THE BEACH BOYS. “Summer Days (and summer nights)” (1965). (8/10)

Imagen

CARA A

1. The girl from New York City (B.Wilson- M.Love)
2. Amusement Parks USA (B.Wilson- M.Love)
3. Then I kissed Her (P.Spector- E.Greenwich-J.Barry)
4. Salt Lake City (B.Wilson- M.Love)
5. Girl don’t tell me (B.Wilson)
6. Help me, Rhonda (B.Wilson-M.Love)

CARA B

1. California girls (B.Wilson-M.Love)
2. Let him run wild (B.Wilson-M.Love)
3. You’re so good to me (B.Wilson-M.Love)
4. Summer means new love (B.Wilson)
5. I’m bugged at my Ol’man (B.Wilson)
6. And your dreams come true ((B.Wilson-M.Love)

Producido por Brian Wilson

Editado en Junio de 1965

Existe una común corriente de opinión que considera este disco un paso atrás respecto a “Today”. Es obvio en lo lírico ya que el grupo pasa de la introspección y la profundidad de letras de la cara B de Today a volver a hablar de chicas californianas, ciudades americanas y sencillas historias de amor. No obstante, en lo musical, es un disco muy inspirado en lo que se refiere a producción y melodías; de hecho, es extraño encontrar un recopilatorio de la banda que no incluya –al menos- cinco canciones de este álbum.

Brian, con este disco, ya está compitiendo abiertamente con los Beatles, se está dejando influenciar por ellos, y, a la vez, quiere pelear en las listas. De ahí que estemos ante el trabajo más comercial del grupo, con Mike aportando mucho más que un par de líneas en las letras y con Brian en actitud muy competitiva.

Wilson cuenta de nuevo con los músicos de la popular Wreking Crew aunque, en esta ocasión, el grupo participa mucho más en lo instrumental puesto que las continuas giras habían convertido al otrora inexperimentado grupo en un combo bastante sólido. Llama la atención la portada, que presenta al grupo en una posición mucho más informal, menos encorsetada, menos “de anuncio”. Con Brian en primer plano y sólo acompañado de sus hermanos, Carl y Dennis, y su primo Mike…, ni rastro de Al Jardine (parece que tenía gripe el día en que se hicieron las fotos) y Bruce Johnston (quien, por aquellas fechas, ni siquiera era considerado un miembro de pleno derecho del grupo)

Brian compone y Mike lleva la voz principal en “The girl from New York City” (enlace),  extraordinaria canción que sirve para abrir el álbum. Al parecer, fue escrita como respuesta a la popular “The boy from New York City” de los Ad-Libs (enlace). La instrumentación es mucho más rockera de lo habitual en la banda, con una punzante línea de bajo a cargo de la sempiterna Carol Kaye y unas armonías cantadas con menos delicadeza y mucho más nervio de lo que habían hecho hasta entonces. Tengo debilidad por esta canción. Una de cal y una de arena; tras el subidón del tema que abre el disco, nos encontramos con “Amusement Park USA” (enlace) una de las canciones que sirven de argumento a los que defienden que este disco es un paso atrás. Tiene un trabajo de teclados brillante, pero ciertamente recuerda casi a los tiempo de “Surfin Safari”, de hecho, parece una segunda parte de “County fair”. Mike vuelve a su excesiva nasalidad, junto a una pésima letra, y a pesar de unas buenas armonías, el conjunto no podía ser más que un tema absolutamente olvidable.

Con “Then I kissed her” (enlace), versión de la maravillosa “Then he kissed me” (enlace) que Phil Spector compuso para sus Crystals. Con esta canción Brian rinde homenaje una vez más a su ídolo. Es un cover muy respetuoso y en el que Brian mantiene mucho los arreglos de Spector. Destaca la fantástica voz principal de Al Jardine, el único, por aquel entonces de darle un toque más “sucio” y rasgado a las cristalinas melodías del grupo y la instrumentación a cargo del grupo con Dennis a la batería, Carl a la guitarra y Brian al bajo y piano. Un clásico del grupo a partir de entonces. “Salt Lake City” (enlace) nos devuelve al “viejo estilo”. Una melodía sencilla de rock con Mike a las estrofas, apoyado por Brian, y una insulsa letra sobre una ciudad… No aportaría nada si no fuera por la imaginativa producción, con dos bajos eléctricos haciendo armonías y su repiqueteante piano… No es una maravilla, pero merece la pena.

Si con “Then I kissed Her”, Brian rendía homenaje a Phil Spector, con “Girl don’t tell me” (enlace) hace lo mismo con sus otros “rivales”, los Beatles. Con una estructura muy similar a “Ticket to ride”, Brian, enamorado de la canción de John Lennon, quiso componer una canción con el estilo melódico y de producción de los de Liverpool, y  en gran medida lo consiguió… las guitarras, los arpegios, el arreglo vocal mucho más europeo…  Era un homenaje amistoso y Brian quiso enviarles a Paul y John una copia, pero sus absurdos complejos de inferioridad le hicieron retractarse. Esta canción destaca también por ser la primera en la que Carl Wilson lleva la voz principal, hecho sorprendente puesto que, exceptuando a Brian, era la mejor voz de la banda (como se demostraría poco después) y no “debuta” como cantante principal hasta este momento, el ¡¡décimo!! disco del grupo.

Tiempo para el hit del disco, “Help me, Rhonda” (enlace), canción que ya había aparecido, aunque en distinta versión, en su anterior LP. Y es Brian, conociendo el potencial de la canción, que había grabado apresuradamente para “Today”, ideó nuevos arreglos y la preparó como single. De nuevo con Al a la voz principal (está brillante), está versión es mucho más directa que la anterior, más vibrante, mejor en definitiva. Se editó como single y con “Kiss me baby” en la cara B, el 5 de abril de 1965. Consiguió el que fue el segundo número 1 del grupo. Un gran tema para cerrar una cara A.

