discos seguían sin captar al público americano… Todo sigue igual, incluso sus extravagancias: Mike es ingresado en el Hospital por desnutrición tras ingerir durante semanas yogur y zumo de frutas siguiendo una dieta purificadora impuesta por el Maharishi… Lo único positivo de este episodio es que Brian tuviera que sustituir a Mike en un concierto en Seatle, permitiendo que sus fans volvieran a verlo.

Tenían que grabar un buen disco. Brian estaba tocado, pero seguía siendo un genio. El resto tendría que colaborar. Podían hacerlo y tenían que conseguirlo. Tenían algunas canciones en las que llevaban trabajando desde finales del 69. Era hora de entrar en el estudio.

”SUNFLOWER”
Editado en USA en agosto de 1970

Imagen

CARA A
1. Slip on through (D.Wilson)
2. This whole world (B.Wilson)
3. Add some music to your day (B.Wilson-J.Knott-M.Love)
4. Got to know the woman (D.Wilson)
5. Deirdre (B.Johnston-B.Wilson)
6. It’s about time (D.Wilson-C.Wilson-B.Burchman-A.Jardine)

CARA B
7. Tears in the morning (B.Johnston)
8. All I wanna do (B.Wilson-M.Love)
9. Forever (D.Wilson-G.Jakobson)
10. Our sweet love (B.Wilson-C.Wilson-A.Jardine)
11. At my window (B.Wilson-A.Jardine)
12. Cool cool water (B.Wilson-M.Love)

A finales del verano, el grupo entregó a la discográfica, bajo el título genérico de “Add some music to your day”, unas cintas con las ya editadas “Add some music to your head” y “Sussie Cincinatti” y diez canciones más: “Tears in the morning”, “Fallin’ in love”, “Carnival”, “Games two can play”, “I just got my pay”, “Take a load at your feet”, “San Miguel”, “Loop de Loop”, “Soulful Old Man Sunshine” y ¡una versión del ”You never give me your money” de los Beatles.

A la compañía no le gustó el resultado por no verle suficinte potencia comercial y pidió al grupo que les presentara un trabajo mejorado. Mike montó un escándalo en la reunión pero tuvo que aceptar la decisión. Tuvieron que ponerse el mono de trabajo y empezar de nuevo. Por el camino se quedaron canciones maravillosas. “Games two can play” y “I just got my pay” de Brian, o la fantástica “San Miguel” (enlace) de Dennis se acabaron editando en 1993 en recopilatorios de rarezas, “Loop de Loop” (enlace) y “Soulful old man sunshine” (enlace), también del mayor de los Wilson, permanecieron inéditas hasta 1998. Otras fueron editadas un año después, es el caso del “Take a load at your feet” de Al (editada en “Surf’s Up”) y la brutal “Fallin’ in love” de Dennis se rebautizó como “Lady” (enlace) que editó como su primer single en solitario. Hay decenas más de canciones que surgieron de estas sesiones que, como siempre, tuvieron lugar en casa de Brian.

Pero no había tiempo para lamentaciones. Brian experimentó una leve mejoría y parecía estar un poco más centrado. No participaba tan activamente como antaño, pero sí compuso un buen puñado de canciones y permanecía activo en el estudio. El grupo pasó un segundo “tracklisting” que añadía al anterior canciones como “Good Time”(que usarían para “Love you” ocho años después), “At my window“, “Our Sweet Love“, “Slip on through” y “This whole world

…pero tampoco convenció. Especialmente cuando directivos de la compañía escucharon a Brian trabajar en una canción basada en retazos de “SMiLE”. ¡¡Eso es lo que querían para el disco de debut de los Beach Boys en su sello!!, era la sublime “Cool Cool Water“. ”Eso es lo tenéis que darnos”. De esta última lista, “Susie Cincinatti”, “Good time” y “I just got my pay” no pasaron el corte.

A principios de agosto de 1970 pasaron una nuevas Cintas. Tenían un nuevo título, habían añadido tres o cuatro nuevas canciones y cambiado la secuencia del disco. Ahora sí, era su mejor trabajo desde “Pet Sounds”, el magnífico “Sunflower”.

Los seis miembros del grupo, con Brian de nuevo entre ellos, están en la portada fotografiados en el rancho de Ricci Martin, amigo de la banda. Aparecen también Carnie Wilson, hija de Brian, Mateo Jardine, el hijo mayor de Al, Hayleigh y Christian Wilson, hijos de Mike y Jonah Wilson, hijo de Carl.

