THE BEATLES. “Beatles For Sale” ( 7,5/10 )

Imagen

CARA A

1. No Reply (Lennon-McCartney)
2. I’m A Loser (Lennon-McCartney)
3. Baby’s In Black (Lennon-McCartney)
4. Rock And Roll Music (Berry)
5. I’ll Follow The Sun (Lennon-McCartney)
6. Mr. Moonlight (Johnson)
7. Medley: Kansas City  (Leiber-Stoller) /  Hey, Hey, Hey, Hey (Penniman)

CARA B

8. Eight Day’s A Week (Lennon-McCartney)
9. Words Of Love (Holly)
10. Honey Don’t (Perkins)
11. Every Little Thing (Lennon-McCartney)
12. I Don’t Want To Spoil The Party (Lennon-McCartney)
13. What You’re Doing (Lennon-McCartney)
14. Everybody’s Trying To Be My Baby (Perkins)

Producido por George Martin

Editado en Inglaterra el 4 de diciembre de 1964. Número 1

Editado en USA como “beatles’65” el 15 de diciembre de 1964. Número 1.

Los Beatles realizaron una exitosa gira mundial en la que los Estados Unidos volvieron a ser la parada más importante. Tras la gira, la banda volvió a Londres mental y físicamente exhausta. No podían más, pero no les sorprendió la noticia: EMI quería un nuevo disco antes de acabar el año y aprovechar, así, la campaña navideña (sería el segundo LP de 1964). El título del disco sería “Beatles for sale” (Beatles en venta), y resumía el estado de ánimo de los de Liverpool. George Martin, su productor, recuerda “estaban bastante hechos polvo…, se habían pegado un tute de mucho cuidado durnate todo 1964 y buena parte del 63. El éxito puede ser maravilloso, pero también es muy cansado… y se nota en el disco, no es de sus obras más memorables”. Incluso la fantástica fotografía de la portada, obra de Robert Freeman, muestra unos Beatles aparentemente cansados. Sin duda este disco no es tan bueno como el anterior . De hecho, gran parte de la crítica lo considera su peor álbum. Además, después del gran avance que supuso “A hard day’s night”, para este LP se vieron obligados a grabar otra vez versiones de otros artistas porque no les había dado tiempo a componer tan rápido.

Con todo, las canciones de Lennon y McCartney mantienen un gran nivel. Con un aire un poco melancólico y una notable influencia de las sonoridades country, llama la atención especialmente el gran desarrollo lírico en especial de las canciones de John. Otro punto a reseñar es que, tras el casi-monopolio en la composición ejercido por Lennon en “A Hard Day’s Night”, en este LP las fuerzas se reparten de forma igualitaria entre John y Paul.

La cara A se abre como concluyó su último LP, con John cantando una de sus composiciones. “No Reply” (enlace) según declara el propio John está inspirada en “Silhouettes” de The Rays, “tenía esa imagen de ir caminando por la calle , llamarla desde el teléfono de la calle y ver la silueta de ella en la ventana y  cómo no me contestaba al teléfono”. Lennon empieza a dar muestras de sus capacidades como letrista. Si “No Reply” daba pistas, “I’m A Loser” (enlace) lo confirma. John, muy influenciado por Dylan, empieza a abandonar las letras adolescentes para penetrar en otro nivel más profundo en sus canciones y este excelente tema es prueba de ello. “Baby’s In Black” (enlace), recupera el estilo de composición al 50% del dúo fantástico, John y Paul componen y cantan mano a mano este más que notable vals que precede a la primera de las versiones, el “Rock And Roll Music” (enlace) del gran Chuck Berry.

Paul recuperó una de sus primerísimas composiciones, de cuando apenas contaba con 17 primaveras, y le lavó un poco la cara para terminar alumbrando la fantástica “I’ll Follow The Sun” (enlace). Tiempo para una nueva y sorprendente versión, el “Mr. Moonlight” (enlace) de Roy Lee Johnson y en el que destacan la desgarrada voz de John y el efectivo Hammond de Paul. La cara A se cierra con una descarga de rock and roll, el medley compuesto por el “Kansas City” de Little Willie Littlefield y el “Hey hey hey hey” de Little Richard. Fue precisamente el fantástico Richard el que primero grabó las dos canciones como medley en 1959. A los Beatles les gustó el arreglo y decidieron versionearlo aprovechando la rockera voz de Paul… El resultado es la excelente “Kansas City / Hey hey hey hey” (enlace). 

La cara B arranca con “Eight Day’s A Week” (enlace). John, que siempre odió esta canción, la calificó como un vano intento de componer un single (aunque en USA fue lanzada como single y alcanzó el Nº1), “la canción era inicialmente de Paul, pero ambos trabajamos en ella…da igual, era muy mala”. La banda ya estaba pensando en rodar una segunda película que se iba a titular “Eight Arms to Hold You” (acabó siendo “Help!”) e intentaron componer esta canción para que fuera el single de lanzamiento. Realmente, y a pesar de su aparente sencillez, es un tema muy innovador: desde su intro en fade-in , a la extraña forma de armonizar el segmento central (en apenas cuatro fraseos pasan por quintas, cuartas, sextas y terceras).

Words of Love” (enlace), original del enorme y malogrado Buddy Holly, da muestra del gran nivel que habían alcanzado John y Paul a la hora de empastar sus voces. George luce a gran altura con su Gretch Tennessean, como en  “Honey Don’t” (enlace), original de Carl Perkins y con un discreto Ringo al micrófono.

Volvemos a los temas originales esta vez con una composición de Paul, “Every Little Thing” (enlace). Paul escribió esta canción para su novia. Bonita y frecuentemente olvidada canción en la que, al contrario de lo que era habitual, el compositor no lleva la voz principal… pues es John quien canta. “I Don’t Want To Spoil The Party” (enlace) es, he de decirlo, una de mis debilidades. Temazo country con un cuidadísimo tratamiento instrumental. Paul y John invierten sus papeles en las estrofas (Paul hace la voz baja) y en el estribillo recuperan su rol habitual (Paul la alta y John la baja). John es el autor de la canción.

Como le ocurriera a su colega bajista Brian Wilson, Paul McCartney quedó impresionado cuando escuchó por primera vez el “Be My Baby” de las Ronettes de Phil Spector y su innovadora intro. Con “What you are doing” (enlace), McCartney compone un arranque muy en la misma línea. Una canción muy poco convencional en el catálogo Beatle. Resulta muy interesante la parte del solo con el piano de George Martin.

Y para concluir el LP, una nueva versión cantada esta vez por el único que no había intervenido hasta el momento: George y su revisión del “Everybody’s Trying To Be My Baby” (enlace) de Carl Perkins.

En resumen, un buen LP, pero muy lejos de lo mostrado en “A Hard Day’s Night”. Con todo, el día de su edición,  4 de diciembre de 1964,alcanzó el número 1 donde estuvo once semanas desbancando precisamente a “A Hard Day’s Night”.