Y llegamos al momento álgido del disco, “California Girls” (enlace). Arte en estado puro. Una de esas canciones que dan sentido a la presencia de la humanidad en este mundo. Sólo la introducción, de marcado carácter sinfónico, hace que el disco merezca la pena. Es una canción perfecta que, según cuenta el propio Brian,  escribió después de un viaje con LSD: ” llegué corriendo a un dormitorio y me oculté bajo una almohada, gritando “tengo miedo de mi mamá, tengo miedo de mi papá”. Al azar, me levanté y fui a un piano (…) comencé a tocar en las notas bajas (mano izquierda) Si-Fa#-Sol# (…) luego añadí la melodía con la mano derecha …”. Al día siguiente, él y Mike Love escribieron la letra.  Brian Wilson la considera la mejor canción de su carrera, la melodía es maravillosa, la producción exuberante, la instrumentación (de nuevo a cargo de la wrecking crew) brillante, los voces prodigiosas… Todo es fantástico, salvo, una vez más, la letra… Fue editada como single con la fantástica “Let him run wild” y alcanzó el número 3.

Llegamos a “Let him run wild” (enlace), una de mis debilidades. Aquí Brian, homenajea a otro de sus ídolos, el gran Burt Bacharach, construyendo una canción muy en la línea de aquel pero sin perder su inconfundible sello. Es la canción que más recuerda a “Today” con sus arreglos casi espectrales, su maravilloso falsetto y esas armonías… Una pasada que precede a “You’re so good to me” (enlace), otra maravilla. Muy inspirada también por los Beatles, presenta a Brian como vocalista principal en un registro vocal muy distinto. La producción vuelve a ser de otro mundo…

Los ánimos se sosiegan con “Summer means new love” (enlace), instrumental con intenciones sinfónicas que, aunque está menos inspirado que los que vendrán después, es un adelanto de los que luego llevará a cabo de forma brillante en “Pet Sounds”.

La recta final del disco arranca con la caricaturesca “I’m bugged at my ol’man” (enlace) en la que Brian Wilson trata aquí, en tono de tragicomedia, la dura experiencia de un adolescente con su padre…¿Autobiográfica?, conociendo el historial de la relación Murry-Brian es probable. Es una letra casi inofensiva, pero atrevida para el tímido primogénito de los Wilson.

El disco se cierra con “And your dreams come true” (enlace). Una sencilla, breve y preciosista canción “a capella” que resulta maravillosamente efectiva para cerrar el disco.

El álbum alcanza el número 2 (frenado en esta ocasión por otros ingleses, The Rolling Stones y su glorioso “Out of our heads”), siendo el mejor resultado de un disco de estudio de los Beach Boys hasta la fecha. La mayor presencia de temas comerciales y la vuelta a la temática adolescente había funcionado para alegría del gran defensor de esta corriente dentro del grupo, Mike Love. No obstante, Brian seguía teniendo las riendas y, de momento, no pensaba soltarlas. Seguiría explorando las “nuevas vías”.

VALORACIÓN GUILLETEK: 8/10

Anuncios

THE BEACH BOYS. Capítulo 7 (1965). Anunciando algo grande.”Summer Days (and summer nights)” y “The Beach Boys Party”

Poco después del lanzamiento de “Today”, Mike recibió una demanda por paternidad. Love negó ser el padre de la niña, pero aceptó proporcionarle una pensión alimenticia y el derecho a utilizar su apellido cuando cumpliera los dieciocho años (recordad este nombre –Shawn Love- porque volverá a aparecer…)

Brian, mientras, había vuelto de su “mal viaje” tras su primera experiencia con el LSD. Volvió a arrojarse en brazos de la marihuana y prometió que no volvería al ácido…, no cumplió… Marilyn empezó a preocuparse en serio por su marido, ”no era la misma persona”. Pero Brian no tenía tiempo… quería adentrarse en los caminos de exploración abiertos en “Today”, pero apenas tenía tiempo… Los Beatles tenían otro número 1 con la excelsa ”Ticket to ride” (enlace) y Capitol quería otro disco para el verano… Entre abril y mayo compuso, grabó y produjo la mayor parte del nuevo disco, “Summer days (and summer nights!)”.

SUMMER DAYS (AND SUMMER NIGHTS!)
Editado en USA en junio de 1965

Imagen

CARA A

1. The girl from New York City (B.Wilson- M.Love)
2. Amusement Parks USA (B.Wilson- M.Love)
3. Then I kissed Her (P.Spector- E.Greenwich-J.Barry)
4. Salt Lake City (B.Wilson- M.Love)
5. Girl don’t tell me (B.Wilson)
6. Help me, Rhonda (B.Wilson-M.Love)

CARA B

1. California girls (B.Wilson-M.Love)
2. Let him run wild (B.Wilson-M.Love)
3. You’re so good to me (B.Wilson-M.Love)
4. Summer means new love (B.Wilson)
5. I’m bugged at my Ol’man (B.Wilson)
6. And your dreams come true ((B.Wilson-M.Love)

Existe una común corriente de opinión que considera este disco un paso atrás respecto a “Today”. Es obvio en lo lírico ya que el grupo pasa de la introspección y la profundidad de letras de la cara B de Today a volver a hablar de chicas californianas, ciudades americanas y sencillas historias de amor. No obstante, en lo musical, es un disco muy inspirado en lo que se refiere a producción y melodías; de hecho, es extraño encontrar un recopilatorio de la banda que no incluya –al menos- cinco canciones de este álbum.

Brian, con este disco, ya está compitiendo abiertamente con los Beatles, se está dejando influenciar por ellos, y, a la vez, quiere pelear en las listas. De ahí que estemos ante el trabajo más comercial del grupo, con Mike aportando mucho más que un par de líneas en las letras y con Brian en actitud muy competitiva.

