THE BEATLES. Capítulo 7 (1965). Rompiendo las barreras, “Rubber Soul”

FotoTras la edición de “Help!” el grupo comienza una nueva gira que, en esta ocasión, los traería por primera vez a España. La llegada de los Beatles a España tuvo en Francisco Bermúdez -manager de Raphael- a su principal artífice. Bermúdez tuvo que esforzarse en convencer a los empleados del régimen franquista que veían a la banda como cuatro melenudos cuya influencia podía ser muy dañina para la sana, cristiana y ejemplar juventud patria.

El concierto de Madrid, en las Ventas, fue un relativo fracaso a causa del excesivo precio de las entradas y de la intensísima presencia policial que provocó que gran parte de los fans prefirieran no acercarse demasiado a los grises.

Sensiblemente mejor fue el de la monumental de Barcelona aunque, en cualquier caso, no fue España el país en el que mejor fue recibido el grupo. Tras las fechas europeas, el grupo comenzó una nueva gira norteamericana. Un Tour de  de quince días con 11 conciertos  en 10 ciudades distintasunidense. La gira comenzó el 15 de agosto en Nueva York con un show que se convertiría en histórico: el concierto del Shea Stadium.

Fue la primera vez que se realizaba un concierto en un estadio al aire libre, Sid Bernstein, el promotor afirmó “…más de 55.000 personas vieron a Los Beatles en el Shea Stadium. Ganamos 304,000 dólares, la mayor en cifras brutas nunca antes vistas en la historia de las empresas de espectáculo“. No obstante, los equipos de la época no estaban preparados para un auditorio de esas dimensiones y tuvieron que amplificarlos a través de la megafonía del estadio produciendo un sonido que Lennon calificó de “salvaje”. El setlist, muy corto por razones de seguridad, fue el que mantuvieron durante toda la gira

  1. Twist and Shout
  2. Baby’s in Black
  3. She’s a Woman
  4. I Feel Fine
  5. Dizzy Miss Lizzy
  6. Ticket to Ride
  7. Everybody’s Trying to Be My Baby
  8. Can’t Buy Me Love
  9. Act Naturally” que fue sustituida en algunos conciertos por  “I Wanna Be Your Man
  10. A Hard Day’s Night
  11. Help!
  12. I’m Down

El resto de la gira les llevó por Toronto, Atlanta, Houston, Chicago, Bloogminton, Portland, San Diego, Los Angeles (2 conciertos) y San Francisco. Especialmente destacables fueron los conciertos de Los Ángeles celebrados en el Hollywood Bowl, concretamente el segundo que sería grabado y editado años después como LP. Antes de que terminara la exitosa gira americana, el 27 de agosto, John, Paul, George y Ringo se encontraron con el que sin duda había sido su ídolo, por encima de cualquier otro, el Rey, Elvis Presley…

El encuentro fue arreglado por los managers de ambos, Brian Epstein y el Coronel Parker. Los músicos se encontrarían en Perugia Way nº 565, Bel Air, la casa de Elvis en California. Los Beatles llegaron poco después de las 22h y permanecieron allí entre tres y cuatro horas. Aunque hay múltiples versiones del encuentro, las más creíbles y concordantes son las del agente de prensa de Los Beatles, Tony Barrow, y el amigo de Elvis, Larry Geller.

Elvis recibió a los Beatles en la puerta y los británicos alucinaron con la casa, “parecía un club nocturno, había mesas de billar, ruletas…“, recordó John. Fliparon con el televisor en color y, oh magia, su mando de control remoto.

Según los testigos, “los Beatles estaban sin habla y a Elvis también se le notaba nervioso“. Elvis sirvió unas copas para todos, incluida su novia, Priscilla, también presente…, pero todos estaban demasiado temerosos de romper el hielo y permanecieron callados con las copas en la mano. Entonces Elvis dijo su famoso “Chicos, si me vais a estar mirando fijamente toda la noche, me iré a acostar”… todos comenzaron a reir y se destensó el ambiente, momento que aprovechó para acercarse a la jukebox y poner algo de música, sobre todo pinchó el “Mohair Sam” de Charlie Rich, y después les sugirió improvisar algo. Trajo su propio bajo y consiguió tres guitarras para John, Paul y George. A falta de púas usaron unos trozos de tenedores  de plástico, Ringo habilitó una silla a modo de batería. Poco a poco el ambiente se distendió y conversaron sobre música, las giras, la fama, las ventas de sus discos… Al despedirse, los Beatles invitaron a Elvis a visitarles si viajaba a Europa.

Volviendo a la música, los Beatles regresan a Londres con el encargo de editar un single y un nuevo LP para las navidades de 1965…, es decir, tenían en tres meses. Teniendo en cuenta las fechas, el encargo era “sencillo”: tenían que componer y grabar las canciones en cuatro semanas, el resto del plazo se usaría para mezclar, editar y promocionar el LP. El problema es que tenían muy poco material, apenas descartes de “Help” como “That means a lot” que acabaron cediendo a P.J Proby por no considerarla de suficiente calidad.

