THE BEACH BOYS. “That’s why God made the Radio” (2012). ( 7/10 )

1. Think About The Days (B.Wilson-J.Thomas)
2. That’s Why God Made The Radio (B.Wilson-J.Peterik-L.Millas-J.Thomas)
3. Isn’t It Time (B.Wilson-M.Love-J.Peterik-L.Millas-J.Thomas)
4. Spring Vacation (B.Wilson-M.Love-J.Thomas)
5. The Private Life Of Bill And Sue (B.Wilson-J.Thomas)
6. Shelter (B.Wilson-J.Thomas)
7. Daybreak Over The Ocean (M.Love)
8. Beaches In Mind (B.Wilson-M.Love-J.Thomas)
9. Strange World (B.Wilson-J.Thomas)
10. From There To Back Again (B.Wilson-J.Thomas)
11. Pacific Coast Highway (B.Wilson-J.Thomas)
12. Summer’s Gone (B.Wilson-J.Bon Jovi-J.Thomas)

Producido por Brian Wilson

Editado en Junio de 2012

He de reconocer que, desde que se anunció su edición, he tenido sentimientos encontrados respecto a este “That’s why god made the radio”. Por un lado, el recuerdo de los lamentables discos editados en los últimos 25 años no hacía presagiar nada bueno; por otro, el regreso de Brian al grupo y el gran nivel de los últimos trabajos en solitario de éste permitía un espacio para la esperanza.

Vamos allá. El disco arranca… bien, muy bien, con “Think About The Days” (enlace) una de la típicas corales “Made in Wilson” al modo de clásicos como “Our Prayer” acompañada, en esta ocasión de una bellísima frase de piano…¿Será posible?, es una pieza preciosa, ¿habrán conseguido hacer un gran disco a sus 69 años de media?, ¿después de tanta basura?, aún es pronto, pero la cosa pinta bien. Turno para el single, “That’s why God made the radio” (enlace), un buen tema con una letra embarazosamente ridícula. Seguimos con un buen nivel. A estas alturas empezamos a pensar que podemos estar ante algo grande. Entonces llega “Isn’t It Time” (enlace), un fantástico e infeccioso  tema pop con Brian de nuevo a la voz principal (que alterna con Mike), que sorprende por su frescura y su excelente factura…¡qué va a ser verdad!, ¡qué los viejarras han vuelto por sus fueros!

Pero, por desgracia, las esperanzas se empiezan a desvanecer cuando llegamos a  la vulgar “Spring Vacation” (enlace) en la que lo que más destaca es su irónica letra (“We’re back together, easy money”) y la voz de Al. La canción no es mala pero empieza a recordar a sus pretéritos tiempo pachangueros a partir de los 80. “The Private Life Of Bill And Sue” (enlace) empieza a alimentar los peores presagios. Brian canta esta baratija más propia de “La Sirenita” que de un disco serio. Ay, ay, ay…

Shelter” (enlace) nos da un poco de aire. No es un tema monumental pero su estribillo es tremendamente efectivo (con falsetto “alla Brian” a cargo del inefable Jeff Fosckett) y con Brian a la voz principal la canción llega a buen puerto. Les perdonamos los deslices anteriores… ¿o no?… El siguiente tema está compuesto por Mike Love…miedito…, como no podía ser de otra forma “Daybreak over the ocean” (enlace) es una cancioncilla inofensiva que también encajaría en la banda sonora de “La Sirenita”… Pffff… Esto empieza a dar pereza… Con “Beaches in Mind” (enlace), llega la confirmación, otro disco para olvidar, las tres primeras canciones habían sido un espejismo. No hay por donde cogerla.

Cuando ya estaba  a punto de sacar el CD del reproductor, llegaron unos acordes de piano, Brian, esas potentes percusiones…”It’s a straaaaange world“. Esto está mucho mejor. “Strange World” (enlace) es un muy buen tema, en una línea melódica muy en el estilo de los Who de Quadrophenia y en el que, por primera vez en el disco, empezamos a notar la mano de Brian en la producción. Bueno…, vamos a darle una oportunidad, total, quedan tres canciones…

Y  entonces llega la fantásticamente conservada voz de Al…, ” From There To Back Again” (enlace), ¡vaya temazo!, la mejor balada de Brian desde 1978…, en torno a mitad la canción las armonías toman el poder, antes de ceder la voz a Brian. Una maravilla. Una auténtica maravilla. Con una sonrisa en la boca, me dispongo a escuchar el resto del disco con la tranquilidad de tener una joya de canción (y tres joyitas menores más) que llevarme al oído cuando quiera. Pero, entonces, sin pausa, sin espacios, llega “Pacific Coast Highway” (enlace). Con Brian al mando vocal, es otra barbaridad de canción, especialmente intensa y con un nivel melódico estratosférico… pero no acaba aquí, de nuevo sin pausas, comienza  “Summer’s gone” (enlace), ¡¡el tío Brian nos está regalando una de sus “suites”!!, otra preciosidad en la que Brian reflexiona (como en todas las canciones de esta suite final) acerca de la llegada de la vejez, del crepúsculo de sus vidas, del fin del verano… ¿ Hay mejor forma de terminar el que probablemente será el último disco de lo Chicos de la Playa?

That’s Why God Made The Radio” no es una obra de arte, no es un discazo pero, por fín en muchos años, es un disco propio de una banda como los Beach Boys. Mucha gente divide la carrera del grupo entre la comunmente elogiada estapa hasta “Pet Sounds” y la denostada época posterior. Particularmente me parece una injusticia que sólo se puede cometer desde el desconocimiento de la obra del grupo. De hecho, hasta 1977, sólo editaron un mal disco, “15 Big Ones“…, pero no es menos cierto que desde entonces fueron de mal en peor. Trabajos como “M.I.U. Album”, “L.A. (Light Album)”, “Keepin’ the summer alive”, “The Beach Boys”, “Still Cruisin'”, “Summer in paradise” y “Star and Stripes” son discos malos, algunos horribles, y han hecho un daño irreparable a la imagen de la banda entre el común de los mortales. Y es en este sentido por lo que “That’s Why God Made The Radio” cobra valor. Los Beach Boys graban su mejor disco desde 1978 y  es el que servirá de epitafio a su carrera.

Es fantástico que la carrera de la banda tenga la excelente suite final del álbum como punto final. Lo merecían.

VALORACIÓN: 7 / 10

THE BEACH BOYS. Capítulo 25 (2012). Punto final. “That’s Why God Made The Radio”

Los rumores de una posible reunificación son cada vez más fundados, hasta que el día 16 de diciembre de 2011 se anuncia oficialmente un nuevo disco de estudio y una gira conmemorativa del 50 Aniversario de la banda. La gira comenzaría en  abril de 2012 y Brian Wilson, Mike Love, Alan Jardine, Bruce Johnston y el rescatado David Marks recorrerán el mundo con una gira internacional de 50 fechas.

“Este aniversario es especial para mi porque echo de menos a los chicos y será emocionante hacer un nuevo disco y compartir escenario con ellos otra vez.” . Declaró Brian Wilson. Lo primero que se filtra de la reunión es una nueva y estupenda versión de “Do it again” (enlace) de la que Mike comentó “Nos juntamos en Capitol Records y regrabamos ‘Do It Again.’ Brian y yo escribimos esa canción y llegó al número 1 en Gran Bretaña, Australia y otros lugares hace 44 años. Brian me hizo un cumplido, ‘¿Cómo puede sonar alguien tan bien tantos años después?’ Más tarde, mientras trabajábamos en unas armonías de una nueva canción de Brian, tuve la ocasión de devolverle el cumplido. Fue emocionante estar alrededor del piano otra vez junto a Brian, Alan y Bruce y experimentar de primera mano la brillantez del don de Brian para los arreglos vocales.. Ha sido una gran bendición que hemos podido compartir con el mundo. ¿No estaría bien hacerlo una vez más? ¡Absolutamente!”. Tenemos operación nostalgia en marcha.

El 12 de febrero de 2012, y con motivo de la 54ª entrega de los Premios Grammy, los Beach Boys actúan en la Gala (enlace). La primera actuación de Brian con los Beach Boys en más de 15 años. La actuación (aunque en claro pseudo-playback) es más que ilusionante y empieza a hacer que muchos de los escépticos con la reunión comiencen a albergar esperanzas de que esta reunión traiga algo bueno.

Entretanto la banda ensaya (enlace) los temas para la gira a la vez que trabajan en el estudio los últimos detalles de su nuevo disco de estudio

Dos meses después, el 24 de abril, los Beach Boys comienzan la gira en Tucson (enlace). Los comentarios de público y crítica son unánimente positivos. Brian, quien no olvidemos que aunque está muy recuperado si lo comparamos con unos años atrás no deja de ser un hombre muy enfermo, se muestra ausente durante el Show, si bien sus intervenciones son las más aplaudidas… Dos días después se estrena, en formato digital, el primer single de lo que será el nuevo disco de los Beach Boys: “That’s why god made the radio” (enlace).

