THE BEATLES. Capítulo 18 (1980). The Dream Is Over. El asesinato de John Lennon

“Básicamente lo hemos decidido, sin ningún gran drama, para estar con nuestro bebé tanto como nos sea posible…, hasta que sintamos que podemos tomarnos el tiempo libre para disfrutar de nosotros mismos trabajando en cosas fuera de la familia”, así explicaba John en una entrevista concedida en Tokio en 1977, cuando ya llevaba dos años retirado. “Rock & Roll” , de 1975, fue el último disco editado por Lennon pero era un disco de versiones por lo que, en 1980, el mundo llevaba 6 largos años -“Walls & Bridges” es de 1974- sin ninguna nueva canción del genial artista.

En enero de 1980, John anuncia su vuelta al estudio. Al mes siguiente John y Yoko conceden una jugosa entrevista a Playboy en la que John explica las razones de su retiro: “He estado horneando pan y cuidando al bebé. Había estado bajo obligación o contrato desde que tenía 22 años y hasta después de cumplir 30. Después de esos años, eso era todo lo que conocía. No era libre. Estaba enjaulado. Mi contrato era la manifestación física de estar en prisión. Fue más importante encararme a mí mismo y encarar la realidad que continuar una vida de rock ‘n’ roll y seguir bajo los caprichos de tus actuaciones o de lo que el público opina de ti. El rock ‘n’ roll dejó de ser divertido. Decidí no tomar las opciones estándar de este negocio… ir a Las Vegas y cantar tus éxitos, si tienes suerte, o ir al infierno, que es a donde Elvis se fue. No necesito sacar 20 discos ni ganar 100 discos de oro…, no lo necesito. Dejemos eso a Wings. Que se olviden de mí, que vayan tras Paul o Mick Jagger. Yo no estoy aquí para eso. Lo estoy diciendo en negro sobre blaco junto con todos los senos y los culos de la página 196. No me molesten. Vayan a jugar con los Rolling Wings.

John afronta la preceptiva pregunta, ¿volverán los Beatles?: ¿Quieres que regresemos a mis días de colegio? ¿Por qué debemos regresar 10 años atras para ofrecerte una ilusión que yo sé que ya no existe? No puede existir. ¿Por qué deberían dar más los Beatles? ¿No lo dieron todo en 10 años? ¿No se dieron a sí mismos? ¡No puede volver a ser! Todos hablan de algo bueno que terminó como si se acabara el mundo. Pero cumpliré cuarenta cuando esta entrevista salga. Paul tiene 38. Elton John, Bob Dylan…, todos somos relativamente jóvenes. El juego no ha terminado. Todos hablan en términos del último disco o del último concierto de The Beatles, pero habrán otros cuarenta años de productividad. No estoy juzgando si “I Am The Walrus” es mejor o peor que “Imagine”. Eso lo deben juzgar otros. Yo lo estoy creando. Yo lo creo. No me paro atrás y juzgo… Aunque creo que “Imagine”, “Love” y esas canciones de la Plastic Ono Band se equiparan a cualquier canción que escribí cuando era un Beatle. Ahora, tal vez se tardará 20 ó 30 años en apreciarlas, pero el hecho es que te darás cuenta que son tan buenas como cualquier cosa que fue hecha en mi época Beatle… De hecho, no estoy satisfecho con ningún jodido disco de The Beatles. Cuando yo era un Beatle pensaba que éramos el mejor grupo pop o algo así. Pero me pones esas canciones hoy y quiero rehacer cada una de ellas. No existe una sola… Escuché “Lucy In The Sky With Diamonds” en el radio anoche. Es abismal, ¿sabes? La canción es simplemente terrible. Quiero decir, es buena, pero no fue hecha de la manera apropiada, ¿me entiendes? Pero ese es el viaje artístico, ¿no? Eso es por lo que continúas adelante. Creo que hicimos algunas cosas buenas y otras malas.

“¡Joder! los cuatro dormíamos en el mismo cuarto, prácticamente en la misma cama, en el mismo camión, vivíamos juntos noche y día, ¡comíamos, cagábamos y orinábamos juntos! ¿Me entiendes? ¡Hacíamos todo juntos!  Ya sabes, están felicitando a los Stones por estar juntos 112 años y preguntándose al mismo tiempo por qué siguen juntos. ¿Qué no pueden estar solos? ¿Tienen que estar rodeados de un grupo? Está bien a los 16, 17 ó 18 años tener compañeros hombres e ídolos, ¿OK? Es tribal y es parte de las pandillas y está bien. Pero cuando continúas haciéndolo a los cuarenta, significa que todavía tienes 16 años en la mente.”

“En resumen, The Beatles no existen y nunca más podrán existir. John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Richard Starkey podrían montar un concierto, pero nunca serían The Beatles cantando “Strawberry Fields” o “I Am The Walrus” de nuevo porque ya no tenemos 20 años. No podemos ser ellos de nuevo ni lo puede ser la gente que nos escucharía… Pero no me malinterpretes. Aún amo a esos tipos. The Beatles terminaron pero John, Paul, George y Ringo seguirán”.

El entrevistador pregunta, cómo no, a John sobre su relación con el resto de los miembros de los Beatles: “No somos ni los mejores amigos del mundo ni nos llevamos mal. Ni lo uno ni otro. No he visto a ninguno de los Beatles por no sé cuánto tiempo.

Lennon habla en particular de su relación con cada Beatle, así, sobre Ringo dice: “Ringo era una estrella por derecho propio en Liverpool antes de que lo conociéramos. El era un baterista profesional que cantaba e interpretaba y además estaba en uno de los grupos más importantes de la Gran Bretaña. Así que el talento de Ringo hubiera salido de alguna u otra manera. No sé en qué hubiera terminado, no lo sé, pero hay algo en él que implica proyección y  hubiera destacado con o sin The Beatles. Ringo es un muy buen baterista. No es técnicamente bueno, pero creo que la forma de tocar de Ringo está infravalorada,  como la de Paul con el bajo. Paul fue uno de los bajistas mas innovadores. Y la mitad de las cosas que se hacen ahora son copias de lo que él hizo con The Beatles. Es un egomaniaco sobre todo lo que se relaciona con él, pero siempre fue modesto en relación a su forma de tocar el bajo. Creo que Paul y Ringo están al nivel de cualquier músico de rock. Ninguno de nosotros podía leer su música. Ninguno podía escribirla. Pero como músicos puros, como seres humanos inspirados para hacer ruido, son tan buenos como cualquier otro”.

Con George, sin embargo, no tiene tan buenas palabras:” Creo que “All Things Must Pass” fue un buen disco, aunque creo que era muy largo... De todas formas estoy bastante dolido con George, su autobiografía, “I, Me, Mine”, me hizo daño. El sacó un libro de su vida en donde, por omisión, señala que mi influencia en su vida es absolutamente nula. En su libro, que claramente está diseñado para mostrar sus influencias en cada canción que escribió, recuerda cada músico o guitarrista de poco valor que conoció en los años subsecuentes, pero yo no estoy en el libro… La relación entre George y yo fue aquella de un seguidor joven con alguien mayor. Él tiene tres o cuatro años menos que yo. Es una relación amor-odio y creo que George todavía resiente que yo haya sido el papá que dejó el hogar…. El caso es que me dejó a un lado, como si yo no existiera. No quiero ser tan egocéntrico, pero el fue un discípulo mío cuando empezamos. Recuerdo el día en que llamó para pedir ayuda para “Taxman”, una de sus mejores canciones. Le di algunas líneas para ayudarlo con la canción porque eso fue lo que pidió. No me apetcía hacerlo. Pensé: “oh, no, no me digas que ahora tengo que hacer el trabajo de George”, pero, porque lo quería, le dije que sí. Lo de componer era cosa mía y de Paul. Él se quedaba fuera porque no tenía nuestro nivel. Si escuchas los primeros álbumes de The Beatles, las versiones inglesas, él sólo tenía una canción. Las canciones que él y Ringo cantaban al principio eran las canciones que eran parte de mi repertorio en los salones de baile. Yo solía escoger las canciones para ellos de mi repertorio, las más fáciles de cantar. Así que estoy ligeramente resentido por el libro de George”.

Y, por supuesto, Paul es el que más tiempo se lleva en la entrevista: “Alguien me preguntó sobre qué pensaba del último álbum de Paul y yo comenté que parecía que Paul estaba deprimido y triste. Escuché una canción, “Coming Up”, que pienso que es muy buena. Después oí alguna otra que sonaba como si él estuviera deprimido. Pero no sigo su trabajo. No sigo a Wings. No me importa lo que Wings esté haciendo o qué está haciendo el nuevo álbum de George o lo que está haciendo Ringo. No me interesa, no más de lo que estoy interesado en lo que están haciendo Elton John o Bob Dylan. No es insensibilidad, es sólo que estoy muy ocupado viviendo mi propia vida para estar siguiendo lo que la otra gente hace, sea The Beatles o la gente con la cual fui a la escuela o la gente con la que tuve relaciones intensas antes de conocer a The Beatles. Pero, para ser franco, siento cierta admiración por cómo Paul empezó de cero, formando una nueva banda y tocando en salones de baile pequeños porque eso es lo que quería hacer con The Beatles. Quería que regresáramos a los salones de baile y que experimentáramos eso de nuevo. Pero yo no lo hice. Admiro que se haya bajado de su pedestal, hizo lo que quería hacer. Eso está bien. Aunque, musicalmente, creo que “The Long And Winding Road” fue su última bocanada de aire. Aunque en realidad no he escuchado nada suyo… No pienso lo que dije en “How Do You Sleep”, eso de que “todo lo que hiciste fue “Yesterday”/Ayer y ahora eres sólo “Another Day”/Uno más”…, no  lo pensaba. Pero usaba mi resentimiento en contra de Paul para crear una canción, pero sí pienso que, de alguna manera, a Paul se le murió la creatividad.

