Brian no estaba satisfecho por cómo iban las cosas. Capitol le presionaba para que compusiera más y más (llevaba tres singles y dos LPs en un año) pero sentía que no tenía control sobre su obra. Estaba especialmente insatisfecho con la mezcla final del LP “Surfin USA” y odiaba los estudios de Capitol Records…

”Quiero tener control absoluto sobre mi grupo, los Beach Boys no son sólo un vehículo de ventas”

Los directivos de Capitol no salían de su asombro, ni Elvis se había atrevido a poner en duda el funcionamiento de la industria… ¿quién se creía ese muchacho? No obstante. El grupo estaba en la cresta de la ola y prefirieron claudicar si eso suponía que Brian les entregara otro disco cuanto antes. Brian había conseguido el control, ahora demostraría de qué era capaz: él compondría, él produciría y él elegiría el estudio.

SURFER GIRL
Editado en USA en septiembre de 1963

Imagen

CARA A

1. Surfer Girl (B.Wilson)
2. Catch a Wave (B.Wilson-M.Love)
3. The Surfer Moon (B.Wilson)
4. South Bay Surfe (B.Wilson-M.Love-A.Jardine)
5. The Rocking Surfer (tradicional)
6. Little Deuce Coupe (B.Wilson-R.Christian)

CARA B

1. In my Room (B.Wilson-G.Usher)
2. Hawaii (B.Wilson-M.Love)
3. Surfer’s rule (B.Wilson-M.Love)
4. Our car club (B.Wilson-M.Love)
5. Your summer dream (B.Wilson-B.Norberg)
6. Boogie Woodie (tradicional)

Salvo dos temas tradicionales, Brian compone todas las canciones del disco (rarísimo en 1963, los Beatles también lo harían con “A hard day’s night” un año después, pero era muy poco habitual), pero, además produce el disco. Con 21 años tiene absoluto control sobre su obra, caso único en la época. ”Brian es los Beach Boys, nosotros somos sus mensajeros”, dijo Dennis tiempo después.

Se trasladaron a los estudios Western. Brian cambió el ambiente en las grabaciones, bajó la luz en búsqueda de una atmósfera relajada que sólo las ocasionales impertinencias de Murry interrumpían. El joven Wilson demostraba un control inusual de la producción y de los arreglos, especialmente sorprendentes en un muchacho de 21 años. Chuck Britz, ingeniero de Brian para la grabación (en esta y en las posteriores) se atrevió a criticar una de las pistas de voz que había grabado.

-“Brian, ¿qué haces?, eso está completamente desafinado. Suena horrible.”

Brian se apartó del micrófono, entró en la sala de control y le dijo al ingeniero que pusiera de nuevo la grabación. Brian cerró los ojos y escuchó la parte que no le gustaba a su ingeniero de sonido. ”Está perfecta”, dijo.

“¡Pero qué dices!, insistió Britz.
“Entiendo lo que dices…, espera a que los demás metan sus voces”, dijo Brian.

Cuando días después, el ingeniero escuchó las voces montadas encima de esa “horrible” pista vocal, no lo podía creer. Era maravilloso. Es la última vez que criticó una decisión de Brian en sus más de veinte años de colaboración. ”Brian es increíble, escucha la música en su cabeza antes de grabarla…, lo tiene todo en su cabeza”.

El disco es fantástico, muy sofisticado para la época y todo un prodigio de genio en la composición y en la producción. No olvidemos que estamos en 1963… Además el grupo había mejorado enormemente tras sus giras de conciertos. Brian se ocupó de cantar, el bajo y el piano, Dennis cantó y tocó (mucho mejor) la batería, Carl cantó y se ocupó de la guitarra solista, Al y David hicieron voces y tocaron la guitarra rítmica (en el disco aún hay grabaciones de Marks) y Mike pasó a cantar sólo unas pocas canciones ya que Brian asume la voz solista en siete de los doce temas…

La cara A se abre con la excelsa ”Surfer Girl” (enlace), canción de una belleza increíble que se eleva aún más por las extraordinarias armonías del grupo y la voz de Brian. Imprescindible. Se editó como single con “Little Deuce Cup” en la cara B y alcanzó un número 7. Según Brian ha declarado, la compuso con 19 años tras ver Pinocho y emocionarse con “When you wish upon a star“. El disco, lleno de joyas, sigue con la estupenda ”Catch a Wave” (enlace) con su gran trabajo de teclados, una excelente producción y Mike a la voz solista. Brian recupera la voz cantante con otro temazo ”The Surfer Moon” (enlace), con unos arreglos que quitan el hipo, curiosamente, en este tema, Brian no cuenta con el resto para hacer las voces y graba todos los coros superponiendo su voz pista tras pista…  El tono solemne del disco se relaja con la intranscendente pero encantadora ”South bay surfer” (enlace) y baja bastantes enteros con la mediocre ”The rockin surfer” (enlace). El buen tono se recupera con el fantástico shuffle ”Little Deuce Cup” (enlace) con unos juegos vocales asombrosos y una melodía que si no existiera habría que inventarla.