Tenían entre sí una tarea realmente titánica y John y Paul se pusieron a ello con empeño. La situación provocó que cada uno trabajara cada vez más por su lado y que apenas pusieran las ideas en común como habían hecho hasta la fecha. De hecho, es a partir de esta época cuando los estilos de Paul y John comienzan a diferenciarse claramente e incluso cuando, según su ingeniero de sonido, Norman Smith, surgen “las primeras desavenencias entre ellos”. Una de las primeras discusiones surgió a la hora de elegir lo que sería el single para las navidades de 1965. John era el compositor principal de la sublime “Day Tripper” y Paul era el autor principal de la no menos excelente “We Can Work It Out”

Lennon quería su canción como cara A del single, pero el resto del grupo -encabezados por McCartney- consideraba que “We can work it out” tenía mayor punch comercial y no podía quedar como cara B… Al final llegaron a una salomónica y soprendente, por novedosa, decisión: lo editaría como doble cara A, convirtiéndose en el primer single editado de esta forma en la historia del rock.

Y es que la ocasión bien lo merecía. “Day Tripper” (enlace) es un clásico del rock de todos los tiempos, uno de los riffs quintaesenciales de la música  moderna. John es el autor principal aunque Paul ayudó con la composición de las estrofas. “Los daytrippers (viajeros de un solo día) son gente que hace excursiones de un día, ya sabes…, en un ferry o algo así…, pero aquí me refería más a esos hippies de fin de semana…, son hippies a tiempo parcial, se ponen sus camisas a flores y todo eso para excuchar música ácida…” , recordó John.

Un tema inolvidable, como no lo es menos la fantástica “We Can Work It Out” (enlace). Optimista canción de Paul a la que John aporta los compensadores ocho compases centrales, “Paul hizo la primera parte y yo el middle eight. Tienes a Paul que escribe “Podemos solucionarlo, podemos solucionarlo”, muy optimista y yo impaciente: “La vida es demasiado corta y no hay tiempo para discusiones y luchas, amigo mío”.  Yo siempre era así. Era así antes y después de los Beatles. Siempre me he preguntado por qué la gente hacía cosas y por qué la sociedad era como era. No aceptaba las cosas por su apariencia”, recuerda Lennon.  Destaca la innovadora métrica y el acertado uso del armonio por parte de John. Una joya del pop para la historia

El single, de doble cara A, se lanzó el 3 de diciembre en Inglaterra y el 6 en Estados Unidos, alcanzando el número 1 a ambos lados del Atlántico. En esas mismas fechas editaron el que sería su sexto LP, compuesto y grabado enteramente en cuatro semanas…, uno de los mejores discos de la historia, el magnífico “Rubber Soul“.

RUBBER SOUL

Editado en Inglaterra el 3 de diciembre de 1965

1. Drive My Car (Lennon-McCartney)
2. Norwegian Wood (This Bird Has Flown) (Lennon-McCartney)
3. You Won’t See Me (Lennon-McCartney)
4. Nowhere Man (Lennon-McCartney)
5. Think For Yourself (Harrison)
6. The Word (Lennon-McCartney)
7. Michelle (Lennon-McCartney)

8. What Goes On (Lennon-McCartney-Starkey)
9. Girl (Lennon-McCartney)
10. I’m Looking Through You (Lennon-McCartney)
11. In My Life (Lennon-McCartney)
12. Wait (Lennon-McCartney)
13. If I Needed Someone (Harrison)
14. Run For Your Life (Lennon-McCartney)

Para gran mayoría de la crítica, estamos ante uno de los mejores álbumes de los Beatles. Lo que es indudable es que marca un antes y un después en la carrera de la banda. Estamos ante un nuevo grupo, a este respecto John afirmó “nos estábamos volviendo mejores, técnica y musicalmente, eso era todo. Por fin fuimos capaces de dominar el estudio. Al principio, hacíamos lo que se nos decía: ni siquiera sabíamos cómo subir el bajo. Aprendimos las técnicas en Rubber Soul. Fuimos más precisos sobre cómo grabar un disco. Y lo controlamos todo, hasta la portada”… Pero no era sólo eso, eran un grupo distinto, influenciados por Dylan y mucho más maduros a la hora de componer. “Realmente, creo que Rubber Soul fue el primer álbum de The Beatles que presentaba unos nuevos Beatles al mundo. Hasta entonces, los álbumes eran más bien recopilaciones de sencillos. Ahora estábamos empezando a pensar en los álbumes como unidades artísticas propias. Y Rubber Soul fue el primero de esta nueva etapa”, recordaba George Martin, su productor.