En Estados Unidos se editó, con sustanciales cambios como “Beatles’65” 11 días después de su equivalente inglés, el 15 de diciembre. En lugar de 14 canciones, incluía 11 y, puesto que añadieron las canciones del single británico “I Feel Fine” y “She’s A Woman“, tuvieron que sacrificar seis canciones del LP británico: “Eight Days a Week” (que había sido editada como single), “Words of Love”, “Every Little Thing”, “I Don’t Want to Spoil the Party”, “What You’re Doing”, y el medley “Kansas City/Hey, Hey, Hey, Hey”. Este extraño remedo también alcanzó un rutilante número 1.

VALORACIÓN GUILLETEK: 7,5 / 10

THE BEATLES. “A hard day’s night” ( 9 / 10 )

“A HARD DAY’S NIGHT”

Imagen

CARA A
1. “A Hard Day’s Night” (Lennon-McCartney)
      2. “I Should Have Known Better” (Lennon-McCartney)
   3. “If I Fell” (Lennon-McCartney)
4. “I’m Happy Just to Dance with You” (Lennon-McCartney)
     5. “And I Love Her” (Lennon-McCartney)
      6. “Tell Me Why” (Lennon-McCartney)
      7. “Can’t Buy Me Love” (Lennon-McCartney)

CARA B
1. “Any Time at All” (Lennon-McCartney)
      2. “I’ll Cry Instead” (Lennon-McCartney)
      3. “Things We Said Today” (Lennon-McCartney)
      4. “When I Get Home” (Lennon-McCartney)
     5. “You Can’t Do That” (Lennon-McCartney)
      6. “I’ll Be Back” (Lennon-McCartney)

Producido por George Martin

Editado en Inglaterra el 10 de julio 1964

A finales de 1963, el productor norteamericano Walter Shenson le presentó a Brian Epstein un oferta de United Artist para financiar una película protagonizada por los Beatles. Los Beatles conincidieron en que no harían una película musical al uso, con tramas predecibles y números musicales absolutamente forzados. La idea era plasmar el loco día a día del grupo. Paul sugirió al escritor de Liverpool Alun Owen como guionista. La idea era que Owen les acompañara para empaparse de su forma de hablar, su sentido del humor, sus costumbres, su día a día… que captara la esencia del grupo y lo plasmara en un guión cinematográfico. El resultado es un guión de un pseudo-documental que refleja 48 horas en la vida del grupo. La cinta fue dirigida por Richard Lester.

La película fue un éxito arrollador en todo el mundo y, aún hoy, muchos directores la consideran la mejor película con un grupo de rock como protagonista (que tampoco es mucho decir). Técnicamente, destaca por utilizar la técnica innovadora de cortar las imágenes al ritmo de la música, y por ello muchos ven este filme como precursor de los modernos videos musicales.

Pero los Beatles eran músicos…, y la película no dejaba de ser una excusa que rodeaba a unas maravillosas canciones. “A hard day’s night“, tercer disco del grupo, fue su mejor trabajo hasta el momento, y, además, presentaba una novedad: no había versiones…, todas las canciones eran composiciones del grupo…, de hecho, al no haber temas ni de Ringo ni de George, es el único LP que es un 100% Lennon-McCartney.

Este L.P. es una proeza de Paul y, sobre todo, de John, ya que compusieron todas las canciones. Algo del todo inusual en la época, y más sacando tres discos en un año. Como decía, John lleva el peso de la composición en este disco, siendo el trabajo más lennoniano de todo el catálogo del grupo.  A nivel sonoro, el disco destaca por la introducción de la guitarra Rickembaker de 12 cuerdas de George que tendría una enorme influencia en bandas como los Byrds, quienes admiten haber abrazado el rock tras haber visto la película y haber comprobado lo compatible que era ese sonido con el folk que practicaban. También fue el primer álbum de la banda en grabarse en  cintas de cuatro pistas, permiténdoles un mejor mezclado y tratamiento del estéreo. Sigue siendo un disco muy fresco, pero es mucho más sofisticado que los anteriores y anuncia lo que está por venir.

La cara A, dedicada a las canciones que aparecerían en el film, se abre con el tema que da título al disco y la película: “A hard day’s night” (enlace). Es el corte que aparecía en los créditos iniciales, como podéis ver en el enlace. Estupenda canción compuesta por John en tiempo récord. El acorde inicial es muy innovador y absolutamente reconocible. Es sorprendente (por poco usual) que Paul cante la voz principal en una parte (el “When I’m home…”) de una canción compuesta por Lennon, pero John explicó más tarde que ”cantó porque yo no llegaba a las notas tan altas”. Un temazo que estuvo cuatro semanas en el nº1 británico y 2 en Estados Unidos. Grandiosa la parte del solo con la guitarra de 12 cuerdas de Harrison y el piano de George Martin entrelzados.

I should have known better” (enlace) es pop en estado puro. John es el autor y el único cantante del tema, utilizando la técnica de regrabar sobre su propia pista de voz doblándola y creando así esa sonoridad tan características de muchas de las grabciones del grupo. Tanto o mejor es la fantástica “If I fell” (enlace) que si no es la mejor balada que escribió John, poco le falta… “Fue mi primer intento de escribir una balada digna”, recuerda el propio Lennon. Las armonías de John y Paul alcanzan aquí un nivel sobresaliente. George lleva la voz cantante en “I’m Happy Just to Dance with You” (enlace), si bien es una composición de John que cedió a Harrison para que éste tuviera protagonismo en la película. Buen tema que ni Paul (“era la típica canción para salir del paso“) ni John (“yo la escribí pero jamás la hubiera cantado“), apreciaban demasiado.

La primera composición de McCartney en aparece en el disco es un temazo, “And I love her” (enlace), uno de los primeros baladones “made in McCartney”. John compuso la parte central (“a love like ours…”). Ha terminado siendo una de las canciones más versioneada del grupo. “Tell me why” (enlace), otro tema de John, sirve para subir los ánimos. John hace dos de las tres voces presentes en la canción, dejando a Paul la más alta. Respecto a la letra, Paul dijo hace unos años “Creo que muchas de estas canciones de John como ‘Tell Me Why’ quizá se hayan basado en experiencias reales o aventuras que estaba teniendo…, o asuntos con Cynthia… o lo que sea, pero nunca se nos había ocurrido poner este enfoque hasta más tarde en nuestras canciones”. La cara A se cierra con “Can’t Buy Me Love” (enlace). Otra clásico de Paul, quien aporta pocas canciones al disco pero de gran calidad. Este verdadero temazo tuvo varias versiones previas antes de llegar a lo que hoy conocemos, resultando especialmente curiosa la excelente toma 2 y sus brillantes coros.

La cara B contiene canciones que no aparecen en la película. Siete canciones eran más que suficientes para un film, pero no para un LP, por lo que se hacía necesario completarlo. En Estados Unidos, el disco fue editado por United Artists Records y se hizo como banda sonora con sólo las canciones que hemos comentado hasta ahora y cuatro versiones instrumentales de “And I Love Her”, “Ringo’s Theme (This Boy)”, “A Hard Day’s Night” y “I Should Have Known Better” orquestadas por George Martin. Para Inglaterrra y el resto del mundo excepto los USA, Lennon y McCartney nos regalaron seis canciones más, las que compondrían la cara B.