La canción, con música de Brian Wilson arranca con un sonido clásico, que recuerda a los primeros años del grupo y con un brillante Brian en la voz principal. La sencilla y ultraclásica melodía puede decepcionar en una primera escucha… hasta que llegamos al estribillo…la explosión de armonías, ese falsetto…Son los Beach Boys. Si no fuera por la horripilante letra, estaríamos hablando de una canción más que notable. Esto tiene buena pinta. ¿Serán capaces estos vejestorios de grabar un buen disco después de haber estado porquerías desde 1985?

El estreno del single genera cierta controversia entre la crítica, pero son muchos los que comienzan a interesarse por el futuro disco, especialmnente cuando Bruce Johnston afirma que las nuevas composiciones de Brian le recuerdan a “Pet Sounds” y que el sonido del disco se acerca a “Sunflower”… Y mientras el grupo sigue girando y realizando apariciones televisivas (enlace)… Hasta que llega el día, el  5  de junio se publica “That’s Why God Made The Radio”, el primer disco de estudio con nuevo material de Los Beach Boys en 20 años.

“THAT’S WHY GOD MADE THE RADIO”

1. Think About The Days (B.Wilson-J.Thomas)
2. That’s Why God Made The Radio (B.Wilson-J.Peterik-L.Millas-J.Thomas)
3. Isn’t It Time (B.Wilson-M.Love-J.Peterik-L.Millas-J.Thomas)
4. Spring Vacation (B.Wilson-M.Love-J.Thomas)
5. The Private Life Of Bill And Sue (B.Wilson-J.Thomas)
6. Shelter (B.Wilson-J.Thomas)
7. Daybreak Over The Ocean (M.Love)
8. Beaches In Mind (B.Wilson-M.Love-J.Thomas)
9. Strange World (B.Wilson-J.Thomas)
10. From There To Back Again (B.Wilson-J.Thomas)
11. Pacific Coast Highway (B.Wilson-J.Thomas)
12. Summer’s Gone (B.Wilson-J.Bon Jovi-J.Thomas)

Producido por Brian Wilson

Editado en Junio de 2012

He de reconocer que, desde que se anunció su edición, he tenido sentimientos encontrados respecto a este “That’s why god made the radio”. Por un lado, el recuerdo de los lamentables discos editados en los últimos 25 años no hacía presagiar nada bueno; por otro, el regreso de Brian al grupo y el gran nivel de los últimos trabajos en solitario de éste permitía un espacio para la esperanza.

Vamos allá. El disco arranca… bien, muy bien, con “Think About The Days” (enlace) una de la típicas corales “Made in Wilson” al modo de clásicos como “Our Prayer” acompañada, en esta ocasión de una bellísima frase de piano…¿Será posible?, es una pieza preciosa, ¿habrán conseguido hacer un gran disco a sus 69 años de media?, ¿después de tanta basura?, aún es pronto, pero la cosa pinta bien. Turno para el single, “That’s why God made the radio” (enlace), un buen tema con una letra embarazosamente ridícula. Seguimos con un buen nivel. A estas alturas empezamos a pensar que podemos estar ante algo grande. Entonces llega “Isn’t It Time” (enlace), un fantástico e infeccioso  tema pop con Brian de nuevo a la voz principal (que alterna con Mike), que sorprende por su frescura y su excelente factura…¡qué va a ser verdad!, ¡qué los viejarras han vuelto por sus fueros!

Pero, por desgracia, las esperanzas se empiezan a desvanecer cuando llegamos a  la vulgar “Spring Vacation” (enlace) en la que lo que más destaca es su irónica letra (“We’re back together, easy money”) y la voz de Al. La canción no es mala pero empieza a recordar a sus pretéritos tiempo pachangueros a partir de los 80. “The Private Life Of Bill And Sue” (enlace) empieza a alimentar los peores presagios. Brian canta esta baratija más propia de “La Sirenita” que de un disco serio. Ay, ay, ay…

Shelter” (enlace) nos da un poco de aire. No es un tema monumental pero su efectivo es tremendamente efectivo (con falsetto “alla Brian” a cargo del inefable Jeff Fosckett) y con Brian a la voz principal la canción llega a buen puerto. Les perdonamos los deslices anteriores… ¿o no?… El siguiente tema está compuesto por Mike Love…miedito…, como no podía ser de otra forma “Daybreak over the ocean” (enlace) es una cancioncilla inofensiva que también encajaría en la banda sonora de “La Sirenita”… Pffff… Esto empieza a dar pereza… Con “Beaches in Mind” (enlace), llega la confirmación, otro disco para olvidar, las tres primeras canciones habían sido un espejismo. No hay por donde cogerla.

Cuando ya estaba  a punto de sacar el CD del reproductor, llegaron unos acordes de piano, Brian, esas potentes percusiones…”It’s a straaaaange world“. Esto está mucho mejor. “Strange World” (enlace) es un muy buen tema, en una línea melódica muy en el estilo de los Who de Quadrophenia y en el que, por primera vez en el disco, empezamos a notar la mano de Brian en la producción. Bueno…, vamos a darle una oportunidad, total, quedan tres canciones…

Y  entonces llega la fantásticamente conservada voz de Al…, ” From There To Back Again” (enlace), ¡vaya temazo!, la mejor balada de Brian desde 1978…, en torno a mitad la canción las armonías toman el poder, antes de ceder la voz a Brian. Una maravilla. Una auténtica maravilla. Con una sonrisa en la boca, me dispongo a escuchar el resto del disco con la tranquilidad de tener una joya de canción (y tres joyitas menores más) que llevarme al oído cuando quiera. Pero, entonces, sin pausa, sin espacios, llega “Pacific Coast Highway” (enlace). Con Brian al mando vocal, es otra barbaridad de canción, especialmente intensa y con un nivel melódico estratosférico… pero no acaba aquí, de nuevo sin pausas, comienza  “Summer’s gone” (enlace), ¡¡el tío Brian nos está regalando una de sus “suites”!!, otra preciosidad en la que Brian reflexiona (como en todas las canciones de esta suite final) acerca de la llegada de la vejez, del crepúsculo de sus vidas, del fin del verano… ¿ Hay mejor forma de terminar el que probablemente será el último disco de lo Chicos de la Playa?

That’s Why God Made The Radio” no es una obra de arte, no es un discazo pero, por fín en muchos años, es un disco propio de una banda como los Beach Boys. Mucha gente divide la carrera del grupo entre la comunmente elogiada estapa hasta “Pet Sounds” y la denostada época posterior. Particularmente me parece una injusticia que sólo se puede cometer desde el desconocimiento de la obra del grupo. De hecho, hasta 1977, sólo editaron un mal disco, “15 Big Ones“…, pero no es menos cierto que desde entonces fueron de mal en peor. Trabajos como “M.I.U. Album”, “L.A. (Light Album)”, “Keepin’ the summer alive”, “The Beach Boys”, “Still Cruisin'”, “Summer in paradise” y “Star and Stripes” son discos malos, algunos horribles, y han hecho un daño irreparable a la imagen de la banda entre el común de los mortales. Y es en este sentido por lo que “That’s Why God Made The Radio” cobra valor. Los Beach Boys graban su mejor disco desde 1978 y  es el que servirá de epitafio a su carrera.

Es fantástico que la carrera de la banda tenga la excelente suite final del álbum como punto final. Lo merecían. Pero, como era de esperar, teniendo en cuenta los precedentes, la reunión de los míticos Beach Boys no terminó del todo bien. El disco fue un éxito (número 3 en las listas Billboard), así como la recepción de los conciertos, pero las tensiones entre Mike Love y Wilson terminaron con un nuevo alejamiento de posturas. Mike seguiría girando con unos nuevos Beach Boys y Brian volvería a su retiro, aunque su página web enseguida anunció que estaba grabando y produciendo un nuevo trabajo en solitario que contaría con la participación del brillante guitarrista británico Jeff Beck, y sus ex-compañeros de The Beach Boys Al Jardine, David Marks y Blondie Chaplin. Por razones aún no detalladas por ninguna de las partes, el material producido durante esas sesiones decidió desecharse y Wilson siguió trabajando en el estudio hasta que en el invierno de 2014 anunció que el disco estaba terminado. La idea era contar con varias voces colaboradoras y armar un disco de “duets”. El título del álbum sería “No Pier Pressure” y se editaría en la primavera de 2015.