 Ya la misma portada, muestra a un grupo distinto. Sus pelos ya no estaban tan arreglados, los trajes y las corbatas habían pasado a la historia. Los Beatles habían dejado de ser un maravilloso grupo juvenil para convertirse en una banda adulta.El singular efecto de caras alargadas fue, por cierto y tal como cuenta Paul, fruto de la casualidad,  “Robert Freeman, nuestro fotógrafo nos había tomado algunas fotos en los alrededores de la casa de John en Weybridge y quiso enseñárnoslas proyectándolas en una cartulina, para simular cómo quedaría en una portada de un álbum. En ese momento, parte de la cartulina se inclinó hacia atrás, haciendo que la imagen se deformase y alargase…. y dijimos…¡Ey! ¿Podemos dejarla así?” . Sea como fuere es un disco fantástico, su mejor trabajo sin duda hasta ese momento, lleno de enormes melodías, con una variedad estilística pasmosa y un alto nivel lírico. Las personalidades y los estilos de John y Paul empiezan a separarse aquí de forma clara, y si a eso le añadimos las fantásticas aportaciones de George, llegamos a la situación que hizo de los Beatles una banda sin parangón en la historia del pop y del rock: tres compositores de alto nivel al servicio del mismo grupo…, los Kinks tenían a Ray Davies, los Beach Boys a Brian Wilson, los Who a Pete Townshend… pero ¡¡tres!!

También fue el álbum en el que comenzaron las primeras desavenencias en el seno del grupo. Ya no eran el monstruo-beatle de cuatro cabezas, ahora los Beatles eran la suma de John, Paul, George y Ringo…, y eso es muy enriquecedor a nivel artístico, pero también provoca roces. A este respecto, el ingeniero del grupo, Norman Smith, recuerda “aquí empezaron las tensiones entre John y Paul… Había sido el grupo de John y Paul estaba empezando a tomar el mando…, no hay duda de que es el que mayor capacidad musical tenía de los cuatro, y también en lo referente a producción. Su problema es que no sabía solfeo, si no hubiera podido hacer muchas cosas sin George Martin. Aunque también era un maniático redomado y empezó a tocarle mucho las narices a George (Harrison), George hacía varias tomas perfectas y luego llegaba Paul, sacaba algún pequeño defecto y acababa tocando él el solo… con el tiempo supe que George empezó a cogerle mucha manía por eso…, de todas formas, hay que reconocer que la mayoría de las ideas eran de Paul”.

Un disco fundamental. El efecto de la Marihuana empezaba a notarse en la música del grupo, sus letras eran mucho más profundas (se acabo el “te quiero nena”), y, lo que es más importantes, se propusieron empezar a experimentar con la música… En esta época ya gozaban de aparatos de cuatro pistas (esto significa que se puede grabar en cuatro tomas superponiendo sonidos en la grabación) y empezaron a introducir muchos más instrumentos (pianos, sitares, clavicordios…). También cambiaron parte de sus sempiternos insrumentos, George empezó a acompañarse de una Fender Stratocaster y Paul le puso los cuernos a su clásico Hofner con su nuevo Rickenbaker. En resumen, una de esas maravillas que dan luz cuando se encuentran en una colección de discos…, o que hacen que no merezca tal nombre de estar ausente. Allá vamos:

La cara A arranca con “Drive My Car” (enlace), un potente chute de soul británico. Es un tema fundamentalmente de Paul en el que John y George hicieron importantes contribuciones. La contribución de Lennon es fundamentalmente lírica, Paul se atascó con la letra del estribillo que originalmente rezaba “I can give you golden rings, I can give you anything, Baby I love you” (puedo darte anillos de oro, te lo puedo dar todo, baby te quiero)… John lo tuvo claro, “Paul, esto es una mierda”. Trabajaron juntos y consiguieron una letra llena de coches y agudos dobles sentidos, según Paul, “la idea de que la tía era una zorra no cambiaba, pero los versos eran mejores”. La contribución de George tiene que ver con el riff de la canción, “la verdad es que Paul era bastante testarudo con sus canciones, llegaba al estudio y te decía ‘haz esto’, era difícil que nos dejara aportar algo, pero con ‘Drive my Car’ me dejó aportar el riff… muy basado en el de ‘Respect” de Ottis Redding al que yo solía escuchar mucho por esa época… A Paul le gustó mucho y así se quedó“, recordaba. Harrison se encargó de la guitarra solista y del bajo ya que  McCartney también le dió a la solista y se tuvo que encargar del piano. Enorme canción y gran trabajo de voces de Paul y John.

Con “Norwegian Wood” (enlace), ocurre al contrario, John, muy influenciado por Bob Dylan,  compuso la canción y Paul le ayudó significativamente con la letra siendo quien sugiere el pirómano final del tema. Es una canción fantástica y muy vanguardista. A pesar de su tradicional melodía de aires folk, el sitar de George (la primeras grabaciones que existe de este instrumento en un disco de rock) le da un aire pre-psicodélico que resultaría muy influyente en los músicos venideros. Más estándar resulta “You Won’t See Me” (enlace). Paul compuso este extraordinario pop al que los coros (Uuuh-la-la-la) de John y George elevan varios kilómetros. Gran trabajo instrumental (muy destacable Ringo al charles) y vocal en otro memorable ejemplo de pop.

Nowhere Man” (enlace) eleva aún más si cabe el nivel del LP que raya a una altura extraordinaria. John la compuso y George, Paul y él mismo ejecutan una de las mejoreses armonías vocales de la carrera del grupo. Lennon, además de crear una maravillosa melodía, está muy inspirado con una fantástica letra llena de juegos de palabras, “me había pasado cinco horas aquella mañana intentando componer una canción llena de sentido, que fuera buena, hasta que lo dejé y me tumbé. Y al tumbarme me vino ‘Nowhere Man’, letra y música, absolutamente todo”, recordaba Lennon.

