Paul McCartney (Wings): “Red Rose Speedway” (1973) (7/10)

Big Barn Bed
My Love
Get On The Right Thing
One More Kiss
Little Lamb Dragonfly
Single Pigeon
When The Night
Loup (1st Indian On The Moon)
Medley: Hold Me Tight/Lazy Dynamite/Hands Of Love/Power Cut

Todas las canciones compuestas por Paul McCartney

Producido por Paul McCartney

Espoleado por las críticas hacia su nuevo proyecto musical, el grupo Wings, Paul McCartney no sólo no se achantó sino que decidió sacar al grupo de gira (para lo que añadieron a un nuevo guitarrista solista a la formación, Henry McCullough) y emprender la aventura de grabar un disco doble. Paul y los Wings compatibilizaron los shows con sesiones de grabación  entre marzo y octubre de 1972. McCarney tenía claro que, tras las críticas sufridas por “Wild Life” y los singles del grupo editados durante 1972 (las polémicas “Give Ireland Back to the Irish” y “Hi Hi Hi” y la estúpida “Mary Had A Little Lamb“), tenía que esmerarse en su siguiente trabajo discográfico si quería que Wings fuese tomado en serio.

De esta forma, Paul, Linda, Denny Laine, Henry McCullough y Denny Seiwell, ensayaron y ensamblaron una treintena de canciones que debería componer su futuro doble LP. El 13 de diciembre de 1972, Paul entregó a la discográfica un doble acetato con la que debería ser la configuración final del disco, a saber: CARA A: “Big Barn Bed”, “My Love”, “When The Night” y “Single Pigeon”; CARA B: “Tragedy”, “Mama’s Little Girl”, “Loup (1st Indian On The Moon)” y “I Would Only Smile”; CARA C: “Country Dreamer”, “Night Out”, “One More Kiss” y  “Jazz Street”; CARA B: “I Lie Around”, “Little Lamb Dragonfly”, “Get On The Right Thing”, “1882 (live)” y “The Mess I’m In (Live)”. Fuera de esta selección de 17 canciones quedaron otras como: “Seaside Woman“, escrita y cantada por Linda McCartney , la estupenda “Soily“, que acabó viendo la luz en el álbum de 1976 “Wings Over America”, “Best Friend” y “Thank You Darling“.

Sin embargo, aunque la banda estaba muy contenta con el álbum doble, EMI -la discográfica de Paul- consideró el álbum poco comercial y solicitó a Paul que hiciera una selección de canciones reduciéndolo a un sólo LP. Así, salieron del tracklist  la balada “Tragedy“, la excelente “Mama’s Little Girl“, la composición de Laine “I Would Only Smile“, las folkies “Country Dreamer” y “I Lie Around” -que acabaron siendo usadas como caras B de futuros singles- y, las rockeras “Night Out“, “1882!” y “The Mess” (editada luego como cara B) y la joya instrumental “Jazz Street“. La supresión de estos temas algunos, como “Mama’s Little Girl” o “Jazz Street” de calidad superior a la mayoría de las incluídas en la selección final, hizo que el disco perdiera varios enteros. Sobre esto Henry McCullough comentó: “Estaba deslumbrado por el disco doble, era genial, escuchabas a otro McCartney, muy distinto y, para mí, mucho mejor. Pensé, ¡Genial!, al fin está haciendo cosas que le van a gustar a mis amigos. Era buen rock. Pero no vio la luz”, en un sentido similar se llegó a manifestar Denny Laine: “El doble era muy bueno, como álbum sencillo le falta algo”.

Sea como fuere, el disco acabó editándose en abril de 1973 como LP sencillo… y consiguió un rutilante número 1 en Estados Unidos y un número 5 en Inglaterra. Paul y sus Wings lo habían conseguido. Este gran éxito de ventas se debió en gran medida a la edición y enorme éxito del single “My Love” (número 1).

El disco arranca con “Big Barn Bed“, el primero de los tres cortes procedentes de las sesiones de grabación de RAM que se incluyen en el disco.  Se trata de un medio tiempo de lejanos tintes rockeros que sirve de aperitivo para la sublime “My Love“, un azucarado pastelón de canción que es tan sensiblero como absolutamente brillante en lo musical.