Arrancamos con la excelente “Any time at all” (enlace). Esta dinámica canción es según su autor, John Lennon, “una hija de ‘It Won’t Be Long’…, es el mismo rollo…, Do, La menor y yo berreando”. Paul vuelve a ocuparse del piano. El siguiente tema, “I’ll Cry Instead” (enlace), es otra canción de John fue escrita para la escena de las escaleras de incendio de la película para la que se acabó usando “Can’t Buy Me Love”. Excelente canción de raigambre country cantada por John y Paul al unísono.

Things We Said Today(enlace) es la tercera y última de las canciones que Paul McCartney aporta al disco. Fue escrita en un yate en las islas Vírgenes mientras Paul estaba de vacaciones con su novia, Jane Asher, Ringo y Maureen, su respectiva. John vuelve a coger la batuta con la soulera When I Get Home” (enlace), “soy yo haciendo de Wilson Pickett, sonido Motown y todo eso…, una canción de cuatro tíos en un bar y un cencerro”, recuerda el propio Lennon. Algo parecido a lo que declara de “You Can’t Do That” (enlace), “otra vez Pickett”. Es la primera ocasión en la que Lennon graba la guitarra solista, “realmente no hay ningún solo que George no pudiera tocar mucho mejor que yo, pero me aburría de hacer siempre la rítmica…, por eso toqué en ésta”.

El disco concluye con la inconmensurable canción de John “I’ll Be Back” (enlace). Una de las mejores melodías de los primeros Beatles y una de las preferidas de su autor.

Sin duda posible, “A Hard Day’s Night” fue el mejor disco que los Beatles habían editado hasta la fecha. De hecho, es un disco fantástico que fue un éxito total de crítica y público permaneciendo 21 semanas en el número 1 del Reino Unido (hasta que salió su cuarto LP, “Beatles For Sale”).

VALORACIÓN GUILLETEK: 9 / 10

THE BEATLES. Capítulo 4 (1964). “A hard day’s night”

Walter Shenson y Brian Epstein

A finales de 1963, el productor norteamericano Walter Shenson le presentó a Brian Epstein un oferta de United Artist para financiar una película protagonizada por los Beatles. Tras los primeros contactos se fijó un presupuesto de 189.000 libras, una cifra muy baja. Epstein pecó de novato durante la negociación puesto que, sin esperar a ver el resultado comercial de la película, firmó por dos películas más, sus consiguientes bandas sonoras y cedió todos los derechos a Shenson una vez pasaran 15 años desde el estreno…, todo esto a cambio de 125.000 dólares y un porcentaje del 7,5% sobre la taquilla (el estándar en películas rock era un 25%).

Toda esta negociación transcurrió antes de la explosión mundial de la beatlemanía pero Brian y su sentido del honor impidieron solicitar a Epstein una renegociación de los términos del contrato que, sin duda, United Artist se hubiera visto forzada a aceptar antes de perder el filón Beatle.

Shenson pensó en el director Richar Lester tras visionar su película “THE RUNNING, JUMPING AND STANDING STILL FILM” (1960) a causa de su atrevido estilo  de montaje y sus modos vanguardistas.

Richard Lester

Los Beatles no estaban muy convencidos de hacer la película. Muchas películas protagonizadas por grupos (la mayoría) eran bazofia comercialoide. De hecho, John advirtió que no pensaba hacer de “monigote en un musical de serie B” y, cuando se enteró de que la película se iba a rodar en blanco y negro por la escasez de presupuesto, se negó a participar.

John y George con Alun Owen

John volvió al proyecto y todos coincidieron en que no harían una película musical al uso, con tramas predecibles y números musicales absolutamente forzados. La idea era plasmar el loco día a día del grupo. Paul sugirió al escritor de Liverpool Alun Owen como guionista.

La idea era que Owen les acompañara para empaparse de su forma de hablar, su sentido del humor, sus costumbres, su día a día… que captara la esencia del grupo y lo plasmara en un guión cinematográfico.

El resultado es el guión de un pseudo-documental que refleja 48 horas en la vida del grupo. Owen puso un especial cuidado en reflejar la forma de hablar de los Beatles, conocedor como era de sus giros norteños. También intentó marcar la personalidad de los miembros, punto éste en el que había insistido mucho Richard Lester, “en aquella época la imagen pública de los cuatro era demasiado similar. Compartían las mismas características”. Así, el guión refleja  con gran acierto, la arrogancia burlona de John, la amabilidad de Paul, el carácter taciturno y algo tosco de George y la personalidad solitaria y tímida de un Ringo menos agraciado que el resto pero merecedor de la mayor de las ternuras. Se procuró también equilibrar la trama para que ninguno destacara sobre el resto y, de esta forma, no enfadar a ningún/a fan.

John, Paul, George y Ringo revisaron el guión y, antes de aceptarlo sugirieron la secuencia del encuentro con los periodistas (inspirada en su tumultuosa rueda de prensa al aterrizar en Nueva York) y modificaron algunas expresiones y diálogos para acercarlos más a su forma de hablar… Con lo que no fueron flexibles es con el título provisional de la película “Beatlemanía“, que fue rechazado de forma unánime.

El rodaje de lo que acabaría siendo la primera película del grupo empezó el 6 de marzo de 1964. Tan sólo tres meses después la película estaba en los cines y, como era obvio, tenía que ser acompañada por un disco cuyas canciones tuvieron que componer y grabar en tiempo récord… No obstante, los Beatles estaban mucho más cómodos en los estudios de EMI que en los Twickenham, donde se rodaba la película. John Lennon reconoció que estaban aterrorizados cada vez que tenían que interpretar ante la cámara. Paul fue quien más dificultades tuvo e incluso hubo que suprimir alguna de sus escenas. Por el contrario, a pesar de sus reservas, John se desenvolvió con naturalidad  y George se reveló como un actor bastante competente. Pero fue Ringo quien más destacó, su naturalidad interpretativa  sorprendió a todos. En concreto, la secuencia en la que se escapa para vagabundear con un niño callejero, constituye sin duda el mejor momento del film“La gente dice que quedé muy bien en A Hard Day’s Night, pero yo no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Cuando rodé aquella escenita del chico y el canal, que decían que era tan buena, no sabía lo que hacía. Tenía la cabeza espesa de verdad, no había dormido en toda la noche. Salí con mi impermeable y muerto de cansancio. No podía ni moverme. Dick (Lester) tenía que gritármelo todo, pero al final salió bien. Aquella parte donde le daba patadas a una piedra, aquello era cosa mía. Sí, en serio. Pero todo lo demás fue idea de Dick. Yo estaba atontado”.

