THE BEACH BOYS. Capítulo 25 (2012). Punto final. “That’s Why God Made The Radio”

Los rumores de una posible reunificación son cada vez más fundados, hasta que el día 16 de diciembre de 2011 se anuncia oficialmente un nuevo disco de estudio y una gira conmemorativa del 50 Aniversario de la banda. La gira comenzaría en  abril de 2012 y Brian Wilson, Mike Love, Alan Jardine, Bruce Johnston y el rescatado David Marks recorrerán el mundo con una gira internacional de 50 fechas.

“Este aniversario es especial para mi porque echo de menos a los chicos y será emocionante hacer un nuevo disco y compartir escenario con ellos otra vez.” . Declaró Brian Wilson. Lo primero que se filtra de la reunión es una nueva y estupenda versión de “Do it again” (enlace) de la que Mike comentó “Nos juntamos en Capitol Records y regrabamos ‘Do It Again.’ Brian y yo escribimos esa canción y llegó al número 1 en Gran Bretaña, Australia y otros lugares hace 44 años. Brian me hizo un cumplido, ‘¿Cómo puede sonar alguien tan bien tantos años después?’ Más tarde, mientras trabajábamos en unas armonías de una nueva canción de Brian, tuve la ocasión de devolverle el cumplido. Fue emocionante estar alrededor del piano otra vez junto a Brian, Alan y Bruce y experimentar de primera mano la brillantez del don de Brian para los arreglos vocales.. Ha sido una gran bendición que hemos podido compartir con el mundo. ¿No estaría bien hacerlo una vez más? ¡Absolutamente!”. Tenemos operación nostalgia en marcha.

El 12 de febrero de 2012, y con motivo de la 54ª entrega de los Premios Grammy, los Beach Boys actúan en la Gala (enlace). La primera actuación de Brian con los Beach Boys en más de 15 años. La actuación (aunque en claro pseudo-playback) es más que ilusionante y empieza a hacer que muchos de los escépticos con la reunión comiencen a albergar esperanzas de que esta reunión traiga algo bueno.

Entretanto la banda ensaya (enlace) los temas para la gira a la vez que trabajan en el estudio los últimos detalles de su nuevo disco de estudio

Dos meses después, el 24 de abril, los Beach Boys comienzan la gira en Tucson (enlace). Los comentarios de público y crítica son unánimente positivos. Brian, quien no olvidemos que aunque está muy recuperado si lo comparamos con unos años atrás no deja de ser un hombre muy enfermo, se muestra ausente durante el Show, si bien sus intervenciones son las más aplaudidas… Dos días después se estrena, en formato digital, el primer single de lo que será el nuevo disco de los Beach Boys: “That’s why god made the radio” (enlace).

La canción, con música de Brian Wilson arranca con un sonido clásico, que recuerda a los primeros años del grupo y con un brillante Brian en la voz principal. La sencilla y ultraclásica melodía puede decepcionar en una primera escucha… hasta que llegamos al estribillo…la explosión de armonías, ese falsetto…Son los Beach Boys. Si no fuera por la horripilante letra, estaríamos hablando de una canción más que notable. Esto tiene buena pinta. ¿Serán capaces estos vejestorios de grabar un buen disco después de haber estado porquerías desde 1985?

El estreno del single genera cierta controversia entre la crítica, pero son muchos los que comienzan a interesarse por el futuro disco, especialmnente cuando Bruce Johnston afirma que las nuevas composiciones de Brian le recuerdan a “Pet Sounds” y que el sonido del disco se acerca a “Sunflower”… Y mientras el grupo sigue girando y realizando apariciones televisivas (enlace)… Hasta que llega el día, el  5  de junio se publica “That’s Why God Made The Radio”, el primer disco de estudio con nuevo material de Los Beach Boys en 20 años.