1. “This Beautiful Day”  (Wilson-Thomas)
2. “Runaway Dancer” (Wilson-Thomas)
3. “What Ever Happened”  (Wilson-Thomas)
4. “On The Island” (Wilson-Thomas)
5. “Our Special Love”  (Wilson-Thomas)
6. “The Right Time”  (Wilson-Thomas)
7. “Guess You Had To Be There”  (Wilson-Thomas)
8. “Tell Me Why”  (Wilson-Thomas)
9. “Sail Away” (Wilson-Thomas)
10. “One Kind Of Love” (Wilson-Thomas)
11. “Saturday Night” (Wilson-Thomas)
12. “The Last Song” (Wilson-Thomas)
13. “Half Moon Bay” (Wilson-Thomas)

La primera mala noticia, al tener el álbum entre las manos, es comprobar que el disco estaba producido de nuevo por Joe Thomas, uno de los más recalcitrantes representantes del más puro sonido AOR. Amante del demoníaco Autotune y arquitecto de pulcros y fríos sonidos. Thomas ya colaboró con Wilson en la producción y la composición de los temas del último disco de los Beach Boys “Why God Made The Radio” y en algunos de sus trabajos en solitario, como el insípido “Imagination” de 1998.

No obstante, la cosas empiezan muy bien con la breve y preciosista “This Beautiful Day“, una bonita, serena y sobresaliente balada con una melosa melodía que a pesar de sus azucarados arreglos  funciona de forma fantástica como arranque del disco. Excelente comienzo que hace que empecemos a albergar unas esperanzas que se tambalean con “Runaway Dancer“, una extraña suerte de electro-pop con dueto con el miembro de Capital Cities Sebu Simonian. No es que sea una mala canción, simplemente descoloca.

La excelente bien conservada voz de su es-compañero de The Beach Boys, Al Jardine, es la protagonista de “Whatever Happened“, una evocadora balada que roza la ñoñería. Resulta agradable, está bien construida pero es tan blandita y autocomplaciente resulta absolutamente inofensiva. Es cierto que Wilson nunca ha sido muy amigo de decibelios y estridencias, pero su música siempre ha tenido un algo que aquí se pierde entre azucarados mantos de armonías autotuneadas. Está muy lejos de ser una mala canción, en cualquier caso. “On The Island“, la siguiente canción, cuenta con la colaboración del dúo de indie folk estadounidense She & Him, y se trata de una agradable canción de aromas hawaianos en la que destaca la acertada interpretación de  Zooey Deschanel. Buen tema.

 El comienzo y el final  de “Our Special Love” nos recuerdan al mejor Wilson, pero enseguida penetra en ambientes de “radio-fórmula madura” bastante prescindible. Una lástima porque esta canción apuntaba maneras. El joven cantante Peter Hollens colabora en el tema. También tiene muy buenos momentos “The Right Time” en la que el ex-Beach Boy Al Jardine vuelve a tomar la voz cantante en las estrofas mientras Brian luce falsetto en los estribillos. Muy agradable, muy blandita también, pero da gusto escucharla.

La joven estrella country Kacey Musgraves es la voz principal en “Guess You Had To Be There“, un pegadizo medio tiempo de country-pop  que es de lo mejor del disco pero en la que es difícil reconocer el estilo de Brian Wilson como compositor. Algo más reconocible resulta “Tell Me Why“, pero, de nuevo, lo mismo AOR puro, límpidos arreglos y un sonido demasiado empalagoso… Y cuando ya estamos a punto de rendirnos llega “Sail Away” con dos ex-Beach Boys, Blondie Chaplin y Al Jardine, compartiendo estudio con Brian y, sin ser ninguna joya, nos anima a seguir un poco más, y la espera merece la pena, pues, “One Kind Of Love” es, junto a “This Beautiful Day”, lo mejor del disco. Ahora, sí, muy Brian Wilson…, lejos de su mejor material, pero muy reconocible. Muy buena canción y grandes arreglos vocales.

Hay esperanza, pero la soporífera “Saturday Night“, con el joven Nate Ruess al micro, nos devuelve a la radio-fórmula menos edificante. Lo peor del disco, una canción muy floja que no debería estar en el catálogo de semejante genio…, pero entonces llega “The Last Song” con sus hermosos arreglos vocales y su maravillosa melodía que ni siquiera los pomposos arreglos de la parte final de la canción consiguen estropear. Y es que no podemos olvidar que Brian Wilson ha sido uno de los grandes. Sus problemas mentales, el abuso de drogas y las influencias maliciosas de su entorno acabaron por apagar, hace ya mucho, una de las estrellas más brillantes del firmamento musical… Aún así, a veces, como si se escapara por una rendija de su torturado cerebro, su talento nos deja joyitas como “Half Moon Bay“, el maravilloso instrumental que cierra el álbum.

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 22 de noviembre de 2012. Editado el 25 de abril de 2015

THE BEACH BOYS. Capítulo 21 (1991-1998). “Summer in Paradise”, “I Just Wasn’t Made For These Times”, “Stars And Stripes Volume 1”, “Imagination”

Imagen

1991 y 1992 fueron años tranquilos. En 1992 se edita una bazofia como “Summer in paradise”, el primer disco del grupo sin Brian que, por respeto a la memoria del grupo, eludiré comentar. Una porquería liderada por Mike Love de la que apenas se puede salvar (y con mucha condescendencia) la canción homónima.

Fue en 1993 cuando las cosas empezaron a mejorar para Brian (que empezó una relación con Melinda Ledbetter que apenas dos años después le volvería a llevar al altar) y para el grupo en general que, con la edición de la lujosa caja recopilatoria de cinco CD’s “Good Vibrations” vuelve de nuevo al candelero y por la puerta grande. La caja es una joya, con más de media hora de las sesiones de SMiLE, montones de inéditos, y todos los éxitos del grupo. Imprescindible.

Imagen

Pero cuando todo parecía ir arreglándose, 1994 contempla como Mike Love demanda a Brian solicitando ser reconocido como letrista de 35 canciones del grupo entre 1962 y 1966, a saber, “409”, “All Summer Long”, “Amusement Park USA”, “Be true to your school”, “California girls”, “Cath a wave”, “Chug a lug”, “Custom machine”, “Dance dance dance”, “Do you remember”, “Don’t back down”, “Don’t hurt my Little sister”, “Drive in”, “Farmer’s daughter”, “Finders Keepers”, “Good to my baby”, “Hawaii”, “Help Me Rhonda”, “I get a round”, “I know there’s an answer”, “In the back of my mind”, “Kiss me baby”, “Let him run wild”, “Little Saint Nicky”, “Merry Christmas baby”, “Salt lake city”, “Santa’s beard”, “She knows me too well”, “The girl from New York City”, “The man with all the toys”, “The Noble surfer”, “Wendy”, “When I grow up to be a man”, “Wouldn’t it be nice” y “You’re so good to me”. Fue un juicio surrealista en el que Brian solía quedarse dormido en el estrado cuando no entraba en colapso nervioso al oir el nombre de Murry Wilson… En un momento, los abogados de Mike trataron de llegar a un acuerdo extrajudicial de 750.000 dólares, pero los letrados de Brian prefirieron someterse al jurado. Los argumentos de los demandantes eran endebles. Especialmente ilustrativo fue el caso de “Wouldn’t it be nice” para cuya defensa los abogados de Brian llamaron a Tony Asher, letrista de Pet Sounds:

-Yo escribí esa canción con Brian…, Mike no aportó nada…, de hecho, estaba en Japón de gira.
-¿Estuvo con el señor Wilson todo el tiempo?
-Sí.
-¿Quiere decir que ni siquiera se separaron para ir al baño?
-No…, claro, supongo que Brian fue al baño una o dos veces…– contestó asombrado Asher.
-Entonces, ¿cómo puede asegurar que en lugar de ir al baño el señor Wilson no estuviera hablando por teléfono con el señor Love desde Japón y que éste le sugiriera alguna parte de la letra?

Sin palabras… El juicio iba bien para los intereses de Brian, hasta que lo llamaron a declarar… Como dirían los abogados de Mike, ”Brian ha ganado el juicio para nosotros”. Wilson estaba claramente nervioso…

-¿Ayudó su primo en la composición de las canciones objeto de la demanda?
-Esto…, fue hace tanto tiempo…
-¿Ayudó?
-Bueno…, es posible…, no me acuerdo

El jurado falló a favor de Mike. Brian tuvo que indeminzar a su primo con cinco millones de dólares y las canciones empezaron a editarse bajo el famoso Wilson-Love que conocemos hoy en día…

Apenas unos meses después, ya en 1995, Brian y Melinda se casaron al compás de “God Only Knows” cantado por Carnie, hija de Brian. Mike estaba entre los invitados…

1995 iba a contemplar un renacer de la imagen de los Beach Boys y de Brian en particular. Liberado por fin de Landy, Brian quiere volver a la música y, en un intento de tomar fuerza, decide revisitar sus grandes clásicos antes de volver a mirar hacia el futuro. Así surge su segundo disco en solitario, “I Just Wasn’t Made For These Times”. El proyecto se completaría por un elegante documental dirigido por el músico y productor Don Was.