Hasta aquí, Paul y John se alternan en la composición con dos temas cada uno. “Think For Yourself” (enlace) es la primera de las dos canciones de Harrison que aparecen en el disco. Sin dejar de ser una buena canción es, probablemente, uno de los temas menos brillantes del LP y su principal virtud es la aparición del efecto de distorsión que introdujeron en el bajo de Paul…, lo que hoy conocemos como “fuzz” y es tan popular en grabaciones actuales. Sensiblemente mejor resulta “The Word” (enlace, tema que John y Paul compusieron juntos intentando construir una oda al amor en términos no románticos sino pre-psicodélicos. “Escribimos ‘The Word’ juntos. La letra habla de (…) volverse inteligente. Es la época de la marihuana. Es el amor, todo aquello de amor y paz. La palabra (‘The Word’) es ‘amor’ ¿no?“, afirmó Lennon. Musicalmente resultan muy interesantes el piano de McCartney, el marcado riff de las estrofas, las compenetradas armonías de Paul, John y George así como la premeditada escasez de acordes y cambios en la estructura de la canción, según Paul “A John y a mí nos gustaba hacer canciones con una sola nota como en «Long Tall Sally». Lo hicimos en ‘The Word’. Gran canción

La inconmensurable cara A se cierra con un nuevo clásico, “Michelle” (enlace)… ¿quién no la conoce?  Paul compuso, con ayuda de John en la letra, esta delicada balada acústica con la que, en un principio, pretendía parodiar las canciones románticas francesas. Fue John quien la animó a terminarla y a escribir unas líneas en francés para lo que pidieron ayuda a una profesora de francés casada con uno de sus amigos. Paul hace un gran trabajo con la guitarra acústica influenciado por el estilo de Chet Atkins. Un clásico, un mes después de haberse lanzado, existían 20 versiones editadas por otros artistas de la canción.

La cara B se inagura con “What Goes On” (enlace), una canción de John de finales de los 50 que Paul y ¡Ringo! terminaron añadiéndole los ocho compases centrales. No es una gran canción y es el punto más bajo del LP sin lugar a dudas, pero los Beatles tuvieron que rescatarla para completar el disco. De paso le dieron a Ringo “su” canción (en todos los LP’s canta al menos un tema). Lo más destacable son las voces de Paul y John y la extraordinaria guitarra country de George.  Y así llegamos a la evocadora “Girl” (enlace), cantada y compuesta por John y con George y Paul a los coros diciendo contínuamente “tit-tit-tit” (“teta-teta-teta”) a sugerencia del propio Lennon. Resulta característico el sonido de la respiración de John que algunos identifican como una broma que simularía el sonido propio de la calada a un porro, y otros con la imitación del suspiro de un enamorado…, queda a interpretación del oyente. Lo que no soporta interpretación es que es una canción maravillosa que concluye con unos compases de inspiración mediterránea que dan nuevas muestras del creciente eclepticismo del grupo.

I’m Looking Through You” (enlace), compuesta y cantada con maestría por Paul continúa elevando el nivel del álbum con otro ejercicio de pop-country-rock sin fisuras en el que Ringo hace un sencillo pero efectivo uso del órgano hammond. Con la fantástica “In My Life” (enlace), tenemos lugar para la polémica. Paul y John coninciden en que la letra es de Lennon pero mientras John dice “es mía, letra y música…, aunque puede que Paul me ayudara un poco con la música, especialmente en los ocho compases centrales”, Paul afirma “…yo compuse la música sobre una letra que me pasó John…, era como un poema, me la dejó y la compuse en media hora en un melotrón”. Fuera como fuese es una canción preciosa que ambos cantan y que puede presumir de una letra muy inspirada. La parte del solo se dejó en blanco para que George Martin metiera a posteriori su característico piano barroco, el problema es que lo que los Beatles querían era demasiado rápido para el bueno de Martin por lo que decidió bajarlo un tono y grabarlo más despacio para que luego, al acelerarlo, se equiparara al tono de la canción. Brillante.

Wait” (enlace) es un tema que Paul y John compusieron juntos para “Help!” pero que finalmente descartaron. Añadieron algunas pistas de guitarra y la utilizaron para “Rubber Soul”. Es un tema interesante que encaja como un guante en el disco y en el que destaca especialmente su middle eight.

Casi al final del disco, George nos presenta su segundo tema, la estupenda “If I Needed Someone” (enlace). El propio Harrison reconoce haberse inspirado en canciones de los Byrds como “The Bells of Rhymney” también basada en el acorde de Re, “es otra entre miles de canciones compuestas alrededor del acorde de Re. Co sólo mover un dedo se obtienen varias melodías. Es increíble que se sigan encontrando nuevas combinaciones de las mismas notas”. Y así llegamos al final, “Run For Your Life” (enlace) de John…, aunque, según sus declaraciones, nunca deseara haberla escrito, “es una mierda“. La canción que, para nada es mala sino bastante apreciable, fue siempre una de las preferidas de George.

