BRIAN WILSON. “Brian Wilson” (1988). ( 7,5 / 10 )

Imagen
1. Love and mercy (B.Wilson)
2. Walkin’ The Line (B.Wilson-N.Laird)
3. Melt away (B.Wilson)
4. Baby Let Your Hair Grow Long (B.Wilson)
5. Little Children (B.Wilson)
6. One For The Boys (B.Wilson)
7. There’s So Many (B.Wilson)
8. Night Time (B.Wilson-A.Paley)
9. Let It Shine (B.Wilson -J.Lynne)
10. Meet Me In My Dreams Tonight (B.Wilson-A.Paley)
11. Rio Grande (B.Wilson-A.Paley)
Producido por Andy Paley, Eugene Landy y Brian Wilson
Editado en USA en julio de 1988

“El LP “Brian Wilson” es un testimonio de lo que la música pop se ha estado perdiendo todos estos años. Es el mejor álbum Beach Boy desde “Sunflower” de 1970”. Esta reseña de Rollingstone resume la opinión general de la crítica especializada en 1988. El disco fue acogido con regocijo por quienes, y eran muchos, querían ver a Brian recuperado.

Impulsado y teledirigido por el siniestro Dr. Landy, “Brian Wilson” supone en muchos sentidos la recuperación de la genialidad melódica de su creador. La fría y ampulosa producción ochentera resta al disco naturalidad y hace añorar una producción al estilo de Pet Sounds que le hubiera ido al pelo a estas nuevas canciones. Sea como fuere es un disco muy disfrutable que es necesario contextualizar y que sin duda supuso el ansiado regreso de Brian.

El LP empieza fuerte, la preciosa ”Love and Mercy” (enlace) nos recuerda que Brian sigue allí. Su delicada melodía, sus cascabeles, sus delicadas armonías, nos hacen olvidar sus horribles arreglos de batería. Una fantástica canción que Brian sigue interpretando hoy en día y de la que se siente particularmente orgulloso. La siguiente canción, “Walking the line” (enlace) es un flojo esfuerzo de hacer un tema “marchoso” y se convierte en un ejercicio olvidable. Un gran tema seguido de una nadería…, ¿ha sido “Love and Mercy” un espejismo?, la respuesta es contundente: ”Melt away” (enlace), una joya, una de esas canciones que sólo Brian puede componer, sencilla en la superficie pero rabiosamente compleja en el fondo. Una preciosa balada que no puedo evitar imaginar cantada por la angelical voz de Carl, hubiera sido fantástico.

Si “Melt Away” recuperaba los ecos de Pet Sounds con su cristalina melodía, “Baby Let Your Hair Grow Long” (enlace) y sus potentes bajos sintetizados recuerdan las formas de “Love You” y hubiera encajado fantásticamente en el álbum de 1978; muy buena canción. La siguiente, “Little Children” (enlace), con su aire de melodía Disney, también hubiera encajado en “Love You”, de hecho, es uno de los descartes para ese álbum que Brian recuperó para este trabajo a pesar de ser una canción bastante mediocre.

Con “One for the boys” (enlace), Brian dedica una de sus famosas y hermosísimas corales a sus antiguos compañeros de fatigas, los Beach Boys. ¿Homenaje o forma de decir “no os necesito”? Con “There’s so many” (enlace) alcanzamos otros de los buenos momentos del disco. Muy Brian, con entramadas armonías y una preciosa melodía que nos eleva para luego hundirnos en la miseria con la horripilante ”Night Time” (enlace), cuyas interpretaciones en TV (ver el video) demuestran lo enajenado que seguía Brian y lo rastrero que fue el Dr.Landy a cambio de un puñado de dólares. Patético.

Menos mal que con la genial ”Let it shine” (enlace), fabulosa canción pop co-escrita con Jeff Lynne de la ELO –cuya mano se nota mucho-, se redime del pecado anterior. Brian ya no nos dará más sustos en lo que queda de disco. Así, “Meet me in my dreams tonight” (enlace) es un buen tema que da paso a una joya, un tema de ocho minutos que hubiera encajado sin ningún problema y sin desmerecer nada en SMiLE: “Río Grande” (enlace).

El disco cosechó excelentes críticas en todo el mundo pero no tuvo el éxito deseado, alcanzando sólo un número 54.

VALORACIÓN GUILLETEK: 7,5 / 10

Anuncios

THE BEACH BOYS. Capítulo 20 (1986-1991).The Landy Years. “Brian Wilson” y “Still Cruisin’ ”

A estas Alturas, 1986, Landy ejercía ya un control absoluto sobre Brian. Apartó a Wilson de todas las drogas que consumía para convertirse él en la más adictiva de ellas. Brian se volvió “Landydependiente”. El tratamiento no dejaba de ser charla, deporte, charla, comida sana, charla, deporte, charla, comida sana…, pero la debilitada mente del músico acogió al psicólogo como su única vía de salvación. En algunos momentos las ocurrencias de Landy fueron demasiado lejos, al punto que  llegó a abandonar a Brian dos noches en las montañas con un cuchillo y unas cerillas como único equipo…, ”un ejercicio de supervivencia”, decía .

Pero Landy sabía que la recuperación de Brian no estaría completa hasta que éste volviera, de verdad, a la música. Por ello no puso ningún impedimento cuando David Leaf, un amigo escritor de Brian, propuso un encuentro con el primer letrista con el que el músico trabajó a principios de los 60, Gary Usher. El encuentro entre los viejos amigos fue entrañable y la voluntad de colaborar a nivel musical era mutua. No obstante, Usher fue claro ”no tengo ningún interés en trabajar con Mike o con el resto de los Beach Boys, pero sería fantástico hacer un gran disco con Brian”. De esta forma comenzaron a trabajar en el que debería ser el primer disco en solitario de Brian Wilson, del que Landy se reservaba el papel de productor ejecutivo y el 25% de los beneficios que se obtuvieran…

Pero, a pesar el comienzo del vuelo en solitario de Brian, la maquinaria Beach Boy debía seguir en marcha. Sin demasiadas inquietudes distintas a las económicas, el grupo edita una aséptica aunque correcta versión del “California Dreamin’” (enlace) de The Mamas and The Papas que tiene cierta repercusión y en cuyo videoclip sorprende el excelente aspecto de Brian.

El 12 de agosto de 1986, y con motivo de la celebración del 25 aniversario de la banda, ofrecen un concierto en la playa en Hawaii que fue filmado para una posterior retransmisión en TV el 13 de Marzo de 1987. El Show, repleto de artistas invitados, tiene momentos memorables como ”Sail on Sailor” interpretado por el gran Ray Charles. En este concierto se estrenó “Spirit Of Rock & Roll” (enlace), una canción todavía inédita de las sesiones de Wilson/Usher.

Imagen

Y es que los viejos amigos seguían trabajando en el disco en solitario de Brian. No obstante, las cosas comenzaron a torcerse conforme Landy quiso controlar más la grabación. Acabó exigiendo que Usher le entregara las cintas al final de cada sesión para revisarlas… Fue la gota que colmó el vaso ”¿Qué es lo que quieres?, no he pedido un céntimo, estoy produciendo el disco, pago el estudio, pongo la casa, la comida…¿y quieres que te entregue los masters?, vete a la mierda…, nadie conoce a Brian como yo…, puedes conseguir al mejor, llama a Paul McCartney si quieres…, o a Phil Spector, pero nadie conoce a Brian como yo…”

Landy, viendo que perdía el control sobre el proyecto, fue a buscar a Mike Love y le explicó que Brian estaba grabando un material fantástico que debería formar parte de un disco de los Beach Boys… Mike no tardó en convencer a Brian…, Usher fue excluido del proyecto…

”Brian no es un niño”, declaró poco después Gary Usher, ”sabe lo que está pasando, me contó que se sentía prisionero, que no podía salir con sus amigos ni casi llamar por teléfono.”. Conscientemente o no, el caso es que Wilson volvió a plegarse a las decisiones de su amo y abandonó el proyecto. Las canciones acabaron en un baúl, puesto que tampoco se concretó el disco de los Beach Boys. De los 17 temas que grabaron, sólo dos fueron editadas con el tiempo.