”I JUST WASN’T MADE FOR THESE TIMES”
Editado en USA en agosto de 1995

Imagen

1. Meant for you (B.Wilson-M.Love)
2. This Whole World (B.Wilson)
3. Caroline No (B.Wilson-T.Asher)
4.Let the wind blow (B.Wilson-M.Love)
5. Love and Mercy (B.Wilson)
6. Do it again (B.Wilson-M.Love)
7. The Warmth of the sun (B.Wilson-M.Love)
8. Wonderful (B.Wilson-V.D.Parks)
9. Still I dream of it (B.Wilson)
10. Melt Away (B.Wilson)
11.Till I die (B.Wilson)

El disco es una joyita, y eso que no hay nada nuevo. Sólo la recuperación de la hasta entonces inédita, “Still I Dream of it” satisfaría la sed de los que buscaran novedades del tío Brian. Todo respira elegancia, desde la selección de los temas (huyendo de hits) a la cuidadísima interpretación y producción de las canciones. El álbum, como ya hiciera el fantástico “Friends” casi tres décadas antes, abre con la intimista “Meant for You” (enlace) en una versión casi idéntica a la original. El reto que asume Brian al interpretar todas las voces de “This Whole World” es titánico y, aunque sale airoso del mismo, el resultado final es lejano al original de 1970…, en cualquier caso…¡qué canción!

Con “Caroline No” evocamos “Pet Sounds”, más que correcta versión, como ocurre con la descarnada “Let the wind blow” de 1967.

Sorprende que Brian reinterprete una canción de su anterior disco en solitario, pero cuando escuchas este nuevo ”Love and Mercy” (enlace) entiendes la razón. A años luz del original y despojado de todos los artificios ochenteros de la versión de 1988. Una maravilla.

Uno de los momentos álgidos del documental es el fragmento en el que Brian interpreta con sus hijas una vibrante versión del ”Do it again” (enlace) de 1969. Fantástica. La tierna balada adolescente “The warmth of the sun” (enlace), no conecta bien con la nueva y madura tesitura de Brian y se echa mucho de menos su juvenil timbre de voz. Con “Wonderful”, Brian ataca sus monstruos interpretando de forma, eso sí, algo temorosa uno de los temas capitales de SMiLE.

El mejor momento del disco llega, en mi opinión, con la recuperación de la versión casera de 1976 de la hasta entonces inédita “Still I dream of it” (enlace). Una maravilla oculta. Una descarnada balada a lo “easy listening” que aún hoy no entiendo cómo no llegó a figurar oficialmente en ningún álbum del grupo entre 1976 y 1985…, especialmente cuando en ninguno de estos trabajos hay ninguna canción que la supere.

El disco se cierra con una estupenda versión de su tema en solitario “Melt away” (enlace), menos recargada y más auténtica que la original de 1988. Absolutamente maravillosa. Para acabar, ataca una ligeramente descafeinada reinterpretación de la fantástica “Till I die” de 1971.

“I Just Wasn’t Made For These Times” fue estrenado como documental en enero de 1995 y la banda sonora se editó en agosto, alcanzando el número 50 en listas británicas, pero sin ninguna repercusión en Estados Unidos.

La vuelta de Brian al candelero de la industria se completó con la edición, en octubre de este mismo 1995, del trabajo de Van Dyke Parks “Orange Crate Art” en el que Wilson pone las voces a las bucólicas (y muy interesantes) composiciones de su viejo amigo.

ImagenEl que fuera letrista de “SMiLE” compone y produce todas las canciones del álbum y Brian pone la voz. Es sin duda el trabajo de mayor calidad vocal de Brian en solitario. A medio camino entre la vanguardia y el clasicismo, el disco obtuvo elogiosas críticas aunque tampoco tuvo éxito comercial. La aportación de Brian a nivel vocal es tremenda, grabando hasta cinco líneas de voz para cada canción exhibiendo registros desde un do grave a un mi alto (más de tres octavas).”Es el cantante más atlético que conozco…, apenas usó dos horas para cada canción y aún le daba tiempo a comerse una ensalada de pollo”, declaró Parks. Es un disco en el que desctacan canciones como “Orange Crate Art” (enlace), de meritoria composición y bellísima factura vocal (armonías de otro mundo), pero que se pierde en la indefinición mezclando demasiados estilos y quedándose en medio de todos. Interesante en cualquier caso aunque sólo sea por incluir las mejores interpretaciones vocales de Brian desde “Sunflower“.

Pero Brian no era “sólo” un cantante, no podía evitar crear, lo suyo era componer. Tan pronto como comenzó a encontrarse ligeramente mejor, llamó a su viejo compañero de fatigas, Andy Paley, y comenzaron a producir…

El material que surgió de estas sesiones de trabajo era bueno, muy bueno. Tanto que, Don Was, propuso que el grupo volviera a reunirse y grabara estas canciones. Tan pronto como escucharon el material, el resto de miembros de la banda estuvo de acuerdo: era lo mejor que Brian había escrito en los últimos años. No era para menos, había canciones realmente buenas como la excelsa “Soul Searchin. Las sesiones comenzaron bien y el buen ambiente reinó en las mismas, sin embargo, todo fue torciéndose y, una vez más, los intereses comerciales superaron a los artísticos…

Abandonan el proyecto, vuelven a las giras, colaboran en una versión de “Fun fun fun” con Status Quo y, en agosto de 1996, editan “Stars And Stripes Volume 1”.

Imagen

El disco es una nueva tonelada de mierda sobre su leyenda. Una nadería en la que el grupo hace coros a estrellas del country que destrozan las canciones de Brian que, para más inri, produce el disco. Infumable…, y una lástima por las canciones que quedaron en el tintero al abandonarse el proyecto anterior…, algunas fueron recuperadas en futuros discos de Brian y otras, como la excelsa “Soul Searchin”, fueron cedidas a artistas como Salomon Burke.

El grupo tocaba suelo, pero todo podía empeorar, a principio de abril de 1997, con un escueto comunicado, se anuncia que Carl Wilson comienza tratamiento de quimioterapia tras haber sido diagnosticado de un cáncer de pulmón con varios tumores secundarios en el cerebro.

Imagen
Carl estaba mal, muy mal. El tratamiento de quimioterapia al que empezó a someterse le provocó una rápida pérdida de cabello que le obligaba a actuar con peluca. Mike llegó a declarar que, cuando compartían escenario, evitaba mirar hacia la posición de Carl, ”era muy duro”. El estado de Carl fue empeorando hasta Agosto de 1997, fecha en la que participa por última vez en un concierto con los Beach Boys. No podía más.

Pero, como ha sido habitual en su historia, la maquinaria Beach Boy no podía parar. El grupo de los Wilson, seguiría sin ningún Wilson. Loco Brian, muerto Dennis y enfermo Carl, Mike decide llamar a uno de los Beach Boy originales: David Marks.

Imagen

Sin ningún tipo de escrúpulo, la banda sigue girando por el mundo con hasta siete músicos de apoyo para Mike, Al, Bruce y David… Love, Jardine, Johnston y Marks…, ningún Wilson sobre el escenario. Los Beach Boys habían muerto artísticamente hace años, pero detalles como éste apuntalaron la sepultura… Pero, como es habitual, cuando la leyenda agonizaba, la edición de “The Pet Sounds Sessions“, una lujosa caja de 4 cd’s llena de rarezas e inéditos y la reclamada mezcla en auténtico estéreo del disco original, lleva a los Beach Boys a un nuevo repunte de popularidad. La historiografía musical hace, al fin, justicia a “Pet Sounds” calificándolo como obra cumbre y dándole la portada de múltiples publicaciones especializadas.

Pero si los Beach Boys solían remontar después de un bache, también era habitual que volvieran a hundirse después de un éxito. En Diciembre, la matriaca Wilson, Audree, fallece a los 79 años por un fallo cardiaco. Brian apenas tenía contacto con ella, Dennis murió pero nunca había sido el “niño de mamá”…, ese puesto estaba reservado para Carl… Para el enfermo Carl que apenas sobrevivió a su madre tres meses.

Carl Dean Wilson fallece el día 6 de Febrero de 1998, un mes después de cumplir 51 años. El discreto Carl fue quien siempre mantuvo al grupo unido, fue quien medió entre las dos facciones la comercial y mercantilista integrada por Mike, Alan y Bruce y la vanguardista y artística de Brian y Dennis. ”Brian era como el Peñón de Gibraltar, por la seguridad que nos daba”, había declarado Brian. Poseedor de una de las mejores voces de la historia de la música popular, el epitafio de su tumba no puede ser más descriptivo:

”El corazón y la voz de un ángel”.
Imagen
Superado el golpe de la muerte de Carl, Mike vuelve a proponer “unir a la banda”. Brian pasa, Bruce y David Marks aceptan sin rechistar…, pero ¿y Al?. Hasta el momento, había sido el escudero fiel de Mike, pero la desaparición de Carl fue un punto de inflexión.”Sin Carl se pierde un elemento vital en la conjunción de las armonías”… Así que Al Jardine se baja del tren.