Si no lo comparamos con “Today”, es un disco fabuloso, sin apenas bajones (aunque los tiene) y con un nivel medio altísimo. Las letras son malas, es absurdo negarlo, pero la música está inspiradísima y las armonías para las que, por cierto, cuentan por primera vez con “el nuevo”, Bruce Johnston, brillan más que nunca. Incluso comparándolo con su excelso, predecesor, “Summer days”, es un gran disco que peca de falta de unidad pero que tiene un conjunto de canciones extraordinarias y…, al fin y al cabo… ¿no se trata de eso?

Brian vuelve a llevarse todo el protagonismo artístico y cuenta de nuevo con los músicos de la popular Wreking Crew aunque, en esta ocasión, el grupo participa mucho más en lo instrumental puesto que las continuas giras habían convertido al otrora inexperimentado grupo en un combo bastante sólido.

Llama la atención la portada, que presenta al grupo en una posición mucho más informal, menos encorsetada, menos “de anuncio”. Con Brian en primer plano y sólo acompañado de sus hermanos, Carl y Dennis, y su primo Mike…, ni rastro de Al Jardine (parece que tenía gripe el día en que se hicieron las fotos) y Bruce Johnston (quien, por aquellas fechas, ni siquiera era considerado un miembro de pleno derecho del grupo)

Brian compone y Mike lleva la voz principal en The girl from New York City” (enlace),  extraordinaria canción que sirve para abrir el álbum. Al parecer, fue escrita como respuesta a la popular “The boy from New York City de los Ad-Libs (enlace). La instrumentación es mucho más rockera de lo habitual en la banda, con una punzante línea de bajo a cargo de la sempiterna Carol Kaye y unas armonías cantadas con menos delicadeza y mucho más nervio de lo que habían hecho hasta entonces. Tengo debilidad por esta canción. Una de cal y una de arena; tras el subidón del tema que abre el disco, nos encontramos con “Amusement Park USA” (enlace) una de las canciones que sirven de argumento a los que defienden que este disco es un paso atrás. Tiene un trabajo de teclados brillante, pero ciertamente recuerda casi a los tiempo de “Surfin Safari”, de hecho, parece una segunda parte de “County fair”. Mike vuelve a su excesiva nasalidad, junto a una pésima letra, y a pesar de unas buenas armonías, el conjunto no podía ser más que un tema absolutamente olvidable.

Con “Then I kissed her (enlace), versión de la maravillosa “Then he kissed me” (enlace) que Phil Spector compuso para sus Crystals. Con esta canción Brian rinde homenaje una vez más a su ídolo. Es un cover muy respetuoso y en el que Brian mantiene mucho los arreglos de Spector. Destaca la fantástica voz principal de Al Jardine, el único, por aquel entonces de darle un toque más “sucio” y rasgado a las cristalinas melodías del grupo y la instrumentación a cargo del grupo con Dennis a la batería, Carl a la guitarra y Brian al bajo y piano. Un clásico del grupo a partir de entonces. “Salt Lake City” (enlace) nos devuelve al “viejo estilo”. Una melodía sencilla de rock con Mike a las estrofas, apoyado por Brian, y una insulsa letra sobre una ciudad… No aportaría nada si no fuera por la imaginativa producción, con dos bajos eléctricos haciendo armonías y su repiqueteante piano… No es una maravilla, pero merece la pena.

Si con “Then I kissed Her”, Brian rendía homenaje a Phil Spector, con “Girl don’t tell me” (enlace) hace lo mismo con sus otros “rivales”, los Beatles. Con una estructura muy similar a “Ticket to ride”, Brian, enamorado de la canción de John Lennon, quiso componer una canción con el estilo melódico y de producción de los de Liverpool, y  en gran medida lo consiguió… las guitarras, los arpegios, el arreglo vocal mucho más europeo…  Era un homenaje amistoso y Brian quiso enviarles a Paul y John una copia, pero sus absurdos complejos de inferioridad le hicieron retractarse.

Esta canción destaca también por ser la primera en la que Carl Wilson lleva la voz principal, hecho sorprendente puesto que, exceptuando a Brian, era la mejor voz de la banda (como se demostraría poco después) y no “debuta” como cantante principal hasta este momento, el ¡¡décimo!! disco del grupo.

Tiempo para el hit del disco, “Help me, Rhonda” (enlace), canción que ya había aparecido, aunque en distinta versión, en su anterior LP. Y es Brian, conociendo el potencial de la canción, que había grabado apresuradamente para “Today”, ideó nuevos arreglos y la preparó como single. De nuevo con Al a la voz principal (está brillante), está versión es mucho más directa que la anterior, más vibrante, mejor en definitiva. Se editó como single y con “Kiss me baby” en la cara B, el 5 de abril de 1965. Consiguió el que fue el segundo número 1 del grupo. Un gran tema para cerrar una cara A.

Y llegamos al momento álgido del disco, “California Girls” (enlace). Arte en estado puro. Una de esas canciones que dan sentido a la presencia de la humanidad en este mundo. Sólo la introducción, de marcado carácter sinfónico, hace que el disco merezca la pena. Es una canción perfecta que, según cuenta el propio Brian,  escribió después de un viaje con LSD: ” llegué corriendo a un dormitorio y me oculté bajo una almohada, gritando “tengo miedo de mi mamá, tengo miedo de mi papá”. Al azar, me levanté y fui a un piano (…) comencé a tocar en las notas bajas (mano izquierda) Si-Fa#-Sol# (…) luego añadí la melodía con la mano derecha …”. Al día siguiente, él y Mike Love escribieron la letra.  Brian Wilson la considera la mejor canción de su carrera, la melodía es maravillosa, la producción exuberante, la instrumentación (de nuevo a cargo de la wrecking crew) brillante, los voces prodigiosas… Todo es fantástico, salvo, una vez más, la letra… Fue editada como single con la fantástica “Let him run wild” y alcanzó el número 3.. Se puso nuevamente de moda en 1985 (volvió a lograr un número 3) con la versión de David Lee Roth (sí, el de Van Halen).