Un LP espectacular, quizás su primera obra de arte, una verdadera joya del pop y el punto de partida de la etapa madura del grupo. Estamos ante su primer disco “de una pieza”, los discos ya no serían meras colecciones de canciones. Es un nuevo grupo (el nombre de la banda, por primera vez, no aparece en la portada) enfocado a objetivos mucho más altos que los que habían tenido hasta la fecha.

La repercusión del álbum fue tremenda, la crítica lo recibió con alborozo y fue aupado al número 1 durante ocho semanas (42 en listas) tras vender más de 3.000.000 de copias.

En Estados Unidos volvieron a realizar una de sus habituales carnicerías, si bien esta vez molestó especialmente al grupo. Como era habitual , redujeron el número de canciones de 14 a 12  sacando del disco “Drive My Car”, “Nowhere Man”, “What Goes On” y “If I Needed Someone” y sustituyéndolas por “I’ve Just Seen a Face” y “It’s Only Love” del británico “Help!” que Capitol no había utilizado en la versión americana del mismo. El resultado es un disco mucho más folkie y que pierde gran parte de su identidad…, los Beatles comenzaron a expresar abiertamente su descontento por los cambios que Capitol realizaba en las ediciones americanas de sus discos.

Sentado en su sofá de Los Ángeles un joven músico californiano estaba fumando un porro con unos amigos, cuando alguien entro con “Rubber Soul” debajo del brazo… ”desde que escuché los primeros acordes, me enamoré de este disco, la primera vez que escuché “Michelle” me quede flipado…¡qué maravilla!, y “Girl”, ¡qué canción tan increíble!, me volvió loco la forma de cantar de Lennon, sonaba fantástico (…). Mi favorita es “Norwegian Wood” y su misteriosa letra, tampoco puedo olvidar el sonido del sitar, nadie lo había usado antes…, esta exótica instrumentación me inspiró mucho. ¡Cuántas canciones fantásticas!, “You won’t see me” es genial y “Think for yourself”… esa es de George, ¿no?, es buenísima… “The Word”… Pero la mejor, para mí, es “In my life”… Es increíble, nadie había hecho un disco en que todas las canciones fueran tan buenas, y esas letras tan increíbles… Es el mejor disco de todos los tiempos, me dije, tengo que intentar superarlo… y me puse a trabajar en mi nuevo disco…”, ese joven se llamaba Brian Wilson y su disco resultaría ser el inconmensurable “Pet Sounds” de The Beach Boys.

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 9 de noviembre de 2012

THE BEATLES. Capítulo 2 (1962-1963). Mundo, ¡los Beatles están aquí!. “Please please me”

ImagenDestrozados por lo de Stu, pero con una exitosa gira alemana a sus espaldas, volvieron a Liverpool. Brian Epstein, su recién estrenado manager, aprovechó su ausencia para planificar su asalto al éxito. Con conocimiento teatrales académicos, Epstein, era un joven empresario judio que estaba absolutamente fascinado por el grupo, en especial por John Lennon. Su carácter tímido (acrecentado por su homosexualidad), no le impidió pasar a la historia como uno de los managers más intuitivos de la historia del rock

Brian había pensado sobre cómo hacerlos famosos. Les mantuvo el peinado (le parecía original), les puso trajes (protestaron pero tragaron) y les prohibió hacer el animal en el escenario.

Con su nueva imagen y en Londres, acudieron a la audición con EMI que Brian les había conseguido y, esta vez sí, consiguieron un contrato. De momento sólo para un single. Su productor sería George Martin que había producido cosas de música clásica, y era el productor de los GOONS (grupo de humor liderado por…Peter Sellers).

Imagen

Cuando, en Junio de 1962,  llegaron a grabar, George Martin, intentando ganarse la confianza del grupo, dijo:

-“Quiero que seamos sinceros, así que, si algo no os gusta, lo decís” Imagen

Harrison, contestó: “Pues, para empezar…, no me gusta tu corbata”

George Martin disfrutó la broma y, en ese momento comenzó una relación que sería extremadamente fructuosa… Pero había algo que no le hacía tanta gracia., no le gustaba nada cómo tocaba Pete Best. Consideraba que no sonaba tan compacto como el resto. Tenemos que tener en cuenta que, en los primeros 60, aún se grababa en aparatos de dos pistas y prácticamente en directo…, repetían toma tras toma hasta conseguir la mejor posible. En esta situación, un grupo perfectamente conjuntado era más básico, si cabe, que hoy en día.

George Martin le dijo a Brian Epstein que no quería a Pete en el grupo. Brian les dijo al resto que buscaran otro batería. No obstante, antes de ocuparse del fichaje del nuevo batería, John tenía que resolver un asuntillo…, había dejado embarazada a Cynthia Powell, su novia. Para un muchacho norteño, no quedaba otra solución: el 23 de agosto de 1962, John y Cynthia se casaron en el Registro Civil de Mount Pleasant de Liverpool.