La cara B se abre con otro imprescindible de Brian, quizás su canción más autobiográfica hasta la fecha, la enorme ”In my room” (enlace) en la que Brian explica cómo se refugiaba (¿de su padre?) en su habitación. A destacar el arpa tocada por la hermana de Mike. Brian vuelve a lucir falsetto en ”Hawaii” (enlace), junsto antes de que el disco vuelve a decaer con ”Surfer’s rule” (enlace) (con Dennis a la voz principal), para elevarse con “Our car club” (enlace) y tocar el cielo con la preciosa ”Your summer dream” (enlace) en la que Brian canta en solitario. El LP se cierra con “Boogie Woodie” que poco aporta.

Una joya de disco en lo musical (que no en lo lírico) que alcanzó el número 7 en ventas en Estados Unidos y el número 3 en el Reino Unido donde el primer puesto era para The Beatles. Fue el primer disco del grupo que se editó en Inglaterra.

Brian se sentía seguro…, hasta que escuchó, en agosto de 1963, el maravilloso “Be my baby” de las Ronettes (enlace) de su admiradísimo Phil Spector, hizo entrar a Brian en un estado de shock. No paraba de repetir que ya no merecía la pena seguir, jamás podría superarla, nunca podría componer una canción tan buena. ”Es imposible. Es tan hermosa que no puede ser real. Es la mejor canción que he oído en mi vida”. Son las palabras que según Marilyn Rowell -su novia-, Brian no dejaba de repetir. Estaba alucinado con la canción y por la producción de Spector. Entonces se acordaba de Murry diciéndole que era un perdedor, que no valía para nada y se tumbaba en el sofá mientras el disco de la Ronettes sonaba una y otra vez. Según varios biógrafos, el espíritu competitivo de Brian se encontraría a medio camino entre lo pueril y la más peligrosa paranoia…”Me estoy volviendo loco…”. Marilyn no dejó de animarlo diciéndole que él podría hacer canciones tan buenas como “Be my baby” .

Brian además estaba harto de las giras. Era un reto continuo a su timidez y se sentía mucho más cómodo en el estudio, además su oído bueno le dolía por el ruido de los amplificadores; estaba harto de su padre, que no dejaba de gritarles entre bambalinas ”¡¡sonreíd!!”. Estaba hasta el gorro  de la presión de la discográfica que, por cierto, ya le estaba pidiendo otro disco…¡el tercero en un año!

Los directivos de Capitol no iban a permitir que la gallina de los huevos de oro se relajase. No sabían cuánto iba a durar el éxito de esos cinco chicos californianos, ni si la moda del surf iba a permanecer en una sociedad tan cambiante como la norteamericana. Había que sacar otro disco. No obstante, a pesar de lo prolífico que demostraba ser Brian, en septiembre de 1963, sólo habían pasado dos meses desde que los chicos habían dejado el estudio (Surfer Girl se terminó de grabar en julio aunque se editara en septiembre). Además, Brian no había tenido prácticamente tiempo para componer puesto que la banda pasó todo agosto de gira por Estados Unidos.

Pero ninguna excusa era válida, la compañía quería sacar un disco sobre coches. Una especie de álbum conceptual sobre bujías, pistones y neumáticos. Para ello, sin consultar al grupo, decidió retomar las canciones de discos anteriores que tuvieran el mundo del motor como temática. De esta forma se juntaron con “Little Deuce Coupe” y “Our Car Club” del LP “Surfer Girl”, con “409” de “Surfin Safari” y con  “Shut Down” del disco “Surfin USA”. Sólo tenían cuatro canciones y querían un LP…

El 2 de septiembre de 1963, los Beach Boys grabaron ocho canciones que Brian, además, produjo. Todas sobre coches… La gallina seguía produciendo…

LITTLE DEUCE CUP
Editado en USA en octubre de 1963

Imagen

CARA A

1. Little Deuce Cup (editada en “Surfer Girl”, 1963)
2. Ballad of Ole’ Betsy (B.Wilson-R.Christian)
3. Be true to your school (B.Wilson-M.Love)
4. Car Crazy Cutie (B.Wilson-R.Christian)
5. Cherry, Cherry Coupe (B.Wilson-R.Christian)
6. 409 (editada en “Surfin Safari”, 1962)