Llegamos a “Let him run wild” (enlace), una de mis debilidades. Aquí Brian, homenajea a otro de sus ídolos, el gran Burt Bacharach, construyendo una canción muy en la línea de aquel pero sin perder su inconfundible sello. Es la canción que más recuerda a “Today” con sus arreglos casi espectrales, su maravilloso falsetto y esas armonías… Una pasada que precede a “You’re so good to me” (enlace), otra maravilla. Muy inspirada también por los Beatles, presenta a Brian como vocalista principal en un registro vocal muy distinto. La producción vuelve a ser de otro mundo…

Los ánimos se sosiegan con “Summer means new love” (enlace), instrumental con intenciones sinfónicas que, aunque está menos inspirado que los que vendrán después, es un adelanto de los que luego llevará a cabo de forma brillante en “Pet Sounds”.

La recta final del disco arranca con la caricaturesca “I’m bugged at my ol’man” (enlace) en la que Brian Wilson trata aquí, en tono de tragicomedia, la dura experiencia de un adolescente con su padre…

Mi viejo me fastidia Porque quiere que me quede en mi cuarto (que zurzan a mi padre)
Llegué un poco tarde Y mi viejo se volvió loco
¿Por qué vendió mi tabla de surf? Cortó mi pelo y mis sueños
Me gustaría salir al exterior Sin embargo, ha puesto clavos en mi ventana (¡qué fuerte!)
No puedo golpear las olas, no puedo surfear (Me gustaría poder)
Traté de llamar a mi chica Pero él tiró el teléfono contra la pared
Me dieron algunas migajas de pan Y un vasito de agua Y están por ahí comiendo carne (Huele muy bien)
Rajaron toda mi ropa Y me estoy dejando crecer la barba Oh, ¿cuándo me dejarán salir?
Escuchaba la radio Pero él se la llevó para usarla en su habitación (Ahora se ha ido)
Me gustaría poder hacer aunque fuera los deberes Sin embargo, me han echado de la escuela (Me han dejado “congelado”)
Mi viejo me fastidia Y él ni siquiera sabe dónde está

¿Autobiográfica?, conociendo el historial de la relación Murry-Brian es probable. Es una letra casi inofensiva, pero atrevida para el tímido primogénito de los Wilson. La relación de Brian con su padre siempre fue complicada, lo idolatraba, pero no podía olvidar las vejaciones (físicas y, sobre todo, psicológicas) a las que le sometió durante su niñez, adolescencia e incluso en su etapa adulta. Dennis y Carl también sufrieron a su padre (sobre todo Dennis), pero sus agresiones se redujeron a lo físico y “sólo”se tradujeron en palizas…, con Brian era distinto. Murry sabía que su hijo mayor tenía talento y tenía singulares sistemas de motivación: lo sometió a una presión brutal desde que era un niño forjando, así, el complicado carácter de Brian. Resulta sobrecogedor ver la reinterpretación de esta canción once años después, en 1976, por un Brian aquejado de problemas mentales y destrozado por las drogas, el alcohol, la comida rápida y el tabaco…

El disco se cierra con “And your dreams come true (enlace). Una sencilla, breve y preciosista canción “a capella” que resulta maravillosamente efectiva para cerrar el disco.

El álbum alcanza el número 2 (frenado en esta ocasión por otros ingleses, The Rolling Stones y su glorioso “Out of our heads”), siendo el mejor resultado de un disco de estudio de los Beach Boys hasta la fecha. La mayor presencia de temas comerciales y la vuelta a la temática adolescente había funcionado para alegría del gran defensor de esta corriente dentro del grupo, Mike Love. No obstante, Brian seguía teniendo las riendas y, de momento, no pensaba soltarlas. Seguiría explorando las “nuevas vías”.

Obviamente, la insaciable Capitol, no podía conformarse con “sólo” dos LP’s en un año y quería otro más… Brian, en un hábil movimiento, se sacó de la manga el primer unplugged de la historia y, así, se libró de la presión de la compañía. La idea era juntar a unos amigos y tocar las canciones preferidas del grupo recreando el ambiente de una fiesta playera: THE BEACH BOYS PARTY

El disco está pretendidamente grabado en directo, pero no fue así. Fue grabado en estudio, con instrumentos acústicos y luego se añadieron las voces y los efectos de fiesta. Es un álbum de muy agradable escucha y sin ninguna pretensión. Brian rinde homenaje, como es habitual a su idolatrado Phil Spector conThere’s No Other (Like My Baby)” (originalmente interpretada por las Crystals), y sobre todo a los Beatles con nada menos que tres versiones:I should have known better” (enlace) de la película A hard day’s night, Tell me why” (enlace) del mismo film y la enorme balada “You’ve got to hide your love away” (enlace) del álbum Help! (sorprende especialmente esta última porque la canción acababa de editarse en ese momento).

La canción que más tirón tuvo del álbum fue la versión delBarbara Ann” (enlace) de The Regents que llegó al número 2 como single. El disco se editó en noviembre de 1965 y alcanzó el número 3.