Resuelto el asunto, volvieron a ocuparse de la música. Tenían que encontrar un nuevo batería. Para Paul, John y George no supuso un problema, no estaban contentos con Pete ni en lo musical ni en lo personal. Pete nunca cuajó en el grupo, no salía con ellos y era muy callado. Entonces se acordaron de ese chico de Liverpool con el que pasaron buenos ratos en Hamburgo…¿cómo se llamaba?…

Ringo Starr

ImagenRichard Starkey (7-7-1940), también de Liverpool, había tocado con algunas bandas locales como Eddie Clayton y The Darktown Skiffle Group, aunque fue con Rory Storm & The Hurricanes, donde cambió su nombre por el de Ringo Starr (Ringo debido a los numerosos anillos que usaba, y Starr para anunciar su solo de batería como Starr Time), con los que alcanzó cierta reputación.

Ringo se hizo muy amigo de John, Paul y George en Hamburgo así que no le costó demasiado acudir a su llamada…pero cuando llegó a grabar, George Martin ya había contratado a un batería de estudio. Un frustrado Ringo se sentó en una esquina del estudio y cogió una pandereta… El resto se puso a tocar y, ahora sí, grabaron su primera canción: “Love me do“.

Los Beatles debutaban como una canción propia, firmada “Lennon-McCartney”. Paul y John acordaron firmar las canciones juntos pero no siempre era realmente así. Normalmente uno tenía la idea principal y el otro colaboraba en la terminación del tema. Discutieron el orden de los apellidos pero, como recuerda McCartney, “John era muy convincente cuando quería conseguir algo”.

Imagen

El 5 de octubre 1962 se edita “Love me do” (enlace), el primer single de los Beatles. Es una canción compuesta por Paul a finales de los 50, John colaboró en el puente pero la canción es básicamente McCartney. Originalmente la cantaba Lennon y Paul hacía coros, pero lo cambiaron para que John pudiera tocar la armónica y, a partir de entonces y ya que todos tenían buenas voces, crearon la norma de que cada uno cantara lo que compusiera. De esta forma, Paul se hace cargo de la voz y el bajo; John de la guitarra, harmónica y voces y George de la guitarra acústica y voces. La batería quedaría a cargo del músico de sesión  Andy White, relegando a Ringo a la pandereta. La cara B, “PS I Love you” (enlace), vuelve a ser un tema de Paul, escrito en Hamburgo, del que sorprenden sus aires latinoides. Ringo vuelve a quedar relegado ante Andy White, esta vez a las maracas.

El primer single de los Beatles, aunque no era gran cosa, consiguió un meritorio nº 27 en listas y este relativo éxito les permitió comenzar una gira por Escocia… Cogieron una furgoneta, metieron los instrumentos y se lanzaron a la carretera (aún no habían llegado los tiempos de jets privados). Esa gira fue un éxito… y también un vía crucis. Se comenta que, en una ocasión se rompió una luna de la furgoneta y, tuvieron que hacer turnos con una botella de Whisky durmiendo unos encima de los otros para darse calor…

Volvieron a Londres (por aquel entonces ya todos vivían allí) y se reencontraron con George Martin. Había llegado el momento de dar el golpe definitivo: había que grabar un nº 1. Martin había encargado a un compositor profesional que preparara una canción para que los Beatles pudieran subir a lo más alto de las listas. El compositor era Bill Murray, y la canción “How do you do it?“.

Los Beatles confiaban en George Martin y su experiencia, así que, desganados, grabaron la canción. Antes de seguir, os quiero recordar, que en la época, no era muy habitual que los grupos hicieran sus propias canciones. Normalmente hacían versiones de clásicos contemporáneos de rock o tocaban canciones que compositores profesionales les cedían.

John y Paul querían tocar su propio material. En la época de Hamburgo habían compuesto más de 100 canciones, pero, a excepción de la ya grabada “Love me do“, ninguna le hacía mucha gracia a George Martin. Cuando volvieron a sus casas, John y Paul decidieron que no iban a rendirse…, al día siguiente aparecieron con “Please please me“.

La aceleraron un poco (era muy lenta) y, tras ensayarla juntos, la grabaron. Cuando terminaron de tocar la que sería la toma definitiva, George Martin dijo:

-“Señores, acaban ustedes de grabar su primer nº1

Imagen

Please please me” (enlace) se editó el 11 de enero de 1963  y, en efecto, esta extraordinaria canción , fue su primer nº1 en listas británicas. Una composición de John que se encarga de la voz principal, quedando McCartney para la segunda y Harrison para el apoyo en los coros. Es la primera aparición de Ringo a la batería en un disco oficial del grupo. Gran canción: su dinámica, sus simples pero efectivas armonías, su irresistible pegada… Una canción histórica por lo que supuso y por su innegable calidad. POP con mayúsculas.