Imagen

Slip on through” (enlace) ”es realmente dinámica”, recuerda Brian, ”Dennis hizo cosas realmente interesantes con esta canción”. Así es. Extraordinariamente cantada por Dennis, sorprende por su rica base rítmica, sus acertados arreglos de viento y las grandiosas armonías de la banda. Dennis ya es una realidad como compositor y lo demuestra canción a canción… pero para genio tenemos a Brian, y vaya si lo demuestra con la sobresaliente “This whole world” (enlace). Palabras mayores. La primera canción de Brian en el disco vuelve a demostrar que estamos ante uno de los compositores con más talento de la historia de rock. Con Brian y Carl (que colaboró en la composición) cantando a la vez la voz principal y el resto haciendo unas armonías propias de otro mundo, este tema toca el cielo. En tiempo record -1’50”-, aborda hasta doce ambientes musicales, desde el rock al góspel. ”Una de mis canciones preferidas”, afirma Brian Wilson. Una canción imprescindible. Fue editada omo single, sin exito.

Add some music to your day” (enlace) mantiene buen nivel y es una canción bonita pero, en mi opinión, carece de “punch”. Como en toda composición de Brian, las armonías son brillantísimas, dicho sea todo. Mike canta, salvo en las partes donde Carl toma la voz principal de forma magistral. Tras tanto azúcar Dennis vuelve a tomar el control con “Got to know the woman” (enlace). Buen rock que, sin ser sobresaliente, da buena muestra de su dominio del género. Destaca el buen trabajo de piano de Brian y las, una vez más, excelentes armonías.

Blanda, azucarada, empalagosa…,pero, ¡qué demonios!, buenísima. “Deirdre” (enlace) es una preciosa melodía pop compuesta por Bruce con cierta ayuda de Brian. ”Me encanta esta canción”, recuerda Brian, ”una de mis favoritas, Bruce es un genio de la armonía”. Los elogios de Brian son merecidos, el estribillo de esta canción es poco menos que inolvidable. Una joya oculta. Dennis vuelve a compensar el posible (aunque estupendo) exceso de azucar con otro rock , “It’s about time” (enlace). La parte final con el cambio de tonalidad y el solo de guitarra es simplemente brutal. Carl y Al ayudaron a Dennis con la composición de esta canción, su tercera en lo que llevamos de disco.

La cara B comienza con Bruce disfrazado de Paul McCartney y el traje del genio inglés le queda como un guante. “Tears in the morning” (enlace) es una preciosa canción arreglada de forma elegantísima que supone la mejor canción que, el Beach Boy que sustituyó a Brian en los escenarios, compuso nunca. Enorme tema, de lo mejor del pop de todos los tiempos. Fue editada como single con “It’s about time” en la cara B, sin éxito alguno.

Hasta el momento, Brian “solo” había aportado dos canciones y media (“This Whole World”, “Add some music to your day” y “Deirdre”), con “All I wanna do” (enlace), iguala las cosas. Sobresaliente e hipnótica canción que Mike canta como no había hecho nunca. Las armonías, con el falsetto de Brian en muy primer plano, son fabulosas. Muy pero que muy buena. Esta cara B comenzaba bien, y lo mejor está por llegar…

…porque lo siguiente es una obra maestra, la obra maestra de Dennis, una de las mejores baladas, no de la carrera de los Beach Boys, sino de toda la historia del rock: “Forever” (enlace). ”Es la cosa más maravillosamente armónica que he oído en mi vida, es preciosa, una oración hecha rock”, dice Brian sobre la canción de su hermano mediano. Extraordinariamente emotiva, la canción transmite una calidez al alcance de muy pocos que se despliega en toda su extensión cuando Dennis la cantaba en directo. No conozco muchas canciones más bonitas.  Algunos, los más talluditos, recordaréis las versiones que John Stamos, interpretando al tío Jesse, realizó de esta canción en la serie “Padres forzosos” llegando incluso a editarla como single con Mike, Carl y Bruce a los coros.

Aunque el nivel queda muy alto con “Forever“, la siguiente canción, obra de Brian, es otra joya. “Our sweet love” (enlace) es una fantástica canción pop cantada -con su habitual maestría- por Carl. El propio Carl y Al ayudaron con la letra de este monumento melódico que, desgraciadamante no se ve acompañado por “At my window” (enlace), la peor canción del disco sin lugar a dudas. Compuesta por Al y Brian, sorprende que fuese elegida por encima de grandes canciones como “Games two can play” o “San Miguel“. No es mala, pero no mantiene el nivel. La voz principal es Bruce y tampoco está muy brillante.