Ya en 1987, Brian recibe una oferta de Warner para grabar un disco en solitario. Sus ejecutivos habían quedado impresionados tras ver a Brian en la ceremonia de introducción a Jerry Leiber y Mike Stoller en el Rock and Roll Hall of Fame, cantar el clásico de éstos “On Broadway”. En marzo, Brian empieza a trabajar en su álbum con el productor y músico Andy Paley

ImagenLa grabación del disco, durante todo 1987, fue un maravilloso caos. Brian recuperó su interés por los sonidos y los ambientes y podía estar horas grabando grillos…, o el sonido de una sierra cortando madera. No tenía presión. Warner quería que hiciera un gran disco. Puso a su servicio a los mejores músicos de sesión y encargaron a Paley que seleccionara lo mejor de los 170 temas que Brian les presentó. ”Muchas eran verdadera basura”, dijo el productor, ”pero otras… guau… eran maravillosas”, fue, más que ninguna, “Love and Mercy” (enlace)  la canción que sobrecogió a todo el equipo. ”Cuando Brian terminó de tocarla al piano pensé que sólo por aquella canción merecía la pena grabar el disco”. Los asistentes a la sesión rompieron en aplausos.

Por aquel entonces las relaciones en la banda son muy tensas. La relación está prácticamente rota. No obstante, el grupo vuelve a reunirse en enero de 1988 para asistir a la ceremonia por la que eran incluidos en el Rock and Roll Hall of Fame. Entre el público, Ringo Starr, George Harrison, Bruce Sprinsteen, Mick Jagger, Bob Dylan, Elton John, Paul Simon, Little Richard, Nelil Young… Fue Elton John quien, deshaciéndose en elogios, presentó a la banda y dio paso a Brian quien realizó un tierno alegato a su amor por la música, con dedicatoria a Dennis incluida, y fue muy aplaudido por el público. Carl realizó un breve recuerdo a Dennis… La banda abandonó el escenario, todos menos Mike…, el bueno de Mike…, el estúpido que siempre fue se mostró ese día al mundo… Aquí, tenéis el video completo de las intervenciones de Brian, Carl y Mike, pero os hago una transcripción de la intervención de Mike:

”…los Beach Boys somos armonía…, eso nos hace grandes… Es fantástico estar aquí, pero hay gente que debería estar aquí y no la veo…¿dónde está Paul McCartney?, no puede estar porque está en pleitos con Ringo y Yoko” –primeros pitidos y Ringo entre el público con cara de póker- ”nosotros somos armonía, por eso seguimos juntos, hacemos 180 shows al año, me gustaría ver si los “cuatro muñecos” hubieran sido capaces” –los pitidos suben de tono, Julian Lennon sonríe incrédulo- ”me gustaría ver a Mick Jagger cantar en directo “I get Around” en lugar de “Jumpin’ Jack Flash” cada día” –abucheos, Mike comienza hablar de paraoinas varias acerca de la población mundial- ”Me gustaría ver si el Boss es capaz de tocar con nosotros, o Billy Joel…quiero ver al gallina de Mick Jagger compartir escenario con nosotros”

Mike salió de la sala entre abucheos, Elton John cortó la tensión diciendo ”quiero agradecer a Mike Love que no me haya mencionado” y levantando las risas del público. Lo que Mike no midió es que el siguiente homenajeado era el brillante y ácido Bob Dylan quien no tembló al decir, ”…quiero agradecer a Mike Love que no me mencionara pero yo también hago muchos conciertos al año… y, sí Mike, la armonía es importante, pero también lo es el olvido”, aplausos.

Imagen

La intervención de Mike resulta aún más ridícula si se tiene en cuenta que la “armonía” de la que tanto se jactaba, brillaba por su ausencia. A estas alturas, el grupo era sólo un negocio. Tras este bochornoso incidente, aunque no a causa del mismo, Brian volvió a alejarse de la banda y se enfrascó de nuevo en el trabajo de su disco que, al fin, vería la luz en julio de 1988 en medio de una gran expectación por parte de la prensa especializada.

”BRIAN WILSON”
Editado en USA en julio de 1988
Imagen
1. Love and mercy (B.Wilson)
2. Walkin’ The Line (B.Wilson-N.Laird)
3. Melt away (B.Wilson)
4. Baby Let Your Hair Grow Long (B.Wilson)
5. Little Children (B.Wilson)
6. One For The Boys (B.Wilson)
7. There’s So Many (B.Wilson)
8. Night Time (B.Wilson-A.Paley)
9. Let It Shine (B.Wilson -J.Lynne)
10. Meet Me In My Dreams Tonight (B.Wilson-A.Paley)
11. Rio Grande (B.Wilson-A.Paley)

“El LP “Brian Wilson” es un testimonio de lo que la música pop se ha estado perdiendo todos estos años. Es el mejor álbum Beach Boys desde “Sunflower” de 1970”. Esta reseña de Rollingstone resume la opinión general de la crítica especializada en 1988. El disco fue acogido con regocijo por quienes, y eran muchos, querían ver a Brian recuperado.

Impulsado y teledirigido por el siniestro Dr. Landy, “Brian Wilson” supone en muchos sentidos la recuperación de la genialidad melódica de su creador. La fría y ampulosa producción ochentera resta al disco naturalidad y hace añorar una producción al estilo de Pet Sounds que le hubiera ido al pelo a estas nuevas canciones. Sea como fuere es un disco muy disfrutable que es necesario contextualizar y que sin duda supuso el ansiado regreso de Brian.

El LP empieza fuerte, la preciosa ”Love and Mercy” (enlace) nos recuerda que Brian sigue allí. Su delicada melodía, sus cascabeles, sus delicadas armonías, nos hacen olvidar sus horribles arreglos de batería (que anuló en futuras revisiones del tema). Una fantástica canción que Brian sigue interpretando hoy en día y de la que se siente particularmente orgulloso. La siguiente canción, “Walking the line” (enlace) es un flojo esfuerzo de hacer un tema “marchoso” y se convierte en un ejercicio olvidable. Un gran tema seguido de una nadería…, ¿ha sido “Love and Mercy” un espejismo?, la respuesta es contundente: ”Melt away” (enlace), una joya, una de esas canciones que sólo Brian puede componer, sencilla en la superficie pero rabiosamente compleja en el fondo. Una preciosa balada que no puedo evitar imaginar cantada por la angelical voz de Carl, hubiera sido fantástico.

Si “Melt Away” recuperaba los ecos de Pet Sounds con su cristalina melodía, “Baby Let Your Hair Grow Long” (enlace) y sus potentes bajos sintetizados recuerdan las formas de “Love You” y hubiera encajado fantásticamente en el álbum de 1978; muy buena canción. La siguiente, “Little Children” (enlace), con su aire de melodía Disney, también hubiera encajado en “Love You”, de hecho, es uno de los descartes para ese álbum que Brian recuperó para este trabajo a pesar de ser una canción bastante mediocre.

Imagen

Con “One for the boys” (enlace), Brian dedica una de sus famosas y hermosísimas corales a sus antiguos compañeros de fatigas, los Beach Boys. ¿Homenaje o forma de decir “no os necesito”?, sólo un detalle, cuando Brian terminó de grabar la decena de voces que incluye el arreglo en apenas quince minutos y observó las caras de flipados de los asistentes a la sesión, sólo dijo: , ”¿Quién necesita a los jodidos Beach Boys?”. Con “There’s so many” (enlace) alcanzamos otros de los buenos momentos del disco. Muy Brian, con entramadas armonías y una preciosa melodía que nos eleva para luego hundirnos en la miseria con la horripilante ”Night Time” (enlace), cuyas interpretaciones en TV (ver el video) demuestran lo enajenado que seguía Brian y lo rastrero que fue el Dr.Landy a cambio de un puñado de dólares. Patético.