“THAT’S WHY GOD MADE THE RADIO”

1. Think About The Days (B.Wilson-J.Thomas)
2. That’s Why God Made The Radio (B.Wilson-J.Peterik-L.Millas-J.Thomas)
3. Isn’t It Time (B.Wilson-M.Love-J.Peterik-L.Millas-J.Thomas)
4. Spring Vacation (B.Wilson-M.Love-J.Thomas)
5. The Private Life Of Bill And Sue (B.Wilson-J.Thomas)
6. Shelter (B.Wilson-J.Thomas)
7. Daybreak Over The Ocean (M.Love)
8. Beaches In Mind (B.Wilson-M.Love-J.Thomas)
9. Strange World (B.Wilson-J.Thomas)
10. From There To Back Again (B.Wilson-J.Thomas)
11. Pacific Coast Highway (B.Wilson-J.Thomas)
12. Summer’s Gone (B.Wilson-J.Bon Jovi-J.Thomas)

Producido por Brian Wilson

Editado en Junio de 2012

He de reconocer que, desde que se anunció su edición, he tenido sentimientos encontrados respecto a este “That’s why god made the radio”. Por un lado, el recuerdo de los lamentables discos editados en los últimos 25 años no hacía presagiar nada bueno; por otro, el regreso de Brian al grupo y el gran nivel de los últimos trabajos en solitario de éste permitía un espacio para la esperanza.

Vamos allá. El disco arranca… bien, muy bien, con “Think About The Days” (enlace) una de la típicas corales “Made in Wilson” al modo de clásicos como “Our Prayer” acompañada, en esta ocasión de una bellísima frase de piano…¿Será posible?, es una pieza preciosa, ¿habrán conseguido hacer un gran disco a sus 69 años de media?, ¿después de tanta basura?, aún es pronto, pero la cosa pinta bien. Turno para el single, “That’s why God made the radio” (enlace), un buen tema con una letra embarazosamente ridícula. Seguimos con un buen nivel. A estas alturas empezamos a pensar que podemos estar ante algo grande. Entonces llega “Isn’t It Time” (enlace), un fantástico e infeccioso  tema pop con Brian de nuevo a la voz principal (que alterna con Mike), que sorprende por su frescura y su excelente factura…¡qué va a ser verdad!, ¡qué los viejarras han vuelto por sus fueros!

Pero, por desgracia, las esperanzas se empiezan a desvanecer cuando llegamos a  la vulgar “Spring Vacation” (enlace) en la que lo que más destaca es su irónica letra (“We’re back together, easy money”) y la voz de Al. La canción no es mala pero empieza a recordar a sus pretéritos tiempo pachangueros a partir de los 80. “The Private Life Of Bill And Sue” (enlace) empieza a alimentar los peores presagios. Brian canta esta baratija más propia de “La Sirenita” que de un disco serio. Ay, ay, ay…

Shelter” (enlace) nos da un poco de aire. No es un tema monumental pero su efectivo es tremendamente efectivo (con falsetto “alla Brian” a cargo del inefable Jeff Fosckett) y con Brian a la voz principal la canción llega a buen puerto. Les perdonamos los deslices anteriores… ¿o no?… El siguiente tema está compuesto por Mike Love…miedito…, como no podía ser de otra forma “Daybreak over the ocean” (enlace) es una cancioncilla inofensiva que también encajaría en la banda sonora de “La Sirenita”… Pffff… Esto empieza a dar pereza… Con “Beaches in Mind” (enlace), llega la confirmación, otro disco para olvidar, las tres primeras canciones habían sido un espejismo. No hay por donde cogerla.

Cuando ya estaba  a punto de sacar el CD del reproductor, llegaron unos acordes de piano, Brian, esas potentes percusiones…”It’s a straaaaange world“. Esto está mucho mejor. “Strange World” (enlace) es un muy buen tema, en una línea melódica muy en el estilo de los Who de Quadrophenia y en el que, por primera vez en el disco, empezamos a notar la mano de Brian en la producción. Bueno…, vamos a darle una oportunidad, total, quedan tres canciones…

Y  entonces llega la fantásticamente conservada voz de Al…, ” From There To Back Again” (enlace), ¡vaya temazo!, la mejor balada de Brian desde 1978…, en torno a mitad la canción las armonías toman el poder, antes de ceder la voz a Brian. Una maravilla. Una auténtica maravilla. Con una sonrisa en la boca, me dispongo a escuchar el resto del disco con la tranquilidad de tener una joya de canción (y tres joyitas menores más) que llevarme al oído cuando quiera. Pero, entonces, sin pausa, sin espacios, llega “Pacific Coast Highway” (enlace). Con Brian al mando vocal, es otra barbaridad de canción, especialmente intensa y con un nivel melódico estratosférico… pero no acaba aquí, de nuevo sin pausas, comienza  “Summer’s gone” (enlace), ¡¡el tío Brian nos está regalando una de sus “suites”!!, otra preciosidad en la que Brian reflexiona (como en todas las canciones de esta suite final) acerca de la llegada de la vejez, del crepúsculo de sus vidas, del fin del verano… ¿ Hay mejor forma de terminar el que probablemente será el último disco de lo Chicos de la Playa?