 

El disco se cierra con “Cool Cool Water” (enlace)…, unas coros de Mike propios de los 50 mezclados con el ambiente jazz del piano y el falsetto de Brian dan paso a un fragmento espectral que vuelve a dejar a la canción donde la cogió pero con un aire más alegre, menos tristón, las voces de Mike y Brian se cruzan, suben, bajan, se enredan… Cool, cool, cool wateeerrr… Una maravilla de principio a fin. “Bueno, estoy orgulloso de ‘Cool, Cool Water’. Yo me había mudado a una nueva casa en Bellagio Road en Bel Air, primer día que me mudé, había un piano de allí, y me fui al piano y escribí ‘Cool, Cool Water’. Me senté y escribí la canción de base. Se terminó mucho más tarde, por supuesto…”. Al parecer, fue compuesta en la época de SMiLE y se nota en la imaginación que desborda. Fue editada como single, con “Forever”, y fue otro incomprensible fracaso.

Lo habían hecho. Habían grabado un disco fantástico. Su mejor trabajo sin dudas desde “Pet Sounds” y lo habían logrado entre todos. A diferencia de lo que ocurrió en el excelso álbum del 66, el grupo había tocado todos los instrumentos y, no sólo eso, sino que casi todos habían colaborado en la composición (Mike y Carl poco, la verdad), Al con un tema, Bruce con dos, Dennis con cuatro y Brian con cinco. Un disco democrático que fue recibido con alborozo por la crítica británica, huérfana tras las separación de los Beatles, como ”El Sgt. Pepper’s de los Beach Boys”. En Estados Unidos, la crítica fue más dura y, aunque reconocieron que el material musical era muy bueno, los acusaron de estar fuera de onda y de componer música inofensiva, musak (término con el que los americanos se refieren a los temas propios del hilo musical de ascensores y supermercados).

En cualquier caso, es un disco genial. Sin temas de relleno (quizás “At my window”) y maravillosamente arreglado. Su problema es que resulta demasiado sosegado y pomposo si lo comparamos con la música editada con éxito en ese 1970 (“Paranoid” de Black Sabbath, “After the gold Rush” de Neil Young, “Plastic Ono Band” de John Lennon, “Fun House” de los Stooges, “McCartney” de Paul McCartney, “The man who sold the world” de Bowie, ”All Things must pass” de Harrison, “Morrison Hotel” de los Doors, “Lola” de los Kinks). No obstante, otro fantástico disco que también estaba “fuera de onda” si lo comparamos con los anteriormente citados, el fantástico “Bridge over troubled waters” de Simon y Garfunkel, fue un éxito planetario. Era un grupo en desgracia y queda demostrado con el hecho de que este disco, una obra maestra, se quedara en el puesto 151 en las listas americanas.

Nunca habían caído tan bajo y nunca tan injustamente. Pero esta vez, la batalla perdida tendría víctimas. Brian se refugió en su tienda de comida sana. Al mes siguiente cerró por quiebra…, el niño dorado del pop se puso hasta arriba y se metió en la cama.

Imagen

Seamos claros, Los Beach Boys nunca llegarían a igualar el nivel exhibido en “Sunflower” a partir de 1970. La historia del grupo es, a partir de ahora, más propia de una sección de sucesos que de un análisis musical. ¿Significa eso que los Beach Boys no grabaron nada bueno en los 70? No, definitivamente no, pero el nivel es muy inferior a sus grabaciones entre 1962 y 1970. Sólo con “The Beach Boys Love You” reverdecerán laureles. No obstante, la historia del grupo a partir de este punto es apasionante, con traiciones, infidelidades, muertes, drogas, abusos, violencia… casi de todo menos música. A partir de este capítulo, me basaré mucho en la excepcional obra de José Ángel González Balsa, “Bendita Locura”, excelente y documentadísima biografía de los Beach Boys en general y de Brian Wilson en particular. Su estudio exhaustivo sobre la locura de Brian es brillante, aunque difiero bastante de sus análisis musicales.

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 9 de septiembre de 2012

THE BEACH BOYS Capítulo 12 (1968). “Friends”. ¿Amigos?