Menos mal que con la genial ”Let it shine” (enlace), fabulosa canción pop co-escrita con Jeff Lynne de la ELO –cuya mano se nota mucho-, se redime del pecado anterior. Brian ya no nos dará más sustos en lo que queda de disco. Así, “Meet me in my dreams tonight” (enlace) es un buen tema que da paso a una joya, un tema de ocho minutos que hubiera encajado sin ningún problema y sin desmerecer nada en SMiLE: “Río Grande” (enlace).

El disco cosechó excelentes críticas en todo el mundo pero no tuvo el éxito deseado, alcanzando sólo un número 54. La escasa repercusión se tornó aún más dolorosa cuando los Beach Boys, semanas después editan un tema que habían preparado para la banda sonora de Cocktail (película protagonizada por un joven Tom Cruise) y alcanzan ¡¡¡el número 1!!!, veintidós años después de “Good Vibrations”. Se trataba de “Kokomo” (enlace), un azucarado medio tiempo compuesto por Terry Melcher, John Phillps, Scott McKenzie y Mike Love, y en cuya grabación Brian no participó. La banda tuvo el “detalle” de llamarlo para invitarlo a la grabación, eso sí, con dos horas de antelación y desde Atlanta… Fue la venganza del grupo por la “aventura” en solitario de Brian. Mike volvía a ganar.

Imagen

Pero Brian seguía en su mundo, a pesar de su recuperación física, seguía siendo un pelele en manos de Landy. Estaba ido, con dificultades para distinguir entre la realidad y la fantasía, pero en sus momentos de lucidez, y aprovechando el hecho de estar acompañado en el estudio de grabación, aprovechó para hacer algunas confesiones: ”Landy es mi dueño, hago lo que me dice, no puedo ni salir a dar un paseo…”. Landy tenía el mando. A principios de 1989, Brian firma un testamento otorgando el 70% de sus bienes y derechos de autor al Doctor Landy, el 30% restante sería para la familia. La gota que colmó el vaso, no se juega con el dinero de los Beach Boys.

Imagen

En junio de 1989, Brian y Landy entran de nuevo en el estudio de grabación con la intención de grabar su segundo disco que sería irónicamente titulado “Sweet Insanity”. El disco fue rechazado por la discográfica por la endeblez del material. La música de Brian era decente, incluso buena en algunos momentos, pero las letras de Landy difamando a la familia Wilson y elevándose como salvador de Brian, fueron tachadas de inaceptables por los directivos de la compañía. El proyecto fue cancelado de inmediato.

Mientras, los Beach Boys editaban, aprovechando el éxito de “Kokomo” un nuevo disco: “Still Cruisin’”. Este álbum supuso el regreso del grupo a Capitol, su primera discográfica.

STILL CRUISIN’
Editado en USA en agosto de 1989
Imagen
1. Still Cruisin’ (M.Love-T.Melcher)
2. Somewhere near Japan (B.Johnston-M.Love-T.Melcher-J.Phillips)
3. Island Girl (A.Jardine)
4.In my car (B.Wilson-E.Landy)
5. Kokomo (M.Love-S.McKenzie-T.Melcher –J.Phillips)
6. Wipeout (B.Berryhill-P.Connolly-J.Fuller- R.Wilson)
7. Make It Big (M.Love-B.House –T.Melcher)
8. I get around (B.Wilson-M.Love)
9. Wouldn’t it be nice (B.Wilson-T.Asher)
10. California Girls (B.Wilson –M.Love)

El disco es una bizarra mezcla de temas antiguos con nuevos. De esta forma, además de la exitosa ”Kokomo” (enlace), el grupo graba, sin Brian, la comercial aunque valorable ”Still Cruisin” (enlace) , la blandengue ”Somewhere near Japan” (enlace) y la horrible ”Island girl” (enlace) de Al Jardine. Otra “novedad” era ”Make it big” (enlace), otra basurilla que el grupo había grabado para la banda sonora de “La Tropa de Beverly Hills”.

No obstante, la aportación de Brian no es mucho mejor. ”In my car” (enlace) es un tema que Brian compuso y grabó para la banda sonora de “Loca Academia de Policía 4” y que cede para este disco del grupo. La otra aparición de Brian en el álbum es la terrorífica colaboración con los Fat Boys en la versión de ”Wipeout” (enlace) en la que realiza coros. El resto del disco son clásicos como “I get around”, “Califonia Girls” o “Wouldn’t it be nice” que sólo sirven para poner aún más en su sitio a la patéticos Beach Boys presentes al compararlos con la maravillosa formación de antaño. Un trabajo para olvidar. Hace poco vi este disco a 1’5€ en un centro comercial…, no lo compré. Aún con todo, alcanzó un número 46 en listas.

Con el disco recién salido, Brian en un gesto que, aunque propiciado por el inagotable ánimo de lucro de Landy, resultaba  de absoluta justicia, presenta una demanda de 100 millones de dólares para recuperar los derechos editoriales que Murry Wilson vendió en 1969 sin su consentimiento.  Brian acabaría ganando este pleito y recibiendo además de los derechos, una indemnización de diez millones de dólares. Para lo que sí sirvió la interposición de la demanda es para que los Beach Boys comenzaran a temer seriamente por su patrimonio. El tema del testamento y esta demanda hicieron que se les encendiera la luz: Landy quería quedarse con todo…

La gota que colma el vaso es la publicación de “ Wouldn’t It Be Nice – My Own Story”, la supuesta autobiografía oficial de Brian. El libro no deja de ser básicamente un remedo de los textos de David Leaf y Steven Gaines, al que Landy añadió nuevas secciones en las que el doctor aparece como el salvador de Brian frente a su ambiciosa y malvada familia. El grupo demanda a Brian y Landy por injurias y ganan el juicio (Brian admitiría en el juzgado que no tuvo casi nada que ver con el libro a excepción de algunas entrevista, y que, al menos la mitad del mismo, fue escrito por Landy).

Imagen

A partir de aquí, y con Carl liderando la batalla, comienzan a sucederse las demandas en contra de Landy con el objeto de recuperar el control sobre Brian. Finalmente, el 13 de diciembre de 1991, se obliga judicialmente a Landy a romper todo lazo y contacto con Brian Wilson.

Durante la misma época, Capitol comienza a editar el catálogo de los años 1962-69 en formato “dos-álbumes-en-un-CD” (más conocidos como Two-Fers), excepto Pet Sounds que se edita solo. Los emparejamientos son “Surfin’ Safari/Surfin’ U.S.A.”, “Surfer Girl/Shut Down Vol. 2”, “Little Deuce Coupe/All Summer Long”, “Beach Boys Today!/Summer Days (And Summer Nights !!)”, “Smiley Smile/Wild Honey”, “Friends/20/20”, “Beach Boys’ Party/Stack O’ Track”s y “Beach Boys Concert/Live in London”. La mayoría de estos discos estaban descatalogados y suponen un renacimiento de la fama del grupo. De hecho, sus melodías comienzan a utilizarse profusamente en campañas publicitarias. La maquinaria comenzaba a rodar de nuevo…

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 15 de septiembre de 2012

THE BEACH BOYS. Capítulo 19 (1981-1985). Ni Dennis pudo evitarlo. “The Beach Boys’ 85”

Si no mirabas al escenario seguías oyendo aquellos fantásticos “oldies” como “California Girls” o “Good Vibrations”, pero si mirabas a los músicos algo llamaba poderosamente la atención. Entre aquella multitud de instrumentistas (unos doce), no quedaba un solo Wilson. Dennis había sido expulsado de nuevo, Brian estaba otra vez fatal y Carl se quería centrar en su carrera en solitario.

El primer trabajo en solitario de Carl –“Carl Wilson” se edita en febrero de 1981. Es un disco grabado con prisas y, aunque está maravillosamente cantado, acaba haciéndose aburrido. La crítica no lo recibió mal y temas como “Heaven” (enlace), tuvieron cierta repercusión. Si tuviera que quedarme con un tema sería sin duda con “Hold Me” (enlace)… ¡qué forma de cantar!