CARA B

1. Shut Down editada en “Surfin USA”, 1963)
2. Spirit of America (B.Wilson-R.Christian)
3. Our car club (B.Wilson-M.Love)
4. No-Go Showboat (B.Wilson-R.Christian)
5. A Young Man is Gone (Bobby Troup y Mike Love)
6. Custom Machine (B.Wilson-R. Alarian)

El álbum, editado en octubre de 1963 –sólo un mes después de “Surfer Girl”-, podría ser considerado el primer disco conceptual puesto que, su temática, gira únicamente en torno a los coches. Little Deuce Cup es, de hecho, el nombre de un modelo de 1932 utilizado en los 60 para modificaciones deportivas (el tunning de los 60). El disco, a medio camino entre el recopilatorio y la novedad, corta la progresión marcada en el estudio por Brian a niveles de producción e innovación en el estudio (bastante hizo con cumplir los plazos). No obstante, el resultado es sorprendentemente bueno en cuanto a calidad aunque, realmente, de las doce canciones, sólo cinco son absolutamente nuevas ya que cuatro ya habían sido editadas (“Little Deuce Cup”, “Shut down”, “409” y “Our car club”) y la fantástica ”A Young man is gone” (enlace) es una versión del ” Their hearts were full of spring” de Bobby Troup (enlace) con una nueva letra que Mike Love escribió como homenaje al recientemente fallecido James Dean.

Dos eran viejos temas de Brian. La infravalorada y fabulosa ”Car crazy cutie” (enlace) es una nueva versión con nueva letra del ”Pamela Jean” (enlace) que Brian compuso y produjo para The Survivors . ”Cherry Cherry Coupe” (enlace) es una canción de los primerísimos tiempos del grupo, entonces se titulaba “Land Ahoy”.

En cuanto a las cinco nuevas canciones, la primera en aparecer es la efectiva balada ” Ballad of Ole’ Betsy” (enlace) con Brian a la voz principal acompañado por unas preciosistas armonías. Los decibelios suben un poco con la clásica ”Be true to your school” (enlace), con las Honeys haciendo de Cheerleaders y el grupo mejorando aún más sus coros; Brian regrabaría la canción para editarla como single con “In my room” en la cara B y alcanzando el número 6 en listas. Seguimos con ”Spirit of America” (enlace), una aproximación al soul con buen resultado y Brian, en plan estelar, a la voz principal. ”No-Go Showboat” (enlace) tiene un aire extraño y unas armonías complejas que se entrelazan con una instrumentación más compleja de lo hasta entonces era habitual en la banda. Las nuevas canciones terminan con ”Custom machine” (enlace), con, de nuevo, unas voces fantásticas.

El disco alcanzó el número 4, mejorando el resultado de “Surfer Girl”. El primer disco de los Beach Boys sin el surf como temática había sido un éxito, lo que suponía una liberación para explorar nuevas temáticas.

Aprovechando el éxito del disco, el grupo se enroló en una nueva gira que, esta vez, les llevaría fuera de los Estados Unidos. Así, en navidad, volaron hacia Australia. Mientras, en Estados Unidos, Capitol, accedía, tras presiones de EMI, su empresa matriz, a editar discos del fenómeno británico del momento: The Beatles.

Hasta entonces, Capitol se había negado por considerarlos muy británicos y lejanos a la moda que en esos momento imperaba en los USA. De hecho, los Beatles editaron un par de álbumes en Vee Jay, un diminuto sello independiente, y no consiguieron repercusión. Esta vez sería distinto. El 26 de diciembre de 1963, The Beatles editan en Estados Unidos ”I want to hold your hand” (enlace) con ”I saw her standing there” (enlace) en la cara B. En un mes, vendieron un millón de copias. Los Beatles eran número 1 en USA.

Los Beach Boys escucharon a los Beatles por primera vez en un hotel en Australia… Mike Love criticó su básica música, Dennis dijo que no le llamaban la atención, a Al le parecieron “ligeros” Carl quedó preso de la beatlemanía, Brian se quedó escuchando en silencio… ”tienen algo…”.

Cuando Brian volvió a Estados Unidos se encontró al país preso de la beatlemanía. Cuando fue a Capitol, se encontró las paredes empapeladas de carteles promocionando a la nueva sensación británica, todo había cambiado, todo salvo una cosa: ”Brian, necesitamos otro disco, queremos sacarlo en marzo”…

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 24 de agosto de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s