Era una especie de campamento de verano para celebrities con aspiraciones espirituales… Los Beatles no duraron mucho, Ringo y Paul volvieron a Inglaterra enseguida y John y George les siguieron poco después cuando comprobaron las intenciones sexuales del Maharishi con algunas de las mujeres del campamento…”No nos pareció muy kármico”. Los de Liverpool aprovecharon bien la estancia y compusieron la mayoría de su extraordinario “Álbum Blanco”. Según afirma Mike Love, las evidentes influencias del sonido Beach Boy en “Back in the USSR”, se deben a que el propio Love estuvo con Paul McCartney mientras componía la canción… En cualquier caso, si bien los Beatles –a excepción de Harrison- finiquitaron aquí su relación con el Maharishi y la Meditación Transcendental, Mike se convirtió en un ferviente seguidor. Cuando volvió a Los Ángeles se dedicó a hacer proselitismo consiguiendo que Carl, y especialmente, Al se “convirtieran” . A Carl le duró poco, pero Al JArdine se convirtió en otro ferviente seguidor de las tesis del Maharishi.

Mike estaba entregado a la causa, ”puedes tener un Rolls Royce y seguir desarrollando tu espíritu” le había dicho el santón…¡Aquello era fantástico!, si había algo irrenunciable para Mike era el dinero y el lujo. Love siempre consideró la banda como una herramienta para ganar dinero. En su momento, criticó “Pet Sounds” por su falta de comercialidad y se opuso frontalmente a “SMiLE”…, quería hits, quería dinero y cuanto más mejor. De hecho, por esta época ya comenzaban a formarse dos bandos dentro del grupo que se mantendrían a lo largo de toda su carrera: los artísticamente inclinados (los hermanos Wilson) y aquellos con intereses comerciales (Mike, Al y Bruce).

En cualquiera caso, Mike estaba empeñado en difundir el mensaje del Maharishi e incluso lo llevó a California. Dennis pasó del asunto pero, ¿ y Brian?… Cuando a Brian le presentaron al Maharishi, éste, con aire místico le preguntó:

-“¿Qué camino quieres seguir?”
-“¿Yo?…supongo que… a la Hamburguesería…”

Y es que Brian no estaba para cultivar el espíritu. Como dijo en su momento ”ya tenía suficiente con todas esas voces en mi cabeza como para escuchar todos esas historias”. Las voces se volvían cada vez más amenazantes y Brian sólo encontraba refugio en la música… y en la droga. En estos momentos, ya era un consumidor habitual de cocaína y vivía enfundado en un pijama desabotonado que permitía ver su ya difícil de ocultar barriga, fruto de la masiva ingestión de hamburguesas y helados.

Mal momento para dar un gran paso: ser padre. El 29 de abril de 1968, nace Carnie Wilson. Brian nunca se preocupó demasiado por ella durante su infancia, ”no podía, sólo tenía tiempo para esas voces…, y las voces sólo se iban si ocupaba mi cabeza con música”. Y es lo que hizo. Mientras Mike estaba en la India, Brian, acompañado del resto del grupo y, de nuevo, con varios miembros de la ilustre Wrecking Crew, grabó la mayoría de las canciones del que sería su nuevo disco: “Friends”.

Con el disco casi acabado y una vez hubo vuelto Mike, la banda comienza una nueva gira acompañando a Buffalo Springfield con la idea de calentar el mercado antes de la salida de su próximo LP. En un nuevo golpe de mala suerte, la gira se suspende a causa del asesinato de Martin Luther King ocasionándoles ingentes pérdidas económicas. Pero el grupo se rehízo y, a sugerencia de Mike, emprendieron una nueva gira acompañados del Maharishi que haría de telonero sermoneando al público con “sabiduría” mística. El espectáculo fue un absoluto fracaso, el Maharishi aburría a las ovejas y llegaron a tocar en salas con 200 personas… Esta segunda gira supuso pérdidas superiores al medio millón de dólares.