Imagen

Como comentamos en el capítulo anterior, Carl hace coincidir su debut en solitario con el abandono de la banda ”hasta que 1981 signifique tanto como 1961″. El más joven de los Wilson estaba muy insatisfecho con el proceder artístico de la banda y fue una forma muy simbólica de demostrarlo, aprovechando el vigésimo aniversario del grupo. Carl se embarca en una corta gira de clubs en solitario para promocionar su álbum, empezando en Chicago y acabando en San Francisco.

Con el grupo disgregado y con la compañía de discos (CBS) desquiciada, es otra vez Capitol la que decide sacar, una vez más, tajada de una fórmula cuyo éxito ya comprobaron con “Endless Summer“: BEACH BOYS + NOSTALGIA=ÉXITO. En 1981 se había puesto muy de moda el medley (conocido en España como “popurrí”), fenómeno consistente en fusionar los fragmentos más reconocibles de grandes éxitos conformando, así, una especie de collage musical. Grupos como Stars on 45, tuvieron mucha popularidad con medleys de The Beatles. En este entorno, Capitol edita un Medley de los Beach Boys con “Good Vibrations”, “Help me Rhonda”, “I get around”, “Shut down”, “Surfin Safari”, “Barbara Ann”, “Surfin USA” y “Fun fun fun”. Fue un gran éxito popular y llegó al número 12 en listas provocando un nuevo repunte en la popularidad del grupo.

Con Carl aún ausente y con Dennis readmitido, el grupo vuelve a los escenarios y, para cubrir la baja de Carl, convencen de nuevo a Brian para que les acompañe. De esta forma, el 5 de julio de 1981, en Long Beach, los Beach Boys completan el peor concierto que darían en su larga carrera con un totalmente incapacitado Brian llevando el peso de muchas de las voces principales y haciendo el más absoluto de los ridículos con patéticas interpretaciones de “Surfer Girl“, “Don’t worry baby” o Good Vibrations”…, muy duro de ver (y oír)…, apenas una correcta versión de God Only Knows” nos recuerda que este hombre alguna vez canto como los ángeles.

Pero la banda aún era capaz de echarse más mierda encima. Esta vez es Mike quien, envidioso de la carrera en solitario que habían empezado Dennis y Carl, decide grabar un LP que titula “Looking back with Love”. Una crítica llegó a hablar del ”peor disco de la historia” para referirse al álbum…, y no es para menos, la canción de da título al disco es horrible, pero no menos que One more reason” o la terrorífica versión de Be My Baby” que, para más inri, está (mal) producida por Brian…¡Qué Cruz!

Imagen

Desde luego, 1981, no fue un buen año para el grupo que era poco más de una caricatura de lo que fue. Dennis era una sombra del sex simbol masculino que representaba apenas tres o cuatro años antes, desdentado como resultado de peleas callejeras y con el pelo grasiento se arrastraba por la noche Californiana gritando ”¡soy el batería de los jodidos Beach Boys!”, borracho y aturdido por las drogas. Menos escandaloso, pero igualmente drogado, permanecía el loco Brian del que cada día era más difícil reconocer alguna parte de la persona que era.

Imagen

Las cosas parecen arreglarse un poco en mayo de 1982, cuando Carl anuncia que vuelve a los Beach Boys. Al fin y al cabo y a pesar de todo, seguía siendo la mejor voz del grupo y era el único que podía ejercer de nexo de unión entre los distintos miembros de la banda. Pero la situación es poco menos que insostenible, especialmente desde que Dennis comenzó una relación con Shawn Love. hija bastarda de Mike y a la que éste se vio obligado a reconocer. Pero aún sería peor cuando, en septiembre de este año, nace la hija de Shawn y Dennis. De esta forma Mike se convierte en el abuelo del hijo de su odiado primo… Dicen que Dennis disfrutaba especialmente cuando la gente le decía a Mike que el bebé se le parecía, ”yo no tendría un nieto de un drogadicto…, es imposible”, decía Mike.

ImagenVolviendo al grupo, Carl, tras su retorno, vuelve a coger las riendas y su primera decisión fue intentar recuperar a Brian, que por aquel entonces había vuelto a su retiro hogareño acompañado de su enfermera –Carolyn Williams- y la familia de ésta.
Al, Mike y Carl consideraban que Carolyn estaban ejerciendo una influencia negativa en Brian y que lo estaba alejando de sus inquietudes artísticas con la única intención de apoderarse de su fortuna… Cierto o no, el caso es que Carl, junto a los abogados de Brian, urden una compleja trama que pasaba por despedir oficial y legalmente a Brian de Brother Records (la sociedad de los Beach Boys). Posteriormente, los abogados de Brian comunican a su cliente que está arruinado…

La banda le propone una solución, puede volver, pero siempre y cuando se ponga en manos de un especialista que le ayude a recuperarse: el elegido era, otra vez, Eugene Landy… Como recordaréis, Brian acabó mal (a golpes) su anterior etapa junto al psicólogo por lo que en primera instancia se negó en rotundo. Pero la resistencia del mayor de los Wilson no duró mucho, con más de 150 kilos, drogado y sin acceso a sus cuentas, acabó accediendo. El 2 de enero de 1983, bajo prescripción de Landy, Brian es internado en el Hospital Cedars-Sinai de Los Angeles, para una inspección física… El siniestro psicólogo declaró que su paciente ”estaba hecho una mierda…, sólo mantiene el 40% de su capacidad pulmonar y prácticamente no le queda hígado, vamos a someterlo a un tratamiento biomédico intravenoso de desintoxicación aguda”. Tras esto, el músico es trasladado a Kona, Hawaii.

Carl aprovecha el forzado descanso del grupo para publicar su segundo álbum “Youngblood” que, sin ser tampoco una joya, es sensiblemente mejor que el primero y en el que destaca su single “What do you to me” (enlace).

Imagen

Durante todo este tiempo, no se permite que Carolyn se comunique con Brian. A los pocos días, los abogados del grupo ordenan que se cancelen los contratos de agua y luz de la casa de Brian, con lo que Carolyn se queda sin suministro. La enfermera, convoca una rueda de prensa en la que exhibe un telegrama de Brian: ”Cariño, no quiero estar aquí, quiero volver a casa contigo y los niños”… Ante el revuelo que provocó la comparecencia de Carolyn, un Brian Wilson hasta las trancas de valium, ausente y obviamente forzado a hablar, aparece ante la prensa desde Hawai balbuceando ”eh…, estoy…, ya sabes, quiero…, romper con Carolyn Williams”. La enfermera desapareció del mapa, comienza el reinado de Eugene Landy.

Los Beach Boys tuvieron un repunte de popularidad cuando James Watt, Secretario de Interior de Estados Unidos, vetó su participación en las celebraciones del 4 de Julio (Día de la Independencia) por considerarlos un grupo inapropiado y de influencia peligrosa para la juventud norteamericana. Esto hizo que, los otrora vistos como representantes del conservadurismo, fueran considerados un grupo “cool”. Nada más lejos de la realidad, de hecho el presidente Ronald Reagan, reaccionario hasta la médula y fan de la la banda, desautorizó a Watt e invitó a la banda a una recepción en la Casa Blanca para disfrute de Mike y Al y disgusto de Brian y Dennis a quienes no les agradaba que se les relacionara con ninguna opción política. En cualquier caso, sirvió para que el grupo mejorara sus índices de popularidad.

Entre tanto, Brian comenzó su tratamiento con Landy quien exigió absoluto control sobre el enfermo. La banda, necesitada de su líder para volver al candelero, cedió a las pretensiones de Landy y le permitió comenzar su “terapia de 24h” que incluía control absoluto sobre su dieta, horarios y actividad diaria. Landy, con la intención de que obtener resultados visibles en el corto plazo y poder exhibir sus éxitos, impuso a Brian una rígida dieta y un exigente programa de ejercicio físico. De la misma forma, prohibió cualquier uso de drogas si bien atiborró al músico de medicación…, podemos decir que Brian dejó las drogas ilegales y se enganchó a las legales. Landy, de verbo ágil, no tardó en embaucar a Wilson con largas charlas a las que el pelele de más de 150 kilos asistía embobado. ”Es mi amo”, decía, ”y me gusta que así sea”.

