GUILLETEK'S

Hay música que siempre merecerá ser recordada…

THE KINKS. Capítulo 4. “Something Else”, un disco para la historia

en 11 de agosto de 2012

Los Kinks habían encontrado su sitio en el complicado mundo del pop-rock de la época y sólo quedaba desarrollarlo y llevar su estilo a las últimas consecuencias. No obstante, no todo era color de rosa en el grupo. El control artístico de Ray sobre la banda era absoluto, tanto, que comenzó a tener problemas con el resto del grupo. El mayor de los Davies era tremendamente dominante en las grabaciones y no permitía que el resto de Kinks aportaran demasiado puesto que podían “desviarle del sonido que había concebido para la canción”. Esto generó tensiones especialmente con su hermano Dave, de talento destacable, que se veía “castrado” en su intento de desarrollarse como compositor y cantante.

Las peleas en el seno del grupo por este motivo fueron cada vez más frecuentes. El propio Peter Quaife (bajista) declaró “…tanto los Rolling Stones como los Kinks, éramos conscientes de que no habría forma de superar a los Beatles ya que estaban a otro nivel, pero nosotros podíamos haber sido más famosos que los Stones si hubiésemos colaborado más, en lugar de pelearnos constantemente”.

Pero Ray estaba lanzado y, a pesar de los contratiempos internos, seguía componiendo canciones cada vez mejores… Y con la publicación de “Waterloo sunset”/”Act nice and gentle” en Mayo de 1967, el mayor de los Davies alcanza uno de sus cimas artísticas. Con “Waterloo Sunset” (enlace) estamos ante una de las cumbres del pop de los 60 y uno de los grandes clásicos de todos los tiempos. La canción tiene una melodía sencilla y encantadora a partes iguales. Esta arreglada con gran delicadeza y tiene un lirismo que, de bucólico, resulta arrebatador. Es una preciosidad de canción que, además, está producida (por primera vez) por el propio Ray. La excelente letra versa, según el propio Davies, una fantasía sobre mi hermana yéndose con su novio a un nuevo mundo, iban a emigrar a otro país”

“Viejo y sucio río, que debes seguir discurriendo, fluyendo en la noche.
La gente tan ocupada me aturde, las luces de los taxis lucen tan brillantes.

Pero no necesito amigos,
mientras contemplo la puesta de sol en Waterloo,
estoy en el paraíso.

Cada día miro al mundo desde mi ventana,
el frío más gélido del atardecer,
el ocaso en Waterloo es hermoso.

Terry se encuentra con Julie, estación de Waterloo, cada viernes por la noche,
pero yo estoy perezoso, no quiero vagar, me quedo en casa de noche.
Pero no me siento preocupado, mientras contemplo la puesta de sol en Waterloo, estoy en el paraíso.

Cada día miro al mundo desde mi ventana, el frío más gélido del atardecer,
el ocaso en Waterloo es hermoso.

Montones de gente, como enjambres
alrededor del metro de Waterloo.
Terry y Julie cruzan el río, donde se sienten seguros y sanos.

pero no necesitan amigos,
mientras contemplan la puesta de sol en Waterloo,
están en el paraíso.

Cada día miro al mundo desde mi ventana,
el frío más gélido del atardecer,
el ocaso en Waterloo es hermoso”.

Portada británica del single

La canción consiguió un nº2 en Inglaterra y pasó desapercibida en USA. La crítica británica la puso por las nubes llegando incluso a mencionarla como “la mejor canción escrita en lengua inglesa” o “la más bella melodía de la era rock”.

Otro single perfecto que la banda aprovecha para tomarse un descanso discográfico editando el entretenido “Live at the Kelvin hall”, disco en directo que no tuvo repercusión alguna… Seguían sin triunfar en formato lp.

A estas alturas de 1967, los Beatles ya habían editado “Sgt. Pepper’s lonely hearts club band“, el álbum que cambió para siempre la música moderna y la forma de entender la misma. La edición de este disco supuso un terremoto en la industria musical, no sólo por sus ventas, sino porque supuso una revolución en la concepción del rock. La música popular pasaba de “entretenimiento” a “arte”. El rock se hizo adulto en 1967.