Brian, no obstante, quería editar una nueva canción que acompañara al disco y, de paso, regalar a su mujer, Marilyn, una canción por su primer aniversario de boda. Así compuso la extraordinaria “The little girl I once Knew” (enlace) que editaron como single y fue un fracaso (nº20). Es un hecho sorprendente que esta canción esté tan infravalorada cuando, posiblemente, esté entre las veinte mejores canciones del grupo. Su sorprendente (y valiente) uso de los silencios, sus inverosímiles arreglos y su arrebatadora intro convencieron a musicos como John Lennon, “esa canción es genial…, ya sabes, para y empieza, y luego para…y vuelve a empezar… y esas voces… es flipante, ¿no?”.  Una joya oculta que tampoco tuvo demasiado éxito con Marilyn, que no admitía el cada vez más usual consumo de drogas de su marido. Además, la señora Wilson sospechaba que Brian estaba siendo infiel y esta canción acrecentó las sospechas…de hecho, según algunos biógrafos, la letra iba dirigida a Bárbara (la hermana pequeña de la mujer de Brian), de la que estaba enamorado…

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 28 de agosto de 2012

THE BEACH BOYS. “The Beach Boys Today” (1965). (8,5/10)

Imagen

CARA A

1. Do you wanna dance (B.Freeman)
2. Good to my baby (B.Wilson- M.Love)
3. Don’t hurt my little sister (B.Wilson- M.Love)
4. When I grow up to be a man (B.Wilson- M.Love)
5. Help me Ronda (B.Wilson- M.Love)
6. Dance Dance Dance (B.Wilson-C.Wilson-M.Love)

CARA B

1. Please let me wonder (B.Wilson-M.Love)
2. I’m so young (William H. y Tyrus Jr)
3. Kiss me baby (B.Wilson-M.Love)
4. She knows me too well (B.Wilson-M.Love)
5. In the back of my mind (B.Wilson-M.Love)
6. Bull Sessions With “Big Daddy” (diálogos)

Producido por Brian Wilson

Editado en Marzo de 1965

Una vez más, tiene más de trabajo en solitario que de grupo y Brian vuelve a reclutar a los mejores músicos de sesión de California para recrear sus feels. La famosa Wreckin Crew, un grupo de músicos de sesión de Los Ángeles que tocaron con Elvis, Simon & Grafunkel, Bob Dylan, Frank Sinatra, Phil Spector… Así entre los baterías tenemos además de a Dennis Wilson, a Hal Blaine, Earl Palmer, como bajistas Brian Wilson comparte sus tareas con  la gran Carol Kaye, Larry Knechtel, Ray Pohlman, Barney Kessel y Al Jardine, Carl y Al comparten su puesto en la guitarra con Bill Pitman, Billy Strange, Tommy Tedesco, Ray Pohlman, Glen Campbell, Barney Kessell…, por último, los teclados quedan a cargo de Brian, Don Randi, Leon Russel y Don Raine. Aparte de esto, tenemos marimbas, panderetas, harpas, castañuelas, mandolinas, armónicas, ukeleles, acordeones, vibráfono, timpani, clavicordio y una sección de saxofones con Plas Johnson, Steve Douglas, Jay Migliori. Ahí es nada…

Es este disco empezó a trabajar con los instrumentos como lo había hecho hasta entonces con las voces, uno a uno. Podía dedicar horas a un instrumento y empezar a construir una canción desde una línea de marimba. Estamos ante uno de los discos capitales de los años 60. Con “All Sumer Long”, este “Today” y los posteriores “Summer days” y “Pet Sounds” el mito de Brian Wilson y los Beach Boys se justifica. Cuatro obras de arte en apenas tres años. Resulta curioso, y llamó mucho la atención en la época, la forma de repartir el orden de las canciones, concentrándose todas las animadas en la cara A y las lentas y más intimistas en la B.

El disco arranca con una versión del “Do you wanna dance” (enlace) de  Bobby Freeman , quizás el corte más flojo del LP y, sin duda, la canción que menos cohesión presenta con el resto.Dennis la interpreta de forma muy solvente y es probable que fuera una forma de aprovechar el enorme tirón del batería entre las fans. El nivel sube muchos quilates con “Good to my baby” (enlace), pieza pop-rock exquisita con Brian cantando las estrofas, Mike el puente y todo el grupo su adictivo estribillo. Es una de esa canciones que, con una simple escucha, pueden alegrarte un mal día. Sorprende el manto de guitarras (hasta cuatro) que le da “peso” a la canción. Nos acercamos aquí a un sonido mucho más “beatle”, de hecho, incluso el insistente riff de la canción presenta similitudes con el que usó Ringo Starr en una canción que los Beatles no publicaron, ”If you got trouble”.

“Don’t hurt my little sister” (enlace) estaba pensada para las Ronettes de Phil Spector. Brian se la envió a su ídolo y a Spectot le gusto por lo que llamó a Wilson y le propuso participar en la grabación… Brian acudió nervioso y lo primero que le llamó la atención es que el bueno de Phil había cambiado la letra, ahora se titulaba “Things are Changing”.  Alucinado con estar grabando junto a su ídolo, Brian no estuvo fino en la grabación, hasta el punto que el arisco Spector lo echó de malos modos por no saber tocar adecuadamente su canción… Finalmente las Ronettes no la grabaron, pero sí otro de los grupos (menores) de Phil Spector, The Blossoms. Es una canción fantástica, con su genial intro de guitarra Rickenbaker, las animadas estrofas cantadas por Mike y el complejo puente interpretado por Brian arropado por unas fantásticas armonías, para llegar a un estribillo extraño y súper adictivo. Al Jardine se ocupa en esta canción del bajo.

When I grow up (to be a man)”  (enlace) es de las pocas canciones en las que el grupo está a los instrumentos (de ahí , que fuera interpretada habitualmente en directo) y está compuesta antes de que Brian sufriera su ataque. Fue editada como single y alcanzó el número 9. De nuevo tenemos un notable ejercicio de armonías con una línea melódica más en la línea original del grupo. Destaca el uso del clavicordio que luego usarían profusamente grupos como los Kinks. Buena canción, que además da paso a uno de los momentos álgidos del disco, la fabulosa “Help me Ronda” (enlace). La versión que aparece en el disco es distinta de la que acabaría apareciendo como single (a la que, además, de le añadió una “h” y se tituló “Help me Rhonda” –enlace-), más arropada, con un manto instrumental más denso es menos vibrante que la versión que se editó como sencillo y alcanzó el número 1. Es una canción fantástica que tiene a Al, por primera vez, como voz principal (excelente, por cierto) y en la que Brian experimenta con el control de volumen en la parte final de la canción.