“Pero no hay problema con Paul, simplemente hace tiempo que no nos vemos y hablar con él es difícil. No he hablado realmente con él en 10 años. Debido básicamente a que no he estado con él. He estado haciendo otras cosas y él también. Tú sabes, el tiene como 25 hijos y como 20 millones de discos en el mercado, ¿cómo podría gastar su tiempo en hablar? Siempre está trabajando… Hubo una época en el que Paul venía constantemente con una guitarra. Lo dejaba entrar pero finalmente le dije: “Por favor, llámame antes de venir. Ya no estamos en 1856 y no puedes presentarte así. Sólo llámame antes”. Se molestó por mi comentario pero no se lo dije en mal plan. Lo que le quise decir es que me estaba encargando del bebé todo el día y tenía que lidiar con un tipo que aparecía en la puerta. Bueno, de todas formas, esa noche, él y Linda volvieron y yo estaba sentado viendo el “Saturday Night Live” y un tipo apareció ofreciendo $3,200 si íbamos y cantábamos tres canciones. Yo le dije a Paul que el estudio estaba cerca y Paul dijo: “Ja! ¿No sería divertido ir?”. Casi vamos al estudio, sólo como broma. Casi nos vamos en taxi para allá pero estábamos muy cansados y no fuimos… Pensándolo ahora, fue la última vez que vi a Paul”.

No echo de menos a Paul a la hora de hacer música. Nunca he sentido la pérdida. No quiero sonar negativo, como si no necesitara a Paul, porque cuando él estaba ahí obviamente funcionaba. Pero no puedo… Es más fácil decir lo que yo le di que lo que el me dio a mí. Y el diría lo mismo. Pero lo cierto es que funcionábamos bien, hicimos muchas canciones cara a cara en el cuarto de hotel o en una camioneta. En general, pordríamos decir que podrías decir que él aportó optimismo, mientras yo siempre me iba por la tristeza, la discordia, un cierto dejo de tristeza. Hubo un periodo en el cual yo no escribí canciones con melodía. Paul hizo todas esas buenas melodías y yo sólo aporté puros gritos de rock ‘n’ roll.  Paul estaba muy capacitado, tocaba muchos instrumentos. Decía: “¿Por qué no cambias eso? Has incluido esta nota 50 veces en la canción”. Ya sabes, yo enganchaba una nota y la repetía todo el tiempo. Por otra parte, yo era el que sabía hacia dónde ir con una canción, una historia que Paul había empezado. Yo siempre lo tuve más fácil con las letras, aunque Paul es un letrista muy capaz que no piensa que lo es. Así que no lo trabaja. Más que enfrentar el problema, lo evita. “Hey Jude” es un buen conjunto de versos. Yo no contribuí a la letra ahí. Y hay un par de líneas que  indican que es un buen letrista. En esos días, no nos preocupaba la letra siempre y cuando la canción tuviera un tema vago, “ella te ama, él lo ama, todos se aman”. Era el gancho, la línea y el sonido lo que buscábamos. Esa es aún mi actitud pero no puedo dejar las letras solas. Todavía tengo que hacer que tengan sentido al ser aisladas de las canciones”.

La entrevista finaliza con el entrevistador proponiéndole a John que le hable sobre algunas canciones:

PLAYBOY: Se dijo que “It won’t be long” presenta “cadencias eólicas de reminiscencias clásicas”…
“A día de hoy, no tengo la más mínima idea de que quiere decir…a mí me suena a pájaros exóticos…”

PLAYBOY: ¿Qué me dices de “In my life”?
“Es la primera canción que escribí conscientemente sobre mi vida…Paul me ayudó con la parte central de la canción”

PLAYBOY: “Yesterday”…
“¿Qué te voy a decir de Yesterday?… He recibido muchas felicitaciones por Yesterday, pero yo no la escribí…Es únicamente de Paul, es la canción de Paul, es su bebé…Es preciosa, pero yo nunca deseé haberla escrito “

PLAYBOY: “With a little help from my friends”…
“También es de Paul… Yo le ayudé con algunos versos”

PLAYBOY: “I am the walrus”…
“La primera línea la escribí en un viaje de ácido. La siguiente línea la escribí en el siguiente viaje de ácido. En realidad es un poco una crítica del Hare Krishna…Son referencias un poco oscuras.”

PLAYBOY: ¿Qué me cuentas de “She came in through the bathroom window”?
“Es de Paul, la escribió en Nueva York…Creo que fue cuando conoció a Linda…Quizás fue ella quien entró por la ventana…No lo sé”

PLAYBOY:”I feel fine”
“Ese soy yo…Es la primera vez que se grabó un efecto “feedback”…Desafío a cualquiera a que me muestre una grabación anterior

PLAYBOY: “When I’m 64”
“Completamente de Paul. Yo nunca podría haber escrito algo así.”

PLAYBOY: “A day in the life”
“Estaba leyendo un día el periódico y leí dos noticias. Una era sobre el heredero de Guiness que se había matado en coche…En la siguienta página estaba la noticia de los agujeros en Blackburm…Incluí todo eso en la letra. La contribución de Paul es la fantástica parte central. Creo que la canción es jodidamente buena”.

PLAYBOY:”I wanna be your man”
“Paul y yo la escribimos para los Stones. Necesitaban una canción y la compusimos delante de ellos…Creo que fliparon…A partir de entonces Mick y Keith empezaron a escribir y componer juntos”

PLAYBOY: “Strawberry fields”
“Es un lugar real, estaba cerca de mi casa…Le di un toque surreal…Lewis Carroll influyó mucho en mí, yo veo el mundo así, soy surrealista…Quizás pueda parecer loco, pero no lo estoy… “

PLAYBOY: “Help!”…
“Estaba pidiendo auxilio de verdad…Estaba gordo e inseguro y me encontraba perdido…De todas maneras estando en los Beatles no se notaba que yo estuviera hecho polvo…Desayunábamos con Marihuana y vivíamos en una burbuja “

PLAYBOY: ¿Qué nos cuentas de la canción de Paul “Hey Jude”?
“Es genial. Paul dice que es sobre Julian, se le dan muy bien los críos y, para Jules, era como un tío… Pero yo siempre he creído que hablaba de mí…¡Joder!, ¡parezco uno de esos fans que busca cosas raras en las canciones!, pero de verdad lo creo… Yoko acababa de entrar en escena y, subsoncientemente, estaba diciendo “Hey John”, “vete con ella”, su ángel interior decía “Dios os bendiga”, su demonio sin embargo no quería perder a su compañero…”

PLAYBOY: “Because”
“Estaba escuchando a Yoko tocar el piano…Era la “Sonata del Claro de Luna”…Le dije “¿puedes tocarla al revés?”…Lo hizó y compuse la melodía sobre aquello”

PLAYBOY: ¿Por qué firmabais como Lennon-McCartney si muchas de vuestras canciones eran trabajos en solitario?
“Paul y yo hicimos un trato cuando teníamos 15 años, nunca hubo nada escrito, ningún contrato…Decidimos que así fuera y nunca hubo ningún problema”

PLAYBOY: “Do you want to know a secret”…
“Está basada en una canción infántil que mi madre me cantaba… Escribí la canción y se la di a George para que la cantara…Él no cantaba muy bien entonces (1964) pero esta era fácil de cantar, ahora ha mejorado muchísimo”

PLAYBOY: “Across the Universe”…
“Los Beatles no la grabaron bien, creo que -a veces- Paul subconscientemente trataba de destruir mis grandes canciones. Siempre experimentábamos con ellas…mira “Strawberry fields”…Funcionaban pero no quedaban todo lo bien que deberían…Podíamos pasar horas y días perfeccionando una canción de Paul, sin embargo cuando llegábamos a las mías, entrábamos en un clima de experimentación y dejadez…”

PLAYBOY: ¿sabotaje?
“Inconscientemente sí. Quizás estoy paranoico… “

PLAYBOY: ¿Qué esperas de los 80?
“Podemos hacer realidad nuestros sueños. Todo es posible…Pero no espereis que ni Ronald Reagan, ni Bob Dylan, ni John Lennon, ni Yoko, ni Jesucristo vayan a hacerlo por vosotros…Tenéis que hacerlo vosotros mismos, son vuestros sueños”.

John hizo un repaso de todo y de todos en esta entrevista. Lennon mantiene su habitual irónica arrogancia en sus respuestas, especialemente al hablar de George y de Paul. John seguía la carrera de George y, sobre todo, la de Paul. La propia Yoko reconoció que John escuchaba los discos de McCartney en solitario y, frecuentemente, acababa llorando. Pero John tenía que mantener su imagen de chico duro de Liverpool, tal y como comenta Paul: “es típico de John, por fuera parece un cabrón, pero cuando estás con él te das cuenta de que tiene un corazón enorme” .

Poco a poco se fue haciendo público que John y Yoko volvían al showbiz. En agosto de 1980 y tras unas vacaciones en las Bermudas, John, Yoko y el productor de Aerosmith, Jack Douglas, entran al estudio donde grabaron docenas de canciones. John había empezado a componer en serio desde principios de 1980 (demos casera de “Dear Yoko“, “Real Love” y “I’m Loosing You“). “Había material de John para un par de discos”, recuerda el productor pero la idea de John y Yoko era editar un álbum conjunto en el que cada uno interpretaría sus canciones (tal y como hicieron en el desastroso “Some Time in New York City”. La idea de Lennon era editar un primer Lp a finales de 1980 y otro en la primavera de 1981 cunado planeaba volver a los escenarios y realizar una gira mundial. Douglas recuerda : “John imaginaba una gran producción para su gira en la cual incluiria canciones de The Beatles con nuevos arreglos para algunas canciones que él decía que no habían sido bien grabadas como  ‘She Loves You’ y  ‘I Want To Hold Your Hand’.”