Landy no quería perder el control sobre Brian ni un solo segundo, por lo que, para cubrir sus ausencias, contrató a una red de matones-asistentes que lo vigilaban día y noche. Lo cierto es que los resultados fueron visibles enseguida, Brian mejoró mucho su aspecto físico y, aunque aún lejos de ser quien fue, volvió a hablar de forma inteligible y a sentarse al piano.

Todo parecía ir mejor…, hasta que recibieron la noticia: el 28 de diciembre de 1983, los Guardacostas recuperaron el cuerpo de Dennis Wilson. El equipo forense detectó un alto nivel de alcohol en sangre así como restos de Valium y cocaína en los tejidos. Dennis había estado buceando a pelo, como a él le gustaba, intentando recuperar objetos personales que, durante sus habituales ataques de rabia, había arrojado al mar…, parece que lo último que consiguió recuperar fue una foto suya junto a Karem Lamm, la mujer de su vida, con la que se casó dos veces y se divorció otras tantas.

Dennis había empezado ya años atrás una carrera de autodestrucción que lo había llevado a perder todo su patrimonio (fue embargado por sus deudas) y a alcanzar un estado físico y mental muy preocupante. Temblores matutinos que apaciguaba con dos latas de cerveza, un edema pulmonar a causa de sus tres cajetillas de tabaco diarias… El día de su funeral, el cuerpo de Dennis fue arrojado al mar al son de su canción Farewell my friend”, privilegio reservado a miembros de la Marina, por lo que el presidente Reagan tuvo que firmar un servicio especial… Había sido idea de Karem que había recordado las palabras que in día Dennis le había dicho.

”El día que muera quiero que me tiren al mar,
Necesito saber que, cada vez que mires al océano, pensarás en mí…”

Pocos días después la banda convocó una rueda de prensa. Carl, muy tocado, agradeció a los fans el apoyo que siempre le brindaron a Dennis y luego pasó la palabra a Brian…, mejoradísimo en lo físico, pero visiblemente afectado…, a mitad de una de sus primeras frases se recostó en la silla y, con ojos llorosos, fafulló ”no quiero estar aquí, no quiero seguir hablando más”… En mi opinión, este día, junto a Dennis, murieron los Beach Boys…

…Pero CBS no era de la misma opinión y, ante la recuperación de Brian y con la esperanza de que volviera a ser quien fue, volvieron a la carga, querían un nuevo LP. Y es que Brian, daba visibles muestras de recuperación a finales de 1984. Pasó de 150 a 95 kilos y mostraba un aspecto mucho más saludable.

Imagen

De esta forma, los Beach Boys volvían al estudio sin Dennis pero con Brian, con el “nuevo” Brian. La banda volvía al negocio y lo harían sin demasiados escrúpulos…, empezaron a actuar en bermudas y camisas hawaianas, hicieron de coristas para Julio Iglesias…(ver video). Es muy doloroso, pero los Beach Boys se merecen la (mala) fama que tienen. Fueron uno de los mejores grupos de la historia, unos grandes innovadores, pero llevan tanto tiempo defecando sobre su legado… Se convirtieron en un grupo fósil, vivieron de rentas y durante mucho tiempo no volvieron a demostrar ni un pequeño destello de talento. Con esta premisa entramos en el análisis del trabajo que los californianos editaron en 1985, “The Beach Boys

”THE BEACH BOYS”
Editado en USA en junio de 1985

Imagen

1. Getcha back (M.Love-T.Melcher)
2. It’s Gettin’ Late (C.Wilson-M.Smith-R.White)
3. Crack at Your Love (B.Wilson-A.Jardine)
4. Maybe I Don’t Know (C.Wilson-M.Smith-S.Levine)
5. She Believes in Love Again (B.Johnston)
6. California Calling (A.Jardine-B.Wilson)
7. Passing Friend (G.O’Down-R.Hay)
8. I’m So Lonely (B.Wilson-E.Landy)
9. Where I Belong (C.Wilson -R.White)
10. I Do Love You (S.Wonder)
11. It’s Just a Matter of Time (B.Wilson-E.Landy)
12. Male Ego (B.Wilson-M.Love-E.Landy)

El disco es un tostón. Blandengue y falto de inspiración, es el primer trabajo del grupo en ser grabado con tecnología digital y editado directamente en CD. Cuenta con estrellas invitadas (los Culture Club del andrógino Boy George y Stevie Wonder ceden e interpretan sendas composiciones, y Gary Moore y Ringo Starr aparecen como músicos), pero no consiguen salvar al disco del naufragio.

El álbum, como muchos productos comerciales de mediados de los ochenta, está falto de calidez y basa demasiado su peso en las por entonces novedosas técnicas de grabación. De sonido cristalino e impoluto apenas tiene un par de buenos momentos, que el productor de los pachangueros Culture Club –Steve Lavine-, se encarga de camuflar entre horribles artificios de feria.

El disco se abre con “Getcha Back” (enlace), escrita por Mike, pretende rememorar el antiguo sonido surf de la banda. Absolutamente olvidable si no fuera por volver a escuchar el recuperado falsetto de Brian en el estribillo, no obstante alcanzó un meritorio número 37 en listas. Más interesante resulta el “It’s gettin late” (enlace) de Carl que, a pesar de su megaochentera producción, es una buena canción. La primera composición de Brian, “Crack at your love” (enlace), tampoco es especialmente destacable, como le ocurre al “Maybe I don’t know” (enlace) de Carl a pesar de los guitarreos de Gary Moore. Bruce eleva bastante el disco con “She believes in love again” (enlace) en la que demuestra su habitual gusto melódico… Cosa que no hace Al firmando la tontorrona “California calling” (en la que interviene Ringo Starr).

Imagen

Boy George y sus Culture Club ceden e interpretan “Passing Friend“…, pero ¿qué coño les pasaba por la cabeza para editar esto? Justo cuando la esperanza estaba perdida, Brian, aunque vagamente, nos recuerda que el talento no se va así como así y firma la mejor canción del disco “I’m so lonely” (enlace), eso sí, junto a su dueño y señor el Doctor Eugene Landy… un destello de luz en la oscuridad cuyo brillo apenas sobrevive en la mediocre “Where I belong” de Carl. Stevie Wonder aporta su “I do love you” en un nuevo y prescindible cameo. Bastante mejor resulta “It’s just a matter of time” (enlace), otra composición de Brian bastante destacable, al igual que “Male Ego” (enlace), que sirve para cerrar el disco.

En resumen, si no fuera un disco de los Beach Boys, nadie le hubiera prestado atención. Muy flojo. Se salvan de la quema (y tampoco demasiado) “It’s Gettin’ Late”, “I’m so lonely”, “It’s just a matter of time”, “Male Ego” y poco más. El disco alcanza el puesto 52, su mejor resultado desde 1976, con el también infumable “15 Big Ones”.

No obstante, el año 1985 acaba bien para el grupo con una notable actuación en el Live Aid, festival benéfico pro-áfrica organizado por Bob Geldof, en la que destaca el excelente estado físico de Brian… Landy estaba triunfando…, se lo cobraría…

TEXTO: Guillermo Mittelbrunn. 14 de septiembre de 2012

THE BEACH BOYS. Capítulo 17 (1974-1977). Una de arena y una de cal, “15 Big Ones” y “The Beach Boys Loves you”

Con “Holland“,  el grupo había recuperado su merecido status entre las bandas importantes a nivel mundial y querían aprovechar el momento. Secos de inspiración tras el último disco, sin poder acudir a Brian y con Dennis cada vez más distanciado, deciden aprovechar su reforzado y macizo sonido en directo para editar un disco en vivo, “The Beach Boys in Concert” que alcanza el número 25 en listas.