Dance, dance, dance” (enlace) fue otro hit tras editarsecomo single y alcanzando el número 8. La intro de rickembaker augura a los mejores Byrds y el sofisticado arreglo con acordeones, castañuelas etc., da un aire muy original a una canción que es básicamente rock clásico. El hecho de que el grupo fuera quien, en su mayoría, grabó la base instrumental, les permitió hacer muy buenas versiones en directo. Otra canción para la historia.

“Dance Dance Dance” cierra la cara A y es la última canción animada del disco. Al girar el vinilo, entramos en el mundo del nuevo Brian, más reflexivo, mucho más introspectivo…pero igual de genial… o ¿quizás más?

La “cara tranquila” de “Today” se abre con “Please let me wonder” (enlace). Si esta canción no te conmueve, tienes un problema. Una balada emotiva y extremadamente innovadora en cuanto a la instrumentación. Brian vuelve a ponerse el traje de Phil Spector y construye unos arreglos monumentales mezclando sonoridades de instrumentos que, aunque inusuales en el rock, dan un gran resultado. Estamos marcando los pasos que nos llevarán a Pet Sounds. Una canción redonda, sin fisura alguna. Ideal para una melancólica tarde lluviosa, como la versión del “I’m so young” (enlace) del grupo doo-woop The Students, en la que Brian canta maravillosamente.

Con “Kiss me baby” (enlace) llegamos a una de las mejores canciones del disco y de toda la carrera del grupo. Sofisticadísima en la instrumentación. Es un nuevo intento de Brian de superar el Be my baby de Phil Spector. Los arreglos son inverosímiles y extremadamente imaginativos en lo instrumental y las armonías (enlace a versión a capella), siempre maravillosas, cobran un nuevo sentido en esta canción dotándola de un aire melancólico difícil de superar. Una maravilla que Brian dedicó a Marilyn buscando reconciliarse tras una fuerte discusión (”Please don’t let me argue anymore / I won’t make you worry like before…”)

Kiss me baby es una joya y te deja roto, pero aún queda la traca final. “She knows me too well” (enlace), con el angelical falsetto de Brian y la fabulosa guitarra de Carl, es la única canción del disco que no cuenta con músicos de sesión. El grupo se basta y se sobra para grabar una fabulosa canción con unos toques oscuros en algunas armonías que vuelven a ponernos en sobreaviso de lo que nos espera con Pet Sounds.

El gran final llega con la tremenda “In the Back of my mind” (enlace) a la que Dennis le da un toque casi soul. Brian marca claramente de lo que serán las futuras baladas de la banda. Una vez más , Pet Sounds se acerca y este jovencito de 24 años se saca de la manga un disco que brilla con luz propia entre los lanzamientos del momento. Es la primera vez que Brian habla de sí mismo en una canción, para algunos, en esta letra habla de los que podrían ser los primeros indicios de sus problemas psicológicos, que se agravarían, y mucho, con el tiempo.

El disco se edita en Estados Unidos el 8 de marzo de 1965 y, a pesar de no tener a los Beatles por en medio (lanzarían “Help!” en agosto), “sólo” consigue un número 4. De todas maneras, la crítica lo recibió muy bien y Brian tenía claro que este era el camino a seguir.

VALORACIÓN GUILLETEK: 8,5 / 10

THE BEACH BOYS. Capítulo 5 (1964.1965). Golpe de Estado. “All Summer Long”

John Sebastian (fundador de los Lovin’ Spoonful) y Felix Pappalardi (que acabó siendo productor de Cream) estaban escuchando la radio cuando sonó por primera vez “I get around”. Ambos, de formación clásica en lo musical, se miraron y dijeron: “¡¡joder!!, ¡¡Bach!!”

Cuando hablamos de ”I get around” (enlace), hablamos de palabras mayores. Es uno de los clásicos de los años 60 y, por extensión, de la Historia del Rock. Es extremadamente comercial siendo profundamente extraña. Desde sus estrofas sincopadas a ese rarísimo riff que las une, desde las fantásticas armonías al falsetto “bachiano” de Brian en el estribillo. Una maravilla que llevó al grupo al número 1 que, hasta entonces, se les había negado.

Con la fabulosa “Don’t worry baby” en la cara B, estamos ante uno de los mejores sencillos que nunca se han editado. Sorprende que el grupo en la portada, por primera vez,  deja de estar uniformado. Es posible que algo tenga que ver en esto la desaparición de Murry como manager. Se editó el 11 de mayo de 1964 y alcanzó el número 1 el 4 de julio, curiosamente sustituyendo a ”A world without Love” (enlace), canción intepretada por Peter & Gordon, pero compuesta por unos viejos conocidos… John Lennon y Paul McCartney… El single alcanzó un meritorio número 7 en Inglaterra al parecer impulsada por Mick Jagger que no paró de promocionarlo tras quedar hechizado por la canción titular.

Con “I get around” el grupo alcanza sus más altas cotas de popularidad y se convierte en uno de los estándares de sus actuaciones en directo. Momento para un nuevo disco…

ALL SUMMER LONG
Editado en USA en julio de 1964

Imagen

CARA A

1. I get around (B.Wilson-M.Love)
2. All summer long (B.Wilson- M.Love)
3. Hushabye (D.Pomus-M.Shuman)
4. Little Honda (B.Wilson-M.Love)
5. We’ll run away (B.Wilson-G.Usher)
6. Carl’s big chance (B.Wilson-C.Wilson)

CARA B

1. Wendy (B.Wilson-M.Love)
2. Do you remember (B.Wilson-M.Love)
3. Girls on the beach (B.Wilson)
4. Drive in (B.Wilson-M.Love)
5. Our Favorite Recording Sessions (diálogos)
6. Don’t back down (B.Wilson-M.Love)

Los Beatles seguían arrasando. “The Beatles Second Album” (fusión de las canciones del “With the Beatles” británico con algunos temas aparecidos en EPs y singles) alcanzó el número 1 en abril del 64 sustituyendo a “Meet The Beatles” y  la versión americana de “A hard day’s night” llega al número 1 en junio.