That’s Why God Made The Radio” no es una obra de arte, no es un discazo pero, por fín en muchos años, es un disco propio de una banda como los Beach Boys. Mucha gente divide la carrera del grupo entre la comunmente elogiada estapa hasta “Pet Sounds” y la denostada época posterior. Particularmente me parece una injusticia que sólo se puede cometer desde el desconocimiento de la obra del grupo. De hecho, hasta 1977, sólo editaron un mal disco, “15 Big Ones“…, pero no es menos cierto que desde entonces fueron de mal en peor. Trabajos como “M.I.U. Album”, “L.A. (Light Album)”, “Keepin’ the summer alive”, “The Beach Boys”, “Still Cruisin'”, “Summer in paradise” y “Star and Stripes” son discos malos, algunos horribles, y han hecho un daño irreparable a la imagen de la banda entre el común de los mortales. Y es en este sentido por lo que “That’s Why God Made The Radio” cobra valor. Los Beach Boys graban su mejor disco desde 1978 y  es el que servirá de epitafio a su carrera.

Es fantástico que la carrera de la banda tenga la excelente suite final del álbum como punto final. Lo merecían. Pero, como era de esperar, teniendo en cuenta los precedentes, la reunión de los míticos Beach Boys no terminó del todo bien. El disco fue un éxito (número 3 en las listas Billboard), así como la recepción de los conciertos, pero las tensiones entre Mike Love y Wilson terminaron con un nuevo alejamiento de posturas. Mike seguiría girando con unos nuevos Beach Boys y Brian volvería a su retiro, aunque su página web enseguida anunció que estaba grabando y produciendo un nuevo trabajo en solitario que contaría con la participación del brillante guitarrista británico Jeff Beck, y sus ex-compañeros de The Beach Boys Al Jardine, David Marks y Blondie Chaplin. Por razones aún no detalladas por ninguna de las partes, el material producido durante esas sesiones decidió desecharse y Wilson siguió trabajando en el estudio hasta que en el invierno de 2014 anunció que el disco estaba terminado. La idea era contar con varias voces colaboradoras y armar un disco de “duets”. El título del álbum sería “No Pier Pressure” y se editaría en la primavera de 2015.

1. “This Beautiful Day”  (Wilson-Thomas)
2. “Runaway Dancer” (Wilson-Thomas)
3. “What Ever Happened”  (Wilson-Thomas)
4. “On The Island” (Wilson-Thomas)
5. “Our Special Love”  (Wilson-Thomas)
6. “The Right Time”  (Wilson-Thomas)
7. “Guess You Had To Be There”  (Wilson-Thomas)
8. “Tell Me Why”  (Wilson-Thomas)
9. “Sail Away” (Wilson-Thomas)
10. “One Kind Of Love” (Wilson-Thomas)
11. “Saturday Night” (Wilson-Thomas)
12. “The Last Song” (Wilson-Thomas)
13. “Half Moon Bay” (Wilson-Thomas)

La primera mala noticia, al tener el álbum entre las manos, es comprobar que el disco estaba producido de nuevo por Joe Thomas, uno de los más recalcitrantes representantes del más puro sonido AOR. Amante del demoníaco Autotune y arquitecto de pulcros y fríos sonidos. Thomas ya colaboró con Wilson en la producción y la composición de los temas del último disco de los Beach Boys “Why God Made The Radio” y en algunos de sus trabajos en solitario, como el insípido “Imagination” de 1998.

No obstante, la cosas empiezan muy bien con la breve y preciosista “This Beautiful Day“, una bonita, serena y sobresaliente balada con una melosa melodía que a pesar de sus azucarados arreglos  funciona de forma fantástica como arranque del disco. Excelente comienzo que hace que empecemos a albergar unas esperanzas que se tambalean con “Runaway Dancer“, una extraña suerte de electro-pop con dueto con el miembro de Capital Cities Sebu Simonian. No es que sea una mala canción, simplemente descoloca.