Los Beatles aprovecharon los tiempos muertos el rodaje para jugar a las cartas, ver películas de James Bond e…, invitar a la actrices a su camerino. Una de las que nunca aceptó dichas invitaciones fue la modelo y actriz Patty Boyd. La joven interpretaba a una de las fans del grupo y George se había fijado en ella desde el principio. A pesar de su negativa inicial, George insistió y acabó iniciando una relación con ella hasta que, en 1966, acabaron casándose

La película iba  a buen ritmo y, para mediados de marzo, ya tenían el disco muy adelantado… pero el film seguía sin título y, por lo tanto, el disco no tenía canción principal. Se manejaron otros títulos como “Travelling On”, “Let’s go, on the move”, It’s a daft, daft, daft World”… Pero el título no llegó hasta ek 19 de marzo cuando Ringo, tras un día agotador, dijo: “Oh boy!, this has been a hard day’s night”, algo así como “Chico, esta sí que ha sido la noche de un día duro”, uno de los extraños giros lingüísticos característicos del batería. “Era una de sus incongruencias. Un ringoísmo. Cuando Dick Lester dijo que íbamos a usar ese título, me fui a casa y al día siguiente traje la canción…, ya sabes, había cierta competencia entre Paul y yo para ver quien se llevaba los singles”, recuerda Lennon.

A HARD DAY’S NIGHT” se estrenó el 6 de julio en el London Pavilion, originándose un absoluto caos que acabó provocando el cierre de Picadilly Circu después de que unas 12.000 fans trataran de tomar el cine por asalto.

La familia Real británica asistió al evento representada por la princesa Margarita y su marido Lord Snowdon. Walter Shenson, productor de la película, recuerda que durante el cóctel posterior al estreno, George Harrison se le acercó para preguntar en voz baja: “¿Cuándo vamos a cenar?”. Shenson respondió que no podían empezar hasta que no se marchase la princesa. Poco después, George no dudó en aproximarse a la princesa para decirle: “Alteza, estamos muertos de hambre y Walter dice que no podemos cenar hasta que usted se marche”. Lejos de incomodarse, la princesa Margarita se echó a reír y le dijo a su esposo: “Vámonos Tony, estamos estorbando”.

Tras la cena, Paul le entregó a su padre un marco con la foto de un caballo. Jim McCartney, quien cumplía 62 años ese 7 de julio, se quedó atónito y preguntó para qué quería él la foto de un caballo de carreras. Paul contestó que no era la foto, sino el propio caballo, su regalo de cumpleaños… Ya de madrugada, los Beatles continuaron celebrando el estreno en un bar de moda, en compañía de los miembros de los Rolling Stones Brian Jones y Keith Richards. Allí leyeron también las primeras ediciones de los periódicos que incluían elogios unánimes para la película.

Y es que no sólo fue un éxito de público, la crítica fue casi unánime. la crítica alabó la innovadora concepción del film, subrayando su humor visual y coincidiendo en comparar a Los Beatles con los Hermanos Marx, e incluso, en alguna crítica, estableciendo paralelismos entre Ringo y el mismísimo Charlot. Se pasaron tres pueblos. Según Richard Lester, el propio Groucho Marx acudió a ver A Hard Day’s Night , “Me dijo que no le había gustado nada la película”, recuerda Lester, “nosotros éramos personas reales, podías ver la diferencia entre Harpo y Zeppo. Pero con ellos no consigo distinguir a uno de otro”.

Daily Mirror se refirió a la película afirmando que los Beatles eran “descarados, irreverentes, divertidos e irresistibles” y prestigiosos críticos como el norteamericano Andrew Sarris llegarían a describir A Hard Day’s Night como el “Ciudadano Kane del cine musical“. “A Hard Day’s Night” recibiría dos nominaciones a los Óscar, para Alun Owen por el mejor guión original y para George Martin por la banda sonora. Premios que irían a parar a Barnett, Stone y Tarloff por el guión de la película “Father Goose” y a Previn por la banda sonora de “My Fair Lady”.

La película fue un éxito arrollador en todo el mundo y, aún hoy, muchos directores la consideran la mejor película con un grupo de rock como protagonista (que tampoco es mucho decir). Técnicamente, destaca por utilizar la técnica innovadora de cortar las imágenes al ritmo de la música, y por ello muchos ven este filme como precursor de los modernos videos musicales.

Pero los Beatles eran músicos…, y la película no dejaba de ser una excusa que rodeaba a unas maravillosas canciones. “A hard day’s night“, tercer disco del grupo, fue su mejor trabajo hasta el momento, y, además, presentaba una novedad: no había versiones…, todas las canciones eran composiciones del grupo…, de hecho, al no haber temas no de Ringo ni de George, es el único LP que es un 100% Lennon-McCartney.

“A HARD DAY’S NIGHT”

(Edotado en Inglaterra el 10 de julio 1964)

Imagen

CARA A
1. “A Hard Day’s Night” (Lennon-McCartney)
      2. “I Should Have Known Better” (Lennon-McCartney)
   3. “If I Fell” (Lennon-McCartney)
4. “I’m Happy Just to Dance with You” (Lennon-McCartney)
     5. “And I Love Her” (Lennon-McCartney)
      6. “Tell Me Why” (Lennon-McCartney)
      7. “Can’t Buy Me Love” (Lennon-McCartney)

CARA B
1. “Any Time at All” (Lennon-McCartney)
      2. “I’ll Cry Instead” (Lennon-McCartney)
      3. “Things We Said Today” (Lennon-McCartney)
      4. “When I Get Home” (Lennon-McCartney)
     5. “You Can’t Do That” (Lennon-McCartney)
      6. “I’ll Be Back” (Lennon-McCartney)

Este L.P. es una proeza de Paul y, sobre todo, de John, ya que compusieron todas las canciones. Algo del todo inusual en la época, y más sacando tres discos en un año. Como decía, John lleva el peso de la composición en este disco, siendo el trabajo más lennoniano de todo el catálogo del grupo. Sorprende que George no compusiera nada para el disco, sobre todo cuando ya se había estrenado en “With the Beatles” con “Don’t bother me” pero el más joven de los Beatles era mucho menos prolífico que John y Paul y además los temas que tenía por entonces, como “You know what to do” (enlace) , aunque no eran malas canciones tampoco eran excesivamente brillantes y fueron descartadas para el disco.

A nivel sonoro, el disco destaca por la introducción de la guitarra Rickembaker de 12 cuerdas de George que tendría una enorme influencia en bandas como los Byrds, quienes admiten haber abrazado el rock tras haber visto la película y haber comprobado lo compatible que era ese sonido con el folk que practicaban.

También fue el primer álbum de la banda en grabarse en  cintas de cuatro pistas, permiténdoles un mejor mezclado y tratamiento del estéreo. Sigue siendo un disco muy fresco, pero es mucho más sofisticado que los anteriores y anuncia lo que está por venir.