Brian tenía que reaccionar. Liberado de su padre (que, tras divorciarse de la madre de los chicos, y en un patético movimiento, convenció a David Marks de que montara un grupo –David and The Marksmen-y grabaran sus canciones- para hacer la competencia a sus hijos), se hizo el amo del estudio. De hecho, como sucedería en sus trabajos hasta 1967, este “All Summer Long”, es casi más un trabajo en solitario de Brian que un disco del grupo: Los Beach Boys, salvo Brian, ya no tocan en el disco; músicos de estudio interpretan nota a nota todos los arreglos que Brian había compuesto. Carl, Mike, Dennis y Al interpretan sílaba a sílaba las melodías que Brian ha escrito y ejecutan sus complejos arreglos vocales. Para rematar, Brian produce también el disco.

El resultado es maravilloso. El disco se abre con la nunca suficientemente elogiada “I get around”, para dar paso a una joya titulada ”All summer long” (enlace), con su inteligente uso del xilófono (que tanto aprovecharían los Stones en su “Aftermath”) y su sorprendente solo de flauta…, su capacidad de evocación es inigualable, ¿no sois capaces de oler el mar al oírla? Con ”Hushabye” (enlace) (versión de un clásico popularizado por The Mystics a finales de los 50) Brian luce falsetto para locura de sus fans. Con ”Little Honda” (enlace), Brian usa el efecto fuzz en el bajo un año antes de que Paul McCartney lo utilizara en el fantástico “Think for yourself” de George Harrison. ”We’ll run away” (enlace) es una maravilla melódica con la mejor interpretación vocal de Brian hasta el momento. La cara A se cierra con “Carl’s big chance” (enlace), un instrumental que se acerca más al beat británico que a sus antiguas canciones surf…, y es que, como habéis visto, ni rastro de “surf”, “surfin”, “surfers”…

La cara B se abre con ”Wendy” (enlace) con su sorprendente instrumentación –ese solo de teclados- y su inusual progresión de acordes.  ”Do you remember” (enlace) está muy en la línea de los clásicos de Chuck Berry y ”The girls on the beach” (enlace), aunque es preciosa, no deja de ser una especie de reescritura de “Surfer Girl”. El rock vuelve con ”Drive in” (enlace) con Mike llevando la voz cantante, al igual que la fantástica ”Don’t back down” (enlace) donde las armonías vuelven a brillar con luz propia. “Our Favorite Recording Sessions” es un relleno en forma de diálogos de estudio entre los miembros del grupo. Un disco IMPRESCINDIBLE es una discoteca seria.

El disco se edita el 13 de julio de 1964 y es muy bien acogido por crítica y público, ascendiendo hasta el número 4 en la primera semana y con posibilidades de ascenso en listas pero Capitol, en un ejercicio absurdo de canibalismo, edita “Something new by The Beatles” una semana después y alcanza el número 2, perjudicando los intereses de sus dos grupos estrella. Los Beatles habían vuelto a ganar, pero Brian había demostrado estar en gran forma para duelos venideros. No obstante, eran, sin duda, la banda americana del momento y su popularidad va en aumento.

Aprovechando el tirón, Capitol edita en octubre un disco en directo, The Beach Boys Concert que, por fin, les permite alcanzar el número 1 en ventas con un LP… Y, ppor si fuera poco, dos meses después, en diciembre, el disco navideño…

A finales de 1964, Brian recibió 280.000 dólares (de 1964) en concepto de derechos de autor. La mitad fue para Murry que, no contento con semejante suma, no paró de llamar a su primogénito hasta que consiguió (a golpe de chantaje emocional) que le cediera la totalidad de los derechos de sus canciones. Pero, con todo, Brian se siente feliz, como él dijo ”Un Cassius del rock”, invencible. La gira que comenzaron después del disco fue un éxito, actuaron en varios programas de TV…

Imagen

Mientras los chicos disfrutaban con las giras (las orgías y las grandes juergas se sucedían día tras día), Brian se sentía aislado y sólo encontraba refugio en la música… y en la marihuana que había comenzado a consumir con cierta asiduidad. Estando de gira no podía centrarse en la música…, y necesitaba hacerlo, tras uno de sus conciertos le presentaron a Brian Epstein, el manager de los Beatles que le comentó que los británicos preparaban un disco “definitivo” para 1965… los nervios de Wilson se dispararon… Además, Capitol quería otro disco para marzo de 1965. Necesitaba componer, necesitaba tiempo. Tenía que organizar su vida, tenía que tomar decisiones.

De vuelta a casa, decide dar un paso importante para el chico tímido que siempre fue y, el 7 de diciembre, se casa con Marilyn Rowell. Poco después tenían que salir de gira, y así lo hicieron…

El 23 de diciembre, al subir en un avión en Texas, Brian sufre un colapso nervioso. No daba más de sí. Se había roto. El chico de oro y su grupo habían editado ocho LP’s de los cuales, Brian había producido seis…, a esto hay que añadir que el 90% del material son composiciones suyas, giras, singles etc. Con los nervios destrozados, volvió a casa. Pero la maquinaria de los Beach Boys debía continuar…, Glen Campbell lo sustituiría el resto de la gira. Nada volvería a ser igual para Brian Wilson.