Imagen
Warner se frotaba las manos, esto empezaba a funcionar. Reeditaron “Smiley Smile”,”Wild Honey”, “Friends” y “20/20” que, hasta el momento, no podían encontrarse en las tiendas y volvieron a intentar convencer a Brian para editar “SMiLE”… sin resultado. No obstante fue Capitol, la antigua compañía, la que estuvo más lista aprovechando la popularidad de la banda para, asesorados por Mike editar el recopilatorio “Endless Summer
Imagen

En 1975 el “Verano sin fin” de los Beach Boys, alcanzaba el número 1.  El público daba la razón a Mike, la vieja fórmula de los Beach Boys arrasa en listas. Eran un grupo de nostalgia, comienza el reinado de Mike Love. Échense a temblar…

Y es que, tras la repercusión de “Endless Summer”, el binomio Jardine-Love inició una campaña interna que tenía como propósito volver al estilo más comercial de la banda y explotar la su recienmente estrenada popularidad entre los (muchos) amantes de la nostalgia: ”Tenemos que volver a usar la vieja fórmula, coches, chicas, surf… ¡es lo que quiere la gente!”. Obviamente, Ricky y Blondie no tenían cabida en esta operación nostalgia y, además, cada vez estaban más descontentos por su limitado peso en la creación artística. No tenían ni voz ni voto y decidieron marcharse, nadie hizo nada por evitarlo… Pero, los Beach Boys no eran Beach Boys sin Brian. Todas las canciones del exitoso recopilatorio era suyas, no había entrevista con el grupo en la que no se preguntara por la vuelta del ideólogo de la banda, la gente lo quería…, pero Brian ya no existía. Sólo quedaban sus restos.  Marilyn volvió a insistir en la necesidad de buscar ayuda psiquiátrica a lo que, el grupo, se negó de nuevo. En lugar de esto, Mike propuso a su hermano Stan  para que ejerciera de “asistente personal” de Brian. Mike no sólo evitaba con este movimiento una mala publicidad para la banda sino que igualaba las “fuerzas familiares”: tres Wilson (Brian, Dennis y Carl) y tres Love (Mike, Steve y Stan). Stan era un prometedor jugador de baloncesto que idolatraba a su primo Brian y ejerció su labor con dedicación hasta que fue seleccionado en el draft por los Atlanta Hawks y abandonó la casa de Brian.

Imagen
Brian estaba desquiciado, solía referirse a sí mismo como ”un vegetal” y no dejaba de dormir, comer, fumar y meterse en el cuerpo toda la droga que quedaba a su alcance. Apenas se levantaba de la cama y, cuando lo hacía, se limitaba a pulular por la casa luciendo su enorme tripa asomando entre una bata desabrochada y con unos calzones manchados de orín como único atuendo. Llevaba meses sin siquiera sentarse al piano. Sabían que Brian necesitaba la música para salvarse y, no nos engañemos, ellos necesitaban a Brian para seguir en la música…En este escenario, los Beach Boys acuden al Doctor Eugene Landy.
A medio camino entre la medicina psiquiátrica y la charlatanería, Eugene E. Landy (Pittsburg, 26-11-1934) propuso un tratamiento de choque conductista basado en el “control total” sobre la vida de Brian. La idea era crear una dependencia absoluta y poder, desde esta situación de poder, corregir sus hábitos. Empezó por alejarle de sus amistades, proponer un duro programa de entrenamiento físico, dieta y una serie de fármacos para paliar lo que diagnosticó como “esquizofrenia histérica”…
El caso es que, a pesar de las reticencias iniciales de Brian, el tratamiento pareció dar resultado en el corto plazo y Brian comenzó a sentarse al piano…  Así, la banda vuelve al estudio aunque sin las ideas demasiado claras: Brian quería grabar un disco de oldies con la infalible Wrecking Crew y rendir homenaje a sus ídolos de juventud, Carl y Dennis querían recuperar la senda del excelso “Sunflower” y crear material nuevo, Mike y Al querían sacar lo que fuera pero cuanto antes para “aprovechar el tirón”. En un primer momento acordaron editar un disco doble, un LP con material propio y otro con versiones, pero finalmente se quedó en un LP de quince canciones en el que temas propios y prestados se entremezclaban.
”15 BIG ONES”
Editado en USA en junio de 1976
ImagenLISTA DE CANCIONESCARA A
1. Rock’n’Roll Music (C.Berry)
2. It’s Ok (B.Wilson-M.Love-D.Rowell)
3. Had to phone ya (B.Wilson-M.Love-D.Wilson-C.Wilson-A.Jardine)
4. Chapel of Love (J.Barry-E.Greenwich -P.Spector)
5. Everyone’s in love with you (M.Love)
6.Talk to Me (J.Seneca)
7.Tha Same Song (B.Wilson-M.Love)
8.TM Song (B.Wilson)

CARA B
9. Palisades Park (B.Barris)
10.Sussie Cincinatti (A.Jardine)
11. A Casual Look (E. Wells)
12. Blueberry Hill (A.Lewis-L.Stock-V.Rose)
13. Back Home» (B.Wilson-B.Norberg)
14. In the Still of the Night (F.Parris)
15. Just Once in My Life (G.Goffin-C.King-P.Spector)

Quince canciones, ocho versiones y siete composiciones propias y ni rastro de la banda que dejó momentos memorables entre 1961 y 1973. Brian vuelve al grupo y vuelve como productor…, pero el resultado dista mucho de ser bueno. Antes de escribir esta reseña, he pensado qué calificativo darle al disco. Si no fuera el álbum de una pedazo de grupo, de uno de los más grandes y más inspirados combos de la historia de la música, diría que es un disco flojillo, pero teniendo todo lo anterior en cuenta no puedo decir menos que se trata de un mal disco. Desde la horripilante portada, pasando por las débiles composiciones propias y acabando con las insípidas (cuando no indignantes) versiones.

Es un disco frío, artificial, dominado por el ánimo de lucro y sin ningún pudor en manchar con tinta indeleble todo el elevado propósito artístico que habían tenido los trabajos del grupo hasta el momento. Especialmente ilustrativa es la deplorable versión del “Rock’n’roll music” (enlace) de Chuck Berry …¿quién canta?, ¿es Mike o ”Cañita Brava”?,¿y esos arreglos?, infumable. Cuesta decir que Brian Wilson estuviera detrás de la mesa de mezclas, pero lo estaba. Lo sorprendente es que fuera editada como single y más sorprendente aún que tuviera éxito (nº5). Una basura.

El disco sigue con un par de composiciones propias, el infructuoso intento de volver a los viejos tiempos “It’s Ok” (enlace), y la muy notable “Had to phone ya” (enlace), que nos recuerda que aún queda algo de Brian en ese enorme señor barbudo.

Imagen

La nueva voz de Brian, rota y de tonalidades mucho más graves a causa del abuso de tabaco, puede escucharse como solista en la solvente versión del  Chapel of Love (enlace) de las Dixie Cups del idolatrado Phil Spector que antecede a la azucarada composición de Mike “Everyone’s in love with you” (enlace). En esta oda a la meditación transcendental, Mike muestra su lado más melódico y más blandengue, para qué nos vamos a engañar. Muchos afirman que Mike, con esta canción, demuestra que podía escribir buena música, en mi opinión es prueba de justo todo lo contrario.

Carl, infalible al micrófono, canta el cover del “Talk to me” (enlace) que Joe Seneca cedió a Sunny & The Sunglows y al que los Beach Boys poco aportan. Con “That Same Song” (enlace) Brian toma de nuevo el mando. Compone y canta este adictivo tema que se convierte en uno de los momentos álgidos del álbum. No es una supermelodía, pero es muy disfrutable, especialmente la no editada versión góspel de la misma. No obstante si Brian recupera el buen tono con “That Same Song”, lo pierde con la insípida “TM Song” (enlace) que cierra la cara A con otro pestiño dedicado al Maharishi.