La excelente bien conservada voz de su es-compañero de The Beach Boys, Al Jardine, es la protagonista de “Whatever Happened“, una evocadora balada que roza la ñoñería. Resulta agradable, está bien construida pero es tan blandita y autocomplaciente resulta absolutamente inofensiva. Es cierto que Wilson nunca ha sido muy amigo de decibelios y estridencias, pero su música siempre ha tenido un algo que aquí se pierde entre azucarados mantos de armonías autotuneadas. Está muy lejos de ser una mala canción, en cualquier caso. “On The Island“, la siguiente canción, cuenta con la colaboración del dúo de indie folk estadounidense She & Him, y se trata de una agradable canción de aromas hawaianos en la que destaca la acertada interpretación de  Zooey Deschanel. Buen tema.

 El comienzo y el final  de “Our Special Love” nos recuerdan al mejor Wilson, pero enseguida penetra en ambientes de “radio-fórmula madura” bastante prescindible. Una lástima porque esta canción apuntaba maneras. El joven cantante Peter Hollens colabora en el tema. También tiene muy buenos momentos “The Right Time” en la que el ex-Beach Boy Al Jardine vuelve a tomar la voz cantante en las estrofas mientras Brian luce falsetto en los estribillos. Muy agradable, muy blandita también, pero da gusto escucharla.

La joven estrella country Kacey Musgraves es la voz principal en “Guess You Had To Be There“, un pegadizo medio tiempo de country-pop  que es de lo mejor del disco pero en la que es difícil reconocer el estilo de Brian Wilson como compositor. Algo más reconocible resulta “Tell Me Why“, pero, de nuevo, lo mismo AOR puro, límpidos arreglos y un sonido demasiado empalagoso… Y cuando ya estamos a punto de rendirnos llega “Sail Away” con dos ex-Beach Boys, Blondie Chaplin y Al Jardine, compartiendo estudio con Brian y, sin ser ninguna joya, nos anima a seguir un poco más, y la espera merece la pena, pues, “One Kind Of Love” es, junto a “This Beautiful Day”, lo mejor del disco. Ahora, sí, muy Brian Wilson…, lejos de su mejor material, pero muy reconocible. Muy buena canción y grandes arreglos vocales.

Hay esperanza, pero la soporífera “Saturday Night“, con el joven Nate Ruess al micro, nos devuelve a la radio-fórmula menos edificante. Lo peor del disco, una canción muy floja que no debería estar en el catálogo de semejante genio…, pero entonces llega “The Last Song” con sus hermosos arreglos vocales y su maravillosa melodía que ni siquiera los pomposos arreglos de la parte final de la canción consiguen estropear. Y es que no podemos olvidar que Brian Wilson ha sido uno de los grandes. Sus problemas mentales, el abuso de drogas y las influencias maliciosas de su entorno acabaron por apagar, hace ya mucho, una de las estrellas más brillantes del firmamento musical… Aún así, a veces, como si se escapara por una rendija de su torturado cerebro, su talento nos deja joyitas como “Half Moon Bay“, el maravilloso instrumental que cierra el álbum.

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 22 de noviembre de 2012. Editado el 25 de abril de 2015

THE BEACH BOYS. Capítulo 22 (1999-2004). Quien ríe el último… “BRIAN WILSON PRESENTS SMILE”

Tras abandonar las giras en 1965, y con las excepciones de los distintos  y siempre forzados “Brian Backs”, 1999 es la fecha en que Brian Wilson anuncia su primera gira en solitario. Para ello recuperara a un viejo colaborador de la banda, Jeff Foskett, y a una banda de culto angelina, los Wondermints.

La gira tuvo un éxito relativo y el comportamiento de Brian ante la masa fue errático en más de una ocasión. No obstante, sirvió para que recuperara cierta popularidad  que se vio aún más aumentada en 2000 con la inclusión de Brian en el Hall of Fame. Paul McCartney sería el encargado de presentar al homenajeado…, ese inglés que  le venció en los 60, ese inglés que consiguió llegar a esa meta cuyo rumbo él había perdido hace tiempo, ese inglés que le derrotó…ese inglés que amaba la música de Brian como un fan, ese ingles que dijo: “Particularmente en los sesenta, él escribió música que, sólo con oírla, me hace llorar… y no sé por qué. No sé si es la letra o la música… Hay algo más profundo. Hay que ser un genio para conseguir esto…Creo que Brian es uno de esos genios”.


Paul reconocería dos años después, en 2002, tras interpretar “God Only knows” en directo con Brian en un concierto benéfico, “durante el ensayo, me perdí varias veces… estaba histérico…, tuve que sentarme y pensar, ‘Dios, estoy cantando con Brian’…al final fue bien, pero acabé llorando de la emoción

2000 también fue el año en el que se estrenó ‘The Beach Boys – An American Family’ (enlace), una miniserie de dos episodios sobre la historia del grupo desde 1961 hasta mediados de los 70. La serie utiliza grabaciones originales y está fantásticamente ambientada, pero la versión de la historia es muy parcial y favorable a Mike Love que aparece como un experto surfista y como una gran fuerza creativa… La serie esta dirigida y producida por el actor y músico John Stamos, gran amigo de Mike. Con todo, la serie merece un visionado y es muy entretenida, el único problema es que, como dijo Brian, “simplemente , no ocurrió así”.

El repunte de popularidad se aumenta con la reedición por parte de Capitol de los álbumes de la banda en formato de dos en uno que faltaban. es decir, “Sunflower/Surf’s Up”, “Carl & The Passions/Holland”, “15 Big Ones/The Beach Boys Love You”, “M.I.U. Album/L.A. (Light Album)” y “Keepin’ The Summer Alive/The Beach Boys”; y se completa con la edición de “Brian Wilson Live At The Roxy Theatre” en Julio.

El disco tuvo varias reediciones (hasta tres) desde julio de 2000 hasta junio de 2001 y se trata de un más que correcto álbum en vivo que refleja el buen hacer de la banda de Brian en el escenario y la gran respuesta del público ante el renacer del desdichado genio (enlace).

Un disco muy recomendable en el que, como curiosidad, Brian interpreta una versión del tema “Brian Wilson” (enlace) de Barenaked Ladies (enlace)….

“Lying in bed, like Brian Wilson did…”

Poco a poco los homenajes a Brian se van sucediendo. El genio loco, tanto tiempo olvidado, empieza a recibir su reconocimiento. En marzo de 2001 se celebra n el Radio City Music Hall de Nueva York un concierto tributo con la participación de luminarias del negocio como Billy Joel, un brutal Paul Simon, Elton John, David Crosby, Joni Mitchell o Jimmy Webb.

Todo esto debió dar fuerza y confianza a Brian. Hasta tal punto que, en mayo de 2003, suelta la bomba: “he terminado SMiLE y voy a tocarlo en directo”. ¡¡¡¿¿QUÉ??!!, ¿el disco maldito?, ¿¡en directo!?, ¿se ha vuelto más loco aún? … El caso es que la gira  para Febrero/Marzo de 2004 y comenzará en el Reino Unido, ¿su nombre?, ‘Brian Wilson presenta Smile’

Aprovechando el tirón de la noticia, Capitol publica “Sounds Of Summer – The Very Best Of The Beach Boys”. un recopilatorio de 30 canciones que alcanza un puesto 16 en listas. El primer álbum en llegar al Top-20 desde “15 Big Ones”

Posiblemente sea la compilación más completa de la banda con treinta canciones que estuvieron en su momento en el Top-40. Con todo, sobran algunos temas como “Getcha Back”, “Rock and Roll Music” y se echan de menos temas de Dennis y Carl

Y pasaron los días, y los meses, y el año…y llegó el 20 de febrero de 2004. El Royal Festival Hall de Londres iba a estrenar EN DIRECTO el disco maldito, el álbum que terminó de desquiciar a una de las mentes más brillantes de la música moderna… Una mente que, aún convalenciente, volvía para enfrentarse a sus demonios 37 años después…”SMiLE”…

(enlace a concierto completo)

A-B-S-O-L-U-T-A-M-E-N-T-E  B-R-I-L-L-A-N-T-E

Las críticas son uniformemente sobresalientes. La música es maravillosa, la interpretación insuperable y la osadía de aquel hombrecillo medio loco de 62 años… enternecedora. Si véis el video que os he enlazado -algo obligatorio- veréis a  Brian sonreir más veces en 52 que en todo el material videográfico entre 1970 y 2003. Al parecer fue la esposa de Brian, Melinda, la que le animó a acabar su obra magna y encargó a Darian Sahanaja (teclista de los Wondermints) que le ayudara.

Así, Sahanaja, buceó en los archivos y llevó todos los fragmentos (feels) encontrados a casa de Brian para que procediera a ordenarlos… Tras varios años, desde la grabación de Orange Crate Art,  Brian llamó a su amigo y letrista Van Dyke Parks… había que acabar las letras…, Van Dyke acudió en 24 horas y pemaneció en casa de Brian cinco días hasta que terminó los textos. Previamente, Brian, Darian Sahanaja y el ingeniero Mark Linett, había pasado horas y horas movimendo fragmentos de las grabaciones 1966/67 con el Pro Tools de aquí para allá…, intentando recomponer el puzzle que una vez estuvo en la cabeza de Brian… “De repente a Brian se le iluminaban los ojos y decía, ¡¡eso es!!, y así fuimos trabajando… luego cada uno aprendía su parte” recuerda Sahanaja. Pero fue con la llegada de Parks cuando el proyecto comenzó a brillar. “Empezaron a terminar fragmentos inacabados de texto y a darle conexión a todo”.

smile 05 BW - DS - VDP.s

La revista “Q” consideró el concierto de estreno de SMiLE como “uno de los mejores cinco conciertos de la historia del rock. La segunda noche, el publico se mantuvo durante minutos en  pie durante una cerrada ovación… la más larga que se recuerda”.

Mientras los conciertos de ‘Brian Wilson presenta Smile’ se fueron sucediendo, Brian hacía esporádicas visitas al estudio para dar forma al que sería su próximo disco de nuevo material y que debería editarse en el verano de este 2004.

“GETTIN’ IN OVER MY HEAD”

Junio de 2004


“How Could We Still Be Dancin’?” (B.Wilson, J.Thomas), con Elton John
“Soul Searchin'” (B.Wilson, A.Paley) con Carl Wilson.
“You’ve Touched Me” (B.Wilson, S.Kalinich)
“Gettin’ in Over My Head” (B.Wilson, A.Paley)
“City Blues” (B.Wilson, S.Bennett) con Eric Clapton
“Desert Drive” (B.Wilson, A.Paley)
“A Friend Like You” (B.Wilson, S.Kalinich) con Paul McCartney
“Make a Wish” (B.Wilson)
“Rainbow Eyes” (B.Wilson)
“Saturday Morning In The City” (B.Wilson, A.Paley)
“Fairy Tale” (B.Wilson, D.Foster)
“Don’t Let Her Know She’s an Angel” (B.Wilson)
“The Waltz” (B.Wilson, V.D. Parks)

En realidad estamos ante una especie de recopilatorio de rarezas no editadas. De hecho de las 13 canciones del disco, cuatro (“Gettin’ in Over My Head”, “Make a Wish”, “Saturday Morning In The City” y “Don’t Let Her Know She’s an Angel”) son regrabaciones y reescrituras de temas que pertenecen al frustrado “Sweet Insanity” que la discográfica rechazó en 1991 por su baja calidad y las denunciables letras del Dr.Landy contra la familia Wilson. Otras dos (“Soul Searchin'” y “Desert Drive” ) pertenecen a las sesiones con Andy Paley de 1995/96… y hasta encontramos “The Waltz” , una antigua colaboración con el inefable Van Dyke Parks y “City Blues” que Brian compuso en los 70. A esto Brian añade seis nuevas canciones y la colaboración de estrellas amigas como Paul McCartney, Elton John o Eric Clapton.

El resultado es muy irregular, sonidos dispares, muchos de ellos muy fuera de onda y composiciones de desigual nivel. El caso es que empieza bien, con la vibrante “How Could We Still Be Dancin’?” (enlace) y Elton John realizando un gran trabajo vocal junto a Brian, y continua mejor con la excelsa “Soul Searchin’ ” con el añorado Carl a  la voz principal en un grabación de 1996. Con “You’ve touched me” (enlace) nos regala una de esas cancioncillas inofensivas irrepochables en lo melódico pero fácilmente olvidables.

Mucho mejor es la estupenda “Gettin’ over my head” (enlace), atmosférica canción de hipnótica melodía que me hubiera encantado oir grabada por los Beach Boys al completo…, y hasta aquí… “City Blues“, con Eric Clapton, naufraga y desmerece de las maquetas caseras de Brian (enlace), casí me quedo con la versión del tema que hizo el guitarrista de Bon Jovi, Richie Sambora. “Desert Drive” (enlace) parece una reescritura de “409” y resulta embarazosa para un señor de 62 años.