Sin su habitual compañero de fatigas, Mike, Bruce y Marks continúan haciendo giras bajo el nombre de America’s Band en un gesto de respeto hacia la historia del grupo, que había perdido ya a cuatro de sus integrantes originales. No obstante, las salas de conciertos se quedan medio vacías y con el dinero de Mike no se juega…, así que el grupo recupera el nombre de The Beach Boys. Pero Alan, a pesar de su gesto de respeto a la memoria de Carl, tampoco tenía mucho que envidiar a Mike en cuanto a ánimo de lucro y funda The Beach Boys Family con sus hijos, las hijas de Brian y algunos miembros más. Habemus follón. Ambos se enzarzan en una serie de litigios por el uso del nombre “Beach Boys” que, como suele pasar, acaba ganando Mike.

Mientras, Brian, como le sucedió tras la muerte de su padre, pareció rehacerse ante el golpe de la muerte de madre y hermano y, espoleado por el respaldo de la crítica a “Pet Sounds” después de tantos años, volvió a la vida pública. ”Me siento en forma, dadme tres semanas y grabaré otro Pet Sounds…”

Brian no tenía intención alguna de volver con los Beach Boys, así que , ni corto ni perezoso se pone en manos del productor Joe Thomas que, por entonces gozaba de cierto prestigio, para grabar su nuevo disco. La elección de Thomas fue un soberano error, representante del “Adult contemporany”, límpido e inocuo sonido de música fácil que teñía los álbumes de Michael Bolton o Air Suply… Rock anodino y de absoluta pulcritud

”IMAGINATION”
Editado en USA en junio de 1998

Imagen

1. Your imagination (B.Wilson-J.Thomas-S.Dahl)
2.She Says That She Needs Me (B.Wilson-R.Titelman-C.Bayer)
3.South American (B.Wilson-J.Thomas)
4.Where Has Love Been (B.Wilson-A.Paley-J.D. Souther)
5.Keep an Eye on Summer (B.Wilson-B.Norman)
6.Dream Angel (B.Wilson- J.Thomas-J.Peterik)
7.Cry (B.Wilson)
8.Lay Down Burden (B.Wilson-J.Thomas)
9.Let Him Run Wild (B.Wilson-M.Love)
10.Sunshine (B.Wilson- J.Thomas)
11.Happy Days (B.Wilson)

Desde luego “Imagination” no es un nuevo “Pet Sounds”, ni siquiera está a la altura de los anteriores trabajos de Brian. Es cierto que la pésima producción de Thomas, con arreglos horripilantes, colabora  en poco al disco. Las composiciones de Brian tampoco brillan a gran altura. Incluso las dos revisiones que hace de dos temas antiguos de los Beach Boys (“Let Him Run Wild” y “Keep an Eye on Summer”) resultan anodinas.

No obstante, y como no podía ser de otra forma, el disco contiene algunas buenas canciones, algunas muy buenas. La melodía de “Your imagination” (enlace) es fabulosa y mucho más hubiera podido serlo de no estar tan mal arreglada. Basat con escuchar las voces aisladas (enlace) para intuir la maravilla que podría haber llegado a ser.  Destacables también son la dulce y petsoundianaShe Says That She Needs Me” (enlace), compuesta por Brian en 1965 y recuperada para este disco, la emocionante “Cry” (enlace), “Where has love been?” (enlace) y la brillante y estraña “Happy Days” (enlace) . No obstante, la canción más célebre del disco es “Lay down Burden” (enlace) no por la calidad de la canción en sí (que es bastante alta) sino porque supone un homenaje de Brian a su recientemente desaparecido hermano pequeño Carl.

Pero, a pesar de estos buenos momentos, el disco se pierde entre medianías. Comercialmente alcanza el número 88 en listas y la crítica fue bastante benevolente con él dándole el beneficio de la duda.

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 16 de septiembre de 2012

THE BEACH BOYS. Capítulo 3 (1963). De surferas, coches y Beatles. “Surfer Girl” y “Little Deuce Cup”

Brian no estaba satisfecho por cómo iban las cosas. Capitol le presionaba para que compusiera más y más (llevaba tres singles y dos LPs en un año) pero sentía que no tenía control sobre su obra. Estaba especialmente insatisfecho con la mezcla final del LP “Surfin USA” y odiaba los estudios de Capitol Records…

”Quiero tener control absoluto sobre mi grupo, los Beach Boys no son sólo un vehículo de ventas”

Los directivos de Capitol no salían de su asombro, ni Elvis se había atrevido a poner en duda el funcionamiento de la industria… ¿quién se creía ese muchacho? No obstante. El grupo estaba en la cresta de la ola y prefirieron claudicar si eso suponía que Brian les entregara otro disco cuanto antes. Brian había conseguido el control, ahora demostraría de qué era capaz: él compondría, él produciría y él elegiría el estudio.

SURFER GIRL
Editado en USA en septiembre de 1963

Imagen

CARA A

1. Surfer Girl (B.Wilson)
2. Catch a Wave (B.Wilson-M.Love)
3. The Surfer Moon (B.Wilson)
4. South Bay Surfe (B.Wilson-M.Love-A.Jardine)
5. The Rocking Surfer (tradicional)
6. Little Deuce Coupe (B.Wilson-R.Christian)

CARA B

1. In my Room (B.Wilson-G.Usher)
2. Hawaii (B.Wilson-M.Love)
3. Surfer’s rule (B.Wilson-M.Love)
4. Our car club (B.Wilson-M.Love)
5. Your summer dream (B.Wilson-B.Norberg)
6. Boogie Woodie (tradicional)

Salvo dos temas tradicionales, Brian compone todas las canciones del disco (rarísimo en 1963, los Beatles también lo harían con “A hard day’s night” un año después, pero era muy poco habitual), pero, además produce el disco. Con 21 años tiene absoluto control sobre su obra, caso único en la época. ”Brian es los Beach Boys, nosotros somos sus mensajeros”, dijo Dennis tiempo después.

Se trasladaron a los estudios Western. Brian cambió el ambiente en las grabaciones, bajó la luz en búsqueda de una atmósfera relajada que sólo las ocasionales impertinencias de Murry interrumpían. El joven Wilson demostraba un control inusual de la producción y de los arreglos, especialmente sorprendentes en un muchacho de 21 años. Chuck Britz, ingeniero de Brian para la grabación (en esta y en las posteriores) se atrevió a criticar una de las pistas de voz que había grabado.

-“Brian, ¿qué haces?, eso está completamente desafinado. Suena horrible.”

Brian se apartó del micrófono, entró en la sala de control y le dijo al ingeniero que pusiera de nuevo la grabación. Brian cerró los ojos y escuchó la parte que no le gustaba a su ingeniero de sonido. ”Está perfecta”, dijo.

“¡Pero qué dices!, insistió Britz.
“Entiendo lo que dices…, espera a que los demás metan sus voces”, dijo Brian.

Cuando días después, el ingeniero escuchó las voces montadas encima de esa “horrible” pista vocal, no lo podía creer. Era maravilloso. Es la última vez que criticó una decisión de Brian en sus más de veinte años de colaboración. ”Brian es increíble, escucha la música en su cabeza antes de grabarla…, lo tiene todo en su cabeza”.

El disco es fantástico, muy sofisticado para la época y todo un prodigio de genio en la composición y en la producción. No olvidemos que estamos en 1963… Además el grupo había mejorado enormemente tras sus giras de conciertos. Brian se ocupó de cantar, el bajo y el piano, Dennis cantó y tocó (mucho mejor) la batería, Carl cantó y se ocupó de la guitarra solista, Al y David hicieron voces y tocaron la guitarra rítmica (en el disco aún hay grabaciones de Marks) y Mike pasó a cantar sólo unas pocas canciones ya que Brian asume la voz solista en siete de los doce temas…

La cara A se abre con la excelsa ”Surfer Girl” (enlace), canción de una belleza increíble que se eleva aún más por las extraordinarias armonías del grupo y la voz de Brian. Imprescindible. Se editó como single con “Little Deuce Cup” en la cara B y alcanzó un número 7. Según Brian ha declarado, la compuso con 19 años tras ver Pinocho y emocionarse con “When you wish upon a star“. El disco, lleno de joyas, sigue con la estupenda ”Catch a Wave” (enlace) con su gran trabajo de teclados, una excelente producción y Mike a la voz solista. Brian recupera la voz cantante con otro temazo ”The Surfer Moon” (enlace), con unos arreglos que quitan el hipo, curiosamente, en este tema, Brian no cuenta con el resto para hacer las voces y graba todos los coros superponiendo su voz pista tras pista…  El tono solemne del disco se relaja con la intranscendente pero encantadora ”South bay surfer” (enlace) y baja bastantes enteros con la mediocre ”The rockin surfer” (enlace). El buen tono se recupera con el fantástico shuffle ”Little Deuce Cup” (enlace) con unos juegos vocales asombrosos y una melodía que si no existiera habría que inventarla.