La Cara B, comienza con el “Palisades Park” de Freddie Cannon, para llegar a otro de los mejores momentos del álbum, el “Susie Cincinatti” (enlace) de Al Jardine. Buen tema rock, descartado de “Sunflower”, que con sus excelentes arreglos vocales nos hace pensar que podemos empezar a disfrutar…, lástima que la irritante voz nasal de Mike nos devuelva a la realidad con la versión de “A casual Look” (enlace) de los Six Teens. No es mucho mejor el resultado con la versión del “Blueberry Hill” de Fats Domino

Si habéis llegado hasta aquí sin quitar el disco, cosa que yo he hecho pocas veces, disfrutaréis de la mejor parte del álbum. “Back Home” (enlace), es en realidad una nueva versión de un tema que Brian había compuesto en 1963 y que recuperaron para este disco. Buena canción en la que Brian “exhibe” sus nuevas capacidades vocales. Voz  tan castigada como la que luce Dennis en la versión de “In the Still of the night“, original de los Five Saints…, no obstante la voz del otrora batería suena sincera y conmovedora y los arreglos de Brian en esta canción sí rozan a gran nivel. El disco termina con otra versión de Phil Spector: “Just Once in My Life” (enlace) que fue originalmente cantada por los Righteous Brothers y a la que Brian y Dennis hacen justicia bajo una brillante producción del primero, siendo de largo la mejor versión del disco.

Y así concluye un disco al que, acertadamente, Dennis quiso llamar “Group Therapy” y que finlamente se tiuló “15 Big Ones”  jugando con el quince aniversario de la banda. Para apoyar el lanzamiento del disco, Steve Love,  manager del grupo , tenía claro cómo devolver al grupo al estrellato. El púbico quería circo, ¡pues démosle circo! De esta forma comienza la campaña “Brian is back”, la vuelta de Brian, un patético ejercicio de hype mitómano-musical que tenía como hipotético trasfondo la vuelta del genio al estudio de grabación.Imagen

El Doctor Landy estuvo de acuerdo con la campaña y, aunque bajo su supervisión, apoyó la presencia de Brian en actos públicos y programas de televisión. De esta forma, Brian hizo una atrevida y embarazosa versión al piano de “Good Vibrations” (enlace) en un especial sobre su vuelta en el Saturday Night Live en la que cometió numerosos errores al piano y en la que dio clara muestras de que su voz no era lo que fue. Su ronda por los platós continuó con el Mike Douglas Show en el que interpretó versiones de “Sloop John B” (enlace) yBack Home(enlace), a cual más patética. Para ver que Brian no estaba bien sólo hace falta ver los videos que os he enlazado pero, aún con todo, la banda decidió que era momento de que Brian volviera a los escenarios, llegándose a momentos tan dolorosos como éste, en Largo.

Con todo, a pesar de lo patético de la campaña, aun habiendo sacado al mercado el peor disco de su carrera hasta entonces, las tesis de Mike y Al funcionan. Es lo que el público quería. El disco vuelve al Top-10 en listas alcanzando un número 8 y vuelven a dar conciertos multitudinarios. El público siempre tiene la razón dicen…, …ya…

Un oasis entre la basura

Landy controlaba a Brian, al punto que el Beach Boy no se atrevía a tomar una decisión sin el beneplácito de su doctor. El ambicioso psicólogo vio en esta dependencia una oportunidad de lucro que no quiso desaprovechar… ”debo cobrar derechos de autoría, Brian es activo artísticamente gracias a mí”. Comenzó cobrando la nada despreciable cifra de 10.000 dólares al mes, pero, con el paso del tiempo y con la excusa de que Brian necesitaba estar acompañado las 24h para que el tratamiento tuviera efecto, acabó duplicando sus ingresos . Cuando Brian, bastante recuperado, fue conocedor del sablazo que el buen doctor le estaba dando, lo despidió fulminantemente no sin antes, y por primera y última vez en su vida, propinarle un potente puñetazo.

Brian acudió para continuar su terapia al Doctor Schwartz con el que experimentó importantes avances… ”al fin alguien parecía escucharme de verdad”, pero desgraciadamente el psiquiatra sufrió un accidente mortal mientras realizada montañismo. La banda, con el propósito de evitar una recaída, propuso a Stan Love para que volviera a ocuparse de su primo. Stan no pasaba por su mejor momento como baloncestista y aceptó. Un primo materno de Brian, Steve Korhof, y un modelo y ex jugador profesional de fútbol americano, Rocky Pamplin, le acompañarían en la tarea.

El trío de guardianes acompañaron día y noche a Brian…, Rocky se dedicó especialmente a la mujer del enfermo, Marilyn, con la que empezó a acostarse a las pocas semanas. Brian no tardó demasiado en ser consciente, pero llevaba años engañando a su mujer con su propia hermana y además se veía cada vez más a menudo con su otra amante, Debbie Keil…, no tenía nada que reprocharle.

Brian se sintió lo suficientemente recuperado para pensar en componer nuevas canciones. Compuso canciones suficientes para dos LP’s, un trabajo con sintetizadores y otro cercano al “easylistening”. Quería debutar en solitario con un disco de ”música de ascensor” y recrear los sonidos de sus admirados Sinatra o Tony Venett. De estas sesiones surgieron canciones maravillosas que no llegaron a ver la luz como la excelsa “Still I dream of it” (enlace) -lo mejor que había compuesto desde principios de los 70- o la también prodigiosa “It’s over now” (enlace), en las que Brian muestra su madurez como compositor, cantante y arreglista. Verdaderas joyas que no vieron la luz.

Estas canciones iban a ser recogidas en un disco titulado “Adult Child” que nunca fue editado. Aunque hay numerosas versiones “piratas” del disco, es una verdadera lástima que canciones como las anteriores (Carl llegó a grabar “It’s over now“) o las enormes “Life is for the living” (enlace) (cantada por Carl) y “Games that two can play” (recuperada de Sunflower), no salieran al mercado.

Por razones que nunca han quedado demasiado claras, Brian abandonó este proyecto y se centró más en su ”disco de sintetizadores”, especialmente cuando la presión de Warner para que les entregaran un nuevo disco comenzó a hacerse más intensa. Brian estaba trabajando solo. Al estaba reformando su rancho, Dennis había comenzado a preparar un disco en solitario, Mike estaba en Suiza “aprendiendo” a levitar con el Maharishi, y Carl estaba produciendo un disco para Ricci Martin. No obstante, retomó su hiperactividad de años atrás y se aplicó en la composición de lo que sería su última gran obra para los Beach Boys.

”THE BEACH BOYS LOVE YOU”
Editado en USA en abril de 1977

Imagen

LISTA DE CANCIONES

CARA A
1.Let Us Go on This Way (B.Wilson-M. Love)
2. Roller Skating Child (B.Wilson)
3. Mona (B.Wilson)
4. Johnny Carson (B.Wilson)
5. Good Time (B.Wilson-A.Jardine)
6. Honkin’ Down the Highway (B.Wilson)
7. Ding Dang (B.Wilson-R. McGuinn)

CARA B

8. Solar System (B.Wilson)
9.The Night Was So Young (B.Wilson)
10. I’ll Bet He’s Nice (B.Wilson)
11. Let’s Put Our Hearts Together (B.Wilson)
12. I Wanna Pick You Up (B.Wilson)
13. Airplane (B.Wilson)
14. Love Is a Woman (B.Wilson)

Aunque estuvo a punto de ser un disco en solitario, titulado “Brian loves you”, este “The Beach Boys Love you” es el último gran disco de la banda californiana. Todo lo que vendría después es regular, malo o muy malo, pero este trabajo –a pesar de su controvertida producción y sus horribles letras- tiene melodías fantásticas y supone el canto del cisne de Brian con su grupo de toda la vida.