La cara A, dedicada a las canciones que aparecerían en el film, se abre con el tema que da título al disco y la película: “A hard day’s night” (enlace). Es el corte que aparecía en los créditos iniciales, como podéis ver en el enlace. Estupenda canción compuesta por John en tiempo récord. El acorde inicial es muy innovador y absolutamente reconocible. Es sorprendente (por poco usual) que Paul cante la voz principal en una parte (el “When I’m home…”) de una canción compuesta por Lennon, pero John explicó más tarde que ”cantó porque yo no llegaba a las notas tan altas”. Un temazo que estuvo cuatro semanas en el nº1 británico y 2 en Estados Unidos. Grandiosa la parte del solo con la guitarra de 12 cuerdas de Harrison y el piano de George Martin entrelzados.

I should have known better” (enlace) es pop en estado puro. John es el autor y el único cantante del tema, utilizando la técnica de regrabar sobre su propia pista de voz doblándola y creando así esa sonoridad tan características de muchas de las grabciones del grupo. Tanto o mejor es la fantástica “If I fell” (enlace) que si no es la mejor balada que escribió John, poco le falta… “Fue mi primer intento de escribir una balada digna”, recuerda el propio Lennon. Las armonías de John y Paul alcanzan aquí un nivel sobresaliente. George lleva la voz cantante en “I’m Happy Just to Dance with You” (enlace), si bien es una composición de John que cedió a Harrison para que éste tuviera protagonismo en la película. Buen tema que ni Paul (“era la típica canción para salir del paso“) ni John (“yo la escribí pero jamás la hubiera cantado“), apreciaban demasiado.

La primera composición de McCartney en aparece en el disco es un temazo: “And I love her” (enlace), uno de los primeros baladones “made in McCartney”. John compuso la parte central (“a love like ours…”). En un principio, la canción no era tan acústica y tan latina, tal y como se puede escuchar en la  toma 1 de la misma editada en Anthology 1. Ha terminado siendo una de las canciones más versioneada del grupo. En 1972 ya se habían grabado más de 300 y, gente tan variopinta como Bob Marley han engrosado este número. “Tell me why” (enlace), otro tema de John, sirve para subir los ánimos. John hace dos de las tres voces presentes en la canción, dejando a Paul la más alta. Respecto a la letra, Paul dijo hace unos años “Creo que muchas de estas canciones de John como ‘Tell Me Why’ quizá se hayan basado en experiencias reales o aventuras que estaba teniendo…, o asuntos con Cynthia… o lo que sea, pero nunca se nos había ocurrido poner este enfoque hasta más tarde en nuestras canciones”. La cara A se cierra con “Can’t Buy Me Love” (enlace). Otra clásico de Paul, quien aporta pocas canciones al disco pero de gran calidad. Este verdadero temazo tuvo varias versiones previas antes de llegar a lo que hoy conocemos, resultando especialmente curiosa la excelente toma 2 y sus brillantes coros.

portada de la edición americana

La cara B contiene canciones que no aparecen en la película. Siete canciones eran más que suficientes para un film, pero no para un LP, por lo que se hacía necesario completarlo. En Estados Unidos, el disco fue editado por United Artists Records y se hizo como banda sonora con sólo las canciones que hemos comentado hasta ahora y cuatro versiones instrumentales de “And I Love Her”, “Ringo’s Theme (This Boy)”, “A Hard Day’s Night” y “I Should Have Known Better” orquestadas por George Martin. Para Inglaterrra y el resto del mundo excepto los USA, Lennon y McCartney nos regalaron seis canciones más, las que compondrían la cara B.

Arrancamos con la excelente “Any time at all” (enlace). Esta dinámica canción es según su autor, John Lennon, “una hija de ‘It Won’t Be Long’…, es el mismo rollo…, Do, La menor y yo berreando”. Paul vuelve a ocuparse del piano. El siguiente tema, “I’ll Cry Instead” (enlace), es otra canción de John fue escrita para la escena de las escaleras de incendio de la película para la que se acabó usando “Can’t Buy Me Love”. Excelente canción de raigambre country cantada por John y Paul al unísono.

Paul y Jane

Things We Said Today(enlace) es la tercera y última de las canciones que Paul McCartney aporta al disco. Fue escrita en un yate en las islas Vírgenes mientras Paul estaba de vacaciones con su novia, Jane Asher, Ringo y Maureen, su respectiva. John vuelve a coger la batuta con la soulera When I Get Home” (enlace), “soy yo haciendo de Wilson Pickett, sonido Motown y todo eso…, una canción de cuatro tíos en un bar y un cencerro”, recuerda el propio Lennon. Algo parecido a lo que declara de “You Can’t Do That” (enlace), “otra vez Pickett”. Es la primera ocasión en la que Lennon graba la guitarra solista, “realmente no hay ningún solo que George no pudiera tocar mucho mejor que yo, pero me aburría de hacer siempre la rítmica…, por eso toqué en ésta”.

El disco concluye con la inconmensurable canción de John “I’ll Be Back” (enlace). Una de las mejores melodías de los primeros Beatles y una de las preferidas de su autor. Increíbles los ochos compases centrales. En principio, tal y como se puede escuchar en la toma 2 de la canción iba a ser un valls en 3×4 pero se desechó por la dificultad al frasear.

Sin duda posible, “A Hard Day’s Night” fue el mejor disco que los Beatles habían editado hasta la fecha. De hecho, es un disco fantástico que fue un éxito total de crítica y público permaneciendo 21 semanas en el número 1 del Reino Unido (hasta que salió su cuarto LP, “Beatles For Sale”).

Los Beatles imitando a sus fans

Sin embargo, y a pesar del enorme éxito, en dos años los Beatles habían grabado tres LP’s, cinco singles y una película… Estaban agotados, así se que fueron de vacaciones pero, cuando volvieron, les esperaba una gira mundial… Era un ritmo dificilmente soportable, repito, en dos años los  habían grabado tres LP’s, cinco singles, una película, varias giras europeas, una mundial…, todos esos periodistas…, todas esas locas fans chillando…

Al final todo estó les pasó factura y Ringo, justo antes de salir hacia Australia, cayó enfermo. No había tiempo para cancelar los conciertos, así que se planteó a la banda que tendrían que salir de gira con un batería sustituto: Jimmy Nicol.

George lo tuvo claro, “si Ringo no va, entonces yo tampoco, ya podéis buscar dos sustiutos“. Pero tras un duro trabajo de persuasión de Brian Epstein, acabó cediendo.