Get On The Right Thing“, otro tema procedente de las sesiones de RAM,  quiebra la peligrosa tendencia hacia el AOR con la que hasta el momento amenazaba el álbum. Buen tema, si bien lejos de la fantástica “One More Kiss“, una excelente canción en tonos country que eleva la puntuación del disco varios enteros. Una joyita rara vez destacada.

La cara A del disco termina con “Little Lamb Dragonfly“, una enorme canción dividida en tres secciones diferenciadas  que también procede de las sesiones de RAM. Original y emocionante

La CARA B no puede empezar mejor con “Single Pigeon“, una fantástica melodía apoyada por uno de esos clásicos fraseos de piano made in McCartney que está a punto de naufragar a causa de un estribillo que no está a la altura de las sobresalientes estrofas. Fantástica en cualquier caso. “When The Night” mantiene el buen nivel general aunque acaba haciéndose ligeramente repetitiva hasta llegar a la parte final, lo mejor de la canción. En “Loup (1st Indian On The Moon)“, los Wings se visten de Pink Floyd es una especie de jam session surrealista en la que lo que más destaca es el sonido del bajo Rickenbaker de Paul. Entretenida.

Aforntamos el final del LP con un medley de cuatro canciones  y más de 11 minutos de duración: “Hold Me Tight/Lazy Dynamite/Hands Of Love/Power Cut“. Dicho medley fue añadido al final, una vez se descartó la posibilidad de que el álbum fuese doble. Arranca con “Hold Me Tight” un fantástico corte con reminescencias de “Abbey Road” que se fusiona con naturalidad con “Lazy Dinamite” que, siendo un buen tema, se hace muy largo antes de llegar a la festiva “Hands Of Love” y terminar con la intensa “Power Cut”.

Un buen disco de McCartney, quizás falto de mayor consistencia. Tiene algunas muy buenas canciones (“My Love”, “One More Kiss”, “Single Pigeon”, “Little Lamb Dragonfly”) pero la mayoría del resto, sin ser ni mucho menos malas canciones, no mantiene el nivel. Sorprende que fueran descartadas canciones como  “Best Friend“, “Mama’s Little Girl“, “Jazz Street“, “Night Out” o “The Mess” en favor de otras como “When The Night” o “Get On The Right Thing”. Podría haber sido un gran disco, pero se quedó en el notable. Como el propio McCartney reconoció: “Nos quedamos a medio camino, se nota que aún no teníamos la confianza ni el sonido que necesitábamos”.

VALORACIÓN GUILLETEK: 7 / 10

Paul McCartney (Wings). “Wild Life” (1971) ( 5/10 )

Mumbo
Bip Bop
Love Is Strange
Wild Life
Some People Never Know
I Am Your Singer
Bip Bop Link
Tomorrow
Dear Friend
Mumbo Link

Producido por Paul y Linda McCartney

Paul McCartney dio un repentino e inesperado giro a su carrera a finales de 1971. Ansioso de volver a formar parte de una banda reclutó, además de a su esposa Linda, al guitarrista y ex -líder de Moody Blues Denny Laine y al batería Denny Seiwell, con el que ya había colaborado en “RAM. Retomando la idea del malogrado proyecto “Get Back”, Paul quería ensayar material nuevo en el estudio y tocarlo en directo. McCartney se inspiró en el trabajo de 1970 de Bob Dylan “New Morning”, teóricamente ensayado y grabado en 5 días. “Quería que fuera muy espontáneo, no quería ser muy cuidadoso”, declaró el propio Paul. Con un sonido rudo y ausente de cualquier preciosismo McCartney y sus Wings intentaron capturar la vitalidad y la frescura de una grabación en directo, grabando todo en vivo en el estudio y realizando muy pocas tomas de cada canción.

Desde luego, McCartney consiguió su propósito y el disco suena fresco y espontáneo…, no obstante, tiene un gran problema:  es francamente malo. Editado en 1971, la crítica no tuvo piedad con el LP (Rollingstone habló de “un trabajo de segunda categoría”) a pesar de obtener un relativo éxito comercial (número 10 en USA y 11 en UK). Es, sin lugar a mucho debate, el peor disco en la carrera del genio de Liverpool. “A la crítica no le gustó nada “Wild Life” cuando salió y, la verda, me hicieron pensar que realmente era una basura de disco…, pero lo escuché un par de años después y me gustó. Ok, no es una joya pero es algo distinto…, y no funcionó tan mal…, parece que a alguna gente le gustó”, decía McCartney años después. El caso es que es muy malo.

El LP arranca con “Mumbo“, uno de los mejores cortes del disco. Potente rock de letra horripilante que nos presenta a un grupo con ganas de pisar fuerte. No obstante la buena carta de presentación queda destruida en mil pedazos tras escuchar la infantil “Bip Bop” y la horrible versión del “Love Is Strange” de Mickey & Silvia en formato reggae.

Las cosas mejoran algo, y bastante, con la oscura “Wild Life“, en la que lo que más destaca es la estupenda voz de Paul  y lo que menos su ñoña letra pro-ecologista. Una notable canción para cerrar la cara A.

Tras una cara A absolutamente decepcionante con apenas dos buenos momentos, “Some People Never Know“, la bonita melodía con la que McCartney nos obsequia para abrir la cara B, nos hace albergar esperanzas…, incluso a pesar de la lamentable segunda voz interpretada por Linda, pero la insulsa “I Am Your Singer” nos devuelve a la realidad.

Cuando ya nos disponemos a levantar la aguja del tocadiscos “Tomorrow” nos recuerda vagamente al gran compositor de baladas que siempre fue Paul McCartney y la soberbia “Dear Friend” -intento musical de reconciliación con John Lennon tras las puyas que ambos se lanzaron a través de sus LP’s “Ram” e “Imagine”- nos recuerda que este hombre, a pesar de haber firmado un disco lamentable, aún tenía mucho que ofrecer al mundo.

VALORACIÓN GUILLETEK: 5 / 10


McCARTNEY, Paul. “RAM” (1971). (9,5/10)

Too Many People
3 Legs
Ram On
Dear Boy
Uncle Albert/Admiral Halsey
Smile Away
Heart Of The Country
Monkberry Moon Delight
Eat At Home
Long Haired Lady
Ram On
The Back Seat Of My Car

Producido por Paul y Linda McCartney

En mayo de 1971, Paul  McCartney editó su segundo disco en solitario: “RAM”. Tras “McCartney”, publicado el año anterior y  merecedor de duras críticas por su austera producción a pesar de su éxito comercial, Paul contó con numerosos músicos de sesión para afrontar este álbum. Así, aunque McCartney se encargó de las voces, bajo, piano, teclados, ukelele y varias guitarras, contó con los guitarristas Dave Spinoza y Hugh McCracken y con el baterista Denny Seiwell, y utilizó los estudios A&R de Nueva York en busca de un sonido mucho más “profesional”.

Paul decidió que su esposa, Linda, participara activamente en el álbum al punto que aparece acreditada y hace los coros en varias canciones McCartney, siendo éste uno de los hechos que más polémica causó en su momento entre los críticos del álbum… Porque “Ram” recibió algunas críticas durísimas. Rollingstone llegó a hablar de un disco que “representa la descomposición del rock de los sesenta. Es inconsecuente e irrelevante. Está claro que McCartney necesita un compañero musical al lado, y no puede ser Linda”. Curiosamente en 2012 esta misma publicación dijo “es una obra maestra que quizás no entendimos en su momento”. Y es que lo que le ocurrió a Rollingstone le ocurrió a gran parte de la crítica, el disco fue tan machacado en los 70 (“Insustancial y moñas” según Playboy, “Mediocre” para NME), como elogiado 20 años después (“Gran disco con enormes melodías”, Allmusic; “brillante y fascinante”, Uncut).

Incluso los ex-compañeros de Paul fueron muy duros con el LP. Ringo dijo “me hace sentir triste escuchar los discos de Paul. Sé que es un gran artista, creativo e inteligente, pero escuchas RAM y no hay ni una canción que merezca la pena…, desaprovecha su talento” y John no dudo en decir “¿RAM?, es una mierda. “McCartney” no era gran cosa pero por lo menos había alguna buena canción, como “Junk”. “Three Legs” y los principios de “Ram On” y “Uncle Albert” no están mal pero toda esa basura a lo opera-pop…”

¿Por qué tanta animadversión ante un LP que, como veremos, es realmente fantástico? No nos olvidemos de que Paul fue proclamado oficialmente el “culpable de la separación de los Beatles” y que, en este momento, se encontraba en litigios legales contra George, John y Ringo por la disolución de sus negocios comunes. “Ram” no recibió críticas justas, estaban criticando a Paul McCartney, no a su obra. Una vez la imagen pública de Paul mejoró, el disco comenzó a valorarse.