La cara B se abre con otro imprescindible de Brian, quizás su canción más autobiográfica hasta la fecha, la enorme ”In my room” (enlace) en la que Brian explica cómo se refugiaba (¿de su padre?) en su habitación. A destacar el arpa tocada por la hermana de Mike. Brian vuelve a lucir falsetto en ”Hawaii” (enlace), junsto antes de que el disco vuelve a decaer con ”Surfer’s rule” (enlace) (con Dennis a la voz principal), para elevarse con “Our car club” (enlace) y tocar el cielo con la preciosa ”Your summer dream” (enlace) en la que Brian canta en solitario. El LP se cierra con “Boogie Woodie” que poco aporta.

Una joya de disco en lo musical (que no en lo lírico) que alcanzó el número 7 en ventas en Estados Unidos y el número 3 en el Reino Unido donde el primer puesto era para The Beatles. Fue el primer disco del grupo que se editó en Inglaterra.

Brian se sentía seguro…, hasta que escuchó, en agosto de 1963, el maravilloso “Be my baby” de las Ronettes (enlace) de su admiradísimo Phil Spector, hizo entrar a Brian en un estado de shock. No paraba de repetir que ya no merecía la pena seguir, jamás podría superarla, nunca podría componer una canción tan buena. ”Es imposible. Es tan hermosa que no puede ser real. Es la mejor canción que he oído en mi vida”. Son las palabras que según Marilyn Rowell -su novia-, Brian no dejaba de repetir. Estaba alucinado con la canción y por la producción de Spector. Entonces se acordaba de Murry diciéndole que era un perdedor, que no valía para nada y se tumbaba en el sofá mientras el disco de la Ronettes sonaba una y otra vez. Según varios biógrafos, el espíritu competitivo de Brian se encontraría a medio camino entre lo pueril y la más peligrosa paranoia…”Me estoy volviendo loco…”. Marilyn no dejó de animarlo diciéndole que él podría hacer canciones tan buenas como “Be my baby” .

Brian además estaba harto de las giras. Era un reto continuo a su timidez y se sentía mucho más cómodo en el estudio, además su oído bueno le dolía por el ruido de los amplificadores; estaba harto de su padre, que no dejaba de gritarles entre bambalinas ”¡¡sonreíd!!”. Estaba hasta el gorro  de la presión de la discográfica que, por cierto, ya le estaba pidiendo otro disco…¡el tercero en un año!

Los directivos de Capitol no iban a permitir que la gallina de los huevos de oro se relajase. No sabían cuánto iba a durar el éxito de esos cinco chicos californianos, ni si la moda del surf iba a permanecer en una sociedad tan cambiante como la norteamericana. Había que sacar otro disco. No obstante, a pesar de lo prolífico que demostraba ser Brian, en septiembre de 1963, sólo habían pasado dos meses desde que los chicos habían dejado el estudio (Surfer Girl se terminó de grabar en julio aunque se editara en septiembre). Además, Brian no había tenido prácticamente tiempo para componer puesto que la banda pasó todo agosto de gira por Estados Unidos.

Pero ninguna excusa era válida, la compañía quería sacar un disco sobre coches. Una especie de álbum conceptual sobre bujías, pistones y neumáticos. Para ello, sin consultar al grupo, decidió retomar las canciones de discos anteriores que tuvieran el mundo del motor como temática. De esta forma se juntaron con “Little Deuce Coupe” y “Our Car Club” del LP “Surfer Girl”, con “409” de “Surfin Safari” y con  “Shut Down” del disco “Surfin USA”. Sólo tenían cuatro canciones y querían un LP…

El 2 de septiembre de 1963, los Beach Boys grabaron ocho canciones que Brian, además, produjo. Todas sobre coches… La gallina seguía produciendo…

LITTLE DEUCE CUP
Editado en USA en octubre de 1963

Imagen

CARA A

1. Little Deuce Cup (editada en “Surfer Girl”, 1963)
2. Ballad of Ole’ Betsy (B.Wilson-R.Christian)
3. Be true to your school (B.Wilson-M.Love)
4. Car Crazy Cutie (B.Wilson-R.Christian)
5. Cherry, Cherry Coupe (B.Wilson-R.Christian)
6. 409 (editada en “Surfin Safari”, 1962)

CARA B

1. Shut Down editada en “Surfin USA”, 1963)
2. Spirit of America (B.Wilson-R.Christian)
3. Our car club (B.Wilson-M.Love)
4. No-Go Showboat (B.Wilson-R.Christian)
5. A Young Man is Gone (Bobby Troup y Mike Love)
6. Custom Machine (B.Wilson-R. Alarian)

El álbum, editado en octubre de 1963 –sólo un mes después de “Surfer Girl”-, podría ser considerado el primer disco conceptual puesto que, su temática, gira únicamente en torno a los coches. Little Deuce Cup es, de hecho, el nombre de un modelo de 1932 utilizado en los 60 para modificaciones deportivas (el tunning de los 60). El disco, a medio camino entre el recopilatorio y la novedad, corta la progresión marcada en el estudio por Brian a niveles de producción e innovación en el estudio (bastante hizo con cumplir los plazos). No obstante, el resultado es sorprendentemente bueno en cuanto a calidad aunque, realmente, de las doce canciones, sólo cinco son absolutamente nuevas ya que cuatro ya habían sido editadas (“Little Deuce Cup”, “Shut down”, “409” y “Our car club”) y la fantástica ”A Young man is gone” (enlace) es una versión del ” Their hearts were full of spring” de Bobby Troup (enlace) con una nueva letra que Mike Love escribió como homenaje al recientemente fallecido James Dean.

Dos eran viejos temas de Brian. La infravalorada y fabulosa ”Car crazy cutie” (enlace) es una nueva versión con nueva letra del ”Pamela Jean” (enlace) que Brian compuso y produjo para The Survivors . ”Cherry Cherry Coupe” (enlace) es una canción de los primerísimos tiempos del grupo, entonces se titulaba “Land Ahoy”.

En cuanto a las cinco nuevas canciones, la primera en aparecer es la efectiva balada ” Ballad of Ole’ Betsy” (enlace) con Brian a la voz principal acompañado por unas preciosistas armonías. Los decibelios suben un poco con la clásica ”Be true to your school” (enlace), con las Honeys haciendo de Cheerleaders y el grupo mejorando aún más sus coros; Brian regrabaría la canción para editarla como single con “In my room” en la cara B y alcanzando el número 6 en listas. Seguimos con ”Spirit of America” (enlace), una aproximación al soul con buen resultado y Brian, en plan estelar, a la voz principal. ”No-Go Showboat” (enlace) tiene un aire extraño y unas armonías complejas que se entrelazan con una instrumentación más compleja de lo hasta entonces era habitual en la banda. Las nuevas canciones terminan con ”Custom machine” (enlace), con, de nuevo, unas voces fantásticas.

El disco alcanzó el número 4, mejorando el resultado de “Surfer Girl”. El primer disco de los Beach Boys sin el surf como temática había sido un éxito, lo que suponía una liberación para explorar nuevas temáticas.

Aprovechando el éxito del disco, el grupo se enroló en una nueva gira que, esta vez, les llevaría fuera de los Estados Unidos. Así, en navidad, volaron hacia Australia. Mientras, en Estados Unidos, Capitol, accedía, tras presiones de EMI, su empresa matriz, a editar discos del fenómeno británico del momento: The Beatles.

Hasta entonces, Capitol se había negado por considerarlos muy británicos y lejanos a la moda que en esos momento imperaba en los USA. De hecho, los Beatles editaron un par de álbumes en Vee Jay, un diminuto sello independiente, y no consiguieron repercusión. Esta vez sería distinto. El 26 de diciembre de 1963, The Beatles editan en Estados Unidos ”I want to hold your hand” (enlace) con ”I saw her standing there” (enlace) en la cara B. En un mes, vendieron un millón de copias. Los Beatles eran número 1 en USA.

Los Beach Boys escucharon a los Beatles por primera vez en un hotel en Australia… Mike Love criticó su básica música, Dennis dijo que no le llamaban la atención, a Al le parecieron “ligeros” Carl quedó preso de la beatlemanía, Brian se quedó escuchando en silencio… ”tienen algo…”.

Cuando Brian volvió a Estados Unidos se encontró al país preso de la beatlemanía. Cuando fue a Capitol, se encontró las paredes empapeladas de carteles promocionando a la nueva sensación británica, todo había cambiado, todo salvo una cosa: ”Brian, necesitamos otro disco, queremos sacarlo en marzo”…

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 24 de agosto de 2012

THE BEACH BOYS. “Surfin USA” (1963), (6,5/10)

Imagen

CARA A

1.Surfin USA (Berry)
2. Farmer’s Daughter (B.Wilson-M.Love)
3.Misirlou (Roubains, Wise, Leeds, Russell)
4.Stoked (B.Wilson)
5.The Lonely Sea (B.Wilson-G.Usher)
6.Shut Down (B.Wilson-R.Christian)

CARA B

1.Noble Surfer (B.Wilson-M.Love)
2.Honky Tonk (Doggett, Butler, Sheper, Glover)
3.Lana (B.Wilson)
4.Surf Jam (C.Wilson)
5.Let’s go trippin’ (D.Dale)
6.Finders Keepers (B.Wilson-M.Love)

Producido por Nick Venet

Editado en marzo de 1963

El disco sigue la senda del anterior. Sigue rebosando ingenuidad (en el buen y en el mal sentido), no obstante comienzan a verse claros destellos de genio. Es bastante mejor que Surfin Safari y empieza a dejar claro que estamos ante una banda fantástica, de hecho, en este disco encontramos la primera gran canción de Brian: la sobrecogedora “The Lonely Sea” (enlace), que escribió con Gary Usher y en la que transmite esa melancolía que años después manejaría con enorme maestría.