A friend like you” (enlace) supone un nuevo destello. Es una carta abierta de amor fraterno de Brian hacia su amigo Paul McCartney, quien interviene en la canción. No es ninguna maravilla en lo musical pero resulta muy tierna y tiene buenos momentos, sobre todo hacia el final. “Make a wish” es otra canción proveniente de “Sweet insanity” (enlace), como “Rainbow eyes“, y  mantienen el tipo aunque son olvidables. “Saturday Morning In The City” hubiera encajado en “SMiLE” como “feel” y con una duración de 20 segundo, pero como canción resulta ridícula. “Fairy Tale” (enlace) tampoco mejora mucho (algo sí) las cosas, algo parecido a lo que ocurre con “Don’t Let Her Know She’s an Angel“, otro de los temas provenientes de “Sweet Insanity”. El disco termina con la extraña y destacable “The Waltz” (enlace) co-escrita con Van Dyke Parks

Las críticas fueron bastante favorables pero el público le dio la espalda: alcanza el número 100 en Norteamérica y el 53 en el Reino Unido. Desaparace de ambas listas después de una semana. En esta ocasión estoy más con el público que con la crítica. Olvidable.

…y mientras la gira de “SMiLE” sigue su curso…Pero “SMiLE” no podía haberse quedado solo para unos pocos, no otra vez, no podía quedarse para aquellos que lo pudieron disfrutar en directo. Sería una injusticia imperdonable… En septiembre de 2004, Brian y sus Wondermints editan el descomunal disco: “BRIAN WILSON PRESENTS SMILE”.

“BRIAN WILSON PRESENTS SMILE”

Editado el 28 de septiembre de 2004

“Our Prayer” (B.Wilson) / “Gee” (W.Davis, M.Levy)
“Heroes and Villains” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Roll Plymouth Rock” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Barnyard” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Old Master Painter” (H.Gillespie ) / “You Are My Sunshine” (B.Smith, J.Davis)
“Cabin Essence” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Wonderful” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Song for Children” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Child Is Father of the Man” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Surf’s Up” (B.Wilson-V.D. Parks)
“I’m in Great Shape” (B.Wilson-V.D. Parks) / “I Wanna Be Around” (J. Mercer, S.Vimmerstedt ) / Workshop (B.Wilson)
“Vega-Tables” (B.Wilson-V.D. Parks)
“On a Holiday” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Wind Chimes” (B.Wilson)
“Mrs. O’Leary’s Cow” (B.Wilson)
“In Blue Hawaii” (B.Wilson-V.D. Parks)
“Good Vibrations” (B.Wilson-T.Asher-M.Love)

El disco comenzó a grabarse en Junio de 2004 en los Studios Sunset Sound de Los Ángeles. Se utilizaron las antiguas consolas de grabación y los equipos originales de válvulas de la época para regrabar todas las pistas del 67. “Se grabó con todos los músicos tocando…, como antes”, recuerda el ingemiero Mark Linett.

El disco, como era su planteamiento original, está dividido en tres grandes movimientos.

PRIMER MOVIMIENTO

El disco y el primero de los citados movimientos se abre con “Our prayer” (enlace), cuya versión original ya fue recuperada por los Beach Boys en “20/20“. La versión de Brian y los Wondermints es prácticamente igual a la original. Maravillosa obertura coral…, maravillosa de verdad. La preciosa canción de apenas un minuto y 20 segundos se torna en la animada “Gee” (enlace), versión de un clásico americano, antes de llegar al tema principal de este primer movimiento: la descomunal “Heroes and Villains” (enlace) con sus indios, sus cowboys, sus cantinas y esa música extraordinaria elevada por armonías propias de extraterrestres… Sube, baja, las melodías se repiten con variaciones… Una joya… Cinco minutos de arte

Llegamos a “Roll Plymouth Rock” (enlace)  que en las ediciones piratas y en los trabajos de los historiadores de la banda siempre se había titulado “Do You Like Worms?“. El motivo principal de Heroes and Villains se entremezcla con su pausada y perezosa melodía antes de dar paso a “Banyard” (enlace) quizás el tema menos afortunado del álbum a pesar de su sentido del humor y sus brillantes armonías… Tras un hermoso interludio de chelo, Brian ataca brevemente otros dos clásicos americanos con Old Master Painter” y “You Are My Sunshine” (enlace), antes de llegar al tema final del primer movimento: la brillante “Cabin Essence” (enlace). Ya la conocíamos en versión Beach Boy puesto que fue rapiñada para “20/20“, pero cómo no disfrutar con esta maravilla.