Durante la grabación del disco, el miércoles 13 de agosto y siempre según versión de Jack Douglas, Paul  llamó  al estudio para hablar con John y sugerirle una colaboración, pero Yoko decidió que no se informara a John. “Es una lástima y resulta irónico”, afirma el productor, “porque por lo que yo escuche de John, él estaba con la idea de llamar a Paul para escribir algo juntos…”

El 9 de octubre, , coincidiendo con su cuarenta cumpleaños, John edita el single de adelanto “(Just Like) Starting Over“, una fantástica canción con aire de rock añejo, que alcanzó un número 5 en listas y preparaba el camino para la edición el 17 de noviembre de 1980 del álbum de regreso de John Lennon (y Yoko Ono): “Double Fantasy” (enlace a crítica en Guilletek’s). El álbum en sí fue recibido con mucho interés, pero las ventas no respondieron. El álbum, editado por Geffen Records, debutó en el puesto 27 en las listas británicas, alcanzando la siguiente semana el puesto 14. En Estados Unidos no pasó del 11. Y es que aunque el material de John era maravilloso, las siete canciones de Yoko son una basura integral…, y un disco en el que la mitad de las canciones son malísimas no puede considerarse un buen LP. Eso sí, si aislamos el material de John, estamos ante un trabajo sublime, desde la ya mencionada “(Just Like) Starting Over“, pasando por la intrigante “I’m loosing you” (¡qué middle-8!),  la íntima “Beautiful Boy” (dedicada a su hijo Sean y merecedora de los elogios de Paul), la prodigiosa “Watching The Wheels“, la romántica “Woman” o la juguetona “Dear Yoko“, estamos ante el trabajo más inspirado de John en solitario desde “Imagine” de 1971. John había vuelto y lo había hecho a  gran nivel.

John, a pesar de que lo negara públicamente, quería consseguir el éxito musical de nuevo y siguió promocionando el disco. De esta forma, concertó una entrevista con la revista Rollingstone el 5 de diciembre. El redactor jefe de la revista, Jonathan Cott, charló con John en su apartamento durante 9 horas

Double fantasy es la primera grabación que has hecho en cinco años y, para citar tu canción The ballad of John and Yoko, “qué bien teneros de vuelta a los dos”.
Pero esa ilusión de que yo me aislé de la sociedad fue un chiste. Yo era una persona igual al resto; trabajaba de nueve a cinco – haciendo pan y cambiando pañales y cuidando al bebé. La gente no paraba de preguntar: “¿Por qué desapareciste, por qué te escondiste?”. Pero yo no me escondía. Me fui a Singapur, a Suráfrica, Hong Kong y las Bermudas. He estado en todos los sitios del maldito universo. E hice cosas bastante normales, como ir al cine”.

Pero no has escrito muchas canciones en estos años.
“No escribí ni una nota… ¿Sabes? Tener un niño fue algo muy importante para nosotros. La gente podría haber olvidado cuántas veces intentamos conseguirlo y cuántos abortos hemos tenido, y las ocasiones en las que Yoko ha estado cerca de la muerte… De hecho, tuvimos un bebé que nació muerto. Tuvimos también problemas con las drogas, y un montón de problemas públicos y privados que alimentamos nosotros y nuestros amigos. Pero es lo que hay. Nos pusimos en situaciones muy estresantes, pero al final conseguimos tener el bebé que llevábamos diez años intentando tener, y no íbamos a echarlo a perder. Estuvimos un año sin movernos: hasta practiqué yoga con la señora de pelo gris Hoy se cumplen 31 años de la muerte de John Lennon. Esta es su última entrevistade la tele [risas]”

Pero es como que tú nunca puedes ganar. La gente te critica por no componer ni grabar, pero también se olvidan de que tus últimos trabajos (Some time in New York City, Walls and bridges y Rock’n’ roll) no fueron muy bien recibidos… especialmente el agitador Some time in New York City, con temas como Attica state, Sunday bloody sunday y Woman is the nigger of the world.
“Sí, ese es el que hizo que mucha gente se enfadara. Yoko lo llama Bertolt Brecht, pero yo no sabía quién era hasta que ella me llevó a ver la producción de Richard Foreman, La ópera de los tres centavos, hace cuatro años. Fue entonces cuando lo entendí. Siempre me irritó la urgencia del sonido en ese disco, pero lo hacía conscientemente, como un periódico en el que hay errores de imprenta, los tiempos y los hechos no concuerdan, y hay esa actitud de “hay que tenerlo listo para el viernes”.

“He sido atacado muchas, muchas veces… y desde el principio: From me to you estaba “por debajo de la media de los Beatles”, no lo olvides. Eso fue lo que dijeron en NME [New Musical Express]. Jesús, lo siento. A lo mejor no era tan buena como Please please me, pero, “¿por debajo de la media?”. Nunca lo olvidaré. ¿Y sabes lo malas que fueron las críticas de los discos de Plastic Ono Band? ¡Nos destrozaron! “Un gemido simplista, autoindulgente”… esa fue la tónica de las críticas. Porque esos discos trataban sobre nosotros mismos, no sobre Ziggy Stardust o Tommy… Y Mind games, lo odiaban”.

“No sólo me pasaba a mí. Mira a Mick, por ejemplo. Mick lleva 20 años sacando unos discos bastante buenos, ¿y crees que le dan un respiro? ¿Dirán de él alguna vez, “mírale, es el número uno, tiene 37 años y ha publicado una preciosa canción, Emotional rescue, sigue en la cumbre?”. A mí me encantó. Y a mucha otra gente. Y que dios ayude a Bruce Springsteen cuando decidan que ya no es dios. No le he visto nunca, pero he oído muy buenas cosas de él. Ahora mismo sus fans son felices. Les ha hablado de emborracharse y perseguir chicas y coches y demás. Pero cuando tenga que afrontar el éxito y la necesidad de madurar y tener que repetirlo una y otra vez, le atacarán, y espero que sobreviva a ello. Todo lo que tiene que hacer es mirarnos a Mick o a mí.”

“Así que esto va así: unas veces arriba y otras abajo, arriba y abajo… Pero, ¿qué somos nosotros, máquinas? ¿Qué es lo que esperan? ¿Quieren que me suicide en el escenario? ¿Quieren que Yoko y yo follemos, o que nos matemos el uno al otro en el escenario? Cuando criticaron From me to you como un peldaño por debajo de los Beatles, en ese momento me di cuenta de que tienes que resistir, hay una especie de mecanismo por el que entras en la rueda y tienes que continuar girando.

Como lo que dices en Watching the wheels. ¿Qué son las ruedas?
El universo es una rueda, ¿no? Ruedas que giran y giran. Son mis propias ruedas, sobre todo, pero, ya sabes, verme a mí mismo es ver a losjohlennon_y_yoko_651 demás. Y también me veo a mí mismo a través de mi hijo. Lo que pasa con el niño es que… Aún es difícil. No soy el mejor padre del mundo, lo hago lo mejor que puedo. Pero soy un tipo muy irritable, suelo estar deprimido. Estoy unas veces arriba, otras abajo, siempre así, y él ha tenido que aguantarlo también, alejándome de él y luego volviendo, alejándome de él y luego volviendo. No sé cómo le afectará eso cuando crezca, pero al menos he estado ahí físicamente”.

“Todos somos egoístas, pero creo que los denominados artistas lo son por completo: hacer que Yoko, Sean, el gato o cualquier otra persona estén pendientes de mi constantemente crea bastante tensión. Por supuesto, hay alegría y tiene su recompensa, pero aún así…”

Así que luchas contra tus instintos naturales egoístas.
“Sí, de la misma forma que con las drogas, la mala alimentación o la falta de ejercicio. Es muy difícil tener que enseñarle eso a un niño, es antinatural. Tal vez sea la forma en la que fuimos criados, pero es muy difícil pensar en alguien más que uno mismo, incluso en tu propio hijo, pensar de verdad en él.”

Pero hablas de él en temas como Beautiful boy.
“Sí, pero eso es fácil… es pintar. Gauguin estuvo atrapado en el puto Tahití pintando un gran cuadro para su hija, si es que la película cuenta la verdad. Así que él está en Tahití pintando un cuadro para ella, que muere en Dinamarca, y que no le había visto en 20 años; él padece una enfermedad venérea y se está volviendo loco allí. Él muere y el cuadro acaba quemándose, así que nadie vio nunca la obra de arte que le llevó toda su puta vida. Y yo siempre estoy pensando en cosas como esa. Así que escribo una canción sobre mi hijo, pero habría sido mejor pasar el tiempo que me llevó componer la puta canción jugando con él a la pelota. Lo más difícil de todo para mí es jugar… puedo hacer todo lo demás.”

¿No puedes jugar?
“Soy incapaz de jugar. Trato de inventar cosas. Puedo dibujar, puedo ver la tele con él. Soy muy bueno haciendo eso, puedo ver cualquier basura, mientras no tenga que moverme, puedo hablar, leerle algo o llevarle de paseo, a por café o cosas así.”

Es raro, porque tus dibujos y muchas de las canciones que has escrito son bastante juguetonas.
Eso seguro que tenía más que ver con Paul que conmigo.”

¿Qué me dices de Good morning good morning? Es una gran canción: un tipo mayor que vaga sin rumbo por la ciudad después de trabajar, que no quiere ir a casa porque no tiene nada que decir.
“Oh, eso fue sólo un ejercicio. Solamente tuve una semana para componer temas para Sgt. pepper’s. Good Morning good Morning era por la época el eslogan de un anuncio de Corn Flakes, así de desesperado estaba por escribir un tema.”