El single se acompañó con “Ask me why” (enlace) como cara B. De nuevo una composición de John aunque esta vez contó con cierta ayuda de Paul. Lennon vuelve a ser la voz principal

… y  ¿qué pasó con “How do you do it?”… George Martin tenía la canción y los Beatles no la querían (además, le habían demostrado que podían hacer su propio material)… Así que Martin se la dio a otro de “sus” grupos –Gerry and The Peacemakers-, la canción fue un gran éxito. Parece que el señor martin tenía buen ojo para los éxitos

Una vez alcanzado el nº1, John y Paul empiezan a sentir la presión de un compositor de éxito: la compañía quiere un nuevo single. Ambos aprovechaban cualquier momento para componer, de hecho, su próximo single vería la luz en la parte de atrás de una furgoneta durante un descanso en una gira;

Imagen

From me to you” (enlace), editada el 11 de abril de 1963, es uno de los mejores ejemplos de colaboración Lennon-McCartney. En estos primeros tiempos, solían ponerse uno en frente del otro, cada uno con una guitarra, y trabajaban juntos sobre una idea. En esta ocasión se inspiraron  en la sección de cartas del New Musical Express (From you to us). Canción compuesta al 50% por Paul y John y cantada por ambos,  es un ejemplo del instinto pop de  estos primeros Beatles, capaces de alcanzar dos números uno en apenas tres meses. “From me to you” estuvo dos meses en el número 1.

La cara B, “Thank you girl” (enlace) fue una canción “de trabajo” como las solía llamar John, “la hicimos en cinco minutos, no valía para single así que la dejamos como cara b”. Con todo, es una canción notable  -de nuevo compuesta al 50% por Lennon y McCartney-, aunque queda muy lejos de la brillantez de la cara A del single.

En los años 60, los éxitos se medían por la venta de singles, discos de dos canciones, una por cada cara, que funcionaban en los tocadiscos a 45 revoluciones por minuto. Por eso algunas de las canciones más emblemáticas de los primeros Beatles, como “Love me do” o “She loves you”, no parecen en sus Lp’s. No obstante, como veréis luego, los Beatles contribuyeron a que el LP fuese el formato principal de distribución de la música pop.

Los Beatles ya han demostrado que eran capaces de hacer singles de éxito, había llegado el momento de grabar un disco largo, un LP. La idea para el primer disco del grupo era intentar reproducir en estudio lo que la banda hacía en directo, de ahí, que, en un primer momento, se plantearan realizar la grabación en The Cavern, el local donde habitualmente tocaban en Liverpool.

Imagen

Desestimada la opción de The Cavern por temas acústicos, el lunes 11 de Febrero de 1963 y a las diez de la mañana, los Beatles entraron al Estudio 2 de los estudios Abbey Road que EMI tenía en Londres. “Off the Beatle Track”, que así se titularía el disco antes de que definitivamente se cambiara su titulo por “Please Please Me”, se grabó entero en UN DÍA, exactamente en 9 horas y 45 minutos. John a la guitarra y a la voz, Paul al bajo y a la voz, George a la guitarra y a la voz, y Ringo a la batería y a la voz, repitieron las canciones una y otra vez hasta conseguir un buen resultado. Lo único que la banda pidió fue una gran caja de pastillas para la tos y un par de paquetes de cigarrillos Meter Stuyvesant, iniciando una tradición que duraría años.

Todo se grabó en directo en un magnetófono de dos pistas. Esta forma de grabar hace que sea un disco muy fresco, quizás es el que mejor recoge como eran estos primeros Beatles. Es bastante movido y tiene los arreglos justos, no hay adornos. Según declara Norman Smith, técnico de la grabación ”mantuve un sonido muy seco, Odiaba todo aquel eco que entonces usaba todo el mundo. No aislé los micros de los cantantes del resto del grupo para conseguir una sensación de directo”

“PLEASE PLEASE ME”

Marzo de 1963

Imagen

CARA A

“I Saw Her Standing There” (McCartney-Lennon)
“Misery” (McCartney-Lennon)
“Anna” (Go To Him) (Alexander)
“Chains” (Goffin-King)
“Boys” (Dixon-Farell)
“Ask Me Why” (McCartney-Lennon)
“Please Please Me” (McCartney-Lennon)

CARA B

“Love Me Do” (McCartney-Lennon)
“PS I Love You” (McCartney-Lennon)
“Baby It’s You” (David-Williams -Bacharach)
“Do You Want To Know A Secret” (McCartney-Lennon)
“A Taste Of Honey” (Scott-Marlow)
“There’s A Place” (McCartney-Lennon)
“Twist And Shout” (Medley-Russell)

El LP estaba compuesto por siete temas propios y siete versiones. Siete temas propios era una barbaridad en la época y más aún en un disco de debut. Los discos europeos se componían de 7 canciones por cada cara del vinilo (los americanos eran de 5 ó 6), así que tendrían que añadir diez canciones más a las cuatro que ya tenían editadas como single.

Ya desde entonces, Paul comenzó a liderar a la banda en el estudio. John era el líder fuera del estudio, pero Paul, según Norman Smith. ”era quien mandaba, John colaboraba mucho, pero McCartney era el músico natural, enseguida entendió cómo funcionaba todo e intervenía mucho”.