Peter Buck, guitarrista de R.E.M. es claro ”…es mi disco preferido de los Beach Boys, sé que es una posición indefendible con discos como “Pet Sounds” o “Sunflower”, pero adoro su falta de pretensiones, su calidez, su espontaneidad … su brillantez”. El propio Brian Wilson sigue diciendo hoy día que “Love You” es su disco preferido de los Beach Boys y el prestigioso crítico Lester Bangs afirma que es el mejor trabajo del grupo.

Es un disco controvertido, de una belleza estraña. El crudo sonido de los primitivos sintetizadores impacta, ¿dónde está aquí el orfebre de la producción?, ¿qué ha sido del obsesivo arreglista? La castigada voz de Brian llama poderosamente la atención, así como la instrumentación, prácticamente toda a cargo del mayor de los Wilson. Pero sobre todo son las infantiles letras las que generan mayor polémica. Por primera vez, Brian escribe prácticamente todas las letras y su candidez sorprende en un hombre de treinta y cinco años, pero es su disco más personal…, es un genio, pero un genio enfermo…, un genio que se refugia en sus recuerdos de infancia para recrear su particular universo.

Personalmente me parece un disco muy bueno. Si intento ser objetivo, he de decir que “Pet Sounds”, Sunflower” “Today”, “Summer days”, “All summer long” o “Wild Honey” me parecen superiores, pero también tengo que decir que, tras “Pet Sounds” y “Sunflower”, es el disco del grupo que más escucho. Tiene algo…, algo que mejora exponencialmente con las sucesivas escuchas. Es raro y cercano a la vez, experimental y casero, infantil y trágico… Dadle una oportunidad.

Imagen

El disco se abre con “Let us go on this way” (enlace) con Carl (estrofas) y Mike (middle eight) a las voces principal y el resto haciendo coros es una de las pocas canciones que recuerdan al “viejo estilo” de la banda, buena canción y buen comienzo. Mejor y más bizarra aún resulta “Roller skating child” (enlace), fantástica canción con Mike y Carl repartiéndose las voces hasta que Brian aparece casi al final con su “Roooooler skaaating chiiiiild…”, pop de alto nivel y una de las canciones preferidas de Brian, sólo hay que ver como la “disfrutaba” en directo.

Mona” (enlace) es una de mis canciones preferidas de siempre, poco más tengo que decir. Sencilla a más no poder, esta minimalista canción circular recuerda a los clásicos de los cincuenta. Preciosa, tan cándida como bonita… hay que ser muy insensible para que no te mueva algo dentro…, inocencia en bruto. Es curioso que en las notas del disco ponga que Brian es la voz principal cuando es obvio que se trata de Dennis. Una joyita.

Johnny Carson” (enlace) es tan ridícula en lo lírico (dedicada a un popular presentador de televisión) como brillantísima en lo musical. Esta canción hubiera cabido en varios discos de Blur de los 90… y estamos en 1977… Una canción fantástica, de cambios imposibles que hubiera sido casi una obra de arte si no fuera por los horribles últimos 30 segundos (“Who’s that man that we admire…”). El siguiente tema, “Good time” (enlace), supone el primer bajón del disco y suena un poco fuera de sitio, no en vano esta composición de Brian y Al es uno de los múltiples descartes de “Sunflower” (de siete años atrás), pero es de escucha agradable.

El nivel se recupera rápidamente con la fantástica “Honky down the highway” (enlace), brillantemente cantada por Al. Una gran canción de carretera que fue editada como single y ni siquiera entró en listas.

Imagen

En “Ding Dang” (enlace), Brian colabora con el Byrd, Roger McGuinn. De vibrantes juegos vocales (a cargo de Mike y Carl), es curiosa pero cabría esperar más de la conjunción de ambos talentos californianos. Parece más un entretenimiento tras una noche de juerga que una canción seria, pero no deja de ser interesante por los citados juegos vocales y por lo histórico de la unión de semejante pareja de compositores. Un juguete que da final a la cara A.

La cara B, mucho más reflexiva y con mucho más protagonismo de Brian como cantante, se abre con la tranquila “Solar System” (enlace) en la que Brian se estrena en el disco como voz solista. Irreprochable en lo melódico, me hubiera gustado escucharla con un arreglo en el estilo “made in Wilson” de apenas unos años atrás. Los sintetizadores enfrían la cálida melodía, en cualquier caso el resultado es notable.

Sobresaliente, sin embargo, es el siguiente tema: la enorme “The night was so Young” (enlace), una canción a la altura de sus mejores trabajos. Una maravilla melódica que Brian escribió para su amante Debbie Keil y en la que, a pesar de lo personal del tema, volvemos a tener al simpar Carl como voz principal. Un temazo, la última canción enorme de Brian con los Beach Boys.

El altísimo nivel se mantiene con “I’ll bet his nice” (enlace), una hermosísima canción cantada por los tres hermanos Wilson. Brian se encarga de las estrofas Dennis del estribillo y Carl del puente central. Existe una demo de Brian enseñándole la canción a sus hermanos Dennis y Carl que, desprovista de toda la parafernalia electrónica, muestra la enorme belleza de la canción. Resulta enternecedor escuchar las exclamaciones de admiración de Carl cuando Brian ataca la melódica parte intermedia de la canción (” Baby Don’t you ever tell me that you’re leaving…”)… Carl y Dennis idolatraban a su hermano y esto es una muestra de ello…curiosamente, Carl, acabó cantando esta parte. Genial canción.

Si Brian, en este mismo disco, dedica una canción a su amante, con “Let’s put our hearts together” (enlace) hace justicia a su esposa, su compañera desde la adolescencia, Marilyn. Con una relación de todo menos convencional, con amantes a ambos lados de la pareja, el cariño entre Brian y Marilyn queda patente en esta canción que, como dice Peter Buck, ”es tan personal que da hasta produce sonrojo oírla”. Bonita melodía que sirve, además, para disfrutar de la estupenda voz de Marilyn cuya dulzura destaca al lado de la áspera voz que luce Brian.

De todas forma, si me tengo que quedar con una canción de este disco, sería con “I wanna pick you up” (enlace), con los crápulas Wilson, Dennis y Brian compartiendo las voces (sorprende lo delicada que suena la voz de Brian comparada con la castigada tesitura de Dennis). Es una canción agridulce con un estribillo para el que conviene imaginarse a los dos hermanos agarrados por los hombros mientras vuelven a casa tras una noche de juerga. Muy, pero que muy buena.

Airplane” (enlace), no termina de cuajar. La meganasalizada voz de Mike no ayuda demasiado y la melodía tiene momentos demasiado azucarados que la letra convierte en empalago total. Quizás el momento más bajo del disco junto a “Good Time”. No obstante y para acabar, Brian se reserva para sí el protagonismo en “Love is a woman” (enlace), una buena canción a la que la nueva voz de Brian le va como al pelo y con la que no puedo evitar pensar en el último Jim Morrison.

Imagen

El disco es entregado a Warner que, mientras prepara el lanzamiento del nuevo álbum se encuentra con una desagradable sorpresa: la banda ha firmado un contrato con CBS. El disgusto de los ejecutivos de Warner fue monumental, especialmente si tenemos en cuenta que pensaban renovar el contrato de la banda, al que quedaban dos LP’s (uno fue este “Love You”) para finalizar a pesar de no haber cumplido gran parte de las expectativas.

Pero Steve Love había negociado bien: un millón de dólares por disco y dos millones para el grupo como adelanto…, el contrato ascendía a ocho millones de dólares… Pero CBS no era tonta y exigió por contrato que el 70% del material debía ser de Brian, quien firmó el contrato llorando obligado por Steve Love…”no podré cumplir estas condiciones Steve…, ya no…”

Warner también reaccionó, por un lado, descatalogó la discografía del grupo, y, por otro, redujo la inversión que tenía prevista para promocionar “Love You” reduciendo así sus posibilidades comerciales (llegó al 53 en listas).

Negras sombras se ciernen sobre el grupo.

Texto: Guillermo Mittelbrunn. 12 de septiembre de 2012