Nicol actuó en un total de ocho shows hasta que Ringo se reincorporó al grupo en Melbourne,  el 14 de junio. La gira fue una locura. Todo el mundo estaba histérico con los Beatles. Tenían que ir a ver a todos los primeros ministros del mundo. Las madres llevaban a sus hijos enfermos para que los curaran… Todo eso comenzó a afectarles…, y las drogas comenzaron a convertirse en una solución…

Durante la gira americana los Beatles, solían quedarse por la noche en el Hotel haciendo fiestas. Una noche estaban en su habitación y apareció un pequeño hombre de pelo rizado de nombre Robert y de apellido Zimmerman… Bob Dylan. Los Beatles idolatraban a Dylan, les encantaban sus letras y sus canciones. Bob y los Beatles comenzaron a hablar y, al rato, Dylan sacó un porro de marihuana… Los Beatles no lo habían probado nunca pero no se iban a achantar ante su ídolo, así que, para no quedarse cortos, se pusieron hasta el culo… A Paul le dio un rollo filosófico y creyó haber descubierto el significado de la vida…Para que no se le olvidara, lo escribió en un papel. Al día siguiente pudo leerlo… “hay siete niveles”

 

 

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn, 12 de octubre de 2012

THE BEATLES. “With The Beatles” (8,5, / 10 )

 

“WITH THE BEATLES”

22 de noviembre de 1963

Imagen

CARA A

1. “It Won’t Be Long” (Lennon-McCartney)
2. “All I’ve Got To Do” (Lennon-McCartney)
3. “All My Loving” (Lennon-McCartney)
4. “Don’t Bother Me” (Harrison)
5. “Little Child” (Lennon-McCartney)
6. “Till There Was You” (M.Wilson)
7. “Please Mister Postman” (Dobbins-Garrett-Gorman-Holland-Bateman)

CARA B

8. “Roll OVer Beethoven” (Berry)
9. “Hold Me Tight” (Lennon-McCartney)
10. “You Really Got A Hold On Me” (Robinson)
11. “I Wanna Be Your Man” (Lennon-McCartney)
12. “Devil In Her Heart” (Drapkin)
13. “Not A Second Time” (Lennon-McCartney)
14. Money (That’s What I Want) (Bradford-Gordy)

Si “Please, please me” se grabó en un día, las sesiones de este “With The Beatles” se prolongaron durante tres meses (aunque durante este tiempo la banda mantuvo su agenda de conciertos, entrevistas, programas etc). El disco está más elaborado, las canciones -aunque aún muy frescas- tienen más detalles…Comienzan a aparecer habitualmente pianos (normalmente tocados por el productor George Martin) , instrumentos de percusión etc. Es un disco más maduro y, en definitiva, mejor que el anterior.

La fantástica portada es una foto de Robert Freeman que utilizó las mismas técnicas que Astrid usó al fotografiar a la banda en Hamburgo. La idea original era que la foto ocupara la portada completa, sin título pero EMI rechazó la idea al considerar que los Beatles no eran lo suficientemente famosos como para poder sacar una portada sin el nombre de la banda en ella, además, no les gustaba que salieran sin sonreir. Fue George Martin el que se empeñó en mantener la gran fotografía de Freeman.
El LP arranca con una estupenda y dinámica canción de John Lennon: “It Won’t Be Long” (enlace). Los Beatles usaron la técnica de doblar las voces asiduamente en este disco. En esta canción, la voz de John se grabó dos veces, una vez encima de otra, para conseguir ese efecto tan habitual en los primeros Beatles (más tarde se conseguiría de manera automática con el desarrollo en EMI del ADT). El gran nivel se mantiene con la fantástica balada soul de John “All I’ve Got To Do” (enlace) que el mismo Lennon canta de forma extraordinaria, “soy yo haciendo de Smokey Robinson” comentó al respecto. Después de dos temas de John. el debut de Paul como compositor y cantante principal en el disco llega con la excelente “All My Loving” (enlace).  Según el propio Paul fue la primera canción en la que puso la letra antes que la música. Tema redondo de principio a fin. Lennon, en su última entrevista, dijo ”All my loving es de Paul…, y me sabe mal decirlo porque…es buenísima”. En fin, una enorme canción, a pesar de versiones como la de Los Manolos, en la que Paul y George ponen las voces y John una fantástica guitarra rítmica.
George Harrison, además de ser un fantástico guitarrista y un competente cantante también tenía dotes compositivas. “Don’t bother me” (enlace) fue su primera creación y, si bien no es la más brillante, en absoluto desmerece rodeada de las canciones de sus brillantes compañeros. George escribió esta canción (“No me molestes”) como contestación a Bill Harry, editor de Merseybeat, que instaba a Harrison a escribir canciones.
Little child” (enlace) es quizás el tema menos brillante del disco y lo más destacable es la rockera armónica de John. Según Lennon ”es una de esas composiciones rápidas entre Paul y yo” .
Tiempo para la primera de las versiones. “Till there was you” (enlace) es una hermosísima balada que los Beatles solían  utilizar para apaciguar los ánimos en los conciertos y decidieron incorporar al LP. Canción de el musical The Music Man, originalmente cantada por Barbara Cook. Destacan la moduladísima voz de Paul, la pericia a los bongos de Ringo y la gran guitarra de George. La cara B se cerrará con “Please Mr. Postman” (enlace), estupenda versión de la no menos estupenda canción popularizada por The Marvelettes.
Dos versiones para cerrar la cara A y otra para abrir la B. Empezamos con ritmo, con “Roll over Beethoven” (enlace), una gran versión de George sobre el fantástico tema de Chuck Berry.Hold me tight” (enlace) es un marchoso tema de Paul que, aunque estaba concebida para el primer disco del grupo, se acabó desechando y se remezcló para el segundo. John y George se alternan la voz solista enYou Really Got A Hold On Me” (enlace), otro temazo de la música negra en esta ocasión original de Smokey Robinson and The Miracles.
Paul escribió “I Wanna Be Your Man” (enlace) para Ringo, de ahí el limitado rango de las notas. Andrew Oldham, manager del los Rolling Stones, estaba buscando material (Mick y Keith aún apenas componían) en el otoño del 63, John y Paul les ofrecieron un boceto de la canción. A los Rolling les gustó, pero la canción no estaba acabada…, los dos Beatles se metieron en una habitación y la terminaron entre ambos y fue el primer éxito de los Rolling Stones. George vuelve a tomar la voz solista con “Devil in her heart” (enlace), original de The Donays.
La última composición de John y Paul (aunque realmente es sólo de John) que aparece en el disco es la fabulosa “Not a second time” (enlace). Con George y Paul ausentes en la sesión, la canción fue grabada por John (guitarra acústica y voz), Ringo (batería) y George Martin (piano). William Man, crítico de The Times, escribió lo siguiente sobre esta canción: “…el interés armónico es típico de sus canciones más rápidas, y uno tiene la impresión de que piensan de manera simultánea en armonía y melodía, tan firmes son las séptimas y novenas mayores tónicas construidas en sus melodías, y los cambios de tonalidad bémoles submediantes tan naturales en la cadencia aeólica al final de “Not a Second Time” propia de la progr3sión de acordes que da fin a la “Canción de la Tierra” de Mahler…”.En 1980 John declaró, ”…aún hoy no sé qué demonios son las cadencias Aeólicas…, suena a pájaros exóticos”. Este fantástico segundo LP de los Beatles se cierra con “Money” (enlace), compuesta por Bradford-Gordy e interpretada originalmente por  Barret Strong en1959 y versionada de manera magistral por los cuatro muchachos de Liverpool. ¡Qué coros!

El disco se publicó en Inglaterra el 22 de noviembre de 1963, y salió directamente al nº1…y ¿sabéis a que disco sustituyó?… a “Please Please me” que pasó a ser nº2 . Se convirtió en el segundo álbum en vender un millón de copias en el Reino Unido (el primero había sido la banda sonora de la película South Pacific). Se mantuvo en la cima de las listas durante 21 semanas…, o sea que entre “With the Beatles” y “Please Please Me”, ocuparon el primer puesto durante 51 semanas consecutivas.

 

VALORACIÓN GUILLETEK: 8,5 / 10

THE BEACH BOYS. Capítulo 3 (1963). De surferas, coches y Beatles. “Surfer Girl” y “Little Deuce Cup”

Brian no estaba satisfecho por cómo iban las cosas. Capitol le presionaba para que compusiera más y más (llevaba tres singles y dos LPs en un año) pero sentía que no tenía control sobre su obra. Estaba especialmente insatisfecho con la mezcla final del LP “Surfin USA” y odiaba los estudios de Capitol Records…

”Quiero tener control absoluto sobre mi grupo, los Beach Boys no son sólo un vehículo de ventas”

Los directivos de Capitol no salían de su asombro, ni Elvis se había atrevido a poner en duda el funcionamiento de la industria… ¿quién se creía ese muchacho? No obstante. El grupo estaba en la cresta de la ola y prefirieron claudicar si eso suponía que Brian les entregara otro disco cuanto antes. Brian había conseguido el control, ahora demostraría de qué era capaz: él compondría, él produciría y él elegiría el estudio.

SURFER GIRL
Editado en USA en septiembre de 1963

Imagen

CARA A

1. Surfer Girl (B.Wilson)
2. Catch a Wave (B.Wilson-M.Love)
3. The Surfer Moon (B.Wilson)
4. South Bay Surfe (B.Wilson-M.Love-A.Jardine)
5. The Rocking Surfer (tradicional)
6. Little Deuce Coupe (B.Wilson-R.Christian)

CARA B

1. In my Room (B.Wilson-G.Usher)
2. Hawaii (B.Wilson-M.Love)
3. Surfer’s rule (B.Wilson-M.Love)
4. Our car club (B.Wilson-M.Love)
5. Your summer dream (B.Wilson-B.Norberg)
6. Boogie Woodie (tradicional)

Salvo dos temas tradicionales, Brian compone todas las canciones del disco (rarísimo en 1963, los Beatles también lo harían con “A hard day’s night” un año después, pero era muy poco habitual), pero, además produce el disco. Con 21 años tiene absoluto control sobre su obra, caso único en la época. ”Brian es los Beach Boys, nosotros somos sus mensajeros”, dijo Dennis tiempo después.

Se trasladaron a los estudios Western. Brian cambió el ambiente en las grabaciones, bajó la luz en búsqueda de una atmósfera relajada que sólo las ocasionales impertinencias de Murry interrumpían. El joven Wilson demostraba un control inusual de la producción y de los arreglos, especialmente sorprendentes en un muchacho de 21 años. Chuck Britz, ingeniero de Brian para la grabación (en esta y en las posteriores) se atrevió a criticar una de las pistas de voz que había grabado.

-“Brian, ¿qué haces?, eso está completamente desafinado. Suena horrible.”

Brian se apartó del micrófono, entró en la sala de control y le dijo al ingeniero que pusiera de nuevo la grabación. Brian cerró los ojos y escuchó la parte que no le gustaba a su ingeniero de sonido. ”Está perfecta”, dijo.

“¡Pero qué dices!, insistió Britz.
“Entiendo lo que dices…, espera a que los demás metan sus voces”, dijo Brian.

Cuando días después, el ingeniero escuchó las voces montadas encima de esa “horrible” pista vocal, no lo podía creer. Era maravilloso. Es la última vez que criticó una decisión de Brian en sus más de veinte años de colaboración. ”Brian es increíble, escucha la música en su cabeza antes de grabarla…, lo tiene todo en su cabeza”.

El disco es fantástico, muy sofisticado para la época y todo un prodigio de genio en la composición y en la producción. No olvidemos que estamos en 1963… Además el grupo había mejorado enormemente tras sus giras de conciertos. Brian se ocupó de cantar, el bajo y el piano, Dennis cantó y tocó (mucho mejor) la batería, Carl cantó y se ocupó de la guitarra solista, Al y David hicieron voces y tocaron la guitarra rítmica (en el disco aún hay grabaciones de Marks) y Mike pasó a cantar sólo unas pocas canciones ya que Brian asume la voz solista en siete de los doce temas…

La cara A se abre con la excelsa ”Surfer Girl” (enlace), canción de una belleza increíble que se eleva aún más por las extraordinarias armonías del grupo y la voz de Brian. Imprescindible. Se editó como single con “Little Deuce Cup” en la cara B y alcanzó un número 7. Según Brian ha declarado, la compuso con 19 años tras ver Pinocho y emocionarse con “When you wish upon a star“. El disco, lleno de joyas, sigue con la estupenda ”Catch a Wave” (enlace) con su gran trabajo de teclados, una excelente producción y Mike a la voz solista. Brian recupera la voz cantante con otro temazo ”The Surfer Moon” (enlace), con unos arreglos que quitan el hipo, curiosamente, en este tema, Brian no cuenta con el resto para hacer las voces y graba todos los coros superponiendo su voz pista tras pista…  El tono solemne del disco se relaja con la intranscendente pero encantadora ”South bay surfer” (enlace) y baja bastantes enteros con la mediocre ”The rockin surfer” (enlace). El buen tono se recupera con el fantástico shuffle ”Little Deuce Cup” (enlace) con unos juegos vocales asombrosos y una melodía que si no existiera habría que inventarla.

La cara B se abre con otro imprescindible de Brian, quizás su canción más autobiográfica hasta la fecha, la enorme ”In my room” (enlace) en la que Brian explica cómo se refugiaba (¿de su padre?) en su habitación. A destacar el arpa tocada por la hermana de Mike. Brian vuelve a lucir falsetto en ”Hawaii” (enlace), junsto antes de que el disco vuelve a decaer con ”Surfer’s rule” (enlace) (con Dennis a la voz principal), para elevarse con “Our car club” (enlace) y tocar el cielo con la preciosa ”Your summer dream” (enlace) en la que Brian canta en solitario. El LP se cierra con “Boogie Woodie” que poco aporta.

Una joya de disco en lo musical (que no en lo lírico) que alcanzó el número 7 en ventas en Estados Unidos y el número 3 en el Reino Unido donde el primer puesto era para The Beatles. Fue el primer disco del grupo que se editó en Inglaterra.

Brian se sentía seguro…, hasta que escuchó, en agosto de 1963, el maravilloso “Be my baby” de las Ronettes (enlace) de su admiradísimo Phil Spector, hizo entrar a Brian en un estado de shock. No paraba de repetir que ya no merecía la pena seguir, jamás podría superarla, nunca podría componer una canción tan buena. ”Es imposible. Es tan hermosa que no puede ser real. Es la mejor canción que he oído en mi vida”. Son las palabras que según Marilyn Rowell -su novia-, Brian no dejaba de repetir. Estaba alucinado con la canción y por la producción de Spector. Entonces se acordaba de Murry diciéndole que era un perdedor, que no valía para nada y se tumbaba en el sofá mientras el disco de la Ronettes sonaba una y otra vez. Según varios biógrafos, el espíritu competitivo de Brian se encontraría a medio camino entre lo pueril y la más peligrosa paranoia…”Me estoy volviendo loco…”. Marilyn no dejó de animarlo diciéndole que él podría hacer canciones tan buenas como “Be my baby” .

Brian además estaba harto de las giras. Era un reto continuo a su timidez y se sentía mucho más cómodo en el estudio, además su oído bueno le dolía por el ruido de los amplificadores; estaba harto de su padre, que no dejaba de gritarles entre bambalinas ”¡¡sonreíd!!”. Estaba hasta el gorro  de la presión de la discográfica que, por cierto, ya le estaba pidiendo otro disco…¡el tercero en un año!

Los directivos de Capitol no iban a permitir que la gallina de los huevos de oro se relajase. No sabían cuánto iba a durar el éxito de esos cinco chicos californianos, ni si la moda del surf iba a permanecer en una sociedad tan cambiante como la norteamericana. Había que sacar otro disco. No obstante, a pesar de lo prolífico que demostraba ser Brian, en septiembre de 1963, sólo habían pasado dos meses desde que los chicos habían dejado el estudio (Surfer Girl se terminó de grabar en julio aunque se editara en septiembre). Además, Brian no había tenido prácticamente tiempo para componer puesto que la banda pasó todo agosto de gira por Estados Unidos.

Pero ninguna excusa era válida, la compañía quería sacar un disco sobre coches. Una especie de álbum conceptual sobre bujías, pistones y neumáticos. Para ello, sin consultar al grupo, decidió retomar las canciones de discos anteriores que tuvieran el mundo del motor como temática. De esta forma se juntaron con “Little Deuce Coupe” y “Our Car Club” del LP “Surfer Girl”, con “409” de “Surfin Safari” y con  “Shut Down” del disco “Surfin USA”. Sólo tenían cuatro canciones y querían un LP…

El 2 de septiembre de 1963, los Beach Boys grabaron ocho canciones que Brian, además, produjo. Todas sobre coches… La gallina seguía produciendo…

LITTLE DEUCE CUP
Editado en USA en octubre de 1963

Imagen

CARA A

1. Little Deuce Cup (editada en “Surfer Girl”, 1963)
2. Ballad of Ole’ Betsy (B.Wilson-R.Christian)
3. Be true to your school (B.Wilson-M.Love)
4. Car Crazy Cutie (B.Wilson-R.Christian)
5. Cherry, Cherry Coupe (B.Wilson-R.Christian)
6. 409 (editada en “Surfin Safari”, 1962)

CARA B

1. Shut Down editada en “Surfin USA”, 1963)
2. Spirit of America (B.Wilson-R.Christian)
3. Our car club (B.Wilson-M.Love)
4. No-Go Showboat (B.Wilson-R.Christian)
5. A Young Man is Gone (Bobby Troup y Mike Love)
6. Custom Machine (B.Wilson-R. Alarian)

El álbum, editado en octubre de 1963 –sólo un mes después de “Surfer Girl”-, podría ser considerado el primer disco conceptual puesto que, su temática, gira únicamente en torno a los coches. Little Deuce Cup es, de hecho, el nombre de un modelo de 1932 utilizado en los 60 para modificaciones deportivas (el tunning de los 60). El disco, a medio camino entre el recopilatorio y la novedad, corta la progresión marcada en el estudio por Brian a niveles de producción e innovación en el estudio (bastante hizo con cumplir los plazos). No obstante, el resultado es sorprendentemente bueno en cuanto a calidad aunque, realmente, de las doce canciones, sólo cinco son absolutamente nuevas ya que cuatro ya habían sido editadas (“Little Deuce Cup”, “Shut down”, “409” y “Our car club”) y la fantástica ”A Young man is gone” (enlace) es una versión del ” Their hearts were full of spring” de Bobby Troup (enlace) con una nueva letra que Mike Love escribió como homenaje al recientemente fallecido James Dean.

Dos eran viejos temas de Brian. La infravalorada y fabulosa ”Car crazy cutie” (enlace) es una nueva versión con nueva letra del ”Pamela Jean” (enlace) que Brian compuso y produjo para The Survivors . ”Cherry Cherry Coupe” (enlace) es una canción de los primerísimos tiempos del grupo, entonces se titulaba “Land Ahoy”.

En cuanto a las cinco nuevas canciones, la primera en aparecer es la efectiva balada ” Ballad of Ole’ Betsy” (enlace) con Brian a la voz principal acompañado por unas preciosistas armonías. Los decibelios suben un poco con la clásica ”Be true to your school” (enlace), con las Honeys haciendo de Cheerleaders y el grupo mejorando aún más sus coros; Brian regrabaría la canción para editarla como single con “In my room” en la cara B y alcanzando el número 6 en listas. Seguimos con ”Spirit of America” (enlace), una aproximación al soul con buen resultado y Brian, en plan estelar, a la voz principal. ”No-Go Showboat” (enlace) tiene un aire extraño y unas armonías complejas que se entrelazan con una instrumentación más compleja de lo hasta entonces era habitual en la banda. Las nuevas canciones terminan con ”Custom machine” (enlace), con, de nuevo, unas voces fantásticas.

El disco alcanzó el número 4, mejorando el resultado de “Surfer Girl”. El primer disco de los Beach Boys sin el surf como temática había sido un éxito, lo que suponía una liberación para explorar nuevas temáticas.

Aprovechando el éxito del disco, el grupo se enroló en una nueva gira que, esta vez, les llevaría fuera de los Estados Unidos. Así, en navidad, volaron hacia Australia. Mientras, en Estados Unidos, Capitol, accedía, tras presiones de EMI, su empresa matriz, a editar discos del fenómeno británico del momento: The Beatles.

Hasta entonces, Capitol se había negado por considerarlos muy británicos y lejanos a la moda que en esos momento imperaba en los USA. De hecho, los Beatles editaron un par de álbumes en Vee Jay, un diminuto sello independiente, y no consiguieron repercusión. Esta vez sería distinto. El 26 de diciembre de 1963, The Beatles editan en Estados Unidos ”I want to hold your hand” (enlace) con ”I saw her standing there” (enlace) en la cara B. En un mes, vendieron un millón de copias. Los Beatles eran número 1 en USA.

Los Beach Boys escucharon a los Beatles por primera vez en un hotel en Australia… Mike Love criticó su básica música, Dennis dijo que no le llamaban la atención, a Al le parecieron “ligeros” Carl quedó preso de la beatlemanía, Brian se quedó escuchando en silencio… ”tienen algo…”.

Cuando Brian volvió a Estados Unidos se encontró al país preso de la beatlemanía. Cuando fue a Capitol, se encontró las paredes empapeladas de carteles promocionando a la nueva sensación británica, todo había cambiado, todo salvo una cosa: ”Brian, necesitamos otro disco, queremos sacarlo en marzo”…

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 24 de agosto de 2012