El grupo estaba prácticamente arruinado. Necesitaban el disco ya, pero hay gente con estrella y quien nace estrellado, y a los Beach Boys “post-Pet sounds” parece que los había mirado un tuerto. Cuando el mundo pedía sofisticación psicodélica, en 1967, ellos se plantan con dos discos crudos y sub-producidos (“Smiley Smile” y “Wild Honey”)…, en cambio, un año después –en el 68-, las estrellas del rock (Beatles, Dylan etc) reciben todo tipo de elogios cuando vuelven a lo básico hastiados de las producciones complicadas. Lo sorprendente es que entonces los Beach Boys habían vuelto con este “Friends” a las producciones cuidadas y sofisticadas –aunque sencillas- y elegantes… siempre contracorriente y fuera de onda…

Friends marca el final de la (bendita) “dictadura” de Brian Wilson como creador fundamental de la banda. Por última vez en los próximos diez años, Brian compone la práctica totalidad del disco, siendo un trabajo éste del que se encuentra especialmente orgulloso, ”creo que es lo mejor que hicimos después de Pet Sounds”. Y es que Friends es un LP sobresaliente, muy alejado de las tendencias imperantes en el convulso 1968 y exquisito de principio a fin. De extremada elegancia, es uno de esos discos para escuchar tranquilo y relajado…, difícil no acabar con una sonrisa de oreja a oreja.

”FRIENDS”
Editado en USA en junio de 1968

Imagen

CARA A
1. Meant for you (B.Wilson-M.Love)
2. Friends (B.Wilson-D.Wilson-C.Wilson-A.Jardine)
3. Wake the World (B.Wilson-A.Jardine)
4. Be here in the mornin’ (B.Wilson-D.Wilson-C.Wilson-M.Love-A.jardine)
5. When a man needs a woman (B.Wilson-D.Wilson-A.Jardine-S.Kortohf-J.Parks)
6. Passing by (B.Wilson)
CARA B
7. Anna Lee, The Healer (M.Love-B.Wilson)
8. Little bird (D.Wilson-S.Kalinich)
9. Be Still (D.Wilson-S.Kalinich)
10. Busy doin’ nothin’ (B.Wilson)
11. Diamond head (A.Vescozo-L.Ritz-J.Ackley-B.Wilson)
12. Transcendental Meditation (B.Wilson-M.Love-A.Jardine)

Friends es un gran disco que gira en torno a composiciones pequeñas. Son canciones cortísimas, minimalistas… pero extraordinariamente buenas. Brian, como se puede ver en los créditos de las canciones, tuvo la ayuda del resto del grupo en la creación de la mayoría de los temas aunque vuelve a ser la principal fuerza creativa del álbum. No obstante, a pesar de las grandes canciones de Brian, este “Friends” pasará a la historia por marcar el nacimiento de un nuevo y sorprendente talento: Dennis Wilson.

“El de en medio de los Wilson”, siempre fue considerado el menos talentoso no sólo de la familia sino del grupo, y nada más lejos de la realidad. Brian era intocable, el genio, y Carl era un excelente cantante y un instrumentista muy competente…, Dennis tenía una voz mucho menos modulada y era bastante torpe con cualquier instrumento que cayera en sus manos. Pero, con el tiempo, y fijándose mucho en Brian (al que idolatraba), se destapó como un fantástico compositor convirtiéndose -sin lugar a dudas- en el miembro con más talento del grupo tras el cada vez más perjudicado Brian. Con el tiempo, Carl y Bruce también desarrollarían buenas habilidades compositivas…, algo que jamás consiguieron (ni conseguirán) Al y Mike.

Por primera vez, la portada muestra a los seis Beach Boys (Bruce incluido) y la producción, aún siendo casi en su totalidad, obra de Brian, aparece acreditada al grupo. Fue el primer disco del grupo en editarse en estéreo.

Meant for you” (enlace), ¿Cómo demonios puede haber tanta belleza en 40 segundos? En la mejor interpretación vocal de toda la carrera de Mike, el preciosismo de esta miniatura sobrecoge a cualquiera con un mínimo de sensibilidad musical. Tan bonita como corta, es una muestra más del minimalismo melódico del que Brian Wilson se convirtió en maestro incontestable. Una maravillosa forma de abrir el disco y una de las pocas contribuciones vocales de Mike en este disco ya que para cuando volvió de la India el disco estaba casi terminado. A continuación, “Friends” (enlace), la canción que da título al álbum, sorprende por su marcado tres por cuatro y su aire de vals, ”me pareció una buena  forma de revivir el vals”. Es un excelente tema con una interesante progresión de acordes y unos juegos vocales brillantes. Carl lidera vocalmente en las estrofas aunque es un canción de clara vocación coral. Fue editada como single, con “Little Bird” en la cara B, en abril del 68 (como adelanto del disco) y consiguió un desastroso número 48 en listas.

Brian y Al, en su segunda colaboración tras Sloop John B, firman “Wake the world” (enlace), otra maravilla musical en miniatura (91 segundos) con un estribillo glorioso engrandecido por una tuba. Brian y Carl alternan la voz líder en esta canción producida de forma tan simple como efectiva, las notas justas, los arreglos necesarios…, la gloria total.

Bastante más floja que sus tres predecesoras es “Be here in the morning” (enlace). La cuarta canción del disco resulta más interesante por dar muestra del ingenio de Brian en el estudio, que por la melodía en sí. No es una mala canción y tiene momentos bastante disfrutables, pero tampoco será recordada. La primera canción cantada por Brian en solitario en el disco, a medio camino entre el country-jazz y el easy listening, es la simpática “When I man needs a woman” (enlace). Una oda a la vida familiar en medio de la explosión hippie, el asesinato de Luther King y el recrudecimiento del conflicto de Vietnam…, desde luego Brian Wilson jamás dirigirá un departamento de marketing… Es una de esas canciones que puedes odiar o adorar, tan ñoña como preciosa. Yo, la compro.

Pero, con todo, Brian Wilson es un genio. “Passing by” (enlace) es una muestra más de su desbordante imaginación, dominio de la melodía y maestría en la creación de ambientes musicales. Para mí, el mejor instrumental (aunque no lo es del todo merced a esos fantásticos “aaahhhh”) de toda su carrera. Para los seguidores de Blur, entre los que me encuentro, parece que Damon Albarn escuchó alguna vez este disco… Gran final para una cara A de gran nivel.

La cara B del disco empieza con “Anna Lee, The Healer” (enlace) canción de Mike y Brian a la que Love aportó las convencionales estrofas que él canta en solitario y Brian, las maravillosas partes armonizadas. La letra versa sobre una curandera. Sorprende la minimalista instrumentación, reducida a la mínima expresión (piano, bajo y percusión) que además contrasta con “Little Bird” (enlace), el primer temazo de Dennis. Canción enorme, adelantada a las sonoridades de su tiempo , de cambios sorprendentes, cantada con un feeling acojonante… La parte del solo de chelo es para caerse de espaldas. Brian dice al respeto, ”cuando la escuché, flipé”. Sorprende lo expresiva que resulta, especialmente tratándose de un compositor novel…

Pero es que “Be still” (enlace), su segunda aportación vuelve a aportar emoción y expresividad a raudales en apenas 85 segundos. Sólo acompañado de un órgano y varios quintales de talento.

Tiempo para otra joya wilsoniana, pero esta vez volvemos al hermano mayor, Brian y su “Busy doin’ nothin’” (enlace) Brutal bossa nova que Brian canta con una seneridad que resulta sorprendente conociendo su inestabilidad emocional. Arreglada con pasmoso gusto y con una letra tontorrona, se erige en una de las mejores –por no decir la mejor- canciones del disco. La instrumentación a cargo de la Wrecking Crew, simplemente brillante… Como en “Diamond head” (enlace), curioso y disfrutable experimento e Brian que recuerda vagamente a los tiempos de SMiLE y nos sumerge en un paseo surrealista por Hawaii.

Una lástima que la peor canción del disco quede para el final. “Transcendental meditation” (enlace) es un tema no demasiado brillante, pero es quizás el que más “en onda” está con lo que se estaba haciendo en la escena musical, en cualquier caso, tiene un par de escuchas.

Imagen

El disco fue recibido de forma desastrosa. La crítica, aunque no tan dura como con “Smiley Smile” y “Wild Honey”, no respaldó el disco. Por su parte Capitol, en otro movimiento desafortunado edita el volumen 3 de sus grandes éxitos. “Friends” fue el disco que peores resultado consiguió hasta la fecha, hundiéndose en una posición 126 en listas.

Poco después, de forma voluntaria, Brian ingresa en un psiquiátrico. Sale a las pocas semanas…, como entró… El mundo de los Beach Boys se estaba desmoronando: sin éxito, con deudas, Brian casi fuera de combate…, al menos Dennis y su descubrimiento como creador arrojaban un rayo de esperanza…, pero caundo Dennis volvía de una de sus juergas nocturnas a su casa de Sunset Boluevard se la encontró llena de gente y mujeres desnudas. Cuando se dio la vuelta, se encontró a un hombre menudo que lo miraba fijamente y sonreía de forma inquietante.

-”Hola, me llamo Charlie… Charlie Manson…”

Imagen

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 4 de septiembre de 2012