Carl y Glen Campbell, Beach Boy de emergencia

Terminada la gira, el  grupo volvió al estudio para trabajar en el que sería su nuevo LP para marzo de 1965. El grupo estaba en pleno proceso de grabación. Por ello, a nadie le extrañó que Brian les citara por la noche en el estudio. Creían que querría enseñarles una nueva canción, o quizás grabarla:

-“No voy a tocar más en directo”, es lo que dijo Brian cuando todos hubieron llegado. ”Me dedicaré a componer, a grabar mi parte en los discos y a producir”

Se quedaron estupefactos, Al se echó a llorar convencido de que era el final del grupo, Dennis dio un golpe a la pared y salió de la habitación. Mike fue el único que reaccionó:

-“Eres un marica Brian, te da miedo el público, eso es lo que te pasa… ¡Puedes componer estando de gira!”
”No, no puedo, no como yo quiero…, la decisión está tomada… Yo trabajaré en el estudio y vosotros en los escenarios… Funcionará…”, Brian sonrió y se puso a tocar el piano.

Poco después sonó el teléfono del estudio. Chuck Britz, el ingeniero de sonido, le pasó el teléfono a Brian, ”Es tu padre”. Murry, al que algún miembro del grupo le había contado lo ocurrido, llamó a su hijo traidor, perdedor, cobarde…, pero, a diferencia de otras veces, Brian no pensaba ceder.

Unos días después, con la noticia aún fresca, Murry apareció borracho en el estudio. El grupo estaba grabando una toma primeriza de “Help me Rhonda” cuando el padre de los Wilson entró en la sala, las cintas de grabación siguieron grabando. Este es un resumen de los 42 minutos que quedaron recogidos en esta histórica conversación:

-“Sé que no me queréis aquí, pero estoy borracho así que me da igual”, dijo Murry al llegar.
-“No deberías beber”- contestó Mike medio en broma.
-“Al, eso que cantas está mal. Tiene que ser más sincopado: da da dee du da da… ¿Lo coges?”, continuó Murry dirigiéndose a Al JArdine que estaba grabando la línea de voz principal.
-“La letra no es así, Murry” -contestó con sorna Al.
-“Vale papá, enséñale cómo cantarla, pero sólo una vez, ¿ok?” –dijo Brian desde la cabina de control con aire condescendiente.
-“Si quieres, me marcho”, contestó Murry ofendido.
-“Sólo quiero que dejes cantar a Al”.
-“Mirad, Brian, chicos, tenéis que dejar de gritar y cantar desde el corazón. Sois estrellas pero tenéis que seguir luchando. Tenéis agallas, sacadlas. Os tengo que decir unas tres mil palabras
-“Pues debes llevar unas 85…”, contestó Brian mofándose.
-“Como equipo somos imbatibles…”, añadió Murry poco antes de que Brian diera la orden de que empezaran a grabar las armonías vocales. Al poco de empezar cortaron la toma porque no era buena.
-“Carl, canta tu parte creo que está mal”, dijo Murry.
-“No le hagas caso Carl”, contestó Brian.
-“¿Pero qué te pasa Brian?, ¿has ganado demasiado dinero?, crees que lo sabes todo pero te equivocas… tendrías que recuperar la imagen honesta que teníais…
-“¿Qué quieres?, ¿El sonido de 409 para Help me Rhonda?
-“No queréis escuchar a un hombre inteligente, llevo 22 años protegiéndoos, pero se acabó. No queréis luchar por el éxito
-“¿Te marchas ya?”, dijo Brian aburrido.
-”Sólo si quieres
-“Yo sólo quiero saberlo, ¿te quedas o te vas?
-“Lo que quieras, si quieres luchar por el éxito me quedo. ¿Quieres?
-“No, no quiero
-“Creeis que lo tenéis todo…
-“Sólo quiero grabar en un ambiente tranquilo y tú no contribuyes a ello
-“Ok, Brian, mira… Te quiero, pero debes saber que el éxito no es fácil…, en fin, olvidadlo, no volveremos nunca al estudio. No podéis competir con las mentes que quieren haceros daño. Tenéis que cantar desde el corazón…, Brian tú sí lo haces, pero los demás no…
-“¿A quién te refieres, papá?
-“Olvida tu imagen como productor Brian, puedes vivir 200 años si creces…
-“No te entiendo
-“Olvídalo. Me voy

Una vez se quedaron solos. La banda terminó de grabar “Help me Rhonda” (enlace), que sería su segundo número 1. Al igual que ocurrió con “I get around”, una bronca con Murry precedió a un hit. Brian tenía el control, había cogido el mando, en el 63 se plantó ante Capitol exigiendo control sobre su obra, en el 64 ante su padre despidiéndolo como manager, y ahora lo hacía ante el grupo al decidir quedarse en el estudio y abandonar las giras. Brian es el jefe, las cosas se iban a hacer a su manera…

No podían hacer otra cosa que aceptar la decisión de Brian, al fin y al cabo, como decía Dennis, ellos no eran más que los mensajeros, Brian era el grupo. No obstante, si había que prescindir de un miembro tan importante para los directos, necesitaban un sustituto de nivel. Glenn Campbell era un buen músico (guitarrista de sesión de Frank Sinatra) pero no se sentía a gusto y además, según él mismo dice, ”la cagaba continuamente, no me hacía con esos agudísimos falsettos de Brian”.

No era una decisión fácil de tomar ya que Brian no era sólo un extraordinario cantante sino que era el líder de la banda. Tras mucho buscar se decidieron por Bruce Johnston, miembro del dúo Bruce &Terry. Brian agradeció a Glenn Campbell los servicios prestados regalándole la canción ”Guess I’m dumb” (enlace). A partir de aquí, y hasta muchos años después, Brian no volvería a las giras, limitándose sus apariciones a actuaciones para la televisión.

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 26 de agosto de 2012