“Me di cuenta cuando leí la entrevista de Playboy  fue de que siempre estoy quejándome de lo difícil que es componer o de lo que sufro cuando lo estoy haciendo, que cada canción que he escrito ha sido casi una auténtica tortura. Siempre pienso que no hay nada en lo que estoy haciendo, que es una mierda, que no va a ningún sitio, que no es buena, que es basura… y aunque salga algo, me pregunto, ¿qué coño es esto?”

Suena doloroso.
“Es ridículo. Sólo pienso, “Eso fue difícil. Estaba en mala forma en aquel momento” [risas]… Excepto por las diez canciones que los dioses te conceden y que salen de la nada.”

¿Fueron más fáciles de componer las canciones de Double fantasy?
“La verdad es que no, escribirlas me llevó cinco años ¡Estreñido durante cinco años, y luego diarrea durante tres semanas! [risas] La composición como tal me llevó tres semanas.”

johlennon_y_cocina_651

Es interesante que no sea capaz de recordar a ningún artista de rock and roll que haya hecho un disco con su mujer o con quien sea y le haya dado el 50% del disco.
“Es la primera vez que lo hemos hecho así. Sé que juntos hemos hecho discos antes, como Live peace in Toronto 1969, en el que yo aparecía en una cara y Yoko en la otra. Pero Double fantasy es un diálogo, y hemos resurgido, de algún modo, como John y Yoko, no como John ex Beatle y Yoko and the Plastic Ono Band. Somos sólo los dos, y nuestra postura era la de que si el disco no vendía, era porque la gente no quería saber nada de John y Yoko: o ya estaban hartos de John o no querían a John con Yoko o tal vez sólo querían a Yoko, o cualquier otra cosa. Pero si la gente no quería saber nada de los dos juntos, nosotros no continuaríamos. A lo largo de mi carrera, he elegido trabajar con sólo dos personas, sólo dos compañeros, aparte de los rollos de una noche como los de David Bowie o Elton John: Paul McCartney y Yoko Ono. Yo introduje a Paul en mi grupo, los Quarrymen, él se trajo a George y George trajo a Ringo. Y la otra persona que me interesó como artista y con quien tuve la sensación de que podría colaborar fue Yoko Ono. No creo que fueran malas elecciones.”

“Ahora mismo, el público es nuestro único criterio: puedes aspirar a tener un público pequeño o mediano, pero a mí me gustan las grandes audiencias. Y tomé esa decisión en la escuela de arte, si voy a ser un artista, en cualquier disciplina, quiero tener la máxima exposición, no sólo eso de pintar tus cuadros en tu casa y no mostrárselos a nadie”.

Siempre has tenido, como dibujante, un estilo único. Estoy pensando en el libro In his own write o la portada y el libreto de Walls and bridges o tus identificables viñetas ‘lennonescas’.
“Hice los dibujos de la portada de Walls and bridges cuando tenía diez u once años. Pero en la escuela de arte descubrí que pretendían acabar con mi estilo. Intentaron que dejara de dibujar de la forma natural que lo hacía, cosa que no les permití. Pero nunca llegué a desarrollarlo más allá de las viñetas. Alguien dijo una vez que los dibujantes de tebeos son gente con un don creativo que tienen miedo de fracasar como pintores, así que se dedican a los cómics. Mis viñetas, para mí, son como esos cuadros japoneses: si no eres capaz de mostrar lo que quieres en una línea, destrúyelo. Yoko me introdujo en esa noción cuando nos conocimos, y cuando vio mis dibujos dijo: “Así es como se hace en Japón, no tienes que cambiar nada… ¡Ya lo tienes!”.”

“Los críticos crean unas ilusiones sobre los artistas que recuerdan a la adoración de los ídolos. Igual que esos chicos de Liverpool a quienes sólo gustábamos cuando estábamos allí… a muchos de ellos dejamos de gustarles porque nos hicimos famosos en Manchester. ¿No fue así? Pensaron que nos habíamos vendido. Después los ingleses se enfadaron cuando nos hicimos grandes en… ¿De qué va esto? Sólo les gusta la gente que está ascendiendo, y cuando llegan ahí arriba, no tienen otra cosa que hacer que arrojarles mierda. No podría volver a intentar subir a la cima. Lo que la gente quiere son héroes muertos, como Sid Vicious o James Dean. No me interesa ser un puto héroe… Así que olvídate de ellos, olvídate de ellos.”

Siempre, a lo largo de tu obra, hay esta increíble y fuerte noción de inspirar a la gente a que sean ellos mismos y a que se unan para intentar cambiar las cosas. Estoy pensando, obviamente, en canciones como Give peace a chance, Power to the people y ‘Happy xmas (War is over).
“Y ahí sigue. Si echas un vistazo al vinilo, alrededor del logo del nuevo disco [en el single de 12” (Just like) Starting over], hay algo que han hecho ya todos los niños del mundo desde Brasil hasta Australia o Polonia: UN MUNDO, UNA GENTE. Así que seguimos. “Dale una oportunidad a la paz”, no “Dispara a la gente por la paz”. “Todo lo que necesitas es amor”: Es dificilísimo, pero creo absolutamente en ello.”

“No somos los primeros en decir “Imagina que no hay países” o “Dale una oportunidad a la paz”, pero portamos esa antorcha, como la antorcha olímpica, que va pasando de mano en mano, de uno a otro, de generación en generación… y ese es nuestro trabajo. No vivir como los demás creen que tendríamos que hacerlo, ricos, pobres, felices, no felices, sonrientes, no sonrientes, llevando los vaqueros adecuados, no llevándolos.”

“No estoy afirmando mi divinidad. Nunca he afirmado que tuviera un alma pura. Nunca he afirmado que tuviera las respuestas para la vida. Sólo compongo canciones y contesto a las preguntas tan honestamente como puedo, ni más, ni menos. No puedo vivir según lo que los demás esperan de mí porque sus expectativas son ilusorias. No puedo ser una pieza en Hamburgo y Liverpool, porque ahora soy mayor. Ahora veo el mundo con otros ojos. Pero aún creo en la paz, el amor y el entendimiento. Como dijo Elvis Costello, “¿Qué coño tienen de gracioso la paz, el amor y el entendimiento?” [título de la canción (What’s so funny about) Peace, love and understanding]. Ahora está de moda ser un tipo duro y marcar a tu vecino con una cruz, pero nosotros somos de los que seguimos la moda.”

Como en tu canción ‘The word’…
“Sí, la palabra era “amor”.

Hay otro aspecto de tu obra que tiene que ver con la forma en la que cuestionas continuamente lo que es real y lo que es ilusión, como en Look at me, la nueva Watching the wheels y, por supuesto, Strawberry fields forever, en la que cantas: “Nada es real”.
“De alguna forma, nada es real, si desglosas la palabra. Como los hindúes y los budistas dicen, es una ilusión. Es Rashomon [película de Akira Kurosawa]. Todos lo vemos, pero esa ilusión comúnmente acordada es lo que vivimos. Y lo más difícil de todo es enfrentarte a ti mismo.

Solía pensar que el mundo me lo estaba haciendo a mí y que me debía algo, y que los conservadores o los socialistas o los fascistas o los comunistas o los cristianos o los judíos estaban haciéndome algo. Y cuando eres un crío, es lo que piensas. Pero ahora tengo 40 años, y ya no pienso así, ¡porque he descubierto que no funciona! La vida continúa de todas formas, y lo único que haces es masturbarte, gritar por lo que tus padres hicieron… Pero hay que pasar por eso. La gente que incluso se molestó en pasar por ello, la mayoría de esos gilipollas lo aceptan tal como es y continúan con su vida, ¿no?, pero los pocos que cuestionamos lo que estaba pasando… Bueno, he descubierto personalmente, no puedo hablar por el resto del mundo, que yo soy responsable de mí mismo, y también de ellos. Soy una parte de ellos. No existe separación: Todos somos uno, así que respecto a eso, lo observo todo y pienso: “Ah, tengo que seguir trabajando en ese aspecto. ¿Qué es real?¿Cuál es la ilusión que estoy o no estoy viviendo?”. Y tengo que lidiar con ello todos los días. Las capas de la cebolla.”

Como en Looking through a glass onion.
De eso se trata, ¿no?”

En este disco usas un eco profundo en tus grabaciones.
“Bueno, el eco de cinta es de los cincuenta. Casi todas mis grabaciones tienen el mismo eco… Desde Rock and roll music. Me encanta. Y mi voz siempre ha sonado igual. Voy directo a las raíces de mi pasado. Como cuando Dylan hizo Nashville skyline. Pero yo no tengo ningún Nashville siendo de Liverpool, así que regresé a los discos que conocía, los de Elvis, Roy Orbison, Gene Vincent y Jerry Lee Lewis. De vez en cuando me desato con cosas como Revolution 9, pero mi lado más marciano ha sido absorbido por Yoko.”

“¿Sabes?, la primera canción que compusimos juntos fue en la universidad de Cambridge en 1969. Ella había sido contratada para dar un concierto con algunos músicos de jazz. Esa fue la primera vez que aparecí sin ser un Beatle. Tenía un amplificador de guitarra y tocaba acoples, y la gente se enfadó mucho al reconocerme: “¿Qué hace él contigo?”. “Quédate con tu grupo”. Así que, cuando ella intentó tocar rock, le dijeron: “¿Qué hace esta aquí?”. Y cuando fui con ella e intenté ser su instrumento, ser su grupo, una especie de Ike Turner para su Tina, sólo que esta Tina era un poco diferente, era una Tina vanguardista, bueno, hasta los músicos de jazz se enfadaron.”

“Todo el mundo tiene una imagen de ti que esperan que cumplas. Pero es lo mismo que vivir según lo que tus padres esperan de ti, o la sociedad, o los llamados críticos que son sólo tipos con un boli o máquina de escribir en su pequeña habitación, que beben y fuman y tienen sueños y pesadillas también, pero que de alguna forma creen que viven en un mundo diferente. No pasa nada. Pero hay gente que rompe sus bolsas.”