Centrándonos en lo musical, el disco se abre con la polémica “Too Many People“, un excelente medio tiempo que no pasaría a la historia por su indudable valía melódica sino por sus mensajes velados hacia John. Y es que , aunque Paul McCartney y John Lennon fueron como hermanos durante casi 15 años,  a partir de 1970 su relación fue espectacularmente hostil. La tensión llegó al gran público cuando ambos músicos empezaron a lanzarse dardos desde sus canciones. En este aspecto fue Paul el primero en golpear  con su disco “Ram” (en cuya contraportada se pueden ver dos escarabajos –beetles- en actitud de darse por culo-).  La primera de las canciones con mensaje es esta Too Many People”. Paul arranca criticando la pose de John y Yoko (“Demasiada gente haciéndose el “underground, demasiada gente predicando sermones. No les dejes que te digan lo que quieres ser, es una locura, yo no lo hago), para luego recriminar a John no haber aprovechado la suerte de estar en los Beatles y renegar de ellos  (“Ese fue tu primer fallo, cogiste tu golpe de suerte y lo partiste en dos). Lennon contestaría con la mordaz “How Do You Sleep”, pero eso es otra historia.

El buen nivel se mantiene con el blues “3 Legs“, un estupendo tema fabulosamente interpretado, y la extraordinaria y campestre “Ram On“, en la que Paul se encarga de todos los instrumentos. Uno de los momentos del disco llega con “Dear Boy“, una joya pop que no desmerece en nada la obra de Paul con los Beatles. Tan hermosa como inteligentemente arreglada, recibe claras influencias de los Beach Boys en cuanto a los arreglos vocales (Paul profesa absoluta admiración por el líder de los Beach Boys, Brian Wilson). Una canción 10.

Uncle Albert/Admiral Halsey” es el single del álbum y alcanzó el número 1 en las listas, además de suponerle un premio Grammy. Inspirada “opera-pop” de Paul en la que destacan especialmente sus extraordinariamente melódicos primeros dos minutos. Supuso la primera colaboración post-beatle entre Paul y George Martin, que escribió el arreglo para la canción que, en la grabación, interpretó la Filarmónica de Londres. Tras un inicio de álbum muy sosegado y alejado del rock, la cara A se cierra con “Smile Away“,  la primera subida de decibelios del disco. Un tema correcto, nada más, con una estúpida letra. Posiblemente, lo peor del LP.

La cara B se abre con la jazzy e inspirada “Heart Of The Country“, una de mis debilidades y una canción brillante que nos retrotrae a los tiempos del “Álbum Blanco” de los Beatles. El sosegado aire country-jazz de la cancion sirve de perfecto preludio a la bizarra “Monkberry Moon Delight“, una interesante y extraña canción, con una aún más extraña letra, en la que Paul literalmente se desgañita sacando un tremendo provecho a sus versátiles cuerdas vocales y que fue versionada con éxito en 1979 por Screamin’ Jay Hawkins.

Eat At Home” es el tema más comercial del LP y todo un homenaje musical de Paul a su ídolo Buddy Holly en el que Paul juguetea con metáforas sexuales. Buen tema. “Long Haired Lady” es un nuevo “tema río” de Paul que, si bien queda lejos de “Uncle Albert/Admiral Halsey” y tiene momentos que pueden resultar tediosos, tiene pasajes francamente interesantes.

Y llegamos al final, la magnífica “The Back Seat Of My Car“, un tema sencillamente prodigioso que Paul ya ofreció sin éxito a los Beatles en su última época. Los arreglos, la instrumentación, la voz de Paul y su estupendo coro final (“Ooooh We believe that we can’t be wrong”)…, todo es magistral. Una canción para la historia, que sirve de colofón a un magnífico álbum injustamente denostado por la crítica (no por el publico que lo aupó al número 1), y al que el tiempo le ha dado la razón. Uno de los mejores álbumes de los 70.

VALORACIÓN GUILLETEK: 9,5 / 10.