“Please Please Me” es el único trabajo de toda la historia de la banda en el que John y Paul firman las canciones como McCartney-Lennon en lugar del Lennon-McCartney que pasaría  a la historia. En la foto de portada, el grupo se asoma desde las escaleras de las oficinas de EMI (foto tomada por Angus McBean), mirando desde arriba, desde la cima…, no se bajarían de allí en los próximos siete años…

El disco arranca con “I saw her standing there” (enlace). ¡Qué gran forma de empezar la leyenda!, este tema te atrapa desde el principio y, sobre todo en la época (1963), es una descarga brutal de adrenalina. Gran rock de Paul en el que John ayudó con la letra, especialmente con el primer verso; Paul escribió  “She was just seventeen, never been a beauty queen“, la única opinión que esto le mereció a Lennon es que “era una mierda“, y añadió “and you know what I mean“, no hace falta comentar la diferencia… Paul canta y John hace los coros mientras George realiza un fantástico e inusual solo de guitarra. Con “Misery” (enlace), John y Paul, quisieron componer un tema para Helen Shapiro, pero finalmente les gustó y se la quedaron. George Martin toca el piano.

Tras dos canciones propias, los Beatles atacan tres versiones. “Anna (Go to him)” (enlace) es un original de Arthur Alexander, que él mismo interpretó apenas un año antes y en el que John lleva la voz cantante y George y Paul responden a los coros. La fantástica “Chains” (enlace) de Carole King supone el debut de George al micrófono, con Paul y John los coros. La última de la tripleta de versiones es el “Boys” (enlace) de Dixon y, si la anterior supuso el debut vocal de George, este es el de Ringo. El tema original está intratado por The Shirelles y sorprende, desde la malpensante óptica actual, que no cambiaran la letra para adaptarla a un grupo masculino (y  heterosexual).

Tiempo para los temas correspondientes a los temas de su segundo y exitoso single. La cara B “Ask me why” (enlace) y la “supermelodía”, como la calificó George Martin, “Please please me” (enlace) sirven para cerrar la primera cara del disco.

Si la cara A terminó con los temas editados en su segundo single, la cara B abre con las canciones que conformaron su sencillo de debut: “Love me do” (enlace) y “PS I Love you” (enlace), si bien en el caso de la primera la regrabaron esta vez con Ringo a la batería.

El disco continua con la extraordinaria versión de la  fabulosa “Baby It’s You” (enlace) que compuso Burt Bacharach y popularizaron las Shirelles.Do you want to know a secret” (enlace), el siguiente tema, pone de nuevo a George al micrófono a pesar de ser una canción -muy buena, por cierto-  de Lennon. Paul toma el mando vocal con “A Taste Of Honey” (enlace), una versión correspondiente a la banda sonora de la película homónima.En este punto, el grupo ha demostrado su sorprendente eclecticismo musical, especialmente en la elección de las versiones.

Con “There’s A Place” (enlace) volvemos a un estilo más pop aunque, según el propio Lennon,  “fue un intento de hacer algo de negros, tipo Motown”. Y así llegamos al gran final que supone “Twist And Shout” (enlace) que, en contra de lo que mucha gente cree, no es una composición de John y Paul. Los autores son Medley y Rusell.  Tampoco es cierto que la versión original sea de los Isley Brothers (aunque fueron quienes la popularizaron), la original es de The Top notes en 1961. La canción era mucho más blanda en origen, los Beatles la endurecieron y John se quedó una semana sin voz después de grabarla. El estudioso de los Beatles Enrique Cabrera escribe ” tras haber estado grabando más de 10 horas, los Beatles aun tenían algo de tiempo así que decidieron grabar su habitual canción para acabar un concierto. Se hicieron DOS tomas de la canción, pero la buena fue la primera (como no podía ser de otra manera). John había estado tomando pastillas para la garganta todo el día, y cuando llegó al Twist and Shout sabía que su maltratada voz solo podría intentarlo una vez. El resultado, una voz rota y desgarrada a lo largo de la canción que movió los cimientos de la música moderna”.

Es un disco estupendo. Aún si no tuviéramos en cuenta que es un disco de debut -circunstancia que aumenta su mérito-, cabría destacar la calidad y frescura de las composiciones propias, la sorprendente selección de versiones y la excelente interpretación tanto a nivel vocal como instrumental durante todo el álbum.

El LP salió en Inglaterra el 22 de marzo de 1963 y alcanzó el nº 1, permaneciendo en ese puesto durante 30 semanas hasta el 7 de diciembre de 1963, fecha en la que fue sustituido en la primera posición por el segundo LP del grupo, “With The Beatles”. Fue la banda más joven en conseguir un número 1 en su debut. Empezamos con los récords

Tras conquistar su país de origen, George Martín quería editar el disco en USA. Quedaba pendiente, pues, la asignatura americana…

…pero Capitol Records (filial americana de EMI) rehusó le edición del disco por considerar que no tendría éxito fuera de Inglaterra. Finalmente el disco se editó con diferente tracklist (sin “Please please me” ni “Ask me why”) bajo el modesto sello Vee Jay Records con el título “Introducing The Beatles”…, ni siquiera entró en listas.

Texto: Guillermo Mittelbrunn. 20 de agosto de 2011