Recuerdo hace unos años, cuando Yoko y tú aparecisteis dentro de unas bolsas en una rueda de prensa en Viena.
“Sí. Cantamos una canción folk japonesa dentro de las bolsas. “¿Eres tú realmente, John?”. “¿John Lennon en una bolsa?”. Sí, soy yo. “¿Pero cómo sabemos que eres tú?”. Porque te lo estoy diciendo. “¿Y por qué no sales de esa bolsa?”. Porque no quiero. “¿No te das cuenta de que esto es el palacio de los Habsburgo?”. Creí que era un hotel. “Bueno, ahora es un hotel”. Tenían una fantástica tarta de chocolate en ese hotel de Viena, de eso me acuerdo. De todas formas, ¿quién quiere estar encerrado en una bolsa? Tienes que salir de tu bolsa para mantenerte vivo.”

¿Tenéis Yoko y tú planes en breve para hacer una gira?
“No lo sé. A lo mejor. Podría ser. ¿Te imaginas a los dos tocando estas nuevas canciones?… Y a lo mejor tocaríamos algunos de sus primeros temas, como Don’t worry, Kyoko, Open your box o Why, del disco Plastic ono. Sólo su voz, mi guitarra, un bajo y una batería. Puede que lo hagamos. Pero no habrá bombas de humo, ni pintalabios, ni luces brillantes. Tiene que ser acogedor. Pero podría ser divertido. Somos rockeros renacidos, y estamos empezando de nuevo.”

“Algunas veces piensas, me refiero a que de verdad piensas. Sé que creamos nuestra propia realidad, y que siempre tenemos una opción, ¿pero cuánto está predestinado? ¿Hay siempre una bifurcación en el camino, y hay dos caminos predestinados que están igualmente predestinados? Podría haber cientos de caminos en los que uno pudiera ir en una u otra dirección: hay una opción, y a veces es una muy rara”.

“Y este es un buen final para nuestra entrevista. Adiós, hasta la próxima”.

John firmando un autógrafo a su futuro asesino

Tres días después, John quedó con la fotógrafa Anne Lebovitz para realizar las fotos que habían de ilustrar la entrevista que os acabo de transcribir. Posteriormente recibió a unos periodistas a los que declaró: “Tenemos hecho un disco; ya hay suficiente material para el segundo y canciones para un tercero. Queremos editar al menos un trabajo por año”. La idea de los Lennon era intensificar su producción discográfica y, con ese plan, salieron a las 17h de su casa camino a los estudios Record Plant. Cuando se encaminaba a su coche Lennon fue abordado por unos fans. Uno de ellos, llegado de Texas aunque oriundo de Hawaii, llamado Mark Daid Chapman le acercó un LP para que John lo firmara, y Lennon firmó.

Lennon, Ono y Douglas trabajaron sobre una canción de Yoko, “Walking On Ice”. John estaba entusiasmado con la grabación y le dijo a su mujer, “Acabas de terminar tu primer número uno”, parafraseando lo que George Martin le comentó a los Beatles nada más terminar la grabación de “Please Please Me”. Eran en torno a las 22h y, al salir del estudio, John y Yoko debaten sobre ir a casa o cenar en algún restaurante. Es John quien defiende ir a casa y así poder acostar a Sean.

De esta forma, a las 22:49h del 8 de dicembre de 1980, el coche de los Lennon aparcó frente a los apartamentos Dakota.Cuando estaban encaminándose al portal del edificio, John se giró cuando alguién dijo en mitad de la noche, “Mister Lennon“…

…fueron cinco disparos…

…dos entraron por la espalda y salieron por el pecho…

…dos le atravesaron su hombro izquierdo…

…uno apenas le tocó el cuello…

John cayó desplomado intentando alcanzar el portal del edificio gritando “Me han disparado“. Yoko entró en un estado de histeria mientras los vigilantes del edificio llamaban a la policía. Mientras su asesino, permanecía impasible, con el revólver humeante aún en la mano. Soltó la pistola y comenzó a leer tranquilamente “El Guardián entre el Centeno” de Salinger. El portero de los Dakota le increpó: “¡Maldita sea!, ¿sabes lo que acabas de hacer?”, a lo que Chapman contestó con total tranquilidad, “Sí, acabo de matar a John Lennon”.

LLegaron las patrullas de policía. Chapman fue detenido. John aún estaba vivo y fue trasladado, sangrando abundantemente por la boca, al hospital Roosvelt…, pero llegó sin pulso. Intentaron reanimarl0 durante 20 minutos pero fue inútil. Eran las 23:15h del 8 de diciembre de 1980, John Lennon había muerto.

En cuestión de horas, el edificio Dakota se convertía en un hormiguero de gente que fue convirtiéndose en  un santuario improvisado. Para cuando la noticia de su muerte se hace oficial a las 23:50, más de seiscientas personas se congregan frente al edificio Dakota y encienden velas. Los fans comienzan a cantar tímidamente “Give Peace  A Chance”…,pasaron toda la noche temas de los Beatles y del propio John…

Los periódicos y los noticiarios del día siguiente amanecen con la noticia. Yoko realiza un comunicado oficial afirmando que no habrá funeral. A petición de su esposa, el cuerpo de John se incinerará y no se revelará el lugar donde reposarán sus restos .

En París miles de jóvenes se reúnen en la Torre Eiffel para cantar temas de Lennon; y en las dos Alemanias cientos de personasse congregan en ambos lados del Muro de Berlín e interpretan los temas de los Beatles y de John Lennon.

El martes 9 de diciembre, Ringo Starr y la que entonces era su novia, Barbara Bach, llegan a Nueva York. Ringo llamó a Yoko para ofrecerse a cuidar a Sean.

George quedó completamente conmocionado -en gran medidad porque todo hubiera ocurrido justo cuando estaba “peleado” con John por la no mención de este en su autobiografía- y paranoico se refugió en su mansión doblando todos los sistemas de seguridad.

Pero sin duda, la reacción más polémica fue la de Paul. Los periódicos aparecieron son el titular, “Paul dice sobre el asesinato de Lennon: “Es un fastidio”, como única reacción de Paul ante la muerte de su compañero. Obviamente se acusó a McCartney de frío e insensible. No obstante no fue esto lo que ocurrió, en este vídeo se puede ver a Paul conmocionado por la noticia. Sus palabras fueron “Estoy muy conmovido, ya sabes, es una noticia terrible… He pasado el día en el estudio escuchando nuevo material porque no tenía ganas de quedarme sentado en casa…”. Cuando le preguntaron por cuándo se enteró de la noticia, contestó: “Por la mañana, en algún momento”, y preguntó a los periodistas si todos lo sabían, a lo que contestaron que sí. McCartney dijo entonces: “Es un fastidio, ¿No es así?”. Estas declaraciones fueron publicadas, y su  gesto fue muy criticado. No obstante, con el tiempo se ha sabido, por declaraciones del propio Paul y de Yoko, que Paul llamó a Yoko y ésta le dijo, “John te quería, te quería mucho”… Paul se enteró mientras Linda dejaba a los niños en el colegio. Cuando ella volvió a casa lo encontró casi paralizado. Conmocionado fue al estudio para pensar en otra cosa y al salir del mismo, aún en estado de shock, atendió a los periodistas de forma torpe, intentando mantener el tipo (de nuevo la imagen de tipo duro de Liverpool. John y Paul no eran tan distintos). Cuando llegó a casa se sentó a ver las noticias  y lloró amargamante junto a su familia. . Pocos meses después, en una entrevista de televisión, Paul apenas puede contener las lágrimas al escuchar “Beautiful Boy” (vídeo).

No obstante, los Beatles eran músicos y nunca tuvieron mejor forma de expresarse que a través de la música. Tanto George como Paul dedicaron sendas canciones al compañero caído en 1981 y 1982 respectivamente, pero no puedo concluir este artículo sin transcribirlas. Harrison, editó en 1981 “All Those Years Ago” (“A lo largo de todos estos años”), con Ringo a la batería y Paul a los coros.

“Estoy hablando a todo el mundo sobre el amor
y sin embargo a ti te trataron como un perro,
cuando tú fuiste el único que habló claro de todo esto, A lo largo de todos estos años

Hablo de cómo compartir
aunque ellos no actúan con honestidad,
pero tú fuiste quien puso los puntos sobre las íes cuando dijiste “Todo lo que necesitas es amor”

En los buenos y en los malos momentos,
siempre te admiré,
ahora nos quedamos fríos y tristes
pero sé que ahora el demonio tiene un mejor amigo,
alguien que consiguió ofender a todos

Estamos viviendo un mal sueño,
la gente ha dejado de lado la humanidad
y tú fuiste al que pusieron en el paredón
a lo largo de todos estos años,
tú fuiste el que imaginaste todo
a lo largo de todos estos años

A lo largo de todos estos años

Hundido en la noche oscura
rezo por ti
Ahora en el mundo de la luz
el espíritu está libre de mentiras
y de todo lo que nosotros despreciábamos

Han olvidado todo acerca de dios
aunque es la única razón de que existamos
incluso tú, dijiste que era extraño…
hace todos estos años,
Tú dijiste todo pero pocos te escucharon
a lo largo de todos estos años
Tú tenías control sobre nuestra risa y nuestro llanto
a lo largo de todos estos años

Por su parte, Paul, editó en 1982 una bellísima canción escrita, desde las mismas entrañas, a la memoria de su amigo. Here Today, (“Aquí, hoy”):

“Si te dijera que te conozco bien,

¿Cuál sería tu respuesta si estuvieras, aquí hoy?

Aquí hoy

Bueno, conociéndote, probablemente te reirías y dirías que tú y vivimos en mundos diferentes

Si estuvieras aquí hoy, aquí hoy

Pero yo todavía recuerdo cómo era antes y ya no voy a seguir conteniendo las lágrimas,

Te quiero

 

¿Recuerdas el día que nos conocimos?

Bueno, supongo que podríamos decir que estábamos jugando a hacernos los duros

No entendíamos nada, pero siempre podíamos cantar.

¿Recuerdas la noche que lloramos porque no había ninguna razón para seguir guardándolo todo dentro?

Nunca entendimos una palabra, pero siempre estabas ahí con una sonrisa

Y si te digo que realmente te quería y que estoy feliz de haberte conocido

Entonces tú estarás aquí, hoy,

Porque estarás  en mi canción

Aquí, hoy”

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn Beltrán. 6 de Abril de 2013.

THE BEATLES. Capítulo 7 (1965). Asomándose a una nueva etapa. “Help!”

En febrero de 1965, la revista Playboy, publica una jugosa entrevista con la banda que había tenido lugar unos meses antes, octubre del 64, durante la última visita del grupo a los USA

Bueno, aquí estamos, ¿por qué no empezamos por…
JOHN: ¡ interpretar a Hamlet !
RINGO: ¡Sí!, eso estaría bien…

Estaría bien, pero mejor hacemos una entrevista…
GEORGE: Buena idea, ojalá se me hubiera ocurrido a mí
PAUL: ¿Sobre qué quieres que te entrevistemos?
RINGO: ¿Sobre esas “chicas-conejo”?

Mejor os entrevisto yo. Ringo, tú entraste el último en la banda…
RINGO: Sí

Cuando te uniste al grupo aún no eran tan famosos…
RINGO: Eran lo mejor de Liverpool, que para mí ya era mucho…

¿Cuándo os disteis cuenta de que érais un gran éxito?
JOHN: Nos pasamos un montón de tiempo mendigando por los pubs de Liverpool para que nos dejaran tocar…Nos fuimos a Hamburgo, y cuando volvemos…¡Guau!…La mayoría de la gente creía que éramos alemanes y triunfamos…
PAUL: En los carteles ponía “Desde Hamburgo, The Beatles
JOHN: La gente decía “¡Joder!, ¡qué bien hablan inglés!”

¿Cuénto ganábais entonces?
JOHN: 20 $ la noche…

Para cada uno…
JOHN: ¡Para el grupo!
PAUL: Antes cobrábamos 4 $ la noche
RINGO: A eso hay que añadirle lo que bebíamos…Y bebíamos mucho…

¿Sois músicos o Showmans?
JOHN: Somos máquinas de hacer dinero.
RINGO: No, somos artistas.
PAUL: Sería estúpido decir que no nos interesa el dinero…Pero la realidad es que la clave está en que disfrutamos haciéndolo
JOHN: Así es.

De los suburbios de Liverpool a las portadas de las revistas…

PAUL: No venimos de los suburbios…Eso es parte de nuestra “leyenda”, siempre tuvimos lo necesario, así que el cambio no es tan grande
JOHN: Eso se lo inventaron las revistas…
GEORGE: Nunca mendigamos…ni siquiera Ringo.
RINGO: Ni siquiera yo…

En América “mola” odiar a tus padres, vosotros no pareceis hacerlo…
PAUL: Muchos americanos están desequilibrados

Supongo que, a veces, os levantareis por la mañana y direis…¡Dios!, ¡Soy un Beatle!
PAUL: No, la verdad es que…no.
JOHN: En realidad, sólo lo hacemos en compañía, nunca solos.
RINGO: A veces vamos en el coche, veo a John y le digo: “Tío, eres un jodido fenómeno” y nos echamos unas risas.

El tema es que no pareceis gente real…sois…ya sabes…Los Beatles…
PAUL: Lo sé, …es gracioso…
GEORGE: Todo es marketing…
PAUL: Somos gente normal, lo que pasa es que la gente se acostumbra a vernos en la prensa, en la tele, en el cine…y luego cuando nos ve por la calle se queda extrañada

¿Vais por la calle?, ¿podéis ir de compras por ahí?
JOHN: Intentamos evitarlo
PAUL: En este caso, la montaña viena a Mahoma…
GEORGE: Normalmente la tienda viene a nosotros…pero a veces nos gusta escabullirnos

Eso puede causar problemas…
PAUL: Somos muy rápidos y sigilosos…

Fuera de los escenarios…¿Pasais tiempo juntos?
JOHN: Somos buenos amigos y salimos juntos
GEORGE: ¿Qué quieres decir con eso John?
JOHN: Es amor platónico, tranquilo…
PAUL: Depende de la situación, no siempre vamos juntos a todos lados… Antes, cuando llegamos a Londres, íbamos juntos a todos lados porque no conocíamos a nadie…Pero ahora cada uno tiene su novia y aprovechamos los días libres para estar con ellas…Excepto John, que está casado

¿Y el resto? ¿Pensais casaros?
PAUL: Yo no tengo planes
GEORGE: Ringo y Yo sí vamos a casarnos

¿Con quién?
GEORGE: Entre nosotros
RINGO: No se lo digas a nadie…
GEORGE: No digas nada porque la gente pensará que somos maricas (RISAS)

El otro día una chica se subió al escenario…
JOHN: ¿desnuda?

Desafortunadamente no…Se subió y dijo…
GEORGE: …It’s been a hard day’s night…

No …se quedó mirando a George y gritó “¡UN BEATLE!” y vosotros dijisteis “Es George”…Ellla contestó “NO, ES UN BEATLE”
JOHN: Y yo dije…“El dormitorio está por aquí”

No, …dijisteis “¿Quieres que te lo presentemos?”
JOHN: Era mejor lo del dormitorio…

El caso es que la gente no os ve como individualidades sino como beatles…
JOHN: Tienen razón…

El otro día, en la prensa, os comparaban con HITLER por el poder que tenéis sobre las masas…
PAUL: Son cosas distintas…La gente viene a vernos porque le gustamos…No me gustó ese artículo…Llamé a la chica que lo escribió…Pero dijo que no quería hablar conmigo
GEORGE: ¡¡Fascista bastarda!!

Ringo…
RINGO: Dígame, Sr. Playboy.

¿Cómo es tu relación con la prensa?
RINGO: Hoy os odio más que ayer

Hablando de otras cosas…,vivimos tiempos difíciles…¿Creeis que habrá una nueva guerra?
GEORGE: Creo que habrá una el viernes que viene
RINGO: Esperemos que no, por lo menos hasta que hayamos recuperado el dinero que nos han quitado en impuestos
JOHN: EL problema es que igual nos hacen ir…

¿Quién iría entes a la guerra, vosotros o los Rolling Stones?
PAUL: Supongo que como estaríamos tranquilamente todos por Londres, moriríamos bombardeados

¿Hay alguna celebridad a la que os hubiera gustado conocer?
PAUL: Adolf Hitler

¿Qué pensais de la monarquía?
PAUL: Sabemos muchos chistes sobre ella…
GEORGE: Pues…¿qué vamos a pensar?, es una estupidez…

Sois muy reverentes…por lo menos ireis a la iglesia ¿no?
TODOS: No
PAUL: No somos antirreligiosos, pero ninguno de nosotros cree en Dios
JOHN: Realmente somos más agnósticos que ateos…

¿Hablas de ti o del grupo?
JOHN: Del grupo.
GEORGE: John es nuestro portavoz religioso
PAUL: ¡Sí!, Somos agnósticos
JOHN: Lo que no aguantamos de la religión es su lado hipócrita…No aguanto a esos clérigos ricos pidiendo para los pobres
PAUL: Creo que han puesto una nueva y lujosa puerta nueva en el Vaticano…Es un poco hipócrita…Pero en cualquier caso, no somos “anticristos”
RINGO: Sólo anti-Papa y anti-cristianismo
PAUL: Sé que esto no gustará en America porque sois un poco fanáticos con el tema…

¿Qué pensais del problema de la homosexualidad?
GEORGE: ¿problema? nosotros somos homosexuales
RINGO: Sí, somos unas mariconas
PAUL: Pero no lo vayas pregonando…(RISAS)

En serio…¿Hay mucha homosexualidad en Inglaterra?
JOHN: ¿Más que en América?

¿Qué pensais de los Club Playboy?
RINGO: Son para sucios viejos, no para nosotros que somos sucios jóvenes…
GEORGE: No veo nada divertido en una cola de conejo…

¿Leeis nuestra revista?
JOHN: sí
GEORGE: sí
RINGO: Tetas…

¿Os cansais de la entrevista?
JOHN: No
PAUL: Pidamos algo…¿Whisky con Coca Cola?
JOHN; Preferiría un chocolate
GEORGE: Paul, pide Whisky para nosotros y un chocolate para el “beatle adolescente”
JOHN: ¡El Whisky es malo para los riñones?
PAUL: Ringo ¿Quieres algo o prefieres seguir escuchando tonterías?
RINGO: Una Coca cola
JOHN: ¿Y tú, PLAYBOY?, ¿Quieres algo?, ¿Por cierto, eres chico o chica?

Déjalo…¿Qué es más importante en vuestro éxito, la apariencia o los discos?
JOHN: Los discos. A la gente le gustaba nuestra música antes de saber cómo éramos…

¿Cómo os sentís al ver que vuestra imagen está por todos sitios? Antes veíamos imágenes de Marilyn Monroe o Jayne Mansfield…y ahora estais vosotros…
PAUL: La única diferencia es que ellas tenían las tetas más grandes
GEORGE: Paul por favor, si sigues usando ese lenguaje yo me voy a dormir…

Bueno, es suficiente…acabad esos Whiskies y a dormir…
JOHN: Buenas noches, Playboy

En Marzo del 1965, sCapitol edita en Estados Unidos, y sin realizar consulta ninguna a la banda, “The Early Beatles“, la versión USA del que fuera primer disco del grupo (“Please Please Me”) en el ya lejano 1963 y que la Capitol rechazó en su momento. El grupo había evolucionado mucho y su pñublico con él, de ahí que el LP alcance un modesto puesto número 43. A estas alturas, los Beatles, ya estaban muy molestos con las ediciones americanas de sus LP’s…, cambios de portadas, títulos, recortes, mezclas de canciones correspondientes a distintos discos…, pero, tenían cosas más importantes de las que ocuparse en ese momento, iban a rodar otra película.

 Desde mediados de 1964 y tras el éxito de “A Hard Day’s Night”, el teléfono de Brian Epstein no paraba de sonar con distintas ofertas de guionistas para lo que debería ser su segunda película. Algunas de ellas eran disparatadas y otras deplorables, finalmente Marc Behm y Charles Wood se llevaron el gato al agua con una disparatada comedia que parodiaba los largometrajes de James Bond. La película, con un presupuesto tres veces superior a su antreior película, se filmaría esta vez en color y sería dirigida de nuevo por Richard Lester.

Lejos del realismo pseudo-documental de la anterior, la nueva película sería pura ficción y el título que se usó desde el principio fue “Eight arms to hold you”, de nuevo una de las expresiones de Ringo. Finalmente acabaron desechando el título ante las dificultades de John y Paul para componer una canción con ese nombre…, y es que, de nuevo, mientras se estaba rodando la película, el grupo iba componiendo y grabando los temas que aparecerían en la misma… un auténtico tour de force. Según Lester, “La película no se iba a llamar Help!, lo que pasó fue que tuvimos problemas legales. El título original era ‘Help, Help’ pero los abogados nos dijeron que ya estaba registrado y no podíamos utilizarlo. Finalmente, Los Beatles dijeron ‘¿Qué ocurriría si pasásemos de abogados?’; y todos respondieron ‘¡Oh, no!’. Pregunté entonces si Help, Help llevaba signo de exclamación y resultó que no. De modo que dije: Si pongo una exclamación cambio el título, ¿no?’. Respondieron ‘Sí’. Increíblemente, veinticinco minutos más tarde, Lennon y McCartney habían compuesto una canción que encajaba con el título recién inventado”.

Bautizada definitivamente como “Help!, la película es una comedia absurda basada en las películas de espías, muy en la línea de las parodias posteriores de géneros cinematográficos como “Aterriza como puedas”, “Top Secret” etc. La historia trata de que Ringo se pone un anillo de sacrificio de Kaili, una divinidad adorada por una cultura oriental. El problema es que quien lleve ese anillo deberá de ser sacrificado. Ringo intenta quitárselo pero, ante su sorpresa, el anillo se ha quedado . A partir de ahí se desarrolla el resto de la historia, en el que los Beatles son perseguidos por todo el mundo por Kaili y un par de científicos locos, para recuperar la joya. Es una majadería continua, pero tiene momentos muy graciosos. El asunto es que no encaja con los Beatles, y, salvo Ringo, su presencia poco o nada aportan a la trama.

El rodaje de la cinta estuvo rodeado de cierta indulgencia, según recordaría Paul años después, los propios Beatles participaron directamente en el intrascendente guión y lo hicieron básicamente dando rienda suelta a sus caprichos. Así, encargaron escribir la secuencia de la nieve en Los Alpes porque les apetecía ir allí. Del mismo modo sugirieron las playas de Las Bahamas porque les pareció un buen lugar para pasar unos días. El propio McCartney añade: “Ni siquiera eché un vistazo al guión hasta el primer día. Pero nos lo pasamos muy bien. Había un montón de chicas estupendas. En “Another Girl” llevo una en brazos y, básicamente lo que intentaba era llevármela a la cama. Eso era lo que intentábamos, continuar con nuestras vidas al mismo tiempo que hacíamos la película”. El ambiente de locura se incrementó por el hecho de que los Beatles dedicaron los tiempos muertos a disfrutar de su nueva afición: la marihuana. Durante la práctica totalidad del rodaje sus pupilas dilatadas eran tan frecuentes como sus dificultades para contener la risa. Según John: “El mejor material rodado en Help! se quedó en el suelo de la sala de montaje, con nosotros entrando violentamente en escena y cayéndonos por todas partes a causa de los efectos de la yerba”.

En esta época, las drogas ya comienzan a estar bastante instaladas en el día a día del grupo. La marihuana es parte de su cotidianeidad y comienzan a experimentar con algunas sustancias nuevas. Parece que, en torno a a abril de 1965, Lennon y Harrison probaron por primera vez el L.S.D. por “invitación” de su dentista, el doctor Robert, que les echó una dosis en el café sin que los músicos lo supieran. Después de esa noche, John, George y posteriormente Ringo, experimentaron profusamente con la que acabaría convirtiéndose en la droga psicodélica por excelencia. Paul fue reacio a probarla en un principio pero acabó cediendo, “…la verdad es que me daba miedo que me pudiera joder el cerebro o algo así…, ya sabes…, pero los otros lo tomaban y yo me sentía apartado así que al final me uní al club…” 

El sábado 12 de junio de 1965, un mes después de concluir el rodaje, se publica la concesión a Los Beatles de la medalla que les convierte en Miembros del Imperio Británico (M.B.E), hecho que hará correr ríos de tinta en los tabloides británicos. Galardón que John Lennon devolvería años después “como protesta contra el involucramiento de Inglaterra en el asunto Nigeria-Biafra, contra nuestro apoyo a Estados Unidos en Vietnam y por el bajón de ‘Cold Turkey’ (su single del momento) en las carteleras”. Más tarde el propio Lennon diría “Mucha gente se quejó porque nosotros habíamos recibido la medalla. Después se las dieron otros por su heroísmo en la guerra. Se las dieron por matar gente y nosotros la merecimos por no matar gente. De alguna manera fue un acto de hipocresía de mi parte el aceptarla, pero me alegra haberlo hecho porque más tarde me sirvió para poder enviarles un mensaje de protesta”.

Antes de que acabara este junio de 1965, Capitol edita en Estados Unidos otro de sus LP’s a lo Frankestein (con retales de distintos álbumes). Así, “Beatles VI“, sería el sexto disco de los Beatles en el mercado americano. Es esta ocasión el collage se compone de las seis canciones del británico “Beatles For Sale” que Capitol no usó para “Beatles’ 65” (“Kansas City”, “Eight Days A Week”, “I Don’t Want To Spoil The Party”, “Words of Love”, “What You’re Doing” y “Every Little Thing”), dos canciones que se editarían dos meses después en el “Help!” británico (“You Like Me Too Much” y “Tell Me What You See”), la que se ditaría como cara B de “Ticket to Ride” (“Yes It Is”) y, por primera vez, dos canciones que fueron expresamente grabadas para el mercado yanqui: “Bad Boy” y “Dizzy Miss Lizzy”, ambas versiones del rockero Larry Williams. “Bad Boy” (enlace) es un estupendo y potente corte con John en plan estelar a la voz principal que añade varios kilates de rock al original de 1959. De “Dizzy Miss Lizzy”, hablaremos después puesto que fue incluído en el álbum “Help” británico.

Una vez terminado, durante el mes de junio, el trabajo de post producción, la premiere de Help! tuvo lugar en el London Pavilion de Londres, el 29 de julio de 1965, de nuevo con asistencia de la princesa Margarita y su marido, Lord Snowdon. La aglomeración de fans en el lugar del estreno desde doce horas antes hizo necesaria la intervención de ambulancias para atender a numerosas chicas que sufrieron mareos y desmayos.

Las críticas fueron razonablemente buenas, pero muy lejos del entusiasmo que produjo “A hard day’s night”. La críticas más desfavorables afirmaban que los de Liverpool eran meras comparsas y que “más que una película de los Beatles era una película en la que salían los Beatles”. Sin embargo, su director, Richard Lester la prefiere a “A hard day’s night” (también suya) y sigue defendiéndola “Para hacer una película sobre la vida real de Los Beatles habría que volver a contar su trabajo, los conciertos, las actuaciones de televisión. Tampoco podíamos meternos en sus intimidades y mostrarlos bebiendo o fumando marihuana. Eso era impensable. No puedes hacer un documental en color acerca de cuatro personas cuando no puedes hablar de su trabajo o sus vidas privadas ¿Qué se podía hacer? Tampoco podrías esperar que Ringo hiciese de D’Artagnan. Ellos no iban a interpretar papeles, al menos no durante la “Beatlemanía”, por eso tuvimos que crear esa fantasía barroca. Estoy muy orgulloso de Help! porque funciona tan bien como A Hard Day’s Night en cuanto a que presenta a los cuatro ante el público de una manera enormemente atractiva. Hemos olvidado lo que fueron los años 64 y 65. Era posible reír, concentrar todas las energías en crear maravillosas y positivas imágenes de exuberancia. Y Los Beatles eran parte de todo aquello”.

No obstante, lo relamente vital para el grupo era la música y, como no podía ser de otra forma, los Beatles dan una gran importancia a la que sería la banda sonora del film. Una vez más es un disco compuesto por canciones propias (sólo hay dos versiones) y comienza a verse el cambio de estilo de los Beatles. Los arreglos son mucho más complicados, las melodías alcanzan una calidad pasmosa y las letras evolucionan a velocidad de vértigo (se nota la influencia de Dylan).

“HELP!”

Editado en Inglaterra el 6 de agosto de 1965

1. Help! (Lennon-McCartney)
2. The Night Before (Lennon-McCartney)
3. You’ve Got To Hide Your Love Away (Lennon-McCartney)
4. I Need You (Harrison)
5. Another Girl (Lennon-McCartney)
6. You’re Gonna To Lose That Girl (Lennon-McCartney)
7. Ticket To Ride (Lennon-McCartney)

8. Act Naturally (Russell)
9. It’s Only Love (Lennon-McCartney)
10. You Like Me Too Much (Harrison)
11. Tell Me What You See (Lennon-McCartney)
12. I’ve Just See A Face (Lennon-McCartney)
13. Yesterday (Lennon-McCartney)
14. Dizzy Miss Lizzy (Williams)

Es un disco fantástico, el mejor hasta la fecha y vuelven a recuperar el nivel de “A hard day’s night”. Las fuerzas se equilibran entre John y Paul y George emerge como un más que prometedor compositor. Los Beatles repiten la fórmula utilizada en su primera película, la cara A contendría los siete temas que aparecerían en el film y completaron la cara B con otras siete canciones (cinco propias y dos versiones).

El LP supone un gran avance en la carrera del grupo. Las sonoridades acústicas cobran mucha importancia y empiezan a alejarse con decisión de su clásico sonido beat. Pero son muchas más las novedades: los teclados empiezan a aparecer de forma profusa, introducen flautas, cuartetos de cuerda, usan nuevos efectos como el pedal de volumen… En resumen, la banda, ya consolidada en el éxito, comienza a investigar nuevos escenarios de sonido, comenzando una fase de experimentación que alcanzaría sus cotas más altas unos años después. En varios sentidos, este “Help!” es un disco bisagra entre la primera época del grupo y la llamada “etapa de madurez” que comezará a partir de su siguiente álbum: el excelso “Rubber Soul“.

Esta joya del pop arranca con una canción histórica, la fabulosa “Help!” (enlace), uno de los mejores temas que compondría John Lennon. “Aquella era la época en que estaba tan gordo como Elvis, y no había más que ver la película para darse cuenta de que estaba muy inseguro y completamente perdido. Pidiendo auxilio a gritos desde la misma cima del éxito“, reconocería el autor quien, en un principio, había pensado en esta canción como en una balada y acabó acelerándola en un intento de hacerla más comercial. Una de las cimas del pop del siglo XX. Gran letra, hermosa melodía y una interpretación intachable, que se editó como single con el incomensurable rock de Paul “I’m Down” (enlace) y se convirtió en un rutilante número 1.

The Night Before” (enlace) es la primera canción de Paul en aparecer y, aunque no es uno de sus temas más conocidos, es un tema fantástico en el que la excelente pista vocal del propio McCartney y el acertado piano eléctrico de Lennon son los puntos más destacados. Eso sí, a nivel lírico, la distancia con el anterior tema de John es enorme.

Esta distancia se acrecenta en las letras se acrecenta con la lennoniana “You’ve Got To Hide Your Love Away” (enlace), en la que John “intentaba ser Bob Dylan”. Hermosísima pieza acústica (con guitarras tocadas al unísono por George, John y… Paul) que tiene la peculiaridad de ser la primera canción de los Beatles, tras la primigenia “Love Me Do“, en la que toca un músico de estudio (Johnie Scott y su flauta).

La fantástica “I Need You” (enlace) de George Harrison es la primera composición del benjamín del grupo tras el “Don’t Bother Me” aparecido en “With The Beatles“. Bonito medio tiempo dedicado a Patty Boyd, su novia, en el que destaca el uso del pedal de volumen en las guitarras. Paul vuelve a tomar el mando con “Another Girl” (enlace), otro dinámico tema que, si bien es uno de sus composiciones menos destacables, nos muestra otra de sus facetas como músico: es quien toca el punteo de guitarra solista final de la canción.

You’re Gonna To Lose That Girl” (enlace) de John Lennon, es un sentido homenaje del grupo a las bandas corales yanquis tipo Shirelles, Chiffons o Ronettes de los que los Beatles se habían declarado absolutos fans. Las voces son fabulosas e, instrumentalmente, destaca el piano de Paul, los bongos de Ringo y los acertados arreglos de George a mando de su Fender Stratocaster. Fantástica canción de infecciosa melodía que da paso a otro de los puntos álgidos del álbum, de la discografía de los Beatles y, por ende, de la historia de la música: la simpar “Ticket To Ride” (enlace). Enorme canción de John en la que Paul aportó mucho con su riff de guitarra (sí, Paul es el guitarra solista) y “diseñando” el peculiar toque de batería de Ringo. John siempre afirmó que era “un precedente del heavy metal”. Un tema inconmensurable. Un clásico que se editó como single con la bonita balada lenmoniana “Yes It Is” (enlace) como cara B, y sirve para finalizar una fantástica cara A.

Como ocurriera en el caso de la primera película de los Beatles, “A Hard Day’s Night“, la versión americana del álbum sólo contenía las canciones revisadas hasta ahora, es decir, la cara A de la edición británica. Las canciones de los Beatles se entrelazaban con versiones instrumentales de “From Me To You“, “You Can’t Do That” o “A Hard Day’s Night” y composiciones incidentales de Ken Thorne interpretadas por una orquesta dirigida por George Martin (“In The Tyrol”, “The Chase” y “The Bitter End“). Este álbum sería el primero de la historia en ser Disco de Oro debido a pedidos anticipados de un millón de copias.

La cara B se abre con la primera de las dos versiones que aparecen en el disco, el country rock “Act Naturally” (enlace) en el que Ringo realiza una solvente versión del original interpretado por Buck Owens. “It’s Only Love” (enlace) es una canción de John sobre la que el propio Lennon comenta “es la única canción mía que realmente odio, la letra es una verdadera mierda”, incluso Paul afirmó “la letra era mala, pero la canción está bien, ya sabes, es rock’n’roll, no poesía…”, la verdad es que la letra es floja, llena de tópicos y con alguna rima ridícula, pero musicalmente es bastante buena.

George Harrison toma el mando de la composición por segunda vez en el disco con “You Like Me Too Much” (enlace). En “Help!” John y Paul permiten a George introducir por primera vez dos canciones, y el benjamín no decepciona con este melódico country pop arreglado con tres pianos a cargo de John, Paul y George Martin. En sonoridades muy parecidas (la influencia del country en este disco es más que obvia) encontramos la canción de Paul “Tell Me What You See” (enlace) que originalmente estaba concebida para entrar en la película pero finalmente no fue incluida.

Si hasta ahora hemos visto influencias del country, la fantástica “I’ve just seen a face” (enlace) de Paul ya no es que esté influenciada por aquel estilo, sino que es un modelo del estilo. Extraordinaria canción en la que McCartney realiza todas las voces en distintas pistas. Una joya que da paso al plato fuerte del disco, una de las canciones más perfectas que jamás se han editado, hablo de “Yesterday” (enlace)…¿Qué decir?, la canción que más veces se emite en la radio mundial (una vez cada siete segundos), el tema con más versiones editadas por otros artistas (1.600), dos minutos y siete segundos de absoluta perfección y su autor, Paul McCartney, afirma que… la soñó. “Me levanté con la melodía entera en la cabeza, me senté al piano y allí estaba… Durante cerca de un mes fui a ver gente del negocio de la música, preguntándoles si conocían esa melodía. Fue como si hubiera encontrado algo que debía entregar a la policía. Pensé que si en unas semanas nadie la reclamaba entonces sería mía…” Cuando Paul se convenció de que la canción era suya y se dedicó a la letra (hasta entonces era “Scrambled Eggs” -huevos revueltos-), según John, “Paul tenía la canción, hicimos varias versiones de la letra, pero un día llegó con la letra terminada y… guau…era buena... La verdad es que he recibido muchas felicitaciones por ‘Yesterday’ pero yo no hice nada, es la canción de Paul… y es fantástica, buena de verdad… preciosa”. Es la primera grabación del grupo en la que sólo interviene uno de sus miembros, Paul es el único Beatle… toca la guitarra y canta junto a un fantástico cuarteto de cuerda orquestado por George Martin, de hecho, se planteó la idea de editarlo como un single en solitario de Paul tal y como recuerda el propio productor del grupo, “No era en realidad una grabación de The Beatles y yo discutía eso con Brian Epstein: ‘Ya sabes, esa es una canción de Paul… ¿la acreditamos únicamente a Paul McCartney?’ Él dijo ‘No, sea lo que sea nosotros no dividiremos a The Beatles’…”, pero al final no se editó como single al parecer porque al grupo le parecía que se alejaba mucho del estilo tradicional de la banda. En definitiva, una de las canciones capitales de la música moderna, al margen de estilos y prejuicios.

Aletargados por la contagiosa melancolía de “Yesterday“, la segunda versión del LP nos despierta antes de cerrar el disco. “Dizzy Miss Lizzy” (enlace), un potente rock de Larry Williams con John como intérprete principal que sirve de broche final.

Un gran LP que iluminó el verano de 1965 y se aupó directamente al número uno. “Help!” fue el comienzo de una nueva manera de trabajar para el grupo. Antes grababan los discos en pocas semanas: componían, ensayaban y repetían hasta conseguir una toma buena, a partir de aquí, los Beatles empezaron a grabar los ensayos y, escuchando los resultados, les permitía mejorar, descartar o trabajar sobre lo grabado. Comienza la época de la experimentación y la búsqueda de nuevas sonoridades.

El grupo seguía en lo más alto en materia musical, pero habían quedado ligeramente decepcionados por su última experiencia cinematográfica por lo que deciden deja apartada esta faceta por el momento y, de cara a futuro, ser mucho más selectivos con los proyectos que le presenten. De hecho, antes de que acabe el año rechazan por inapropiado el guión de lo que iba a ser su tercer largometraje  “A Talent For Loving” (Facilidad Para Amar), un “western” escrito por Richard Condon en el que Los Beatles interpretaban a cuatro cowboys en busca de una hermosa muchacha. También rechazaron el guión de una comedia, escrita por Max Wilk y que se titulaba “Here Come The British” (Aquí Llegan Los Ingleses). Los Beatles continuarían rechazando otras ofertas de Shenson. Proyectos que iban desde una descabellada versión de “Los Tres Mosqueteros”, pasando por un proyecto de una película en España que reuniría a Los Beatles y el Cordobés.

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn, 27 de octubre de 2012