SEGUNDO MOVIMIENTO

El segundo movimiento, para mí el más brillante, arranca con la espectacular “Wonderful” (enlace), mucho más luminosa que la utilizada por los Beach Boys en “Smiley smile“. Bellísima canción arreglada con un gusto al alcance de privilegiados. “Song for Children” (enlace) es una maravilla… No puedo esucharla sin que se me ponga la carne de gallina… Inocente y compleja a la vez, transmite más en poco más de dos minutos que muchos artistas en toda su carrera. Una de mis preferidas. “Child is the father of the man” (enlace), mantiene el motivo principal de la canción que la precede. Ya habíamos podido escuchar algo de este tema en la parte final de “Surf’s Up!” de 1971. La coda instrumental final es alucinante.

Y en estas, llegamos a “Surf’s Up” (enlace), una canción de otro mundo que da fin al segundo movimiento. No hay palabras para describir tanta belleza. Simplemente hay que disfrutarla y permitir que la música te rodee. Brian tuvo que ser ayudado en las notas más altas por Jeff Foskett, poseedor de un maravillso falsetto.

TERCER MOVIMIENTO

El comnocido como movimiento de los elementos arranca con  “I‘m In Great Shape” / “I Wanna Be Around” / “Workshop” (enlace). La primera parte de este trío de canciones es una brillante, brevísima y bizarra composición de Brian que da paso a otro clásico americano engrandecido por la preciosa voz de Taylor Mills en los coros y acaba con la ambiental “Workshop”. La cómica “Vega-tables” (enlace) brilla con sus hermosas armonías y su compleja rítmica aunque varía poco respecto a la versión editada en “Smiley Smile”. “On a holiday” (enlace) arranca juguetona y mezcla fragmentos de “Song for Children”, “Roll Plymouth Rock” con otros nuevos… La parte final puede hacerte levitar y sirve de preludio a la inconmensurable “Wind Chimes” (enlace) que conocíamos en versión beach boy aunque con un registro muy diferente. Esta versión es delicada y potente por momentos. Otra joya para el saco.

“Mrs. O’Leary’s Cow” (enlace), también conocida como “Fire” es aquella canción que, en 1967, provocó a Brian un ataque de pánico tras conocer que varios incendios tuvieron lugar en la ciudad de Los Ángeles la noche posterior a que estuviera trabajando sobre esta canción… Brian estaba convencido de que habían sido provocados por su música. Parte de esta canción fue utilizada en “Fall Breaks and Back to Winter” de “Smiley Smile”. Aquí luce a gran nivel y, de hecho, recibió un Grammy a la mejor interpretación instrumental. “In Blue Hawaii” (enlace) parte de la base de “Cool cool water” que fue editada en “Sunflower”, pero va mucho más allá antes de llegar al gran final: “Good Vibrations” (enlace). Brian recupera la letra de Tony Asher y la parte final de las primeras versiones, aunque mantiene el “I’m picking up good vibrations” de Mike que apareció en la version final de la canción.

Y así concluye el disco inédito más famoso de todos los tiempos, o mejor dicho, la versión del que fue su creador… y es muy bueno. ¿Mejor que “Sgt. Pepper”?. ¿hubieran vencido los Beach Boys a los Beatles?, la respuesta a ambas preguntas en no… Pero eso no significa que no sea un disco maravilloso y que, probablemente, hubiera conmocionado la industria de haberse editado en su momento. Posiblemente la historia del grupo hubiera sido distinta y la historia les hubiera juzgado de forma muy distinta… En fin, todo son hipótesis y sólo hay una realidad, “Brian Wilson presents SMiLE” es un disco maravilloso.

La crítica se deshizo en elogios y el disco recibió cinco estrellas en la mayoría de reviews. Fue nombrado disco del año y recibió varias nominaciones a los Grammy.

Brian había vencido a sus demonios, pero entonces llegó Mike y, en noviembre de 2005, demandó a Brian, acusándolo de promocionar el álbum “apropiándose indebidamente, y de forma descarada, de sus canciones, la imagen, y la marca comercial de The Beach Boys, así como del propio álbum SMiLE” y solicitaba “millones de dólares por los beneficios ilícitos obtenidos”. El juicio duró dos años y, en 2007, la demanda fue desestimada obligando a Mike a pagar las costas del proceso. Al fin, Brian gana la partida

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 17 de septiembre de 2012