Pero esto no fue cosa de un día, los Beatles lo anunciaron con “Revolver”, los Beach Boys con “Pet sounds” y los Who con “The who sell out”…pero…¿y los Kinks? Quién sabe si espoleado por sus coetáneos, Ray y compañía entran al estudio decididos a hacer algo grande, algo enorme.

“Something else”
Octubre de 1967

01. David Watts
02. Death of a clown (R.Davies & D.Davies)
03. Two sisters
04. No return
05. Harry Rag
06. Tin soldier man
07. Situation vacant
08. Love me till the sun shines (Dave Davies)
09. Lazy old sun
10. Afternoon tea
11. Funny face (Dave Davies)
12. End of the season
13. Waterloo sunset

Ya desde la portada, de estética victoriana, el grupo parece otro, más serio, más maduro. El disco vuelve a estar producido (por última vez) por Shel Talmy, excepto la antes comentada “Waterloo sunset”, producida por el propio Ray.

El LP es fabuloso, todo amante de la música en cualquiera de sus expresiones, debería tenerlo en su discoteca. Un imprescindible en toda regla en el que los Kinks despliegan todo su abanico estilístico. “Bienvenido a Davieslandia”, reza la introducción de la contraportada, ¡ y qué acertado comentario!, entramos en el mágico universo de los Kinks…

“David Watts” (enlace), es un muy buen tema pop, el más animado y comercial del disco, y una excelente introducción al fantástico LP que tenemos por delante. Se trata de una de las primeras canciones del mainstream en tratar el tema de la homosexualidad con total naturalidad y es que David Watts era una persona real que había demostrado interés romántico por Dave Davies. Siguiendo con el disco,  “Death of a clown” (enlace) es la primera colaboración de los dos hermanos Davies en la composición y el resultado es fabuloso tanto a nivel lírico como musical

“Mi maquillaje se ha secado y se resquebraja en mi mejilla,
ahogo mis penas en whisky y ginebra.
El látigo del domador de leones no se agita ya más,
los leones no lucharán y los tigres no rugirán.

Así que bebamos por la muerte del payaso.
Me ayudará alguien a disolver esta multitud,
bebamos todos por la muerte del payaso.

La vieja pitonisa yace muerta en el suelo,
ya nadie necesita que le adivinen el futuro.
El amaestrador de insectos está postrado de rodillas,
buscando en vano pulgas fugadas.

Así que bebamos por la muerte del payaso.
Me ayudará alguien a disolver esta multitud,
bebamos todos por la muerte del payaso.”

La canción fue editada como un single en solitario de Dave Davies y consiguió un meritorio número 3 en listas, suponiendo una gran satisfacción para el menor de los Davies si bien aumentó el malestar de éste respecto al caciquismo musical de su hermano mayor. El nivel sigue altísimo con “Two sisters” (enlace) y su irónica historia sobre las, a menudo complicadas, relaciones entre herman@s

“Sylvilla se miraba en el espejo,
Percilla miraba en la lavadora y en las duras tareas que comporta el matrimonio.
Estaba muy celosa de su hermana
y de su libertad, y de sus jóvenes amigos.

Estaba muy celosa de su hermana.

Sylvilla miraba en el armario,
Percilla miraba a la sartén
y a los huevos con bacon
y al desayuno preparado.
Estaba muy celosa de su hermana
y de su modo de vida,
y de su lujoso apartamento.
Estaba muy celosa de su hermana.

Lanzó lejos los platos sucios para ser libre de nuevo,
sus revistas del corazón para ser libre de nuevo,
y llevó a los niños a la guardería para ser libre de nuevo.
Percilla vió a sus pequeños y decidió
entonces que estaba mucho mejor
que la chica inconformista y rebelde que su hermana había sido.

No más celos de su hermana.

Así que corrió alrededor de la casa
con los rulos puestos.
No más celos de su hermana.”