Por otro lado, aunque Nick Venet aparece oficialmente como productor en los créditos, Brian empezó aquí a entrar mucho en la cabina de producción, hasta el punto que varias canciones estaban realmente producidas por él.

El disco se abre con la canción que da título al álbum, todo un hit que desata en los Estados Unidos la moda surf. Tras este arrebatador inicio, Brian estrena en disco su espectacular falsetto con “Farmer’s daughter” (enlace), una de las mejores canciones del disco que da paso a una competente versión del clásico Surf de Dick Dale, “Misirlou” (enlace), en la que Carl da muestras de su progreso con la guitarra. Con “Stoked” (enlace), Brian compone un interesante instrumental surf que prepara el camino a la estupenda “The Lonely Sea”, de la que ya hemos hablado antes. La Cara A se cierra con “Shut Down”, que ya había aparecido como cara B de “Surfin USA” y que supone el debut como letrista colaborador de Brian de Roger Christian al que Murry Wilson había reclutado para librar a su hijo de la, según él, maliciosa influencia de Gary Usher.

La cara B, mucho peor en todos los sentidos, se abre con “Nobel Surfer” (enlace) con el nasal Mike a la voz principal y sigue con un nuevo instrumental, “Honky Tonk” (enlace), en esta ocasión original de Bill Doggett (que alcanzó el nº2 con esta canción en 1956). Brian recupera la batuta y la voz cantante con la inofensiva “Lana” (enlace) que precede al debut de Carl como compositor de la fantástica instrumental “Surf Jam” (enlace). El disco se cierra con otro instrumental de Dick Dale, “Let’s go trippin,” y otra pieza de relleno, “Finders Keepers” (enlace), con Mike de nuevo a la voz principal.

En resumen, el disco tiene cuatro muy buenos temas (“Surfin USA”, “Farmer’s daughter”, “The Lonely Sea” y “Shut down”) y bastante relleno, aunque con un notable nivel de calidad. Tengamos en cuenta que, a principios de los 60, el formato LP era secundario respecto al single y era habitual componer canciones de relleno para completar la duración del disco, tal y como decía John Lennon ”canciones de trabajo”. Es nuevamente destacable el trabajo como compositor de Brian, quien, si no contamos “Surfin USA”, compone siete canciones (Lennon y McCartney estaban en números similares es sus dos primeros discos y eran dos para componer). Todo un logro, sobre todo si tenemos que era el segundo disco del grupo en cinco meses.

Definitivamente, supone un avance respecto al anterior y lleva a la banda al éxito, puesto que alcanza el número 2 en las listas.

VALORACIÓN GUILLETEK: 6,5 / 10

THE BEACH BOYS. “Surfin’ Safari” (1962). (5/10)

Imagen

CARA A

1.Surfin Safari (B.Wilson, Love)
2.Country fair (B.Wilson, Usher)
3.Ten little indians (B.Wilson, Usher)
4.Chug-A-Lug (B.Wilson, Usher, Love)
5.Little Girl (Catalano, Alpert)
6.409 (B.Wilson, Love, Usher)

CARA B

1.Surfin’ (B.Wilson, Love)
2.Heads you win-Tails you loose (B.Wilson, Usher)
3.Summertime Blues (Eddie Cochran y Jerry Capeheart).
4.Cukoo Clock (B.Wilson)
5.Moon Dawg (Weaver)
6.The Shit (Wilson, Love)

Producido por Nick Venet

Editado en Octubre de 1962

El disco no destaca por nada salvo, como es habitual en toda su discografía, por lo impecablemente cantado que está. Es muy blando y, la verdad, no aporta nada que ya no hubiera hecho su single “Surfin Safari / 409” (que son las mejores canciones del LP).

Es un disco infantiloide (no en vano Carl Wilson tenía 16 años y David Marks 14) que llega incluso a rozar lo sonrojante en temas como la versión del combativo “Summertime Blues” (enlace) de Eddie Cochcran (enlace) reconvertido aquí en una inofensiva cancioncilla. Queda lejos de lo que pudieron ser los álbumes de debut de The Beatles (“Please Please Me”), The Who (“Sings My Generation”), The Kinks (“You really got me”) o The Rolling Stones, discos que, aunque tampoco estuvieron entre los mejores de sus creadores, fueron muy superiores a este “Surfin Safari”, eso sí, los Beach Boys lo hicieron antes que nadie (1962).

No es un gran disco, pero es digno de reconocer el mérito de Wilson que, a las primeras de cambio se destaca como un prolífico creador con nueve canciones. Sin embargo, Brian sólo asume la voz solista en una canción, ”Cukoo Clock” (enlace), al parecer, en esta época no se sentía demasiado seguro de la tonalidad aguda de su voz y prefería dejar la voz principal a Mike Love, quien canta todas las canciones salvo ”Little Girl” (enlace) que canta Dennis y la citada versión de “Summertime Blues” que cantan Carl y David Marks.

Entre el resto de canciones habría que destacar ”Ten Little indians” (enlace), que fue su segundo y fallido single (nº49), la timorata aunque con cierto encanto ”County fair” (enlace) (que se editó como cara B de “Ten Little indians”) y la veraniega ”Chug A Lug” (enlace).

A diferencia de los que pasaría en años posteriores, Brian no pidió músicos de estudio, así que es el grupo quien toca en este disco. De hecho, esta es una de las razones de la debilidad del álbum, la pericia instrumental de la banda en estos momentos (en especial de Dennis), brilla por su ausencia. David Marks se encarga de la guitarra rítmica, Carl Wilson de la solista, Dennis de la batería, Brian del bajo y el piano, y Mike de la voz solista…, por supuesto, todos hacen voces. En cuanto a las letras, Brian se apoyó en su amigo Gary Usher.

El disco alcanzó el puesto 32 y permaneció 37 semanas en listas.

VALORACIÓN GUILLETEK: 5 / 10

THE BEACH BOYS. Capítulo 2 (1962-1963). El primer LP, “Surfin Safari” y el éxito, “Surfin USA”

Intentando aprovechar el éxito del single, Capitol quería sacar un larga duración cuanto antes. Hacía apenas tres meses estaban en el garaje de su casa y ahora iban a grabar un disco. Nick Venet sería el productor y, como era costumbre en la época, el álbum combinaría versiones con temas propios, si bien, de los 12 temas, 9 son composiciones de Brian, todo un logro.

SURFIN SAFARI
Editado en USA en octubre de 1962

Imagen

CARA A

1.Surfin Safari (B.Wilson, Love)
2.Country fair (B.Wilson, Usher)
3.Ten little indians (B.Wilson, Usher)
4.Chug-A-Lug (B.Wilson, Usher, Love)
5.Little Girl (Catalano, Alpert)
6.409 (B.Wilson, Love, Usher)

CARA B

1.Surfin’ (B.Wilson, Love)
2.Heads you win-Tails you loose (B.Wilson, Usher)
3.Summertime Blues (Eddie Cochran y Jerry Capeheart).
4.Cukoo Clock (B.Wilson)
5.Moon Dawg (Weaver)
6.The Shit (Wilson, Love)

El disco no destaca por nada salvo, como es habitual en toda su discografía, por lo impecablemente cantado que está. Es muy blando y, la verdad, no aporta nada que ya no hubiera hecho su single “Surfin Safari / 409” (que son las mejores canciones del LP).

Es un disco infantiloide (no en vano Carl Wilson y David Marks tenían 16 años) que llega incluso a rozar lo sonrojante en temas como la versión del combativo “Summertime Blues” (enlace) de Eddie Cochcran (enlace) reconvertido aquí en una inofensiva cancioncilla. Queda lejos de lo que pudieron ser los álbumes de debut de The Beatles (“Please Please Me”), The Who (“Sings My Generation”), The Kinks (“You really got me”) o The Rolling Stones, discos que, aunque tampoco estuvieron entre los mejores de sus creadores, fueron muy superiores a este “Surfin Safari”, eso sí, los Beach Boys lo hicieron antes que nadie (1962).

No es un gran disco, pero es digno de reconocer el mérito de Wilson que, a las primeras de cambio se destaca como un prolífico creador con nueve canciones. Sin embargo, Brian sólo asume la voz solista en una canción, ”Cukoo Clock” (enlace), al parecer, en esta época no se sentía demasiado seguro de la tonalidad aguda de su voz y prefería dejar la voz principal a Mike Love, quien canta todas las canciones salvo ”Little Girl” (enlace) que canta Dennis y la citada versión de “Summertime Blues” que cantan Carl y David Marks.

Entre el resto de canciones habría que destacar ”Ten Little indians” (enlace), que fue su segundo y fallido single (nº49), la timorata aunque con cierto encanto ”County fair” (enlace) (que se editó como cara B de “Ten Little indians”) y la veraniega ”Chug A Lug” (enlace).

A diferencia de los que pasaría en años posteriores, Brian no pidió músicos de estudio, así que es el grupo quien toca en este disco. De hecho, esta es una de las razones de la debilidad del álbum, la pericia instrumental de la banda en estos momentos (en especial de Dennis), brilla por su ausencia. David Marks se encarga de la guitarra rítmica, Carl Wilson de la solista, Dennis de la batería, Brian del bajo y el piano, y Mike de la voz solista…, por supuesto, todos hacen voces.

En cuanto a las letras, Brian se apoyó en su amigo Gary Usher. Esto, disgustó enormemente a Murry Wilson que consideraba al mejor amigo de Brian como un intruso que quería robarle derechos de autor…

El disco alcanzó el puesto 32 y permaneció 37 semanas en listas. No era un gran resultado, pero sí suficiente para que el grupo ganara sus primeros 26.000 dolares. Mike, que ya se sentía una estrella, se compró su primer coche de lujo, un Jaguar de 3800 cc. Fue una de las primeras frivolidades del frontman del grupo, la primera de las muchas que acometería el histriónico Love, uno de los payasos más recalcitrantes de la historia del rock.

Brian, aunque feliz con el éxito, seguía con su carácter reservado. Sólo le llenaba la música (por estas fechas rompió con su novia para centrarse en su carrera musical) y prefería quedarse componiendo en casa…, el problema es que, en casa, estaba su padre… Tras múltiples desprecios e insultos, Brian se fue de la casa paterna. De hecho, durante una época, se instaló en casa de los Rowell, padres de las hermanas Rowell, componentes de The Honeys (enlace) y de las que Brian había quedado prendadamente enamorado. Y es que Brian se enamoró de las dos hermanas, Marylin y Diane (la otra componente era la prima de ambas)…, finalmente acabó relacionándose “oficialmente” con Marylin y sus padres estaban encantados de acoger a Brian, la joven promesa del pop.

Liberado de la opresión de vivir en casa de su padre, Brian se pudo centrar más en la música. Necesitaban un éxito y estaba claro que la temática surf era un filón. Capitol no pudo estar más satisfecha al escuchar la nueva canción del grupo…”Surfin USA” (enlace).

La canción se editó el 4 de marzo de 1963, con ”Shut down” (enlace) en la cara B, y repasaba en su letra los principales enclaves surferos de la costa estadounidense. Fue un éxito inmediato alcanzando el nº 3 en las listas. Una vez más Mike está a la voz principal y el resto a los coros, Brian toca el bajo y los teclados, David Marks la rítmica, Carl la solista (de forma muy solvente, por cierto) y Dennis es sustituido en la grabación por el batería de sesión Frank DeVito.

Los Beach Boys tenían su primer éxito, el único problema es que la melodía de la canción no era suya…, Chuck Berry los demandó por considerarla un plagio de su ”Sweet Little sixteen” (enlace). La verdad es que la melodía es casi calcada, no sabemos si fue un tributo, un plagio voluntario o involuntario… (Brian siempre ha defendido que si un musicólogo estudia el caso vería las diferencias), el caso es que Murry, para evitar mala publicidad, cedió los derechos a Chuck Berry. Lo que Brian no entendió nunca es que cediera incluso los derechos de la letra que él escribió.

Esto no manchó el éxito del grupo, que se convirtió, de la noche a la mañana, en el combo más popular del país, todavía ajeno a la revolución que se estaba produciendo en Europa, unos jóvenes de Liverpool alcanzaban, apenas una semana antes de que se publicara Surfin USA , su primer nº1.

Brian comenzó a conocer a algunos miembros de la escena californiana y trabó amistad con Jan y Dean, miembros del grupo Jan & Dean, para los que compuso ”Surf City” (enlace), en la que Brian hace coros. La canción alcanzó el número 1… Murry montó en cólera y acusó a Brian de “dejarse robar las canciones”… Brian, como autor, y su padre, como propietario de “Sea of Tunes” –la editora-, ganaron mucho dinero con la canción…

Capitol tenía que seguir aprovechando el tirón, especialmente ahora que tenían un single de éxito, y presionó a Brian para que compusiera más material y poder editar un nuevo LP.

SURFIN USA
Editado en USA en marzo de 1963

Imagen

CARA A

1.Surfin USA (Berry)
2. Farmer’s Daughter (B.Wilson-M.Love)
3.Misirlou (Roubains, Wise, Leeds, Russell)
4.Stoked (B.Wilson)
5.The Lonely Sea (B.Wilson-G.Usher)
6.Shut Down (B.Wilson-R.Christian)

CARA B

1.Noble Surfer (B.Wilson-M.Love)
2.Honky Tonk (Doggett, Butler, Sheper, Glover)
3.Lana (B.Wilson)
4.Surf Jam (C.Wilson)
5.Let’s go trippin’ (D.Dale)
6.Finders Keepers (B.Wilson-M.Love)

El disco sigue la senda del anterior. Sigue rebosando ingenuidad (en el buen y en el mal sentido), no obstante comienzan a verse claros destellos de genio. Es bastante mejor que Surfin Safari y empieza a dejar claro que estamos ante una banda fantástica, de hecho, en este disco encontramos la primera gran canción de Brian: la sobrecogedora “The Lonely Sea” (enlace), que escribió con Gary Usher y en la que transmite esa melancolía que años después manejaría con enorme maestría.

Por otro lado, aunque Nick Venet aparece oficialmente como productor en los créditos, Brian empezó aquí a entrar mucho en la cabina de producción, hasta el punto que varias canciones estaban realmente producidas por él.

El disco se abre con la canción que da título al álbum, todo un hit que desata en los Estados Unidos la moda surf. Tras este arrebatador inicio, Brian estrena en disco su espectacular falsetto con “Farmer’s daughter” (enlace), una de las mejores canciones del disco que da paso a una competente versión del clásico Surf de Dick Dale, “Misirlou” (enlace), en la que Carl da muestras de su progreso con la guitarra. Con “Stoked” (enlace), Brian compone un interesante instrumental surf que prepara el camino a la estupenda “The Lonely Sea”, de la que ya hemos hablado antes. La Cara A se cierra con “Shut Down”, que ya había aparecido como cara B de “Surfin USA” y que supone el debut como letrista colaborador de Brian de Roger Christian al que Murry Wilson había reclutado para librar a su hijo de la, según él, maliciosa influencia de Gary Usher.

La cara B, mucho peor en todos los sentidos, se abre con “Nobel Surfer” (enlace) con el nasal Mike a la voz principal y sigue con un nuevo instrumental, “Honky Tonk” (enlace), en esta ocasión original de Bill Doggett (que alcanzó el nº2 con esta canción en 1956). Brian recupera la batuta y la voz cantante con la inofensiva “Lana” (enlace) que precede al debut de Carl como compositor de la fantástica instrumental “Surf Jam” (enlace). El disco se cierra con otro instrumental de Dick Dale, “Let’s go trippin,” y otra pieza de relleno, “Finders Keepers” (enlace), con Mike de nuevo a la voz principal.

En resumen, el disco tiene cuatro muy buenos temas (“Surfin USA”, “Farmer’s daughter”, “The Lonely Sea” y “Shut down”) y bastante relleno, aunque con un notable nivel de calidad. Tengamos en cuenta que, a principios de los 60, el formato LP era secundario respecto al single y era habitual componer canciones de relleno para completar la duración del disco, tal y como decía John Lennon ”canciones de trabajo”. Es nuevamente destacable el trabajo como compositor de Brian, quien, si no contamos “Surfin USA”, compone siete canciones (Lennon y McCartney estaban en números similares es sus dos primeros discos y eran dos para componer). Todo un logro, sobre todo si tenemos que era el segundo disco del grupo en cinco meses.

Definitivamente, supone un avance respecto al anterior y lleva a la banda al éxito, puesto que alcanza el número 2 en las listas.

Posiblemente llamado por este éxito, Al Jardine vuelve al grupo y, por lo tanto, David Marks sale. Así tenemos la formación clásica de los Beach Boys: Brian, Carl y Dennis Wilson, Mike Love y Al Jardine. Con esta “alineación” la banda comienza a recorrer los Estados Unidos con notable éxito y Dennis atrapando los corazones de millares de jovencitas americanas…

Imagen

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn Beltrán. 23 de agosto de 2012