Ray entra en terrenos latinos con la interesante “No return” (enlace), a la que sucede la tabernera e infecciosa “Harry rag” (enlace), “Tin soldier man”, y la más convencional “Situation vacant” (enlace). Aunque, hasta aquí, mantiene un excelente nivel, el disco se eleva a las alturas con otra composición de Dave, “Love me till the sun shines” (enlace) y la extrañísima y fabulosa canción de Ray “Lazy old sun” (enlace). “Afternoon tea” (enlace) es una joya del pop en la línea de “waterloo sunset” y “sunny afternoon” que da paso a animada  “Funny face” (enlace) cerrando, así, la excelente aportación de Dave al LP. “End of a season” (enlace) sirve de bucólico y melodioso preámbulo perfecto a la excelsa “Waterloo sunset” que cierra el disco.
El LP fue un fracaso sin paliativos en ventas a ambos lados del Atlántico. Una maravilla que no se vendió bien. No pasó del 35 en Inglaterra y no entró siquiera en listas USA.
Aún siendo difícil de entender, su mejor disco fue su mayor fracaso hasta el momento. Esto sirvió para que Ray se radicalizara en su estilo. Los Davies ya no mirarán a las listas. La batalla con los Beatles y los Stones es inútil. Serían ellos pesara a quien pesara.

Texto: Guillermo Mittelbrunn, 10 de agosto de 2012

Anuncios

10 responses to “THE KINKS. Capítulo 4. “Something Else”, un disco para la historia

  1. Diego dice:

    Un gran disco de The Kinks, una banda que lamentablemente nunca logró posicionarse entre las bandas más famosas de la historia, porque no pasa de las veinte mejores de todos los tiempos, el mercado lo dominaron The Beatles, The Rolling Stones, y también, aunque en menor medida (por su particular trato a la prensa y su marcada actitud rock) los fantásticos The Who, una de mis mayores debilidades musicales.
    Me parece que el tema de la fama de The Kinks fue más una marcada falta de promoción y publicidad, y un mayor trato con la prensa, cosa que benefició ampliamente a los Beatles (más allá de sus enormes cualidades musicales) y a los Stones.

  2. Diego dice:

    Dije que benefició a estas bandas porque ellos sí tuvieron mucha más promoción y supieron tener un contacto mucho más grande con la prensa, y por eso, se transmitía, por ejemplo a The Beatles, mucho más que a The Kinks en televisión. No es que estos últimos no tenían canciones pegadizas con melodías memorables y fáciles de asimilar, o no tenían capacidad de crear clásicos absolutos, la cuestión pasa por como se fue tejiendo la vinculación con la prensa y el público en general desde bien temprano en su formación, y eso se trasladaría a un mayor status legendario y gozarían hoy en día de millones de seguidores en todo en mundo, incluso en Latinoamérica, donde son en realidad, muy poco conocidos, esto se debe, a los factores que expliqué al principio, y que le jugaron en contra para tener, hoy en día, una difusión de mayor alcance, en radio, TV y por supuesto, en Internet. Algo similar pasó con The Who, pero en menor medida, probablemente por la visión del grupo de entender la sociedad y el mundo de su época, llena de clichés, como ahora, y que Pete Townshend, se encargaba de mostrar al mundo con sus iracundas letras y sus geniales melodías.

  3. Diego dice:

    Estoy de acuerdo con tu apreciación de que los Kinks nunca fueron muy mediáticos. Tanto de Who como The Kinks están entre mis grupos favoritos, y admiro el talento de ambos para tener una identidad diferente y no tratar de parecerse a tal o cual grupo, mi grupo favorito es The Beatles, que junto a Pink Floyd, Marillion y Led Zeppelin son mis máximas favoritas. Pero en el rock progresivo en general, pasó algo parecido si te ponés a pensar, porque Pink Floyd es extremadamente popular por sus innovaciones, sus fantásticos conciertos audio-visuales, pero los demás grupos de la época, que compartieron algo de su estilo único, en la actualidad no son ni la mitad de populares o trascendentes que Floyd, me refiero a Yes, Genesis (con Peter Gabriel), King Crimson, Gentle Giant o Camel (estas últimas, excelentes bandas pero están completamente olvidadas), ni hablar del progresivo italiano, alemán, francés, o el yugoslavo, que dicen que es fascinante, y que tengo pendiente escuchar algunas cosas.

  4. Diego dice:

    Totalmente de acuerdo, aunque hay muchos factores que permiten que un grupo (de cualquier género) trascienda o sea más conocido que otros, y esto también al pasar los años y las décadas. Qué te parecen algunos grupos que te mencioné? Soy de Buenos Aires, Argentina, vos de que país sos? Está buena la idea de compartir preferencias para así enriquecer la amalgama musical.

  5. Mr Mustard dice:

    Love me till the sun shines es una completa joya. No sé mucho de The Kinks, apenas he escuchado este álbum y el debut y me parecen maravillosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: